31.10.14

Pobres ricos

enemos a nuestra disposición un documento sobre la Distribución territorial de la renta familiar en Barcelona en el que en definitiva es posible apreciar cómo el distrito más pobre de Barcelona es el de Nou Barris y el más rico el de Sarrià-Sant Gervasi. Nada que nos sorprenda, a no ser que al ver concretados en números lo que la realidad impone de una forma más arcana y compleja, nos deje caer todo el peso del esquematismo numérico.
¿Somos conscientes de que a menudo nos movemos en terrenos de naturaleza diversa, como el que ahora he intentado mostrar? Es decir, lo mismo que una cosa son los números y otra es lo que representan, aunque los números sean tan endemoniadamente precisos y trasmisibles, también hay una forma de representarnos la realidad que durante mucho tiempo encontró su refugio en el lenguaje connotativo de la literatura, especialmente en la poesía. 
Me he convertido en una especie de cascarrabias y entre otras cosas advierto que la "literatura" que a veces se asoma a los programas de radio de constantemente suenan en mi casa -sea cual sea la antena- apenas nada tiene que ver con la literatura que yo siempre he necesitado como agua de mayo para vivir. Me refiere a una autora que hace cosa de unos diez días hablaba de su novela sobre El Greco. Ha habido muchas, por lo que el hecho de que no sepa su nombre ni vea la manera de recabarlo, me obliga a aclarar por lo menos que no era Ana Rodríguez Fischer, que fue profesora de esta servidora en la Universidad de Barcelona, de literatura española del siglo XVIII si mal no recuerdo. Muy buena, por cierto. No, se trataba de una escritora que no hacía más que emplear la palabra "crecimiento", como si estuviera abducida por las terapias psicológicas transpersonales y demás. Que dijera más de 10 veces la palabra "crecimiento" en una entrevista de apenas 4 o 5 minutos, en cualquier caso breve, a mí me indicaba además de una especie de atascamiento existencial, un empobrecimiento léxico notable, cosa que no dice mucho de una escritora. O que padecía algo de pánico escénico.
Ayer en Onda Cero hablaba Santiago Posteguillo, profesor de universidad y autor de varias novelas históricas y promotor ese tipo de clases con que los profesores de estirpe estadounidense pretende animar con happenings e ideas extravagantes y muy lúdicas sobre el quehacer literario. Por su forma de hablar ya se dejaba caer que ha sido reconocido no solo en su labor como filólogo sino también en su obra literaria, no ya por los premios con los que se suele otorgar validez a las bellas letras, incluso los secundarios, sino porque ha obtenido muchas ventas e incluso comentó que ha conseguido introducir el gusto por la novela histórica de tema romano en Hispanoamérica, cosa que es de mucho mérito. Y sin embargo, aunque una se alegra de los éxitos de los prójimos, debo aclarar que ni sus clases ni sus novelas me inspiraron el más mínimo interés. Todo lo contrario.
Antes de ayer, en Los minutos sin gloria, me refería a una soflama de Gregorio Morán contra Eduardo Haro Tecglen de cuerpo presente o apenas muerto. No me gustan esos escritos y por eso no me gusta tener que referirme a Santiago Posteguillo o, por poner otro ejemplo, a  Javier Gomá, lo más parecido a Tamara Falcó pero en CEO pomposo. No me gusta hablar mal de los prójimos. Pero es difícil sentir a estos personajes como prójimos. Que a Gomá se le presente como "filósofo" me causa desconcierto y una cierta indignación. Estoy pensando en Victòria Camps, que se presenta como "catedrática de Filosofia" aunque también tiene muchas publicaciones y pienso que un rango académico mayor. 
Permítanme que sea por una vez breve: para poder decir que uno es filósofo tiene que haber hecho algo por la Filosofía. Y eso sirve para la Filología y para algunas otras disciplinas más. No tanto para los oficios.
Estoy tan convencida de que nunca ni Santiago Posteguillo ni Javier Gomá, cada cual en su género, repararán en mí como de que en los próximos 20 años no se revertirán las cifras de la renta en Barcelona y de que Sarrià-Sant Gervasi seguirá teniendo rentas altas y Nou Barris bajas. Incluso podrá ser que las de los primeros se incrementarán mientras que las de los últimos aún bajen más.  Pero si algún día estos buenos señores reparasen en mí, que no, seguramente no les diría nada. En una de sus extravagancias inertes Posteguillo le ha hecho leer el Quijote a Frankenstein, y sin embargo para mí coincidir en el mismo lugar con cualquiera de estos dos lechuguinos -Posteguillo y Gomá- sería como si Bugs Bunny se encontrara con el Oso Yogui, siendo como son criaturas de diferentes ficciones.
Por el camino que llevamos no saldrá otro Lazarillo de Tormes ni de carambola.


