14.8.12

Dones

oy supe que aquella parábola de los talentos de Mateo (Mt 25:14-30) no se refería a las monedas -como yo pensaba- sino que se refería a los talentos como dones que cada cual debe cultivar. He vivido en tantos errores como este y hasta peores que solo se explica que esté viva de milagro o porque en lo esencial se ve que me he podido desenvolver y sobrevivir. No sé si me ha parecido nunca tan horrendo que la gente no desarrolle los dones que le han sido concedidos providencial o genéticamente como la monstruosidad complementaria, que se le coarte o impida. Como ya vimos en otra ocasión, de los tres tipos de mediocres es el tercero y más sañudo el que dedica su energía a sabotear la creatividad de quienes la tienen. El mediocre del tipo uno no sufre ni padece, vive en su aurea mediocritas o no tan dorada, tal vez marrón, despreocupándose del que dirán y de ir más allá de lo que le no se puede excusar. El mediocre tipo dos es el copión y también es envidiosillo, pero no tanto como lo es el tercer tipo que -en estado puro- incluso se apropiará del trabajo de los demás.
Tal vez habrá que aclarar que eso de los talentos, una vez desambigüado y dicho que no son monedas, tampoco son aquellas condiciones que necesariamente permiten a ciertas personas salir en el Libro Guinness de los Récords. Estuve navegando ahora por su portal, o uno de los portales, puesto que no me acabo de aclarar, y he visto prodigios que no dejan de tener su gracia, como el de aquel récord de ponerse más de 80 camisetas en una hora, o el de haber realizado la pelota de film transparente más grande del mundo. Aunque Jyoty Amge, de Naypur (India) (62,8 cm) disputa a Brigitte Jordan (69) el primer lugar del palmarés de las mujeres más pequeñas del mundo, en realidad quien ostentaría el puesto indiscutible hasta la fecha es la holandesa Pauline Musters (1876-1895) que midió todo lo más 58 cm. De ella quedan numerosas fotografías aunque -les prometo que no es por hacer broma- todas son pequeñas y la que ilustra hoy el Álbum no es la más representativa. A mí me regaló mi padre de pequeña una Muñeca Merceditas que no era mayor que Pauline Musters, pero me causó un horror supino que a los 3 años se disimula mal como ustedes sabrán comprender. A mi manera yo sabía que aquella muñeca era grande por demás, como así era. Pero más que tomármela como grande me la tomé como anormal y por suerte, fuera porque mi familia me supo comprender, fuera porque me supo respetar, la muñeca no estuvo mucho tiempo en casa. Luego me compraron un Pinito, que me acompañó prácticamente hasta la pubertad puesto que no quise ningún muñeco más.


Pauline Musters

Al lado de la confusión de los talentos también hoy he sentido aquella sensación tan desconcertante que da sentir un ruído donde no está. Llevo dos horas oyendo una especie de ruído que parece a veces como de desagüe y otras de serrado metálico o como si estuvieran escurriendo una fregona gigantesca o si arrastraran un carro que tiene clavada una piedra dentadísima que me saca de quicio. Pues parece que está aquí al lado pero no, está afuera, seguramente en una obra. Así que, no sé si lo diré bien, a los misterios de la propiocepción hay que unir los de la exterocepción, y especialmente a los engaños del oído.
A veces nos sorprende que la reina de corazones de Alicia en el País de las Maravillas -la cual y tal Alicia cambiaba de tamaño a voluntad- se empeñara en tener rosas rojas en su jardín y que sus naipes (el cinco de picas y demás) para corregir el error de haber plantado rosas blancas se obstinan en pintarlas, cosa que acaba desastrosamente. Pero siempre ha habido gente así. A través de la página web de Liuligongfang -una especie de firma que hace cosas de cristal que son una mezcla entre Swarovski y Lladró- he sabido que la leyenda del mayor jardín de peonías de China, donde las peonías son poco menos que adoradas, viene de una emperatriz que estaba (con perdón) como un cencerro y de quien se cuentan bastantes excentricidades. Wu Zhe Tian al parecer además ostenta el título de haber sido la única emperatriz de China. Emperadora, se entiende, no sólo emperatriz concubina. Era otoño y parece que ordenó que todas sus flores florecieran por la noche porque la nieve no sé qué y no sé cuantos, pero a la mañana siguiente era evidente que las peonías la habían desobedecido, por lo que fueron exiliadas. Se marcharon con lo puesto a los alrededores de la Montaña Mang de Luoyang y en la siguiente primavera de sus semillas florecieron todas.
Supongo que con esta historia se pretende subrayar algo de lo que hablamos ayer con Pilar en mi muro del Facebook, que las peonías tienen un aire de laissez-faire y pachorra decadentona que no tienen las rosas, que son más estiradas y que como dijo Ramón Gómez de la Serna en vez de morirse se suicidan. Las peonías se mueren simplemente pero eso sí con un cierto dramatismo exento de cursilería y de toda afectación escocida. Dijo Pilar: "incluso el olor de la peonía es empolvado, menos agresivo" y concluímos que las rosas cuando tienen un desgarrón o la marquita de una apretura se vuelven feas como esas mujeres que con una raya en la media parecen putas. Las peonías lo aguantan todo: un desgarrón, una raya, el rocío, el calor, una mala tarde y un mal día. Hasta pareciera que les sienta bien. Yo no sabría decir qué peonías me gustan más, si las de P. A. Renoir, las de Claude Monet o las de Henri Fantin-Latour. En lo demás, que cada cual se conforme con lo que tiene, que no es poco.

" Vase de pivoines" (Henri Fantin-Latour, 1881)


Post registrado en SafeCreative +1208142122331

2 comentarios:


  1. Mis primeras peonías fueron las de Fantin-Latour, de hecho para mí eran pivoines. Años despues vi una a través del cristal del escaparate de una tienda de arreglos florales ( suena tan cursi...) de mi barrio y claro, la peonía me llamó y compré tres - mi presupuesto para comer dos días- pero nunca las he vuelto a ver tan bonitas, tan peonías, frescas pero incluso así decaidas, desteñidas, indolentes.

    Goat

    ResponderEliminar
  2. Hola Goat. Shao yao, le llaman en chino. He buscado el pinyin y quiere decir algo así como medicina hermosa. Su raíz es muy benéfica (equilibra el hígado, calma los calambres uterinos y la hipermenorrea). Tarde para mí saber de sus propiedades. De todas maneras no creo que sea fácil conseguirla aquí.
    Muy bonito tu comentario y en nada suena cursi...

    ResponderEliminar