11.11.14

La casita de la armonía

na de las cosas buenas de poder ver las películas del canal Paramount es poder ver de vez en cuando "El Padrino" y "La familia Addams". Lo malo es que también emiten "Flashdance", "Cocodrilo Dundee" y "Agárralo como puedas". El domingo vi una parte de "La familia Addams" (1993), la secuela conocida en inglés como "Addams Family Values".  Justo en el momento en que envían a Pugsley y a Miércoles a un campamento, Chippewa, en realidad para sacárselos de encima la niñera, que en realidad es una asesina en serie ("The Black widow") y pretende cargarse a Fétido Addams, como muy bien sospechan los niños. Entre las lindezas del campamento está la cabañita de la armonía (harmony hot), donde son confinados una tarde los niños y un amigo nerd por ver si se imprengan del espíritu scout. La cabaña está decorada con pósters con mensajes de paz y amor, unicornios, vaporosos caballos, Bambi, osos de peluche, y allí soportan unos cuantos vídeos de Walt Disney hasta que cae la noche. Esa escena está colgada en Youtube.


Escena de "Addams Family Values" (Barry Sonnenfeld, 1993)

La sonrisa de Miércoles al salir es escalofriante pero logra convencer al grupo de que cederá a hacer de Pocahontas en el Día de Acción de Gracias. En realidad sus intenciones son otras.
A pesar de lo mucho que se ha avanzado en desenmascarar las estrategias y los juegos de adoctrinamiento, parece todo inútil al lado del rodillo de la mala educación. A veces no me puedo creer que mis congéneres menores de 10 años, o una buena parte de ellas, estén abducidas por las princesas de Disney, Kitty y demás. Que me hago vieja lo prueba mi aversión o intolerancia a las playstations, o las wii, el wasap y, ya puesta a decir, a esos niños que necesitan tener una camiseta del Barça -o del Real Madrid- que en su versión oficial no baja de 80€.
Comprendo la manía que le tomaron algunas amigas de mi generación a los colegios de monjas porque yo tuve que soportar varios campamentos scout entre los 7 y los 12 años y aunque seguramente no fueron los peores posibles debo decir que pienso que conmigo no consiguieron nada. Ni una sola idea favorable a las que pretendían inculcarme caló en mí más que para ser aislada cuidadosamente como sé que hacen los desactivadores de bombas con un dispositivo explosivo: ni la fe en el esfuerzo, ni el catalanismo, ni la mística del trabajo cooperativo.  Aunque soy capaz de discernir lo poquito de bueno que tienen esas creencias, la vida me ha dado la razón o me ha apuntalado en mis errores. Ya se verá.

Charles Addams

(c)SafeCreative *1411112513248

No hay comentarios:

Publicar un comentario