Fuente: http://opendata.bcn.cat/opendata/ca/catalog/RENDA

Una foto de Nou Barris

(c)SafeCreative *1410312435060

30.10.14

Las sombras

"Entonces cada persona hacia una señal a su masa para no confundir los panes que se iban a meter al horno. Unas por medio de un hierro parecido al de las reses, pero en pequeño, hacían su señal, con una letra, o con lo que tuviera diseñado en el hierro. Las que no tenían, hacían una señal con dos dedos, o un rebaje en la esquina de la masa.
Cuando estaba aclarado el que correspondía a cada una, por medio de palas se introducía en el horno.
El pan una vez hecho, lo llevaban a casa y lo conservaban en artesas tapado con un tendido de lana. Este pan podía durar sin estropearse hasta 8 días."
"El horno" (Caracenilla, Cuenca)


uando yo era pequeña y pasaba el verano en Fisterra (La Coruña), a veces mi abuela o mi tía hacían una empanada. Veía el proceso de su preparación como todo un acontecimiento. Creo que la obsesión de las gallegas con el punto de la masa solo es comparable al de los valencianos por sus puntos del arroz, y comprendo que no es algo  de lo que despreocuparse porque cambia mucho una masa de otra masa solo algo mejor. La cocina de mi abuela Pepita era tan minúscula que el acontecimiento suponía una reorganización de su pequeño dominio y buena. Por hacerme los "honores" culminaban la faena modelando unos palitos con los que fabricaban una eme con la que identificaban la empanada antes de que yo la llevara a la tahona. Me figuro que en la actualidad todo el mundo tiene un buen horno, incluso eléctrico, con todo tipo de funciones y potencias y autolimpiado y grill y en fin de todo. Pero hasta no hace tanto lo normal era llevar la empanada a la tahona y en épocas anteriores, tal y como recojo en la cita sobre Caracenilla, se llevaba el pan que se amasaba en las casas. De ahí en definitiva provienen las marcas del pan.
Y algo parecido ocurría con el ganado y con los enseres de los marineros. Es el caso de las "marcas dos mariñeiros" de A Guarda, en Pontevedra, con las que señalaban la propiedad de sus aparejos y demás. Hay algunos signos que me recuerdan al alfabeto cirílico croata, del cual apenas tengo la más ligera idea. Son marcas muy esquemáticas y que nos hacen sospechar que estarían pensadas para no poder ser transformadas (a favor de un "nuevo" propietario). 
Una vez que ingresaron a mi padre en una clínica para ajustarle la medicación, tuve que marcar sus pañuelos. Mi padre usaba los pañuelos de paño y usaba muchos (cosa de diez pañuelos diariamente), así que mi madre pertrechó cosa de cien pañuelos que yo tuve que marcar con ayuda de un rotulador de tinta permanente negro. Escribí cosa de cien veces "Domínguez" y ahora me doy cuenta de que nos hubiéramos evitado tanto trabajo si nos hubieran permitido substituir un apellido tan largo por una marquita. El caso es que al cabo de un mes se murió y todos los pañuelos, esos y otros tantos, junto con toda su ropa prácticamente, fueron a parar al Cottolengo
Hace unos años entre los artículos de fiesta destaca, siempre a mi entender, esas señales que se usan para distinguir los vasos de cada cual. Y el terreno de la personalización de cuanto se nos ocurra es ilimitado, especialmente en un mundo en el que hay tantos objetos y tanta personalización. 
Pero lo que siempre me ha fascinado no han sido ni los pelos ni las señales, ni las huellas, ni los sellos ni la escritura. Lo que más me ha fascinado han sido las sombras. Nada nos representa tan bien en el espacio y en el tiempo como nuestra sombra.

