18.10.17

La ciudad de las fachadas

"La especial megalomanía colectiva o social
 de que está enferma Barcelona, les lleva a la obligada
 consecuencia de la megalomanía, a un delirio de
 persecuciones también colectivo y social.
 Y así hablan de odio a Cataluña, y se empeñan
 en ver en buena parte de los restantes españoles una
 ojeriza hacia ellos, hacia los catalanes -más bien
 los barceloneses-, estimándolo acaso hijo de envidia.
 Y tal odio no existe. No existe el odio a Cataluña, 
ni a Barcelona, ni existe la envidia tampoco. 
Lo que hay es que los españoles de las demás
 regiones han estado constantemente ponderando y exaltando la
laboriosidad e industriosidad
 de los catalanes -son los demás españoles los que han
 hecho el dicho de: «Los catalanes, 
de las piedras sacan panes»-, y con esto
 les ha recalentado y excitado esa nativa vanidad
 que con tanta fuerza arraiga y crece bajo el 
sol del Mediterráneo. Y esa vanidad, esa petulante 
jactancia y jactanciosa petulancia que se masca
 en el aire de Barcelona, hace que las gentes
 sencillas y modestas -el castellano, a vuelta de otros 
defectos, es sencillo y es modesto hasta
 en su altivez-, al encontrarse en aquel ambiente
 de agresiva petulancia, se sientan heridas y molestas…"
Miguel de Unamuno, Artículo (*)




