31.5.12

Sin comentarios

Hace días vengo observando que Artur Mas, el presidente de la Generalitat de Catalunya usa mucho en sus declaraciones algo que conocemos como modismos. Me imagino que ese rasgo de estilo dificulta de alguna manera la traducción al español y aunque no dudo de que hay modismos del catalán que han penetrado en España -tal vez "hacer piña" (fer pinya) o arribar i moldre, que se podría traducir como "llegar y besar el santo"- hay otros que no tengo claro que tengan la misma suerte, sea buena o mala. Aunque un modismo a tiempo es muy expresivo servidora no es muy aficionada a su profusión, sobre todo cuando el sentido figurado es muy rebuscado, enigmático o hasta anacrónico, como aquel de fer-ne cinc cèntims ("enunciar"), que sin embargo se utiliza muchísimo al menos en Barcelona. También es muy conocido aquel de pixar fora de test (lit. "mear fuera del tiesto"), que yo hubiera dicho que indicaba una conducta inadecuada o inoportuna, cuando al parecer lo que significa es que alguien elude su atención o su responsabilidad o lo que sea y "echa las pelotas fuera". 
He visto un post muy simpático titulado El arte de mear de pie, que deduzco que lo escribe un nicaragüense asentado en Holanda. El post es del mayor interés porque además relata como algunos holandeses en sus casas orinan sentados y que solo orinan derechos en los lugares públicos donde los mingitorios no están previstos para esa nueva posición. No sé si esta costumbre acabará imponiéndose ya que, como muy bien señala el bloguero:
"Envidian [las mujeres] entonces el hecho que el varón -especialmente el varón nica- a cualquier hora y en cualquier lugar sólo necesita arrimarse a un arbolito, a una pared, a una llanta o ni siquiera arrimarse y sacarse la pirinola para orinar tranquilamente"
Dejando de lado lo de la envidia (?), reparo en un tema que siempre me ha intrigado: que algunos hombres, por no decir todos, a veces cuando orinan lo hacen "contra" o sobre un árbol o una pared, etcétera. Alguna vez he llegado a pensar que había alguna razón urológica, de alivio prostático o de inducción a una micción más productiva, pero es algo que desconozco. También podría ser por pudor. Me decanto por el poderío. Lo que sí sé es que alguna vez he tenido la clara sensación por figurada que fuera de que me estaban literalmente meando el blog. No creo que esta sensación prospere hasta llegar a ser un modismo como fer-ne cinc cèntims, ser quatre gats, bufar i fer ampolles, ir al grano, andar por las ramas, etc. Como esa sensación la he tenido con claridad diáfana varias veces en diferentes ocasiones, pienso que seguramente en inglés ya tiene su término y me propongo encontrarlo. Hasta que lo encuentre no pararé.
El sentido del modismo reuniría tres condiciones, aunque no tienen porque ser perfectamente concurrentes: 1) que la meada tiene un aire furtivo, cobarde (mean y se van, simplemente con el objeto de dejar la cosita amarilla con su ADN inconfundible, el territorio marcado); 2) el producto es un desahogo del comentarista o un alivio, volverá sobre todo si lo que busca es irritar, molestar, castigar o dárselas de algo; 3) puede incluso que el comentarista meón persiga dar una lección, de manera que, como los perros, cuando crea tener una pieza entre sus dientes no la soltará. Y volverá. En vez de ir a otro blog contra el que no sienta hostilidad o poderío o lo que sea.
No quería dejar de hacer estas consideraciones puesto que aunque se ha abundado mucho sobre el valor terapéutico de los blogs para quien los escribe o llena con lo que puede y sabe, también hay una función secundaria de la que apenas se habla y es la de que se convierte en el espacio terapéutico de otras personas. Desde el año 2007 he tenido que expulsar a tres que venían a aliviarse a este pobre blog y contra este pobre blog. No hace falta decir que no soy ni una santa ni una mártir. Las tres personas me merecen la mayor consideración como personas que son. Lo he hecho contra mis principios, puesto que creo en la libertad de opinión, y no ha sido fácil para mí. No obstante, cuando se tiene la seguridad de que se están recibiendo visitas cargadas de una cierta hostilidad o ensañamiento proyectivo con irisaciones sadomasoquistas, no tengo la menor duda de que lo mejor es cortarlas. Lo aconsejo por ende vivamente y sin esperar a señal alguna de recrudecimiento. Detrás de un comentario malapático solo hay otro comentario malapático.

Manneken Pis (Grand Place, Bruselas)

Post registrado en SafeCreative *1205311728769

No hay comentarios: