7.10.12

La imaginación en el poder

"Estar solo significa no tener que decir nunca lo siento"
Oligofrenio Tremebúndez, Psicoquílez



a frase "Amar significa no tener que decir nunca lo siento" ("Love Story", Arthur Hiller, 1970) a mí me pilló un poco pequeña, con apenas 9 nueve años, y por lo tanto no estuvo a tiempo de ese lastre sentimental que arrastramos en mi generación, lleno de frases de John Lennon, Pregúntale a Alicia, Mario Benedetti y algo de Lao Tsé. De todas maneras yo esa frase nunca la hubiera hecho mía no porque no tenga el síndrome de la bengala (vaivén lateral grupal de espalda, "Imagine" mechero en ristre y buenismo), que no lo tengo, sino porque no estoy segura de que me la hubieran pasado como correcta -gramaticalmente hablando- en Filología. Con las frases en las que hay dos adverbios negativos hay que ir con mucho cuidado porque te bajan mucho la nota. Por otra parte, dejando lo gramatical, pienso que tenemos delante de esa frase tan bonita un ejército de modismo y refranes que la contradicen ("Quien bien te quiere te hará llorar").
Pero sí que estoy más dispuesta a usar, como hoy aquí, la frase de Oligofrenio Tremebúndez, que incluso sacada de contexto, ese libro entre el freekismo y nuestra mejor tradición satírica, tan bien retrata la Barcelona marrón no ya del 2007, sino la de 2008, 1979 y medio, etcétera. Con esto quiero decir no solo que necesitamos más libros así, de todos los colores, sino que hay pocas frases que yo suscriba a excepción de muchas que abundan en esta novela y en otras. 
Dos años antes de "Amar significa no tener..." se acuñó "La imaginación al poder", que es la más famosa del Mayo de 1968. El movimiento 15M, que se inspiró en parte en el movimiento popular-estudiantil francés, adoptó algunas de sus frases, singularmente la de la imaginación, que además está libre de toda sospecha de estar al límite del genio de la lengua. De hecho más o menos por 1968 había en la enseñanza una corriente que perseguía no sola la desentronización de la memoria y la memorística (que no es lo mismo) sino que los niños desarrollaran más otras potencias, como la creatividad y la capacidad crítica. Luego se vería que sin haber adquirido conocimientos y en la edad oportuna difícilmente se podía tener no ya un criterio sino incluso llegarlo a tener. Yo noto, especialmente estos días, a los que ya me referí en la memoria de los peces, que cuando una comete el error de dar su opinión o recibirla en según que situaciones -no en todas- suelen producirse tres cosas: que no se sigue un hilo de razonamiento, que se mezclan temas y tiempos y que se recurre para respaldar argumentos a frases gastadísimas, a la prensa más sectaria o subvencionada y al patrimonio sentimental de que hemos hecho mención. Un buen ejemplo del segunda caso, aunque sea deliberado, es lo que cada día repite Rubalcaba cuando se refiere a las medidas de austeridad tomadas por el gobierno de Mariano Rajoy. De manera que a veces he llegado a pensar que la imaginación llegó finalmente al poder. Pero esto es como en aquellos raros aciertos de los adivinos del porvenir, cuando a alguien le dijeron que pasaría sus últimos años de vida con una colombiana muy guapa y aunque uno se hiciera ilusiones luego resultó ser una cuidadora geriátrica. Eso de que "el tiempo pone las cosas en su sitio", para empezar y para acabar.
También hace días que coinciden en mi frigorífico, tetra con tetra, los envases del batido de soja y el caldo de pollo. Son ambos de color verde. De manera que me he visto en dos ocasiones ya a un tris de confundirlos y de echar caldo de pollo al café, cosa que creo que no me gustaría mucho, sobre todo por la mañana. Así que he optado por confinar el fondo de mis arroces al otro lado de la nevera y también he optado por limitarme a hablar con las personas que pienso que entienden lo que siento, algunas de las cuales sienten lo que entiendo.
Tenzin Gyatso, el dalái lama ("océano de sabiduría"), tenía ayer en Twitter o Tuitez 5.251.819 seguidores y seguía a 0. No recuerdo haber visto aún un desnivel tan claro en un perfil de una red social. Felipe González, que si no hubiera existido el formato tuit lo hubiera inventado él ("Yo ya", "OTAN de entrada no","Aznar y Anguita son la misma mierda" ), si será listo que no tiene cuenta en ese engendro infernal.


Post registrado en SafeCreative *1210072469769

No hay comentarios:

Publicar un comentario