30.7.14

La protuberancia de la reverencia

"Considerando la ferocidad con que he sido atacado por los ortodoxos, parece cómico que alguna vez pensara ser clérigo. Y no es que yo renunciara expresamente a esta intención ni al deseo de mi padre, dicha intención murió de muerte natural cuando, al dejar Cambridge, me uní al Beagle en calidad de naturalista. Si hemos de fiarnos de los frenólogos, yo era en cierto sentido idóneo para ser clérigo. Hace unos años, los secretarios de una sociedad psicológica alemana me pidieron encarecidamente por carta una fotografía, y algún tiempo después recibí las actas de una de sus reuniones, en la que, al parecer, la configuración de mi cabeza había sido objeto de una discusión pública, y uno de los oradores había declarado que tenía la protuberancia de la reverencia desarrollada como para diez sacerdotes".
Charles Darwin, Autobiografía. Madrid: Alianza, 1993. (*)

Que la BBC hable de las investigaciones del psicólogo Tom Hartley (Universidad de York) sobre la expresividad facial ya es llamativo, sobre todo cuando no faltan noticias, pero que la noticia en sí provenga del PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America), una publicación científica, es poco menos que un escándalo y un asco.
Solo una pequeña parte de los investigadores, algunos de los cuales son además gestores y menos aún científicos, saben que los medios dedican una parte de su espacio a su quehacer y sus resultados de acuerdo con un servicio por el que sus empresas o instituciones han pagado. El servicio está sometido a un régimen de tarifas, por lo cual lo que está dispuesto a pagar una empresa o institución tiene su contrapartida en la intensidad de la difusión que hará la agencia de prensa (número de medios, tiempos de emisión o espacio, y alcance local, regional, etc.). Una empresa o una institución que emplea muchos recursos en su transferencia informativa en los medios de comunicación, obtiene más espacio y resuena más.
De la misma manera que por lo menos hace unos años la promoción del lanzamiento de una canción suponía entrevistas al cantante en varias emisoras, en la tv, en la prensa, la emisión de la canción machaconamente, presentaciones en discotecas y demás, ocurre algo similar hoy en día con los investigadores. Solo que, como digo, gran parte de ellos ni lo saben, porque consideran que simplemente han obtenido un reconocimiento que merecen y piensan que la ciencia solo se ve perturbada y contaminada por la política cuando se trata de su financiación.
La noticia elegida en cada caso no es competencia del medio sino que la propia empresa o institución suele contar con un departamento que depende de la gerencia, y que sigue sus instrucciones. Todo esto en gran parte explicaría las razones por las que una noticia de la BBC trata sobre cómo la expresión facial interviene en la primera impresión. Otra cuestión es que en el mixtifori de los noticieros radiofónicos y televisivos, donde todo encaja de aquella manera tan peculiar, sobresalga una de esas notas e incluso salte a las redes sociales o incluso en este blog. Eso, de momento, pertenece a otro tipo de influencias y tendencias. Pero es imposible seguir pensando ingenuamente que la ciencia vive aparte del mundo, en medio de un aire puro, incontaminado, prístino y olímpico.
*
A principios de este mes hubo un incendio en la Casa del Ferroviario (Vasutas ház), donde confluyen la hermosa Avenida Andrássy y la Glorieta Kodály (Kodály körönd), en Budapest. Gracias al blog "Crónicas húngaras" me he podido enterar de algo más: que recientemente se había rehabilitado en parte el edificio y que ha tenido que ser desalojado ya de forma definitiva. Al parecer los daños lo hacen inhabitable por razones de seguridad. Una fotografía de Jozko nos muestra el edificio el año 1885. Miro un vídeo que tomó algún vecino el día de autos, que creo que fue en definitiva el pasado 15 de julio. El Vasutas ház es un inmueble patrimonial y la glorieta más o menos señala el límite donde empiezan los palacetes que hay desde ese tramo de la Avenida Andrássy hasta la monumental Plaza de los Héroes.
Precisamente este año una de las pocas películas que vi fue "The Grand Hotel Budapest" (Wes Anderson, 2014), que por abreviar nos habla de la desaparición del mundo que conoció Stefan Zweig, de un lujo no exento de honor, y de como el escay y el comunismo invadieron aquellos años dorados con un utilitarismo sórdido y sin altura. Pero todos sabemos que aquel lujo no estaba libre de un fundamento reprobable.
En estos días en que tanto se habla del muy deleznable Jordi Pujol Soley y de su familia, pienso que a nadie le debió de llegar por sorpresa sus tejemanejes. Ésa es la noticia, y su confesión dentro del cronograma del "prusés" (Procés). Tampoco no sorprende que algunos medios hagan valer el escándalo como todo argumento o el argumento definitivo para desarmar el nacionalismo catalán. Se equivocan. Todo el mundo sabe que Pujol robó. El debilitamiento de los argumentos de CDC y UD (CIU) podría fortalecer a ERC, como se ha venido viendo últimamente y cada vez con mayor claridad. El PSC también es incapaz de liderar un espacio que se ve conquistado por fuerzas como Ciutadans por la derecha o hasta Podemos/Guanyem por la izquierda. A Avancem o a la CUP no les veo futuro.  De ahí la cara que se nos va quedando.

Vasutas ház (Casa del Ferrroviario), Avenida Andrássy, Budapest
(c) Post registrado en SafeCreative *1407301603760
________
(*) Enlace a una Autobiografía en internet.