Tošo Dabac. Pod Zidom Street, 1939

(c)SafeCreative *1410302427891

29.10.14

Los minutos sin gloria

Leo un tuit de un conocido periodista:
"Nature Communications: investigadores asturianos hallan gen cuya mutación causa muerte súbita http://www.lne.es/sociedad-cultura/2014/10/29/investigadores-asturianos-identifican-gen-cuyas/1663365.html … http://www.nature.com /ncomms/2014/141029/ncomms6326/full/ncomms6326.html ". El titular de procedencia (que obviamente está acortado en el tuit) dice "Investigadores asturianos identifican un gen cuyas mutaciones causan muerte súbita". No sé si perciben la diferencia que hay entre "(el) gen" y "un gen".  el equipo de investigadores asturianos indica en el resumen del artículo de la publicación científica donde han dado a conocer el hallazgo: "Mutations in different genes encoding sarcomeric proteins are responsible for 50–60% of familial cases of hypertrophic cardiomyopathy (HCM)". Es decir, para no cansarles, los investigadores han logrado identificar un gen causante de una de las formas de cardiomiopatía hipertrófica, que es una de las enfermedades causantes de la muerte súbita. Solo un 50% de los pacientes que presentan la enfermedad presentan también una mutación en el FLNC. La aplicación clínica de la investigación supone que a las personas a las que se les identifique una mutación en FLNC (gracias a que ya hubo un caso en su familia) podrán recibir una atención preventiva e incluso les podrá ser implantado un desfibrilador. Por lo tanto, los investigadores asturianos no han hallado el gen cuya mutación causa muerte súbita.
Con todo ese pedazo de párrafo solo pretendo señalar que la gloria del tuit, su brevedad, puede verse amenazada por la prisa. Hay tantas noticias adversas y desazonadoras que el hecho de poder introducir alguna primicia con algún logro de nuestro país debe de poner en marcha los músculos más cortos, reflejos e inquietos. Si hay periodismo de divulgación científica es porque hay una demanda y porque exige una preparación. La mínima sería la de distinguir las investigaciones que funcionan en ratas de las que ya funcionan en humanos. Pero ahí no está todo.
Yo no sé si ustedes se acordarán de cuando se lanzaban en la radio canciones que eran el corte principal de un nuevo disco. Entonces de repente el cantante o la cantante salían en un par de emisoras (en las que hacía cosa de dos años que no aparecían), en la prensa que antes llamábamos escrita, en la TV, según. Según lo que se había pagado, no les quepa la menor duda. Que también algunas veces se les invitara sin obedecer a campañas, también es obvio. Incluso pagándoles. Pero unas veces se paga y otras se cobra. No hace falta que digamos ni cuando ni por qué.
En las instituciones donde se promueven y se realizan investigaciones científicas hay una partida para salir en los medios. Cuanto mayor y más pudiente es la institución, mayor serán sus recursos para dedicarlos a  la divulgación. También podríamos señalar, aunque ese es otro tema, que pudiera ser que una institución pública usara esos recursos para premiar o castigar a determinados investigadores, necesiten o no ese incentivo. Es decir, podría ser que en un determinado hospital se le diera mucho autobombo bien temperado a la anorexia y sin embargo nada se hiciera por difundir la labor de quienes trabajan en la inmunosupresión de los pacientes con hígado trasplantado o la de los que tratan los enfermos con esclerosis múltiple. De todas maneras no está de más decir que el trabajo del equipo del Dr. López-Otín es digno de admiración.
