11.8.12

El mundo feliz

e me podrá olvidar el mambo-taxi de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" (Pedro Almodóvar, 1988). Se me podrá olvidar a la asesina del anuncio del jabón Ecce homo. Pero lo que no creo que olvide en la vida es la vieja del telediario. Es toda una declaración de principios o de intenciones, cuando ya empezaba a ser evidente que para ser presentadora de las noticias había que tener como mucho unos 35 años o ser Rosa Mª Mateo hasta que se convirtió en una figura incómoda no por su madurez física sino por su madurez psíquica.
Ayer fui a por un cable a la nueva tienda del Apple en Plaza de Catalunya en el edificio donde estuvo si mal no recuerdo RNE. El día antes de su inauguración hubo una cola en la que "El mundo" destaca la presencia de gente desde la noche anterior e "incluso de algunas personas de la tercera edad" (!?)
Esas puntualizaciones las empiezo a recibir con un cierto cansancio, sobre todo porque algunas de las personas a las que seguramente se nos percibe como "de la tercera edad" ya usábamos ordenadores personales cuando el personal de la tienda de Apple no había aún nacido. Esto me infla tanto las narices que por primera y única vez en mi vida voy a decir algo que por otra parte se puede comprobar: mi colega I.A. y servidora trajimos a finales de los 80 a Barcelona el primer lector de CD-ROM que entró en España. Nos lo hicieron llegar desde los EEUU los de Ebsco en su sede en Holanda. Wim Luijendijk me proporcionó varios CD-ROM con la base de datos de Medline (ahora Pubmed) y el lector, que estuvo a prueba unos meses en mi hospital. Los lectores de CD-ROM que había en Europa se podían contar con los dedos de una mano.
Pero está claro que no llevamos en la frente esa serie de cosas y que la gente no sabemos la mayor parte de las veces con quien estamos hablando. Cuando ayer estuve en la tienda de Apple noté enseguida que todo el personal tenía entre 25-30 años, tal vez hasta menos. De manera que cuando me asaltó el primero que me vio y le dije que quería un cable así y asá me dijo: "Baje las escaleras, están a la izquierda en el estante tal y cual al lado de esto y lo otro". Creo que me dio demasiadas indicaciones. Es decir, que con decirme que estaban a la izquierda de la escalera ya hubiera sido suficiente. Tanto por mi experiencia de bibliotecaria como por mi experiencia de dependienta desde temprana edad sé que es mejor invitar a la gente a que curiosee. Pero está claro que son unos jóvenes preparados de una forma que produce esa sobreactuación, esa tensión de una precisión innecesaria. Las maneras comerciales de las grandes superficies y demás estarán ustedes de acuerdo que no dan pie a la flexibilidad ni a la ductilidad. Por lo demás, son trabajos a mi parecer alienantes, para temporadas, nada más.
Que todos los empleados fueran de la franja de edad mencionada me recordó a esas novelitas de ciencia-ficción en que se repara en que por ejemplo no hay viejos o no hay niños, que todo el mundo tiene una eterna lozanía, aunque es una lozanía que no tiene las turgencias de lo que verdaderamente se ajará y por eso no goza de una plenitud y de un esplendor verdaderos. 
En la tienda -espacios diáfanos, mesas donde probar todos los productos del monstruo Apple- advertí a primer golpe de vista que no había donde sentarse, a excepción de uno de los puntos cerca de la entrada, donde había una serie de personas que  tenían toda la pinta de ser turistas que se estaban apalancando para consultar sus cuentas. Como en un locutorio pero con manzanitas. No hay una caja, los empleados -a los que se les distingue porque van un con polo rojo y porque si llevan gafas son de pasta- llevan una bacaladera móvil inalámbrica y allí las tarjetas de débito o crédito son mordidas y devueltas después de hacer una de esas transacciones que son la verdadera razón de ser de tanta pantalla de Dios. Como el de las gafas de pasta de arriba me había dicho que mi cable tenía que ser de 75W creo, pero la chica de las gafas de pasta de abajo me dijo que con 60 era suficiente, aún pregunté a un tercer empleado para salir de dudas. En realidad el problema es que ni con las gafas yo era capaz de leer las especificaciones de la caja, impedimento que me hace parecer más torpe de lo que soy.
Admito que la presbicia lejos de agudizar mi interés por la letra pequeña ha extremado mi descuido. Incluso a veces creo que la presbicia es una bendición y que me permite prescindir de mucha información que en realidad no necesito. Y para lo que realmente me interesa llevo en la cartera una lupa plana donde cribo los precios abusivos, las grasas saturadas, el E330 y cuatro cosas más de que sí me cuido.
Almodóvar, que está en todo, le puso a la vieja unas gafas como de cura jesuita y un vestido como de pata de gallo, cuando ya sabemos que la pata de gallo de trama pequeña daba muy mal por lo menos en la televisión analógica de luminóforos.

Escena del telediario de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" 

Post registrado en SafeCreative *1208112105531

3 comentarios:

  1. En la tienda de la manzana es difícil distinguir quien está más poseído, si dependientes o clientes.
    Creo recordar haberte leído que el iPhone te recordaba a una polvera ¿Sucumbiste?
    :)

    ResponderEliminar
  2. Tengo un Android, un Samsung. Se entiende con el MacBook por el bluetooth o como se diga, puesto que tienen un conflicto. El Macbook me lo compré cuando se murió su antecesor de un infarto de batería porque me aseguraron que el corazón de la manzana es más fuerte.
    Eso sí, mi tarjeta no funciona desde que la metí en aquel trasto, que seguramente resultó ser una sandwichera. Estoy sin líquido hasta el lunes. Solo tengo la calderilla.
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. SI es que la tercera edad tendría que quedarse en el asilo directamente, que para eso están, aunque con los recortes, ya te los puedes encontrar hasta en una tienda de ordenadores de diseño, ¿dónde vamos a parar?

    Saludos y enhorabuena por tu blog!

    ResponderEliminar