13.9.13

Vidas paralelas

"De porc i de senyor se n'ha de venir de mena"
Refrán catalán (*)

"El más tonto hace relojes"
Refrán español

ace un tiempo reparamos en los tonos de los móviles ("Por sus móviles los conoceréis") y hoy podríamos, si quisiéramos, que no sé si queremos, reparar en los fondos de escritorio de todos los cachivaches que cada día más se están apoderando de nuestro tiempo y hasta de nuestro oro (dinero). Mucho me estaba tardando el  órdago de sacar Twitter a bolsa, ya que esa red social viene siendo como antiguamente cuando cogías el cántaro para ir a la fuente y enterarte de qué había pasado o de qué es lo que se dice sobre lo que se cree que ha pasado y que es lo que se dice sobre los que dicen que creen que ha pasado algo o que tiene que pasar. Lo de ir a por agua era más decoroso que lo del Twitter puesto que se trataba de hacer algo por el buen orden de la casa y sin el menoscabo que puede causar la fruición de algunos tuiteros, que se pasan las tardes "de claro en claro y los días de turbio en turbio"  dale que te pego tuiteando o retuiteando o mencionando. 
Los fondos de pantalla de las tabletas y los móviles o los ordenadores en general son de todo tipo, desde los tigres de siempre, que cada vez tienen menos oportunidades de vivir a no ser que lo hagan en una pantalla o en una portada del National Geographic, hasta las princesas Disney y un sobrinillo. Aunque nunca me ha parecido ni siquiera cursi aquello de las carteras de Maruja con la galería familiar de retratos en su interior, todo lo contrario, lo de poner de fondo de pantalla a los niños me parece como un trofeo, algo que en cualquier caso reta todo comentario y que me expone a un malestar que no sé trasmitir. Claro está que eso nos llevaría a comentar el abuso que se hace de la fotografía -tema que solo esbozó aunque muy elocuentemente Susan Sontag- y a hacer notar como un niño de dos meses habrá sido este mes fotografiado en cualquier hogar español un número monstruoso de veces, tantas o más de lo que lo habrá sido cualquier cincuentón o sesentón a lo largo de toda su vida.
*
La única vez que he buscado un texto mío en internet fue porque con mi jaleo de blogs lo había perdido y solo lo tenía mecanografiado del año de la picor. Y resulta que lo encontré, que se lo había apropiado un blog mexicano de "difusión cultural" (ja, ja, ja). Claro está es que cualquier persona se hubiera alegrado de que le hubieran tomado un texto suyo (en este caso una traducción que hice sobre un poema de Yeats), pero yo no. Me parece mal. Muy mal. Y me parece mal en mis propias carnes y cuando veo que constantemente se comete este mismo acto cientos, miles, millones de veces y en internet ¿Qué costará citar la fuente ni que sea sin enlace o, bajando en el nivel de exigencia, simplemente admitiendo siquiera algo así como "foto de internet"? En el grado más elevado de rigor y honestidad moral (que es al que yo aspiro) encontraríamos el enlace, incluso para trabajos bajo licencias del tipo Creative Commons o para trabajos que son del dominio público. En otro grado un poco menos exigente encontraríamos las menciones. A continuación encontraríamos una vaga referencia como la que he sugerido ("foto de internet", etc.). En el extremo opuesto, absolutamente falto de rigor y ya no digamos de honestidad, nos encontraríamos a todos aquellos que se apropian directamente de cuanto encuentran y lo incorporar a sus páginas web sin ninguna indicación, como dando a entender que les pertenece.
Lo mismo que un texto se puede encontrar con relativa facilidad en todo cuanto en Google no es invisible, que es la punta del iceberg, también podemos buscar fácilmente una imagen cargando una copia al buscador. Yo he empleado este método para identificar flores de las que ignoro incluso a qué familia pertenecen. Al insertar la imagen en el buscador me aparecen fotos muy parecidas y si tengo la suerte de que alguna vaya convenientemente titulada y etiquetada, solo me queda verificar. Pero hoy lo he empleado para verificar la autoría de las fotos de un blog -con casi 400 seguidores por cierto- y efectivamente, como me temía, he comprobado que ninguna fotografía le pertenecía a su "propietaria", que se habían publicado al menos con bastante anterioridad en blogs anglófonos. Esta bloguera incrustra por política de la casa una serie de fotos que le han gustado en un post y lo publica sin más. Le ponen comentarios de aprobación y admiración y todos contentos. Todos menos algunas personas como yo que vemos con desagrado esa falta de vergüenza torera.
Para las personas inocentes, que no ingenuas, queda por decir que además de la bloguera ladrona hay ingenios (robots) que hacen lo que hace ella con sus sucias manos pero mécanicamente: son los web scrappers, que agregan automáticamente contenido que copian de pobres blogs como por ejemplo éste y se lo llevan a sus crawlers, que por razones que ahora no son al caso, obtienen mucho tráfico o visitas también por malas artes.
No me quiero quedar con las ganas de dar una pista sobre la bloguera, y por eso el Álbum hoy incorpora una de las fotografías que se apropió la antedicha señora sin indicar su fuente ni enlazar ni nada de nada. Si ustedes la suben al buscador de imágenes verán que aparece en varios sitios. Uno de esos sitios es el que incluye la imagen original, otro es el que les digo. El nombre del archivo guardado tiene que ser algo que no determine la búsqueda, por ejemplo 78798987.jpg o tyuhkh.jpg, porque de lo contrario, puede ser que solo recuperemos la foto original en su lugar legítimo. Les incluyo una imagen del pantallazo de los resultados para que entren y vean.
*
Cuando detecto una web hecha por un robot ladrón me da rabia y asco, mientras que cuando encuentro una web hecha por un ladrón vivito y coleando me da rabia y pena. Cuánta villanía y catetez. La foto original procede en buena ley del enlace que responde aquí: http://brenthullcompanies.com/residential.html



Post registrado en SafeCreative *1309135761510

(*) Traducción del Instituto Cervantes:  De puerco y de señor, se llega a ser por naturaleza (=de suyo)