1.8.13

Mi canción


"Marion - What makes a song beautiful is not always 
the quality of the voice but the distance that voice has had to travel"
("Song for Marion", Paul Andrew Williams, 2012)
(*)


yer, después de mucho tiempo sin ir a ninguna sala, vi una película en el cine, "Una canción para Marion". La historia es sencilla: "Una mujer mayor, enferma de cáncer, encuentra un remanso de paz en un grupo de señores jubilados que se reúnen para cantar. Su marido, un hombre gruñón y controlador, además de considerar inadecuada la conducta de su mujer, tiene una pésima relación con su hijo" (FILMAFFINITY). La emotividad, un tema que siempre encuentra una fácil y simplona redención en el cáncer, el voluntariado y la música, especialmente la coral, se ve corregida por el buen trabajo de los dos actores principales, Terence Stamp y Vanessa Redgrave, que la salvan de una previsibilidad que harían que la película fuese intolerable. Ya lo dijo Dostoievski, además, se puede ser malo y sentimental.
Cantan dos solos: Vanessa Redgrave canta "True Colours" y Terence Stamp "Goodnight my angel". Así entre nosotros diremos que Terence Stamp afina mejor, aunque tal vez no hay que olvidar que Vanessa Redgrave está interpretando a una enferma terminal de 70 años, cosa que no eleva la voz hasta su punto más álgido. Sea lo que sea siempre me ha admirado que los cantantes, y ahora me refiero a los cantantes profesionales, fueran capaces de cantar algo muy sentido cuando la voz es de lo primero que se quiebra con la emoción. Incluso se diría que hay canciones que la provocan, que al crecer en la garganta también nos estrangulan y se ahogan en un sollozo. La canción que canta Terence Stamp a muchos les recordará la de Clint Eastwood en "Gran Torino" (2008), que la retoma Jamie Cullum, como ocurre con Whoopie Goldberg en "Boys on the side" que canta la canción de Bonnie Raitt al final de la película, otro drama con retazos de comedia, pero que se recupera en la versión rock para los créditos. Si mal no recuerdo.
Nuestras vidas están unidas a unas canciones en donde siempre encontraremos intactos nuestros sentimientos, volvamos cuando volvamos a ellas. Tal vez puede llegar a ser enfermizo. Los griegos, a quienes debemos tantas historias, nos explican con la de la caja de Pandora, como  con su curiosidad abrió la caja que le había confiado Zeus y liberó todos los males del mundo: la envidia, el odio. Solo quedó en el fondo de la caja la esperanza. Y no sé si es por eso por lo que se suele decir que la esperanza es lo último que se pierde. El mito está unido al de Prometeo, cosa que ya nos previene del atrevimiento, de la imprudencia.
Me imagino lo que debe de ser abrir una caja negra como la del accidente en la curva de A Grandoira. Decir "pereza" es poco. Porque es analizar todo su contenido y buscar, buscar. Abrir una carta en donde se sabrá qué ocurrió con algún tema que nos preocupa, abrir una puerta en donde nos espera una noticia o lo que nos va a ser revelado, es algo que últimamente me empuja al terror. Y aunque me sobrepongo yo creo que he dejado de hacer más de una cosa para evitarme esas otras. Se diría que lo contrario del miedo es la esperanza. Lo es.

Fotograma de "Song for Marion"
___
(*) "Marion - Lo que hace bonita a una canción no es siempre la calidad de la voz sino el recorrido que la voz ha tenido que hacer".


Post registrado en SafeCreative *1308015517902

No hay comentarios:

Publicar un comentario