1.10.10

El cuidado

 

l Centro Virtual Cervantes(CVC) tiene una sección llamada “Los libros de Cortázar”, con los libros que le firmaron otros autores. Me resulta en especial interesante el ejemplar que le regaló José Lezama Lima, uno de mis autores americanos preferidos, del Paradiso. Mis tres vocaciones originales (tocar el piano, la carpintería y el cuidado de los manuscritos u hológrafos) apenas las he podido desarrollar  a lo largo de lo que llevo vivido. Tal vez por ese algo de frustración que arrastro es por lo que me sabe tan mal que el CVC haya hecho una transcripción muy somera o negligente  de la dedicatoria:
«Entre Ud. y yo», continúa, «hay un cariño muy grande, sin habernos casi tratado, a veces se lo atribuyo al común, pero otras me parece como si los dos hubiéramos ido al mismo colegio, o vivido en el mismo barrio, o a que cuando uno de nosotros dos duerme, el otro vela y en la buena estrella».
“Al común” es verdaderamente o para ser exactos “al común ancestro vasco” (*). Es cierto que ahí la escritura del poeta y novelista cubano se distiende un tanto, pero se supone que hay un buen juego de señales tipográficas para no evadir la responsabilidad de transcribir un hológrafo como Dios manda. Mal comparado es como cuando el alumno tramposo de gramática catalana no sabe si un acento es grave o abierto (è) o cerrado (é) y lo escribe en perpendicular a la letra e para que sea el profesor quien lo lea como prefiera (favorablemente o no).


*
Hace unos años, cuando supe que se iba a jubilar el encuadernador del barrio corrí a llevarle mi Quijote. No es que sea una fetichista de los libros y baste decir que no tengo ningún problema en deshacerme de los que no me son útiles pero que cuido los que tengo y están en uso. Mi edición del Quijote no es de bibliófilo ni de lujo ni nada, es la de Juventud en dos volúmenes que hizo Martín de Riquer, de 1974, que substituyó la que estaba comida de carcoma que me dio mi tia Loli. Estuve cosa de una hora con el encuadernador para determinar el color del tejuelo, para elegir el papel de las guardas, etc. La verdad es que yo no esperaba dedicarle al asunto más allá de diez minutos, pero solo con los hierros ya nos estuvimos un rato. Como el señor estaba muy sordo y me hablaba como si yo también lo estuviera, les puedo asegurar que por mi parte no tenía ninguna intención de prolongar la conversación ya que la cabeza empezaba a retumbarme. Con la gente que conoce su oficio, sin embargo, se aprende mucho. El trabajo acabado también es un modelo. Siempre que encuentro algo bien hecho y hecho con las manos, en la medida de mis posibilidades, lo compro.
______________

(*) Transcripción de servidora de la dedicatoria de Paradiso a Julio Cortázar: “Para mi querido amigo Julio Cortázar, el mismo día que recibí su magnífica Rayuela, le envío mi Paradiso. Entre Ud. Y yo hay un cariño muy grande, sin habernos casi tratado, a veces se lo atribuyo al común ancestro vasco, pero otras me parece como si los dos hubiésemos estudiado en el mismo colegio o vivido en el mismo barrio, o a que cuando uno de nosotros dos duerme, el otro vela y lee[?] en la buena estrella.
Pronto le escribo sobre su novela. Venga otra vez por La Habana, todos nosotros lo recordamos y lo admiramos. Y lo esperamos siempre.
Mi mejor abrazo es para J. Cortázar
Suyo,
J. Lezama Lima”

Post registrado en SafeCreative - A la flor del berro (5) #1105179237406

No hay comentarios:

Publicar un comentario