20.5.15

La Purísima de Soult

En la octogésima primera primavera de mi madre

uscando una imagen de Santa Corona en la basílica de San Agatángelo en Elche di con la Inmaculada que tienen en la Parroquia de San Felipe Neri en Crevillent (Alicante). Por su enorme parecido con una imagen que tiene mi madre bastante más pequeña y porque en donde los de Crevillent explican que se llevaron la suya de Olot el año 1954, pude localizar el taller. Actualmente se conoce como Vayreda, Bassols, Casabó y Cía, S.L. pero trabajan desde 1880. La imagen (modelo A4) que hoy ofrecen en catálogo que guarda más parecido con la que tiene mi madre indica: "Imagen de la Purísima Concepción realizada en pasta cartón madera, con ojos de cristal y decorada a mano con pinturas al óleo. Se realiza por encargo y el plazo de entrega es de 6 semanas a partir de la confirmación." Cuesta 213,44 €. Hay otra por 940,17 € (modelo A449). Ambas indican "Murillo". Lo que seguramente hace variar tanto el precio es el tamaño, pero no lo sé ver. El catálogo de Vayreda, Bassols, Casabó y Cía poco tiene que ver con esas figuras de resina que en los bazares chinos se mezclan con gatos, brujas y budas. Hacen un muy buen trabajo.
El caso es que hace un tiempo mi madre me empezó a marear la perdiz con la Purísima para aquí y la Purísima para allá, siempre dándole vueltas al tema y haciendo aproximaciones, como es su costumbre. A veces le veo venir y le voy al trapo pero preferí en esta ocasión dejar que fuera avanzando lentamente en el tema, cosa que le llevó 4 o 5 visitas mías. Que si había sido de Don Pedro, el cura que la inició en el uso del Laxante Bescansa, que si podía tener 100 años porque se la habían regalado para su ordenación, que si era muy fina, que ya había intentado lavarla con leche, que es como se lavan las imágenes religiosas (?), que si supiera de algún sitio que la restaurasen, que esto y que lo otro. Al final le dije: "yo si quieres la llevo a un sitio que te presupuesten una restauración". A lo que me respondió: "Vale y te la regalo". Que quería decir "Te la regalo y la restauras", que tan tonta no soy. Entonces le respondí yo: "La restauras y me la das, jolín". "Bueno, pero ese es tu regalo de cumpleaños". "Está bien".
Finalmente cuando llegó el día de llevar la figura al taller de restauración la vieja se rajó, tuvo miedo. Así que le dije, nada, si quieres le hago unos arreglitos mínimos, a más no me atrevo. Esa pulsera de color verde metalizado que le enganchaste con esparadrapo va fuera y le rellenaré los agujeros antiguos con Aguaplast. Le haré una aura nueva con alambre dorado. Además le repintaré el pelo con una mezcla de tempera y pigmento Wilson, pero no tanto que parezca la Pantoja. Y las alas de los puti las volveré a dorar con titanlux que tengo para el pomo de la mesa de mi escritorio.
La nube sobre la que está la Virgen y de donde salen los puti, por no blanquearla mucho por que no pareciera nueva, la maticé con sombreados de gouache que fabriqué con azul cobalto, negro y blanco. La peana la "restauré" con un mejunje que hice con nogalina y goma arábiga. Al final con el mismo material pero con un poco de siena de mis acuarelas le arreglé la melena. No le toqué la cara, aunque le falta algo de la nariz, finísima. Ni las manos, también muy delicadas, De acuerdo con el catálogo de Vayreda los ojos están hechos de vidrio y de haberlo sabido entonces hubiera intentado limpiarlos un poco con ayuda de un bastoncillo de limpiar las orejas, pero ahora ya está.
Sudé lo indecible para no destrozar el trabajo original, lo pasé verdaderamente mal en algunos momentos a la vista de que en uno de ellos podía echar a perder algo tan sensible a la chapuza.
A diferencia del trabajo de la escritura, que puede ser corregido y expurgado, reordenado, todo lo que quieran, la tarea del pintor es tremenda en el sentido de que siempre llega un momento en que se puede echar a perder todo por un mal paso, por el exceso de un trazo o por cualquier calamidad. Claro está que seguro que en los artistas habrá quien evite esas situaciones y encuentre en el estilo un puerto seguro y en el trazo personal su aplomo. A veces un fallo nos hace encontradizo un hallazgo, de la misma manera que cuando al escribir y trastocársenos una palabra descubrimos anagramáticamente otra, algo que era esencial en la poesía latina.
*
La Inmaculada de Murillo, la de 1678 más o menos, es conocida como la de los Venerables (porque quien se la encargó a Murillo la donó al Hospital de los Sacerdotes Venerables, de Sevilla) o de Soult:
"Después, a lo largo del siglo XVIII, siguió gozando de gran popularidad en Sevilla y por ello no es de extrañar que fuese una de las pinturas que el mariscal Soult, durante la ocupación de la ciudad por las tropas francesas a partir de 1810, la incluyese dentro de la nómina de obras de arte a expoliar para su propia colección. En efecto, en 1813, Soult se llevó esta Inmaculada junto con otras importantes obras de Murillo a su mansión parisina, hecho que incrementó considerablemente la fama de la pintura. Por ello no sorprende que a mediados del siglo XIX esta obra fuese considerada como una de las más importantes creaciones de la historia del arte, ni tampoco que a la muerte del mariscal Soult se vendiese en París en pública subasta en 1852 alcanzando un remate de 615 300 francos oro, cifra que pagó el Musée du Louvre y que era en aquellos momentos la cantidad más elevada jamás pagada por una pintura. La presencia de esta Inmaculada en el Museo del Prado se debe a negociaciones realizadas entre el Gobierno español y el francés en 1941, merced a las cuales se acordó un intercambio artístico. Así el Prado cedió al Louvre un excepcional retrato de Doña Mariana de Austria, de Velázquez, a cambio de la Inmaculada de los Venerables." (Enciclopedia del MNP)
En otra versión, la wikipédica, se afirma que se intercambió por un lote en el que principalmente estaba la Dama de Elche.
Lo que nadie puede afirmar es que la Inmaculada (de Murillo, de los Venerables o de Soult) vuelva a Sevilla.

La Purificación de Vayreda antes de la "restauración"

Inmaculada de Soult (c. 1678) de Murillo, Museo del Prado


(c) Post registrado en SafeCreative *1505204137228