21.10.12

Post 901: Dentro y fuera

¿Cuánto, groso modo, les han recortado en el Vall d'Hebron (VHIO), por ejemplo?
Nada, porque nunca conseguimos dinero del Gobierno español. El VHIO se financia mayoritariamente compitiendo en proyectos internacionales, con colaboraciones de las grandes farmacéuticas para el desarrollo de medicamentos, con fondos de fundaciones como La Caixa, BBVA o Celex, con las donaciones que recauda Fero y con una pequeña aportación de la Generalitat que no se ha suspendido»
Entrevista a Josep Baselga en Yo Dona, "El Mundo" (13 de octubre de 2012)

nestimables aquellos episodios de "Sesamo Street" que explicaban la diferencia de "dentro y fuera" o "yo y tú". Tal vez mi preferido es el de Grover y Brian explicando lo diferente que resulta la palabra "yo" (o me) cuando la pronuncia quien es según nosotros you o tú. No sé si los pedagogos explicarían antes la diferencia fuera/dentro o tú/yo, esas todas cuestiones que funcionan como interruptores y en las que luego parece asentarse nuestro vivir y hasta nuestro sinvivir. No sé si es posible evadirse del mito platónico en el tema que he introducido y hasta obviar su apropiación o restricción a insulto ("la caverna").  Me voy a limitar al dibujo de Leunig, y eso porque el propio Leunig ya dibujó su reinterpretación del mito en otro dibujo que trajimos aquí hace 3 años. 
El dibujo es aparentemente sencillo, técnicamente no presenta ninguna complejidad ni demuestra una pericia particular. Se presentan los elementos precisos y formando una composición clara y limpia que por otra parte clama a nuestro imaginario previo sobre la prehistoria: cueva, fuego, pintura rupestre con un ciervo, una familia vestida con pieles de animales, un cielo estrellado. El dibujo nos habla del dentro/fuera, del yo/tú, de la utilidad o necesidad o función del arte. También nos habla de lo que no vemos y se ve preconizado en la imagen de todos mirando hacia un lugar que lo mismo puede ser dentro que fuera: la televisión (caja tonta) e internet. Y también nos recuerda como se han complicado las artes plásticas. Y no solo por el lujo.
Después de haber acabado un cursillo de dibujo que me llevó un año pero simplemente por lo lenta que soy en estas labores, me veo en tener que buscarme otro sitio donde aprender alguna técnica pictórica. Hace tiempo que me decidí por el dibujo botánico y por los lápices de color acuarelable y el papel Canson A4 de 370g/m2. Aunque a cualquiera le parecerá mi objetivo modesto y asequible, ya estoy viendo que no lo es. Los escasos cursos que se imparten en España sobre dibujo botánico los da Ann Swan en un pueblo de Málaga o Marta Chirino en el Jardín Botánico de Madrid. Pero debo decir que la técnica de Marta Chirino, que es naturalista, es de lápiz negro y tinta de Rotring.
En cualquier caso lo interesante del tema no son mis cuitas o comprobar que el arte botánico no tiene tradición en nuestro país, como sí la tiene en Japón e Inglaterra, sino que mi búsqueda me ha llevado a conocer sin querer no la flora pero si la fauna de la enseñanza no reglada de dibujo y pintura. El hecho de querer aprender una técnica muy determinada parece que es más un escollo que una ventaja. Incluso estoy empezando a retraerme ante la especie de desaprobación que siento que inspiran mis pretensiones, ya que parece que he dado con las tendencias más opuestas: la arteterapia y la que persigue exacerbar la creatividad y la modernez didáctica. Estoy segura que es cuestión de seguir buscando y esperar porque es imposible que no haya alguien que simplemente me trasmita las habilidades normales para valerme. En otro caso me queda Youtube.
El hecho de que hasta los profesores de yoga desarrollen sus sesiones sin dejar de hablar me convence de que estamos en el vórtice de la cháchara y de la confusión. Cuando Artur Mas habla de internacionalizar su conflicto en realidad lo que pretende es externalizarlo, para engrandecerlo o aprovechar el tirón escocés y estirarse más aún él al límite de su sisa. Artur Mas tendría que repasar la lección de Kermit o la rana Gustavo sobre IN/OUT. También las de arriba/abajo, antes/después, etc.
De la entrevista a Josep Baselga, cuya cursiva es de Elena Pita, la periodista, habría que destacar cómo maneja su disponibilidad mediática, puesto que fue uno de los encuestados que rehusó contestar a la encuesta de Arcadi Espada sobre independentismo para el mismo diario (en "El mundo por dentro y por fuera"): «Sí, pero el doctor está ahora en un momento superocupado, y nada, le da muchas las gracias al Sr. Espada, pero ahora no podrá contestar estas preguntas».  Por la entrevista que sí concedió a Elena Pita veo que habla de financiación con un corte clásico que da por sentado que la aportación de la Generalitat no es la del Estado (la cual que yo sepa de momento lo es, por transferida que esté la Sanidad Pública), y que son las fundaciones, etc. las que hacen sus aportaciones, cuando también podría decirse que las aportaciones las hacen los enfermos, que en muchos casos participan en más de un ensayo clínico. Este oncólogo pasa gran parte del tiempo viajando entre EEUU y España, de manera que el día que tenga de golpe todo su jet lag correspondiente acumulado será brutal. Así que lo de dentro y fuera, y lo del tú y yo (o "usted" y los otros) no está tan claro y menos cuando las líneas entre el antes y el después se difuminan o emborronan. No digamos ya aquí/allí/ahí. El ciervo sí. Bonito ciervo por cierto.

Michael Leunig

Post registrado en SafeCreative *1210212545766

No hay comentarios:

Publicar un comentario