*
Releía esta mañana aquel opúsculo que se publicó a mediados de los noventa sobre La fiesta: De las Saturnales a Woodstock. En concreto, la última contribución, "Una nación por tres días. Sonido y delirio en Woodstock", de Uwe Schmitt. De todo cuanto releía lo que más me interesaba era saber si el autor había estado en Woodstock. Nada dice y por lo tanto doy en pensar que no estuvo. De hecho Uwe Schmitt nació el año 1955 y por lo tanto tenía apenas 14 años cuando se hizo el festival. Hay un Uwe Schmidt con "d" conocido como Míster Coconut, que nació en 1968. Queramos o no, no es lo mismo hablar de Woodstock sin haber estado que habiendo estado. La Wikipedia aún me confunde más: "Woodstock congregó a 400.500 espectadores aunque 500.000 dicen haber estado allí. La organización esperaba 60.000 mientras que el número de personas que calculó la policía de Nueva York era 6.000, y se estima que 250.000 no pudieron llegar. La entrada costaba 18 dólares para los 3 días."  No sé donde leí que de los 400.500 espectadores muchos se colaron sin pagar.
Claro, claro, ustedes dirán, ¿y qué más dará cuántos fueron o cuántos de los que dijeron haber ido no fueron o cuántos de los que dijeron no haber ido fueron? Bueno, pues a mí me interesa. Como me interesa todo cuanto imperceptiblemente se convierte en una especie de sonsonete y luego no es irreconocible para casi nadie que en realidad lo vivió. Y dirán ustedes, "ah, ¿pero el haber vivido un acontecimiento nos acredita para dar fe de lo que allí ocurrió?. La respuesta ya la saben. El tuit del gen me recordaba a aquello del juego de los disparates.
*
Con un más que notable esfuerzo por mi parte he conseguido recordar esta tarde el nombre de Eduardo Haro Tecglen. A principios de este siglo me vi teniéndolo que escuchar en la radio algunas tardes porque un compañero de mi trabajo lo seguía. Pienso que hablaba de la TV, como luego hizo Monegal, y que era en la Cadena Ser. Toda la tarde sufría el hilo musical, pero hacia las 7 creo recordar además tenía que oír las soflamas de Eduardo Haro Tecglen, que me resultaban más viejas que el hilo negro. Ahora, si ustedes lo buscan en Google, verán que obtienen como primer resultado la Wikipedia (estaba cantado puesto que la Wikipedia es de Google). El segundo es un sitio web que le hizo su familia. El tercero un artículo de Gregorio Morán, de aquellos que hay que leer con el estómago si no lleno por lo menos bien tapizado: "Las vilezas de Eduardo Haro Tecglen podrían figurar en la enciclopedia de la infamia". Con estos tres enlaces y en ese orden tendríamos para una semana, pero creo que solo vale la pena reparar en ellos como ejemplo del tempus fugit, del fama volat y del "Júntate a los buenos y serás uno de ellos".


