25.9.11

Post 698: Cada loco con su tema


"O que é tolo é do meolo" (*)
Refranero gallego


ienen las estadísticas y las cifras en general su qué. Hace unos días quien más quien menos atisbaba los números negros de los patrimonios de los prohombres y las ministras teñidas de rubias, con delicuescencia, por ver cuánto dinero tenían. También parece que el máximo atractivo del neutrino es que es más veloz que la luz. Y a la mente, "la loca de la casa", le gusta agarrarse a esos datos que curiosamente se olvidan pronto, de manera que pasadas unas horas lo más normal es que no recordemos si la cifra de solteros en China es de 40 millones o de 400. Y sin embargo miro las estadísticas de este blog y observo que la entrada "FRS 635" -que trataba sobre el coche de "Thelma y Louise" (Ridley Scott, 1991) y sobre las sillas y los asientos- es la que ha merecido, o como se diga, más visitas. Sabe Dios si es por la mención al Ford Thunderbird azul nácar o por cualquiera de las referencias que hay a los coches de Clint Eastwood, Starsky y Hutch, o si son las sillas, que hay un montón desde la eléctrica hasta la Fabergé Imperial.
No sabe una qué es mayor, si el "choque" que se produce entre quien da con este blog o el que pudiera cultivar yo misma cuando imagino la decepción o el chasco o simplemente lo que se llamaba en los webómetras "rebote".


Estadísticas de entradas del "Álbum del tiempo" (octubre 2010-septiembre 2011)

Como parece que se está desarrollando una tecnología que va a permitir cambiar de canal televisivo o cambiar el volumen con el pensamiento, a impulsos de la voluntad, es posible que esa tecnología también llegue a los ordenadores personales y que el factor "rebote" se vea acelerado por pulsiones más rápidas que las de los terminales nerviosos de las manos. Habrá que instalar neutralizadores contra órdenes que no sean las nuestras y habrá que prever que nuestros pensamientos tengan actos fallidos que en vez de minimizar una ventana eliminen una página o activen el botón "comentario inapropiado". Lo que no sé es cómo se manejarán nuestras contradicciones, esos momentos en que la mirada contradice nuestra voluntad, lo que queremos se contradice con lo que creemos que debemos. Habrá que dejarse llevar, como siempre.
De hecho, a veces he observado, no aquí por supuesto, que los comentarios, aunque están más o menos centrados en la entrada, tienen como vida propia. Y lo mismo que a veces quien escribe no sabe lo que se dice, el que comenta habla de lo que le sale. Eso lo pensé ayer ante las decenas de comentarios de un tal Catalano en una noticia de "La Vanguardia". La noticia, que trataba sobre el aplazamiento del pago de unos 1000 y pico euros por trabajador y semestre (en el Institut Català de la Salut), quedó no ya en un segundo plano, sino a cosa de millones de neutrinos de los comentarios de Catalano, que además se expresaba con mayúsculas y amonestando a todo bicho viviente que se atrevió a dejar por allí alguna frase. El nombre me suena de otras ocasiones, porque tengo que confesar que en mis momentos bajos al final de una jornada un poco estresante gusto de mirar no las noticias, no, los comentarios que dejan estos ciudadanos. Catalano siempre dice lo mismo. Y el otro día seguí el rastro de un señor en "El mundo" y lo mismo. Y tampoco tenía nada que ver, o muy poco, lo que decía con lo que se ofrecía.
Decía Gabriel García Márquez que solo hay 36 peripecias posibles (y sus combinaciones, claro), y aún me parecen muchas, pero es cierto que nos movemos siempre entre la inagotabilidad y el más de lo mismo, en el filo de la maravilla y el cansancio. Esa es nuestra naturaleza y hay que aceptarla porque no queda otra.

(*) Trad. lit., "El loco lo es de meollo" [de medula, de raíz]

El post 698 "Cada loco con su tema" está amparado por una licencia SafeCreative #1109250130082

No hay comentarios:

Publicar un comentario