12.6.15

The elephant in the room

"Banksy, en 2006, presentó su primera exposición en Los Ángeles en la que la pieza central era un elefante vivo decorado y un cartel en el que se podía leer. «Hay un elefante en la habitación que todos estamos ignorando que dos billones de personas están viviendo todavía bajo el umbral de la pobreza»."

En la exposición a la que refería el ABC de 2013, un elefante vivo de 37 años iba pintado completamente con maquillaje no tóxico para niños de color rosa magenta y dorado. Con todo, los activistas de la justicia animal consiguieron que el elefante fuera librado de ese tormento al segundo día de la exposición, cosa que me parece más que bien. Sin por ello despreciar la campaña, pienso que se podría haber conseguido lo mismo sin buscar ese efecto de parecido entre las paredes del decorado y el aspecto del elefante. Hubieramos entendido igual la idea, sobre todo los anglosajones, que tienen ese modismo -"Un elefante en el salón"- para referirse a problemas obvios de los que nadie quiere hablar por ser embarazosos o difíciles.  Un elefante en el salón no llega a ser un tabú ni tampoco el vestido nuevo del emperador, pero guarda relación, sobre todo por es esfuerzo denodado que se hace por ignorar algo cuyo silencio es atronador y no ensordecedor.
Supongo que a veces hay temas que se prefieren ignorar para ver si se "reabsorben" o esfuman en sí mismos. También puede ocurrir que lo difícil sea (Juan 8, 1-11) "tirar la primera piedra". Aunque con ella Jesús de Nazaret se refería al linchamiento de una mujer adúltera. Está claro que es o era difícil distinguir qué piedra había sido fatal y entonces el castigo quedaba repartido entre todos menos el ejecutado, que lo recibía multiplicado y prolongadamente. Supongo por el contrario que si alguien señala el elefante en el salón lo que se suele hacer es también ignorarlo o darle a entender que el elefante solo lo ve quien dice verlo. Es un problema de pereza, de cobardía, pero también de no saber si podremos manejar lo que puede llegar a continuación de abrir un tema. No es indiferencia.
A veces es difícil decir en el momento oportuno y con palabras adecuadas algo que no empeore las cosas cuando ya son complicadas. Yo creo que vale la pena intentarlo. Y es que un elefante africano puede llegar a pesar más de 6000 kilos.

Viñeta de Dan Piraro (Bizarro)

(c) Post registrado en SafeCreative *1506124319022