(c) Post amparado bajo una licencia SafeCreative *1410292422197

26.10.14

Una de taninos

A Alba Santiago
"Elaborado con las variedades Garnacha (cuyo origen está en Cariñena) y tempranillo, procedente de viñedos situados a 600 m. de altitud, cuyo microclima permite conseguir una uva rica en fruta y taninos. NOTA DE CATA: color cereza intenso con borde de teja, es un vino elegante y sabroso con notas cremosas de la crianza en barrica de roble sobre fondo de fruta madura, SERVICIO: Servir a 18º C. Ideal para acompañar asados, caza o quesos fuertes".
Etiqueta del Torrelongares Reserva 2009
"Su paisaje, caracterizado por su llano suelo, de tonalidad ocre y rojiza, cuya policromía se enciende con el verdor de los majuelos, se extiende bajo la presidencia de la Sierra de Algairén".
Longares (Wikipedia)

ropeles aparte, para ser un país que bebe y vende mucho vino, cuesta encontrar gente que no sea del ramo y que tenga unos fundamentos básicos de Enología. En los últimos años el común ya hemos aprendido algo sobre denominaciones de origen, pero no tanto sobre variedades de uva. Es difícil para una ignorante como yo substraerse a no relacionar este cariñena de Longares con un Penedés. Y tal vez, siempre dentro de mi ignorancia,  esto es porque hay vinos tintos de Penedés que comparten la garnacha y la uva tempranillo.
Otros terrenos en los que me he ido aproximando en los últimos años, como la botánica y la gemología, no son tan complicados como este de la enología porque aunque en los minerales hay fiascos, las piedras son por lo general estables. Alguna amatista me ha cambiado de color, se ha aclarado, o un cuarzo rosa puede ver modificada su transparencia. Pero lo que siempre me ha resultado incomprensible es que cuando una botella de vino en un supermercado es tan diferente de la que está a su lado, a pesar de que el etiquetado sea idéntico. Y no me refiero a un vino blanco, que siempre es más inestable. Si alguna vez dije aquí que la pizza capricciosa como la paella valenciana son platos solares, también puedo decir aquí que el vino es meteórico. Y no estoy pensando en un producto que salió de las bodegas de Tremonte en Chile, cuyo vino maduraba con un meteorito. No, me refiero a la atmósfera e incluso a las estrellas que rodean nuestro mundo. Incomprensiblemente aún hay tiendas que tienen sus vinos al sol.
Hace tiempo hice una prueba a ver si la gente común y la poco común sabía cómo se hacía el vino blanco y el vino tinto. La conclusión fue que la mayor parte de las personas decían que el vino blanco se hace con uva blanca y el vino tinto con uva tinta. No solo decían esto sino que intentar explicarles otra cosa, la verdad, era o fue poco menos que descabellado. Pocas personas saben que el vino blanco se puede hacer tanto con uva blanca como con uva negra y que en el tinto se usa el hollejo de la uva. La fermentación con los hollejos (la piel de la uva) es necesaria para que el vino adquiera el color rojizo.
Otra cuestión que la gente común suele ignorar, en los dos sentidos de la palabra ignorar, es qué es un crianza, un reserva y un gran reserva, pero se puede vivir sin ello, siempre que esté uno dispuesto a pagar la diferencia a pie juntillas, de la misma manera que pagamos por muchas otras cosas sin ser capaces de justificar su valor. No sé si por pedagogía o emblemáticamente, la etiqueta del Torrelongares Reserva 2009 lleva un pedazo de madera retorcida de una cepa o tal vez de la rama de un roble, pero que en cualquier caso trasmite un mensaje claro, telúrico y vegetal, tradicional y vivo al mismo tiempo.
Debe de ser la garnacha lo que le dio a la botella que me regalaron, y que ya hemos bebido, ese tirón de taninos, de mucho sabor y de alta graduación con que nos sobrecoge la primera copa. Una servidora es de segundas copas. La primera nunca me sirve, pero no porque necesite una condición enólica alta, sino porque el sabor me pide y me exige un proceso largo y asentado. Aunque en la etiqueta recomiendan la caza -cosa que ya indica un caldo de gran rotundidad y mucha estructura- yo lo he tomado con unos espárragos apenas asados y salpimentados, con un poco de aceite de oliva extra virgen, y queso muy curado manchego, el Garcia Baquero llamado viejo. Imposible saber cómo hubiera pegado, perdón, "maridado", con un patamulo, queso que ya ha desaparecido prácticamente de las tiendas de Barcelona. A no ser que aceptemos como patamulo una  porción de queso envasado al vacío no sabemos cuando ni por quién. Pienso que el Torrelongares también hubiera maridado bien con unos callos o un guiso de cuchara.
***
El año 2008 le atendí un meme a Soboro, del blog "Tres tristes tigres", desaparecido ya totalmente de la capa de la blogosfera que nos ocupa. En él me preguntaba qué bebida sería yo y respondí que cerveza o verdejo, según la estación. Aún no conocía el godello. Por aquel entonces estaba yo entusiasmada por el verdejillo de Rueda, que tan bien maridaba a mi entender con la pasta, con el arroz y hasta con la tortilla de patatas. Después el verdejo se puso de moda y empezaron a verse en todos los supermercados botellas que incluso habían adquirido un color ambarino (cuando el verdejo es, como dice su nombre, verde). Esa proliferación de botellas de Rueda la refrendó un aumento de precios intolerable (hasta el doble para la misma marca). Pero lo peor no fue ese cambio de estatus sino que empezaron a mezclarme la uva verdeja con Sauvignon blanc, uva que me empalaga y me provoca desazón existencial. Con la Sauvignon blanc, que por cierto se encuentra en muchos vinos de nuestras denominaciones de origen, me pasa como con aquel fondo de almendras amargas de muchos perfumes industriales con pretensiones. Me resultan químicos, sin personalidad, y me inspiran mal humor.
Esperemos que los vinos de Torrelongares triunfen (más), que lo merecen, pero que no sea para o por incorporar modas papanatistas. Y estoy pensando que antes de que pase el otoño he de probar otra botella, aunque solo Crianza, con unas setas. También con nueces o con chocolate. No todo junto.

