11.12.11

Corriente y moliente


O sol prende cunha liña
e as estrelas cun cordón-e,
a lúa con fío de seda
e ti co meu corazón-e.
Que noite aquela meniña,
que noite aquela de vran-e,
ti contando as estreliñas
e eu as pedriñas do chan-e (*)

Cantigueiras de "O Castro da Moura" (Carlos Núñez)


n "O Castro da Moura" (etnodance) Carlos Núñez hizo un trabajo muy válido, en el que se recoge una buena muestra de los sonidos más telúricos de la etnografía gallega. No faltan en la percusión las guadañas ni la que se obtiene -no fácilmente- de golpear una piedra contra una azada o sacho. La foto del álbum hoy recoge una imagen de Mercedes Peón percutiendo una azada sin su mango, pero yo la he podido ver en directo con su azadón al completo y un pedazo de piedra enorme dale que te pego, extrayendo sonidos bellísimos. 
Ocurre que para mi gusto Carlos Núñez tendría que desenchufarse y dejarse de sintetizadores. Eso por un lado, y por otro tendría que recordar que la gaita no es para tocarla en sitio cerrado, por grande que sea el sitio cerrado. Creo distinguir en la grabación de "O Castro da Moura" una bombarda o bien una gaita bretona, cuyos sonidos le dan un gran dramatismo bravú a la pieza pero que producen una fatiga auditiva tremenda. Parafraseando a Castelao, que decía que para tocar la gaita había que tenerse más folgos (aliento, y por extensión, "ánimo") que para tocar la guitarra, se diría que para oírla mucho rato seguido también hay que tener un par de recias orejas u oídos.

Mercedes Peón
Nadie me hubiera dicho nunca que la música grabada me fuera a cansar, pero sí. De Coldplay apenas resisto unos segundos. Por la mañana me despiertan los sonidos casi imperceptibles que produce el aire o lo que sea que es en las cañerías y puedo captar sonidos de la lavadora en los que nadie repara, pero será por el MP3 será porque llegué a mi umbral de otitis, no puedo oír mucho tiempo música. Mis oídos reparan en ritmos que creo que suelen pasar desapercibidos a casi todo el mundo. La escalera mecánica entre la planta 3 y 2 de la estación de metro Vall d'Hebron tiene un compás por tangos y la verdad es que tengo algo de temor a que el técnico que hace su mantenimiento acabe por darse cuenta y pretenda eliminarlo. El traqueteo del mundo, que tan inmejorablemente recrearon en Delicatessen (Jean Pierre Jeunet y Marc Caro, 1991) con el somier rechinando al mismo tiempo que en la película emiten un programa con unas bailarinas hawaianas, está presente a cada momento.
Se suele decir que el compás de la muiñeira gallega ("molinera") proviene de un elemento del molino de agua. Habrá que aclarar que los molinos solían estar como agazapados en los saltos de agua de los ríos, que cuando se iba a moler se pasaban en los molinos muchas horas y que los ratos muertos llevaban al esparcimiento y el solaz. Ese elemento del molino es el que hace que baje ritmicamente el grano a la muela por la adella porque aunque el grano desciende por su propio peso, sin ese elemento, el tarabelo, que repiquetea o sacude la adella contra la muela, el grano no se movería. En español el tarabelo es la "carraca". La adella es la "tolva". Hay una grabación, aunque no muy fiel, del sonido de un tarabelo en Youtube. Por lo menos sirve para distinguir esa especie como de tamborileo que es el que marcó el compás de la muiñeira.
Los batanes de Mosquetín cerca de Vimianzo y Laxe, en La Coruña, son una muestra de los molinos rehabilitados en donde se mazaba o ablandaba el lino. Hay una escena del Quijote donde se refiere el estruendo de los batanes, pero yo me imagino un sonido constante entre el chapoteo y el baqueteo, vigoroso pero no estruendoso a no ser en la imaginación del hidalgo. Ese sonido es el que sirve en una pieza folklórica de Milladoiro para animar la música con panderetas, para dar a entender en qué pasaba el tiempo la mujer del herrero cuando éste se iba y para indicarnos que lo que hacía sonaba como un batán. "Estroupelear" es sobre todo una broma porque se da a entender un encuentro sexual algo atropellado:
O ferreiro vai fora
a muller tamén, mira Pepe,
estaba detrás da porta,
eu ben sei con quen, mira Pepe,
estaban mazando o ferro,
non lles saleu ben, mira Pepe,
non lles saleu ben.

Seguro que hay infinidad de motivos musicales que proceden de usos y costumbres de la vida cotidiana ya perdidos. Hoy que parece que asistimos por ejemplo al final de las campanas, que se van acallando o se dejan para grandes solemnidades, he rescatado de mi móvil una grabación que hice el otro día de un afilador o "amolador" y de su flauta de Pan. Cada vez viene menos por el barrio.




Track de regalo: Canto do afiador (Irmandade das estrelas) de Carlos Núñez

____________
(*) Sujeta el sol con una raya | las estrellas con un cordón, | la luna con hilo de seda | y tú con mi corazón || Qué noche aquella, muchacha | que noche aquella de verano,| tú contando las estrellas y yo los guijarros.

Post registrado en SafeCreative #1112120729477

No hay comentarios:

Publicar un comentario