a verdad es que no conozco ni poco ni mucho la obra de Miguel de Unamuno, aunque he leído hasta su poesía, que ya son ganas. También desconozco bastante su vida ni nada que me permita determinar las razones que le llevaron a emitir un juicio tan áspero hacia los catalanes. Conozco algo de lo que dijo Pío Baroja sobre la arquitectura modernista y todo ello me hace sospechar —aunque me temo que con algo de apremio y poco fundamento— que posiblemente los noventayochistas hablaban sin inhibición alguna de lo que les parecía. Es un terreno movedizo, o minado, o escarpado. O todo a la vez. Además no estoy segura de que tenga validez todo para todos ni todos para todo. Pero la cita tiene valor por dos razones: una, como testimonio de que el llamado "victimismo" viene de tiempo atrás y, dos, que el problema es interpretable como una mezcla de susceptibilidad y vanidad. 
Quisiera tener no ya el don de la palabra, sino la prudencia con que por ejemplo escribió Pedro Laín Entralgo A qué llamamos España, cuando al referirse a los gallegos no elude mencionar "la desconfianza, el recelo, el habitual «vivir a la defensiva» de tantos de ellos". Y sin embargo a pesar de la dificultad e inanidad que entraña caracterizar una persona o un pueblo, seguimos haciéndolo porque pensamos que eso nos ayudará a entender o nos desengañará de algún error o tópico. 
*
Me enteré ayer de que el inspirador de la Assemblea Nacional de Catalunya (ANC) es desde hace un tiempo Gene Sharp y su jiu-jitsu político y una revolución de todos los colores, que preconiza una acción o resistencia no violenta contra los regímenes autoritarios. La cuestión o la perversión del jiu-jitsu es que en el caso de Cataluña se prolonga como una gota malaya y se estira, y se da en unas circunstancias en las que se funde con el populismo, se ejerce desde un poder desviado, y se vale de bulos y postverdades persistentes. Cuesta creer desde dentro de Cataluña que se hable de opresión y de que falta la libertad de expresión con cuatro televisiones públicas que forman junto con las emisoras radiofónicas un tejido propagandístico, por no hablar de todo el entramado de las instituciones, las universidades locales, los periódicos y las editoriales que recibieron y/o reciben subvenciones cuantiosas y frecuentes.
El producto o difusión más reciente de Òmnium Cultural, el vídeo Help Catalonia hoy ha desaparecido de Youtube. Enlazo pues el vídeo cargado por La Vanguardia. A pesar de que los independentistas se han visto tocados por la emotividad de la actriz y por las imágenes presentadas sobre la violencia opresora de las fuerzas de seguridad del Estado, los que tenemos otros gustos y disgustos vemos con preocupación ese despilfarro de bobadas y mentiras. Por si nuestro desacuerdo en lo estético y en lo ético fuera insuficiente, algo que no merece perder el tiempo demostrar, a eso de mediodía se vino a sumar la certeza de que el vídeo era una copia de otro vídeo del mismo género que se llamó "I'm a Ukrainian" (2014), basado a su vez en otro vídeo viral, Kony 2012, sobre el criminal de guerra ugandés Joseph Kony. Pero lo de Kony ha obtenido solo en Youtube 101.759.873 visualizaciones y tiene una duración de casi 30 minutos, mientras que el de la independentista tiene una duración de 3 minutos y 27 segundos. Hasta tiene imágenes de manifestaciones en Galicia. El gesto compungido de la actriz no ha impedido que muchos usuarios de las redes sociales reportaran el vídeo por incitación al odio o por falsedad. Creo que esa es la razón por la que ya no aparece en la cuenta de Youtube de Òmnium Cultural. No es que lo hayan retirado, simplemente es que Youtube lo ha eliminado tal vez a consecuencia de las denuncias recibidas.
La falta de originalidad del imaginario y las performances separatistas lejos de alertar a sus simpatizantes, parece cargarlos de razón, como si invocar los nombres de Nelson Mandela, Mahatma Gandhi y Martin Luther King o hasta incluso recurrir a ídolos menores como Julian Assange, Arnaldo Otegui, Rigoberta Menchú y Yoko Ono, fuera tanto como imbuirse de las esencias revolucionarias y armarse de su prestigio indudable o dudoso.
En el extremo opuesto de las campañas de los brazos civiles del supremacismo está el separatismo vasco, que yo diría que prescinde de la propaganda y de los happenings lúdicos, pero que ha dejado padres sin hijos e hijos sin padres en cifras de terror y desconsuelo que no podemos ni debemos olvidar. Naturalmente es peor cualquier atentado terrorista que llenar la Avenida Diagonal de cera hasta hacerla intransitable. Pero el resultado a largo plazo y sostenidamente es el mismo, la fractura social.
*
Me aconsejan que no opine y no porque mi opinión no interese o no importe, que también, sino porque se teme que me gane alguna enemistad o que me pueda perjudicar económicamente. Si soy sincera, creo que la discreción me ha evitado enfrentamientos pero no me ha asegurado ninguna ventaja. Gran parte del éxito de la multitudinaria manifestación del pasado 8 de octubre, convocada por Societat Civil Catalana, se debió en gran proporción al hartazgo, a la alarma y a la higiene elemental de no callar más y ventilarse. Naturalmente se hizo desde el respeto.
¿Y sobre los amigos? Mientras la cosa se mantenía en el terreno de sus opiniones, bien. Pero cuando ya se va a votar en un referéndum ilegal en el que además hubo fraude de cabo a rabo, no hay más que hablar.
Los que nos llaman "fachas" a los que preferimos la convivencia en España y en Europa es bien seguro que desconocerán que Unamuno llamaba a Barcelona "la ciudad de las fachadas": "Y en esta espléndida ciudad, de magníficas fachadas, que parecen construídas para asombrar y deslumbrar a los visitantes y huéspedes, el tifus hace estragos por falta de un buen sistema de desagüe. Y ello se comprende: las fachadas se ven, desde luego; el alcantarillado no".

Cat person. Óleo de Shaun Tan

____
(*) Copio mi cita de la de El adelantado. También he visto el artículo en el libro del cronista Permanyer, Cites i testimonis sobre Barcelona : la ciutat viscuda i jutjada per personatges no catalans al llarg de 2.000 anys.

