22.8.14

Post 1086: La transmogrificación

s bien sabido lo mucho que les gustan a los niños las cajas de cartón, también conocidas como cajas americanas o cajas de solapas. Hace poco una conocida mía me enseño unas fotografías de su hijo, que ahora tiene 2 años y pico, divertiéndose sobremanera con una caja de cartón. No se si se acordarán de que precisamente hace un año, el ABC recurría a este asunto de las cajas pero para referirse a las del canastillo que el gobierno finlandés entrega desde 1930 a las madres cuando tienen un hijo, las cuales son usadas como cuna, especialmente cuando está demostrado que la mortalidad puerperal finlandesa es una de las más bajas del mundo. No sé si se ha establecido una relación causa-efecto entre la supervivencia infantil y las cunas de cartón. También se ofrecen en muchos tanatorios servicios en que el féretro es biodegradable en vez de ser biodesagradable y de madera. En cualquier caso me temo que es un mero relleno de catálogo, que en realidad nunca se encuentra en existencias y la gente tiene que seguir encajando a sus difuntos en ataudes que degradan el medio ambiente pero que permiten que la ceremonia sea más solemne que la que ofrecerían según que recipientes más ecológicos
Pero el tema de hoy no era ni la degradación del medio ambiente ni la del Oriente Medio, por supuesto, sino más bien el maravilloso mundo de las cajas. Las cajas son fundamentalmente objetos que nos permiten transportar mercancías o almacenarlas y hacerlo con unas condiciones que permiten la discreción, su control, la seguridad, la higiene, el que se puedan apilar, estibar (que no es moco de pavo) y hasta camuflar si es el caso. Hoy en día que todos tenemos incluso más cosas de las que necesitamos, el negocio de las cajas está asegurado, porque solo metiendo las cosas en cajas mantenemos una cierta sensación de orden. 
Sin embargo también, como contrapartida, parece que una vez algo está metido en su caja es casi como si no estuviera o adquiriera otro estado. No sería propiamente como el del famoso transmogrificador del dibujante Bill Watterson. El transmogrificador de la historieta de Calvin y Hobbes es una caja de cartón que se usa boca a bajo. Se le pega una flecha al lado y se le escriben una lista de opciones para ser transformado. Se gira la flecha hacia la opción deseada y se aprieta un botón. Entonces el trasmogrificador reorganiza la composición química del sujeto que hemos puesto dentro de la caja y lo transforma en la forma deseada a la vez que se produce el sonido "¡zap!".  Calvin tiene previsto que alguien quiera transmogrificarse en algo de lo que no esté previsto y deja un espacio en blanco en la lista de opciones para esa posibilidad.
Ahora los magos salen por la televisión y echan las cartas y le dicen a la gente si va a encontrar un trabajo o si su pareja volverá o no su lado, pero hubo un tiempo en que los magos tenían el poder de transformar en sapo o en una sartén al más pintado. De aquellos tiempos trata "Merlín el Encantador" (Wolfgang Reitherman, 1963), de la factoría Disney, que en Hispanoamérica se llamó "La espada y la piedra". Y el duelo de magia entre Merlín y Madame Mim, en que se van convirtiendo a sí mismos en diversos animales yo creo que dio origen a otras muchas escenas de la ficción, aunque mucho más sofisticadas. Cuando Madame Mim se encuentra convertida en un dragón morado, Merlín se convierte entonces en un microbio muy infeccioso y acaba con ella. Sin embargo no nos es dada la capacidad de transformarnos como Madame Mim (magia negra) ni como Merlín (magia blanca). Y lo del transmogrificador... no sé, no sé.
Las opciones que están a nuestro alcance son la cirugía plástica, el vestuario o ser abducidos por una secta alienante. Hay mujeres que quieren ser madres y para ser madres tienen hijos, esa es otra opción de transmogrificación, Las transmogrificaciones que se producen por redefinición de nuestro lugar en el mundo sea por enriquecimiento, empobrecimiento, emparejamiento, desemparejamiento o impostura, son otra posibilidad. Tal vez por eso es por lo que Arquímedes, el búho de Merlín, dirá que en lo único en lo que nunca desearía convertirse es en un ser humano.
Bill Watterson (*)
_____
(*) "A veces piento que la señal más cierta que que existe vida inteligente en algún otro sitio es que nadie se interesó en contactar con nosotros"

(c)SafeCreative *1408221808679