21.6.15

Meditating monkey

ecordarán un anuncio de Maxell que se dio en titular "Blown-away guy". Conoce muchas variantes, versiones y hasta parodias. En el original, del fotógrafo Steve Steigman, el sofá es de Le Corbusier y la copa de Martini. Parece que la versión del clip con la música cuya potencia era capaz de levantar una gran ráfaga de aire, en Reino Unido se sirvió posteriormente en vez de con la Cavalgata de Las Valkirias, con " Una noche en la montaña pelada" de Mussorgsky. Y he visto en algún vídeo que la copa en vez de ser de Martini es de vino tinto.
Hay otro anuncio también sobre audiocassettes que me parece que en España no se vio y que creo que puede datarse el 1987, en pleno apogeo del walkman. No conozco la canción que se supone escucha el macaco en su aparato. Recuerdo los walkman como los primeros aparatos que nos metimos en los bolsos y que tenían una cierta autonomía energética. Muy poca, porque iban con pilas (AA o AAA) y duraban poco. Con apenas uso el cassette empezaba a girar más despacio y ya no servía. Sin embargo, fue válido como avance de lo que luego sería el IPod y en general los dispositivos con mp3 y otros formatos mínimos. Los walkman permitían llevarse la música a todas partes, sin molestar, aislándose durante un trayecto, chutarse aliento durante una caminata o una carrera. En la actualidad cualquiera puede llevar una barbaridad de canciones en su tarjeta de memoria, por no decir nada del Spotify y otros recursos. Es posible oír el glissando de la Rapsody in blue de Gerswin trescientas veces seguidas sin que el soporte se resienta lo más mínimo, buscar una frase exacta de una de las 9 sinfonías de Beethoven en instantes, etcétera.
Y sin embargo nada más lejos de la idea del "meditating monkey" que ver un vagón de metro con prácticamente todo el mundo usando el móvil para el Whatsapp, Facebook, Twitter, Kindle, y todo tipo de servicios. Si hace un tiempo el walkman me evocaba la diálisis, pero en vez de renal auricular, ahora estos dispositivos usados así masivamente pero cada uno a lo suyo, me inspiran -tengo que reconocerlo- vergüenza. Cuando los monos están un ratito a lo suyo enseguida se quitan los parásitos los unos a los otros o se pelean o fornican. Nosotros somos más o menos igual, aunque no voy a decir en cual de las tres actividades clasificar el uso continuo de los celulares.
Como tengo el problema del "gusano de oído", aunque no siempre, evito escuchar música a través de auriculares, porque ya observé que la incidencia es mayor que oyendo la música con altavoz. Pero sí que los uso para escuchar puntualmente la radio o alguna grabación en uno de esos idiomas que pretendo practicar. También consulto el móvil en la calle para una aplicación que informa de la llegada del próximo autobús y los tiempos. Si veo que perdí mi autobús elijo el metro. Si recibo un mensaje lo contesto, siempre que sea fácil y lleve puestas las gafas. En otro caso no. Pero tengo la sensación de que a mi alrededor se usan los móviles frenéticamente. Pienso que algún día se cansarán.

Blown-away Man (Steve Steigman, 1978)

Anuncio del walkman de Sony ("Meditating monkey")

Aviso
De ahora en adelante no enlazaré los posts, tal y como venía haciendo, en LinkedIn y en Twitter. En mi experiencia he observado que si no lo hago recibiré menos visitas. Pero, sin caer en ser desagradecida, he observado que a veces me marcaban como "FAV" un post que apenas hacía dos segundos que había anunciado y que por lo tanto es imposible ni con la mejor técnica de lectura rápida que se hubiera podido no ya leer sino ni siquiera ver. Sé que entre mis followers hay personas que leen y que incluso publican aquello de "Lectura imprescindible...", "Magnífico artículo..." y "Excelente post de...", aunque por supuesto siempre es para referirse a otros escritores. Esto es legítimo y además natural, pero acabó mellando totalmente la confianza en mi impacto. Como ha pasado mucho tiempo como para poderlo aseverar, no se puede decir que no lo he intentado.
Por lo tanto, a partir de ahora estaré simplemente en el Álbum del tiempo y menos en los otros blogs que tengo abiertos en esta misma plataforma. Este es mi sitio principal y a pesar de que soy consciente de su escaso interés a mi me sigue interesando como el primer día.  

(c) Post registrado en Safe-Creative *1506214409947