13.7.13

El verano

Es un placer
Atravesar el río en verano
Con las sandalias en la mano

Yosa Buson

que no sabían que Herman Van Rompuy es aficionado a escribir haikus? Es propiamente un haijin.
Ayer bajando por el Carmelo en la línea del 19 me pareció ver una mujer muy madura ofreciendo sus servicios sexuales. Me lo confirmó ver otra un poco más adelante en el recorrido, ya girando hacia la calle Dante Alighieri, en el Carmelo. Nunca antes había visto ni asomo del negocio en el barrio y me lo tomé, supongo que erróneamente, como un signo más de la famosa crisis y los cambios sobrevenidos en la calle. La oferta en el Raval ya dijimos que era abrumadora y hace tiempo que se ven mujeres que tanto por su número y edad (demasiado corta o demasiado larga) dan buena cuenta de una realidad elocuente que exuda objetividad y subjetividad a raudales. El consistorio, especialmente desde que está en manos de Convergència, no se ha puesto a perseguir la prostitución pero impone disuasivas multas no tanto a quien la ejerce como a quien la demanda, de manera que queda bien claro que lo que se pretende es imponer la discreción y dejar las calles lo más vacías posible de pilinguis, rabizas y furcias de todo jaez, profesionales o no. 
Otra cosa es qué demanda pueda haber en el Carmelo, donde no se me figura que los hombres busquen lo que no encuentran en sus casas allí mismo, calles arriba o calles abajo. A no ser que pensemos en los emigrantes. En cualquier caso, la observación queda hecha y la dejo ahí a la espera de ver en qué para todo. También hay que decir que en el verano se ven y se oyen cosas que no se conciben por ejemplo en invierno o en otoño. De la misma manera que hay un cambio de la noche al día, también lo hay de la primavera al verano. El verano es quizás la temporada más denigrada por los prójimos. Especialmente debido al calor. Que se anuncie con una fiesta consagrada al estruendo, la salmonellosis y las vomitonas (San Juan) ya es un algo. Georgie Dann también ha contribuido a convertir el verano en algo pachanguero, lúbrico, desenfadado y chorra. Un poco de Georgie Dann es mucho.
Recuerdo una vez que abrimos una caja de bombones en una biblioteca y la pusimos a la entrada, como ofreciéndola a todos cuantos accedían. Fue curioso ver la reacción de cada persona. Algunos miraban como por encima del hombro, otros observaban bombón por bombón hasta elegir uno, poniendo dos dedos en pinza en un gesto que parecía llegar miméticamente hasta los labios y la nariz. Era tan reveladora la actitud de cada persona que lo que me extraña es que no haya una caja de bombones en la puerta de todas las instituciones. Supongo que llegado un momento las reacciones perderían su espontaneidad y dejarían de ser significativas y verdaderas, pero de forma esporádica son todo un experimento. Como para mí lo es lo del calor. La relación de las personas con el calor. Los comentarios, las quejas.
Tengo la sensación de que la mayor parte de los prójimos considera el calor un incordio. Tal vez nos gustaría ser como máquinas, como esos aparatitos que cada vez parece que necesitamos más. Pero no somos máquinas, sentimos. A lo mejor pensar no pensamos, pero sentir sí sentimos, todos. Unos más, otros menos. A todo lo más a lo que llegamos es a cambiar un poco los hábitos alimentarios y a descartar la sopa para incorporar las ensaladas, los gazpachos, y el vichyssoise, aunque me parece que ya no está de moda. Hay que abrir las ventanas o poner la refrigeración, ese invento infernal, el máximo símbolo de la mala relación con el calor y de nuestro empeño de aislarnos y sentirnos como máquinas. Pero aparte de esas medidas o la de intensificar el horario laboral, pretendemos vivir todo el año igual. Insisto, como si fuéramos aparatos.
En esta época del año se trata de adoptar otro ritmo, mirar de refrescarse y de no acalorarse, reorganizar la actividad para evitar la insolación y, como siempre, disfrutar. En la medida de lo posible.
Lo bonito del orden alfabético es que "Georgie Dann" va justo delante de "Haiku"

Imogen Cunningham y la modelo Twinka Thiebaud (Fotografía de Judy Dater, 1974)

"I hate big models"
Imogen Cunningham


Post registrado en SafeCreative *1307135425142

No hay comentarios:

Publicar un comentario