17.11.10

Age quod agis (1)

Foto: Aaoiueea
*
La primera vez que experimenté la nada fue de camino a Piornedo (Os Ancares). En teoría nos faltaban 2 km tras dejar bien atrás Becerreá y, después de unas cuantas curvas y media hora rodando con un Peugeot 405, no se divisaba nada. Ni una torre eléctrica, ni un alma. Nada.  Serían 2 km pero que no se acababan nunca. Después la experimenté, la nada,  cuando perdí un amor. Un día me miré al espejo y me sorprendió que me devolviera una imagen, la mía. Fue extraño. Después experimenté lo que es ser bien poco y finalmente, age quod agis,  mi noción de la vida y de existir pasa muchas veces por los sentidos. Hastiada de tantas galletas como he probado, y sin decidirme a tirarme a las de los perros o a los pralinés o al wasabi -que es como una bomba fétida mentolada- probé últimamente los caramelos de jengibre indonesios. A las personas que por la medicina tradicional ayurvédica india nos diagnostican un temperamento del tipo Pitta Dosha, se nos recomienda ingerir jengibre, que al principio sabe como a agua de lavanda pero luego se transforma en algo que no sé si es picante o ácido o qué, pero que es muy entretenido. Un caramelo de jengibre, cuajado a base de mantequilla, es toda una experiencia. Pero sigo con mis pastillas de regaliz Saila. Conseguí unas cuantas cajitas y tengo para toda la vida porque hay muchos días que no me apetece alquitranarme. Va como va.

Post registrado en SafeCreative - Álbum del tiempo (1) #1105179237376 

No hay comentarios:

Publicar un comentario