13.9.11

España no es Grecia (post en preparación)

"His staff have become very creative when it comes to tracking down tax offenders: They use police helicopters to fly over Athens' affluent suburbs and make films of homes owned by doctors, lawyers and businesspeople. They use satellite pictures by Google Earth to locate country villas, swimming pools and properties. And these tactics have revealed that the suburbs didn't have 324 swimming pools, as was reported, but rather 16,974" (Spiegel)

"Con el presidente griego, George Papandreou, llamando a la represión de los evasores de impuestos – que se cree que costó a la economía tanto como £ 40 mil millones al año – que ahora debe recurrir a medios extraños para identificar a los tramposos. Después de la emisión de advertencias el año pasado, funcionarios del gobierno dicen que se fijan para desplegar espías helicópteros, junto con control de Google Earth imágenes de satélite, para mostrar quien  tiene una piscina en los suburbios del norte – un indicador, según las autoridades, de la riqueza del propietario.
Oficialmente, poco más de 300 residentes Kifissia admitieron haber tenido una piscina. La cifra real se cree que es de 20.000. Hay incluso un auge en las ventas de lonas para cubrir piscinas y hacerlos invisibles a los inspectores de impuestos aéreos.
“La medida más popular y eficaz utilizada por los propietarios es para camuflar su piscina con una malla de color caqui militar para que se vea como sotobosque natural”, dice Vasilis Logothetis, director de una empresa de construcción de natación, piscina. ”De esa manera, ni helicópteros, ni Google Earth pueden detectarlos.
Pero ante la amenaza de una ofensiva, el dinero está saliendo del país en los paraísos fiscales en el extranjero, tales como Liechtenstein, las Bahamas y Chipre." (Yahel)

2 comentarios:

  1. Pues mira a ver si coges a Zapatero y se lo explicas... eso sí, si lo encuentras.

    ResponderEliminar
  2. Uf, ya viste que ni siquiera me molesté en ponerlo en mis palabras, ¿para qué? Zapatero está perdido, amigo Sergio.

    ResponderEliminar