25.10.14

Los enfermos silenciosos

With knowledge as
with the wolf's surliness,
the student studies
voluntarily, refusing to be less

than individual. He
"gives his opinion and then rests on it";
he renders service when there is
no reward, and is too reclusive for
some things to seem to touch
him, not because he
has no feeling but because he has so much. (*)

The student, Marianne Moore


oy hace 8 días que se hicieron carreras populares y demás en el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Entre mis ocho apellidos sólo ha habido un caso de cáncer de mama, de una hermana de mi padre, que falleció con apenas 50 años. Mi abuelo paterno padeció cáncer de pulmón y dos hermanas más de mi padre tumores cerebrales con afectación de la vista. Mi tía Nieves murió cuando yo tenía 2 años y mi tía Raquel cuando yo tenía veinticuatro. Creo que fue en el año 2008 cuando me diagnosticaron un cáncer de tiroides pero quedó en nada después de un año de pruebas y demás. Naturalmente una cosa es la incidencia familiar y cómo lo asimila cada cual y otra cosa son los datos epidemiológicos, que acostumbrar a devolvernos una realidad menos distorsionada por nuestro entorno inmediato.
Este es el caso modélico de la tabla que añado, con datos recogidos por la Sociedad Española de Oncología Médica en su informe Las cifras del cáncer en España : 2014. Tal y como yo intuía, el cáncer de mama no es ni por su incidencia ni por su prevalencia el primer cáncer en España, porque el peor -por decirlo así- es el colorrectal y a continuación aún le siguen el de próstata y el de pulmón. Habrá que decir algo que estadísticamente no tiene gran peso y es que el cáncer de mama en hombres es mucho más letal y que el cáncer de vejiga en mujeres también es más letal de lo que lo es en los hombres. Les remito al informe para ver la distribución por edades, sexos, supervivencia, etc. Porque lo que me interesa señalar es cómo los enfermos con cáncer del sexo masculino (2012: 135.954) no son aparentemente tan visibles como las enfermas (2012: 91.122). Los datos son de "incidencia", esto es de casos nuevos.