(c)SafeCreative *1710184599793

17.10.17

Mors osculi

e comenta una amiga que estos días se contenta con algún ratito de silencio y que, contra lo que suele ser lo normal, está deseando salir de viaje de trabajo , aunque sea a Bruselas. Le advierto que seguro que allí hay estelades. Ayer fue un día muy difícil. Empezamos con los incendios en Portugal, Galicia, Castilla y León, y Asturias. Después anduvimos pendientes de cual era la respuesta de Carles Puigdemont al requerimiento del Consejo de Ministros, que no por previsible dejaba de tenernos en vilo. A media mañana la fiscalía del caso del mayor Trapero avanzó que no habría cárcel para él, cosa que a las 6 se confirmó a pesar de que hubo alguna vacilación un par de horas antes. Hubo que esperar a la hora de la cena para conocer la noticia de que se había sentenciado prisión sin fianza para Jordi Cuixart (presidente de Òmnium Cultural) y Jordi Sànchez (presidente de la Assemblea Nacional de Catalunya), por los sucesos del 20 de septiembre y el 1 de octubre. 
Como era de esperar, la cacerolada sonó incluso antes de la hora habitual y empezó a sonar en mi barrio a eso de las nueve y media, y se prolongó más de media hora. Naturalmente los dos Jordis habían dejado los dispositivos de protesta en marcha. Como la cacerolada que llegaba a mi casa llegaba como en capas, unas más lejanas y otras más cercanas, daba la impresión de que cencerreaba un rebaño ovino que entraba al redil. Aunque la sensación acústica desprovista de angustia era esa, la furia de quienes golpeaban el metal dejaba otras impresiones. Me imagino que los que siempre han sido movilizados por Òmnium y la ANC, al ver al presidente de la Generalitat que no se determina y al ver a dos líderes en prisión, han ido ahondando en la frustración de no ver avanzar un proceso que presumían más fluido y más diligente. Y todos sabemos que la frustración o su reacción no suelen ser livianas ni apacibles. De hecho, yo me pasé las dos horas que transcurrieron entre la sentencia a Trapero y las de Cuixart y Sànchez, defendiendo que tal vez el encarcelamiento de Trapero podría haber desatado tumultos.
La primera parte de la tarde la pasé en el Cementerio de Poble Nou, que existe desde 1775. Su sección neoclásica tiene un cierto encanto y valor arquitectónico. Se encuentra en el lado opuesto de la entrada actual y la rodean arcos-capillas elevados sobre el espacio donde están los panteones, algunos de ellos de gusto gótico y con estatuas que el tiempo, el sol y la lluvia han ido transformando. Pero la estatua más conocida del cementerio de Poble Nou es de mármol y se encuentra en el departamento III. Se dice que aunque es obra del taller de Jaume Barba la ejecutó Joan Fontbernat. "El beso de la muerte" preside la tumba de Josep Llaudet Soler y la encargó a la muerte de su hijo, de 30 años. En la base de la escultura constan unos versos de Jacint Verdaguer: "Mes són cor jovenívol no Pot més; a ses venes la Sanch s'atura i glaça i l'esma perduda amb la fe s'abraça sentint-se caure de la mort al bes".
La escultura de Barba-Fontbernat de 1930 se basa en un relieve que hay en Il Monumentale de Milán, sobre la tumba de la familia Marani, obra de Ercole Mentasti. Hay una fotografía en Piscolabis Librorum.
Ayer lucía un sol esplendoroso, y las imágenes salieron demasiado iluminadas, y no pude tomar más fotografías que las que hoy publico porque me costó encontrar la escultura y cuando la encontré faltaba poco tiempo para que cerraran el cementerio. Sin embargo creo que se puede captar la fuerza de lo que transmite. El cuerpo bello exánime de un joven y un esqueleto alado que lo sostiene con pasión y lo besa. La muerte, de espaldas, por lo menos a mí me inspira una cierta repugnancia. Las alas son pavorosas. Y eso que a mí me suelen gustar los esqueletos, pero este es ciertamente macabro. Por algunos minutos me olvidé del todo de lo que ocurría en nuestro mundo de los vivos y la pureza que nos falta en las escuelas y en el mar o las montañas, la encuentro siempre que voy a una necrópolis. Pureza y paz.

(c)SafeCreative 1710174587335

(c)SafeCreative 1710174587328

(c)SafeCreative 1710174587311


(c)SafeCreative 1710174587304

(c)SafeCreative 1710174587298

(c)SafeCreative 1710174587533