20.1.12

De miedo (post 788)

"El hombre no nace del todo hasta cuando muere"
Benjamin Franklin 

Una de las posturas más curiosas del yoga, en mi opinión, es la del cadáver (shavasana). Tumbados sobre la espalda, con las piernas separadas, los brazos a lo largo de los costados relajadamente estirados y en simetría, como las piernas, con respecto a la columna. Las manos tienen que tener los dorsos apoyados en el suelo y estar ligeramente recogidas para que los dedos no se toquen. Se dirá que es una postura fácil, que lo es, y es fácil mantenerla. Lo difícil es no dormirse. Shavasana se suele "utilizar" para la relajación y el nidra o sueño consciente, que es una relajación muy profunda. En esta práctica no hay peligro de forzar las rodillas y no hay limitación física muscular ni tendinosa, pero es común que la gente se ponga en un estado de nervios y de tensión insólito o, todo lo contrario, que se duerma. Si uno se duerme es una siesta, que tampoco está mal y es muy reparadora, pero no sirve para nidra. Por lo tanto shavasana no es fácil, aunque si conseguimos la presencia que nos exige el resultado es muy gratificante y duradero. En Hatha Yoga, que es el Yoga más extendido en Occidente, se suele adoptar al final de toda la sesión, cuando hemos preparado el cuerpo y cuando la mente está calmada y se ha liberado de la inercia de la prisa con la que solemos "pararnos" a hacer yoga. Porque suele ocurrir eso, que nos "paramos", cuando sería deseable que tanto los beneficios como la actitud precedieran y persiguieran la sesión. Como se suele llegar a una sesión, sobre todo las dirigidas por profesores, con una cierta aceleración o cansancio, ya digo que shavasana puede resultar hasta incómodo.
En Medicina Forense, se suele observar la posición del cadáver y no tiene por qué ser siempre la del decúbito supino, como cualquiera sabe, especialmente si la muerte ha sido violenta, sin entrar en más detalles. Los tanatoprácticos se encuentran muchas veces que a causa del famoso rigor moris o rigidez cadavérica, hay dificultades para presentar el difunto de acuerdo con los estándares de nuestra tradición funeraria. Hay encamados que es difícil enderezar porque adoptaron por largo tiempo una postura fetal o como de cuatro, de manera que se les amortaja con ropa holgada y listos, ya que la alternativa es desagradabilísima.
Me contó una enfermera que ahora está en Motril que en un hospital cerca de Badalona, donde trabajó hasta su mudanza, asistió en una cirugía bariátrica pero no como instrumentista. Es decir se trataba de reducir el estómago de un obeso descomunal. El paciente se les quedó en la mesa de operaciones, que por cierto había tenido que ser improvisada porque el gordo no cabía en la que tenían más grande, que tampoco es que fuera muy practicable para los cirujanos. Al parecer el caballero era un recomendado del director y éste le tuvo que pedir al equipo que lo trocearan convenientemente para poderle dar una ceremonia normal en un ataúd que no se tuviera que hacer a medida, etcétera.
El trabajo del tanatopráctico suele ser más de brocha fina y tiene muchas veces unos efectos loables. Yo he visto en varios muertos sonrisas beatíficas que inspiraban la seguridad de que estaba como mínimo en las puertas del Cielo. Creo que en inglés a los tanatoprácticos les llaman mortuory cosmetologist o mortuory beautician, apelativos que tampoco están nada mal.
Más allá, con perdón, del respetable arte del embalsamamiento, que nos ha dejado unas momias admirables, pero solo por su estado de conservación, yo diría que supuso una gran oportunidad para los mortuory beauticians la moda decimonónica de las fotografías post mórtem o memento mori. Especialmente las de niños que parecían dormir, conocidos como "angelitos". Se dirá que el fotógrafo ponía mucho de su parte, más cuando se presentaba el cadáver como vivo, como si estuviese tomando el té tranquilamente, porque le pintaban hasta unos ojos abiertos.
Pero, por abandonar este tema por otro más alegre y que no hiera sensibilidades ni susceptibilidades, recordemos que ya el nacer tiene sus diferentes presentaciones: de nalgas, de hombros, de cabeza. Servidora nació rápido, de cabeza, aunque con un ojo abierto como el de un cíclope y el otro sellado como una lapa, la nariz torcida y haciéndome la pipa. De miedo.


Post registrado en SafeCreative #1201200944807

4 comentarios:

  1. Si no lo veo, no lo creo. Cadáveres vivientes y sin inventar las películas de zombies.
    Realmente da miedo, igual que "Los Otros".

    ResponderEliminar
  2. Bueno, hay que tratar todos los temas. En "Los otros" llegué a pensar que la foto que sale del servicio es porque era un memento mori, porque ¿para qué se iban a hacer una foto? Y explican si mal no recuerdo que tuvieron una gripe. Yo me hice el martes unas fotos para el carnet, que no puedo excusar de hacer, pero aparte de eso no me dejo retratar ni por María Santísima.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco suelo ser muy amigo de las fotos pero sí me gusta hacerlas, sobre todo retratar gente.
    No he visto persona que le quiera más la cámara que a mi hijo, sin modestia de padre. Es difícil sacarlo mal ni a propósito, en eso ha salido a su madre. La peque es otra cosa, cuando ve la cámara sale corriendo, en eso es más yo. :)

    ResponderEliminar
  4. A mí hay fotógrafos que me han sacado bien, no creas, aunque porque sabían. Cuando me dicen "sonría" les contesto "es peor" y ya está.

    ResponderEliminar