27.12.12

Hilo y ovillo

"Carrer en format de plaça a l’estil “camp venecià”, sorgit
 de la renovació i rehabilitació del barri de la Ribera
 a partir dels Jocs Olímpics de 1992. El nom compost
 es deu al fet d’haver-se ajuntat els dos carrers
 en desaparèixer l’illa de cases que els
 separava. El nom "Allada", ja documentat
 al segle XV, probablement prové de “camp d’alls” i "Vermell" de les substàncies de color vermell que utilitzaven
 els blanquers (ofici d’adobar pells) establerts
 en el proper Rec Comtal. 


Lo que se estila en la publicidad es como pretendía decir ayer, en el mejor de los casos, el "eclecticismo" y, en el peor,  la confusión deliberada de elementos.   Sería una pérdida de tiempo buscar más ejemplos como el de Brad Pitt prestando su imagen indefinida entre el scoopie y el capullo pomposo a Chanel 5, perfume que por otra parte está emparentado en el que inspiró Catalina la Grande de Rusia. Y la confusión, en lo que llevo pensado hasta aquí pero desde muy lejos, es algo que  campea en nuestro alrededor.  Pienso también en las palabras de Aristóteles -retomadas en El gobierno de las emociones por Victoria Camps- sobre que es más fácil manipular a través de las emociones que de la razón.
Coincido con la profesora Camps, aunque sólo como lo haría un taxista o una bloguera, en las consideraciones que le merecen la mezcla de lo público y lo privado, algo en lo que vengo haciendo calas desde hace años. La vida civil se enriquece con el contacto entre lo público y lo privado. Esas dos calles que se vieron unidas tras ser esponjada la Ribera barcelonesa por una intervención urbanística, Allada y Vermell, tienen algún rincón que es todo un conmovedor alarde de libertad o de espontaneidad. Algo que ya solo encontramos en algunos cementerios y especialmente en los panteones evangelistas gitanos, con profusión de palomas de metacrilato, fotos esmaltadas y flores fosforescentes. Dirán que la puerta número 12 no tiene la gracia y la luminosidad de un patio cordobés enjalbegado, pero por algo se empieza, siempre y cuando no se salga de madre, como esas esparragueras que cuelgan hasta dos pisos más abajo del propio.
Los políticos, cuya función sería la de velar por la buena estanqueidad y/o las buenas relaciones entre lo público y lo privado, conocen tan bien sus intersticios que en muchos casos se ven tentados de meter la mano y sacar todo cuanto pueden de esa privilegiada situación entre el culo y las témporas, la velocidad y el tocino, Pinto y Valdemoro.
Estos días en que se habla de la externalización de la gestión de la sanidad o su privatización o de todo a la vez habrá que recordar que se pretende hacer en Madrid lo que se ha hecho ya en Cataluña. Es el modelo sanitario catalán, euro arriba euro abajo. Un buen ejemplo (que no modelo) de lo que ha dado de sí el modelo sanitario catalán es el de Ramon Bagó. Ramon Bagó fue quien dijo aquello de «Tenemos al enemigo dentro de casa. Cómo podemos aguantar a estos del PP, cuando nos han pisoteado... habría que matarlos a todos». Fue alcalde de Calella gracias al apoyo del PP sin embargo, por una de esas condiciones que también reúne la política local. Además de ser Creu de Sant Jordi (fue director general de Turisme con Pujol Sr.), el año 2009 recibió el premio a la mejor trayectoria profesional por Dossier Econòmic (?). Parece que después de dejar la conselleria de Turisme dejó de estar vinculado a CIU. En un reportaje de cafeambllet.com se explica de forma detallada y prolija los supuestos desmanes de este individuo con respecto al Centro Integral de Salud (CIS) Cotxeres en Nou Barris. En resumen, el 1 de junio de 2005 el Servei Català de la Salut y el Consorci Hospitalari de Catalunya (CHC), de cuyo consejo de administración forma parte Bagó, firmaron un convenio para impulsar el CIS. 15 días después la empresa pública CHC Vitae (dirigida por Bagó) publicó la licitación del concurso de ideas para el nuevo edificio. El 21 de febrero de 2008 Bagó firmó la licitación para elegir la empresa constructora del edificio por un valor de 19,7 millones de euros. Encargó a otra empresa también de su dominio, CHC Consultoria y Gestión S.A., el control de la obra. El 16 de junio de 2010 Bagó encargó también a Equip Turis (suya) el mobiliario, que subió 276.382 € más IVA. El 7 de enero de 2011 Equip Turis gana otro contrato de 518.000 € por el equipamiento de cocina. El servicio de restauración se adjudicó a Sehrs Food Area, de Ramon Bagó, por 644.915 €. Ramon Bagó también opera en Badalona.
Por otra parte se habló días atrás en "El País" de las irregularidades en la suspensión de pagos de la empresa CRC y su repercusión en tres hospitales principales de Barcelona. Hay tantos casos que el ejemplo de Ramon Bagó que les ha costado un disgusto a Cafeambllet.com y poco más, es simplemente ilustrativo de lo que da de sí un modelo preconizado como el ideal para mantener el estado del bienestar.
Es decir, en mi modesta opinión lo que se dirime no es si la Sanidad puede continuar siendo pública o si tiene que ser privada; lo que se dirime es el pasteleamiento de la Sanidad pública, manteniendo las ventajas de un sistema y de otro pero ya sabemos para quienes. Les puedo asegurar que hay muchos médicos a quienes no les importaría trabajar para la sanidad privada-privada, donde a lo mejor trabajarían en mejores condiciones y sin los sobresaltos típicos del modelo. De hecho, muchos de ellos conocen los dos o los tres modelos.

Calle Allada Vermell

(*) "Calle en formato al estilo "campo veneciano", surgido de la renovación y rehabilitación del barrio de la Ribera a partir de los Juegos Olímpicos de 1992. El nombre compuesto se debe al hecho de haberse juntado las dos calles cuando desapareció la isla de casas que los separaba. El nombre "Allada", ya documentado el siglo XIV, probablemente procede de "campo de ajos" y "Bermejo" de las substancias que utilizaban los curtidores establecidos en el cercano Rec Comtal".

_____
Post registrado en SafeCreative *1212274250237

No hay comentarios:

Publicar un comentario