24.11.14

Divagaciones sin elucubraciones

Job 12:20

Hoy podríamos tener dos candidatos para la colección de sintagmas: el que da título a este post y el de kalimba lamelófona o kalimba lameláfona. Entre los instrumentos musicales lamelófonos según la Wikipedia tenemos el arpa de boca, la kalimba y el marimbol jarocho. Enlazo el arpa de boca vietnamita, aunque hay otra que recuerda vagamente a las antiguas llaves para abrir latas de sardinas que es más conocida, dentro de lo poco conocidas que son las arpas de boca. La kalimba lameláfona presenta gran variedad de formas, la que enlazo aquí es la que fácilmente se puede encontrar a la venta. Yo había tenido una primera kalimba cuya caja de resonancia era una lata de sardinas (y perdonen que me ponga pesada con las latas de sardinas). "Lamelófono" vendría mitad del latín (lamella, "lámina") y mitad del griego, si se me permite esta irreverencia a la Etimología.
Así como decir "kalimba lamelófona" podría ser redundante, decir "labradorita espectrolita" pienso que no, simplemente porque he visto labradoritas opacas y la que traigo en la imagen de hoy no tiene nada opaco. Si superamos la primera impresión, es fácil descubrirle reflejos iridiscentes a los carbujones de labradoritas y hasta puntitos brillantes aunque mucho más pequeños que los de pirita que aparecen en los lapislázulis. Y sin embargo a un carbujón de espectrolita no hay que darle muchas vueltas para apreciar una formidable gama de colores. Ese despliegue de matices azules brillantes tal vez se encontrará en algún insecto (estoy pensando en la mariposa Morpho), en algún anfibio, algún ave, o en algunos seres marinos, también recordamos la anagallis arvensis de tono ultramar. Las anagallis son diminutas, solo las vi en mayo, y ninguna de las especies mencionadas se deja contemplar como lo permite un mineral, el cual puede ser expuesto a diferentes iluminaciones y descubrirnos al trasluz tonos ambarinos y aquel azul del mar más hondo.
El azul, ese color ni frío ni cálido -por lo menos en mi sentir-, ni alegre ni triste. O es las dos cosas a la vez. Es sereno, serio casi siempre. Representa en la bandera francesa la Liberté, como en la primera película de la trilogía de Krzysztof Kieslowski. La de 1993. La de Juliette Binoche, para entendernos, "Bleu". También es el color de los imposibles.
*
Leo la entrevista a Jean Echenoz de "El País" y su defensa del estilo literario exento de adornos. La precisión y el estilo limpio de barroquismos, excesos y adverbios está de moda. Se refiere Echenoz a Flaubert, y pienso que se refiere al que escribió Madame Bovary. no a "los otros". La precisión y la exactitud como formas de cortejar la verdad no están mal, pero le mot juste era otra cosa, algo autoreferenciado. Descarta el minimalismo -tal vez por su asimilación a las artes plásticas- e invoca el cristal, en todas sus propiedades.
Se podría aspirar, ya puestos, a la ausencia de estilo e imitar aquel Azorín, Martínez, del que luego no se ve ni una sola cita. Por lo menos yo no he visto ni una sola cita. Tal vez porque Azorín no se deja citar, lo cual no le quita mérito -claro está- pero tampoco se lo añade. 
*
Estoy pensando en La familia de Pascual Duarte, relato tan desnudo como Pedro Páramo, pero que no dejó de ser una obra más de Camilo José Cela. Dijo de él Umbral que en cada obra creaba una nueva forma literaria y es cierto, a pesar de que en todas es reconocible. Frente a otros que siempre escribimos o escriben lo mismo y de la misma forma, hay escritores capaces de renovarse. Cela apenas escribió poesía y al parecer de poco valor. 
*
Ya hace tiempo que llegué a la conclusión de que no soportaría bien una entrevista como la de Jean Echenoz o, en general, lo que se conoce como "éxito". Diría, como las Guerrilla Girls en una de sus declaraciones programáticas, que no vivo bajo la presión del éxito, del gusto, de las modas. Y eso a pesar de que a veces sospecho (sin base alguna) que hay autores que ya no escriben de verdad, que se autoplagian y viven de su fama. En literatura no hay marcas blancas, pero hay obras sintéticas, como esos minerales de plástico que ultrajan a la naturaleza.
*
Parece que hay divagaciones sin elucubraciones pero que no hay elucubraciones sin divagaciones.

Espectrolita

(c)SafeCreative */1411242589946