17.5.12

Horroris causa

sta semana se veía en "The Guardian", diario exento de toda la gama del amarillismo, un vídeo de unos monjes budistas surcoreanos de la orden Jogye bebiendo, fumando y jugando apuestas al póquer en la habitación de un hotel de lujo. No se trataba de unos monjes cualesquiera sino de líderes espirituales de una orden que cuenta diez millones de adeptos. Verdaderamente no hay que escandalizarse de que ni más ni menos que como todo el mundo unos monjes encuentren la diversión en el juego, el lujo, la bebida y el tabaco, aunque suelan estar más allá de todas estas debilidades e impurezas. Alguien dijo en los comentarios de ABC de ayer que, si acaso, lo que habría que señalar es que esos monjes han desprestigiado el póquer. Yo estaría más cerca de hacer un comentario así que de condenar su hipocresía y tanta joroba de túnica azafrán y cabeza rasurada para nada. 
Los monjes se han apresurado a deponer sus cargos, cosa que me desconcierta puesto que seguramente el Dhammapada tiene una sutilísima y poética elucidación de que las contradicciones son la forma más pura y sincera de buscar la verdad desnuda, y de que no tienen el menor interés, que son como espejismos. Por otra parte como el budismo suele no determinarse por nada, cosa que es la forma más segura de no equivocarse, cualquier afirmación es correcta e incorrecta. Debo añadir que eso de "pecar", por así decirlo, con "vicios" típicos occidentales me arroja a un mar de dudas de si se podrá "pecar" de una forma oriental. Es un tema insondable.

Navego o, mejor dicho, buceo por internet buscando alguna entrevista a Ricard Gutiérrez Martí. Encuentro una en la que acaba dando un consejo: "Sé tu mismo, no cambies". La entrevista se publicó cuando lo hicieron presidente de la Organización Médica Colegial (OMC). Es uno de esos médicos que no sé si ha sido él mismo y no ha cambiado, pero que ha acumulado y tenido muchos cargos y una carrera profesional en la gestión muy intensa (horroris causa por no sé cual universidad tal vez bonaerense, ESADE, IESE, Subdirector General del Insalud, Director General del Ministerio de Sanidad, Parc Taulí, Terrassa, Cruz Roja, etc.). 
Hace poco ha salido a la luz pública en "El País" que este hombre estuvo trabajando como gerente del Hospital de Sant Pau 4 años, luego cobró 7 sin trabajar y finalmente ha recibido 158.000 euros en concepto de indemnización por su cese. Como este señor, por llamarlo de alguna manera, ha estado vinculado al IMAS socialista y fue nombrado por el Tripartit, damos en pensar que es simpatizante o afiliado del PSC-PSOE y que el hecho de que se haya publicado el desmán en "El País" es algo así como una represalia. En cualquier caso el asunto es feo y pienso que no veremos el día en que todos los sinvergüenzas que han robado dinero público lo devuelvan.
Creo que fue la Profesora Victòria Camps quien aclaró un día para sus lectores que la moralidad era algo que afectaba la esfera privada, mientras que la ética tenía su círculo de acción en la esfera pública. Tanto la timba de los budistas surcoreanos como el fraude colosal de Gutiérrez tienen consecuencias éticas porque cada uno en lo suyo están al frente de su comunidad y se les exige un comportamiento igual o mejor que el que predican o defienden para los demás. La conducta de Gutiérrez, en los tiempos en que estamos, es además reprobable porque España está en un brete por no decir en la calamidad.
Lo malo, porque siempre todo es susceptible de empeorar, es que muchos sabemos que el caso de Gutiérrez es la punta de un iceberg. Las personas que nos consideramos normales no dejamos de maravillarnos u horrorizarnos ante el obcecado egoísmo y engreimiento de estos abusones desaprensivos.  ¿Serán así felices? ¿Lo son?

Éugene de Salignac. Pintores encaramados en el puente de  Brooklyn, 1914

Post registrado en SafeCreative  *1205171663293

No hay comentarios:

Publicar un comentario