5.3.13

El nido medio lleno o medio vacío

acía mucho tiempo que iba detrás de tener en mis manos un nido. Finalmente ayer me encontré con uno que estaba caído bajo unos pinos que hay en el Paseo Urrutia, cerca del Parque de Nou Barris. Se puede apreciar de hecho que está en parte formado por hojas de pino y que hay dentro estróbilos de pino también, aparte de otros materiales, como hilos, pelos y restos vegetales secos. No sé si puede apreciar que también hay dos plumas de cotorra. De ahí probablemente vino la perdición de las crías, que me temo que se malograron, o "de los huevos" mejor dicho, porque hay por allí muchas cotorras argentinas. Las cotorras no sé si son más inteligentes que las palomas pero manejan sus patas para comer, cosa que les libera en cierto modo el pico, que utilizan para disuadir no ya a las palomas, sino incluso a los gorriones, de hacerse con un pedacito de pan de esos que la gente les echa (a pesar de que está prohibido). Yo diría que el nido puede ser de gorrión y, como segunda posibilidad, de lavandera (motacilla alba), puesto que he visto algunas en el parque. La verdad es que el nido está algo deshecho, pero habida cuenta de que el pino del que cayó tiene sus 30 años tal vez, ya es mucho que lo pudiera recoger entero.
Y es que, a lo que ibámos, un nido es una maravilla de la ergonomía, la delicadeza y la resistencia. La maternidad o la paternidad es un equilibrio entre la firmeza y la delicadeza. El empeño de la naturaleza y de sus pilares biológicos por la procreación, incluso en condiciones extremas, como vimos en los pingüinos emperador, es desde nuestro punto de vista más crítico, desatinado. He oído incluso decir a más de un biólogo que siempre se perpetúan las personas menos interesantes desde el punto de vista de la Humanidad y ya no digamos de los animales. Y ciertamente a cualquiera de nosotros se nos ocurrirían decenas de ejemplos. Pero por suerte, o no, no está en mis manos el futuro de la especie humana y ni siquiera saber si los seres más evolucionados serán mejores o peores que nosotros. Aunque podría apuntarse como tema el de que los que saben nos dijeran si vamos a dejar el mundo mejor de lo que lo encontramos o peor. De si la Humanidad ha avanzado. Por lo general la gente que ideológicamente se sitúa en la izquierda no solo admite que el progreso existe sino que lo da por prácticamente ganado a tantos siglos de guerras e infortunios y calamidades. 
En mi opinión hay cuestiones en las que hemos mejorado y otras en que no y, en general, por no aturdirles con mi propia confusión, mi parecer es que no veo el vaso ni medio lleno ni medio vacío, pero lo veo a la mitad, con una delgada línea como de plata. Y el nido... pues... es una pena. Pero está claro que lo digo desde el corazón, desde la impresión que me deja observar algo que no puedo por menos que considerar una obra de arte, que sigue siéndolo incluso después de haber perdido su función. Nuestros hermanos gorriones tenían depositada su ilusión en criar una descendencia y sé cierto su dolor ante el nido verdaderamente vacío o incluso ante la ausencia total del nido. Especialmente las madres de todo el reino animal son capaces de cualquier cosa por sus crías. ¿O es que no han visto nunca a una gallina enfurecida ante quien se atrevió a acercarse a sus pollitos?
Hoy, excepcionalmente, el post no acaba bien, pero si alguien sabe darle un buen final se recogerá cualquier sugerencia en ese sentido.





Post registrado en SafeCreative *1303054717726

No hay comentarios:

Publicar un comentario