5.12.13

Infrarracionalidad

"Decimos que las multinacionales económicas, por un lado, están arrastrando a la gente a través del consumo; pero, por otro, por la afectividad sin resolver, las esperanzas que ponemos en algo que notamos que nos falta están produciendo también unas multinacionales emocionales. Y ésa es la forma que la religión está tomando en nuestra época. Muchas personas que han dejado las religiones bien organizadas, con autoridades, sacramentos, mandamientos y demás, están cayendo en esas enormes empresas emocionales. El error de base es que se confunde lo trascendente, lo que supera la razón, con lo infrarracional. Ambos son irracionales, pero lo uno arriba, por superación, y lo otro abajo, por no haber llegado evolutivamente. No hay diferencia al cambiar de grupo, de secta, de nacionalidad, ni siquiera el ir de Occidente a Oriente cambia en nada lo esencial. Se sigue buscando lo exterior, con imágenes sensoriales, con la energía vital que organiza toda su búsqueda y esa sed que nos llega de otro lugar desconocido para nosotros".

Consuelo Martín, La revolución del silencio, 3ª ed., Madrid: Gaia, 2008, pág. 32.

No hay comentarios:

Publicar un comentario