2.9.12

El horizonte

n el Álbum casi siempre se habla del tiempo, aunque no como en aquellos ascensores en que los pasajeros coinciden y recurren al socorrido tema de la metereología. Aunque la Metereología tiene más consistencia en sus previsiones que la Economía o la Cartomancia, no le concedo gran crédito, a no ser la que se basa en conocimientos consuetudinarios de cada región, en la agricultura y la marinería de bajura. El otro tiempo, que este mes pasado se me hizo tan relativamente largo, lento, pesado, es el que nos ocupa. Pues no recuerdo en todos los años que llevamos aquí haber colgado ni una sola imagen de los desastres naturales de los que voy siendo testigo.
Ayer asistí más que indignada a la abominable visión de tres adolescentes que le arrancaban las ramas a unos magnolios que hay en el Parc de Nou Barris. Los magnolios los riegan con aguas freáticas, los expurgan y en definitiva además de plantarlos allí para que den buena sombra y su característico aroma, de vez en cuando les dan algún que otro cuidado. Estos adolescentes no sé si habían hecho esto antes y si seguirán haciendo esto o cosas por el estilo. No es exactamente el mismo maltrato que le hacían a un almez de Can Peguera, también un jovencito, que lo quemaba por su corteza. El almez se salía con bien de estos trances porque una cercana vecina lo cuidaba, pero el adolescente volvía a las andadas en cuanto la corteza empezaba a recuperarse, cosa que indica una crueldad y ensañamiento que yo desconocía, por lo menos contra los vegetales. Yo lo declararía Árbol singular. No voy a decir nada de cómo han reducido los alcorques donde están los árboles y palmeras urbanos, de cómo hay personas que les echan los botellines medio llenos y los botellines medio vacíos (pero eso sí, cerrados), de cómo se usan de escupideras y ceniceros, porque se considera que la tierra es "caca" desde que yo recuerde. 
En los incendios de este verano, que empezaron por la frontera, siguieron por Galicia, como cada verano, luego estuvieron en CyL, en las Canarias, y volvieron a los montes de León hasta que reaparicieron en Málaga y ayer en la Sierra de Gredos. Desde el punto de vista ecológico todos son igual de importantes, aunque lo que se ha perdido en unos y en otros no es exactamente del mismo valor porque nunca se podrá comparar un secarral de arbustos con un robledal, ni una zona de monte con una zona residencial donde tenían una mansión -por ejemplo- unos príncipes saudís. Total: 159.000 hectáreas
Así que aquí siempre que ha habido un incendio lo hemos sentido pero en silencio. Y cuando hubo hace cosa de cinco años un temporal de viento en la sierra de Collserola, donde fueron vencidos por causas verdaderamente naturales, cientos de árboles, ni una sola foto disparé. Me parecía que era mucho peor que hacer leña del árbol caído, cosa que al fin y al cabo (si no procede de la especulación) no está tan mal. Pero hoy he decidido incorporar una fotografía que tomé el jueves, en la que un pino de la loma de la Sierra que rodea Barcelona se salvó del fuego. Y el planteamiento se podría hacer al revés, diciendo que el fuego casi incinera un pino, pero vamos a dejarlo estar como salió.
En España se dice, yo no lo sé, que solo hay dos hidroaviones. Para 17 matracas antiincendarias Cabildo incluido sólo hay dos hidroaviones, del todo punto insuficientes hasta cuando solo hubieran declarados dos incendios a la vez. Incluso si no tienen múltiples focos, como suele pasar con los de Galicia, que son para recalificar terrenos, por rabia y hasta por sabotaje político. Se diría que apagar incendios tendría que ser algo de competencia del Estado y no de las comunidades autónomas ¿O es que los árboles o el fuego entienden de competencias? ¿Es que que se queme la Sierra de Gredos no afecta a las zonas limítrofes? Claro que sí.
Ayer supe que en la Bienal de arquitectura en Venecia había pabellón español y pabellón catalán. En el español de los siete arquitectos que muestran, hay tres catalanes. El pabellón catalán, que está pagado por el Institut Ramon Llull, por tal razón incluye arquitectos catalanes y baleares en una proporción calculada de acuerdo con la demografía. Ha costado oficialmente 350.000 euros. Y el tema del pabellón catalán es la sostenibilidad.


Post registrado en SafeCreative *1209022217369

No hay comentarios:

Publicar un comentario