La primera vez que se celebró en nuestro país un Día mundial contra el Cáncer de Próstata fue en 2013 y no tengo noticia a día de hoy de libro alguno donde algún enfermo de próstata explique y depure su propia experiencia para ofrecerla como ejemplo de superación, "crecimiento personal", etcétera. Ni un solo libro. Ni un solo famoso nos ha explicado su lucha contra la enfermedad, hasta donde yo sé. Y sin embargo sobre el cáncer de mama se nos ocurren varios libros, varios anuncios de TV, infinidad de carreras populares y clases de zumba en la calle, campañas de lacitos rosa y hasta, saliéndonos de nuestras latitudes, actas ejemplares como el de la actriz Angelina Jolie, que por su alto riesgo de padecer cáncer de mama decidió mastectomizarse preventivamente. 
Creo yo que mucho tendrá que ver en el desnivel de la visibilidad del cáncer de mama y el de próstata varios factores, especialmente el de que el primero puede afectar a una pinza más joven que el de próstata y en mujeres que tienen hijos menores de edad o muy jóvenes. No fue el caso ni de la bailaora Cristina Hoyos ni el de la cantante Luz Casal, que no han sido madres. El cáncer testicular primario afecta a chicos jóvenes principalmente. Pero conviene desplazar la atención de las personas que hacen visible su enfermedad y hasta ofrecen su experiencia como ejemplo de superación y de conducta, y vamos a fijarla en el gran sector de hombres que padecen o han padecido cáncer de próstata en silencio, sin anuncios, sin asociaciones, sin campañas de prevención, sin grupos de apoyo, a pelo. Y eso que seguramente el cáncer de próstata que padecen los hombres también lo "padecen" aunque de otra manera sus compañeras sentimentales, pero no trasciende más allá de las paredes de su casa, su castillo.
La discriminación no viene por parte de la Medicina, que nos somete a las mujeres de mediana edad a los famosos screenings mamográficos y a los hombres a determinaciones de PSA. Es un tema de índole social o psicológica, lo que prefieran. Pero mi post simplemente pretende mostrar que el silencio de los enfermos de próstata no se justifica en el número de afectados o en que su cáncer sea menos cruento y deletéreo. Hace años como documentalista clínica tuve que leer muchos informes de prostatectomías radicales y de mastectomías radicales, por lo que más bien me inclino a pensar que las secuelas del primer tipo de intervención son más terribles para el tema de la autopercepción y ya no digamos para el de las funciones fisiológicas.
No estoy muy segura de si con todo esto quiero decir que los hombres hagan como las mujeres o de que las mujeres hagan como los hombres. 
*
Es probable -porque se puede probar- que toda esta efusión del domingo pasado y de banderas rosa ondeando al viento tiene su origen o inspiración en la forma de funcionar de la sanidad estadounidense, donde estas campañas con famosos incluidas son fundamentales para obtener fondos (ya que su sistema de salud no es público). También porque allí la línea entre lo público y lo privado está trazada en función de que las relaciones sociales funcionan de otra manera. Lo que va de la plaza pública al shopping mall es mucho. Pero mis amigos, con o,  con cáncer, poco hablaron y eso por cortesía, no por ganas.
*
Las llamadas "enfermedades negligidas" o "desatendidas" (<neglected), que la OMS ha determinado en 17 nos hacen pensar en la existencia de un tipo de dolencias parasitarias, infecciosas, que sea porque afectan a países poco desarrollados y con mucha pobreza, no se llegan afrontar como se debiera: la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis, el dengue, la frambesia tropical o la miasis no son tonterías. Con el aumento migratorio mundial hemos empezado a ver en España muchos casos de Chagas, causada por un parásito. Y el ébola ha llegado al primer mundo en su brote africano más virulento después de muchos años.

Loles León para la campaña Movember

___
"Con el conocimiento, como | con la hosquedad del lobo, | el estudioso estudia | voluntariamente, negándose a ser menos
que un individuo, | "Da su opinión y la mantiene"; | presta servicio cuando no hay | recompensa, y es demasiado solitario para | dar la impresión de que hay cosas que | le afectan, no porque no tenga | sentimientos, sino porque tiene demasiados.)"


(c)SafeCreative *1410252395929

23.10.14

Centros de gravedad permanente

Una vecchia bretone
con un cappello
e un ombrello di carta di riso e canna di bambù.
Capitani coraggiosi,
furbi contrabbandieri macedoni.

Gesuiti euclidei
vestiti come dei bonzi
per entrare a corte degli imperatori
della dinastia dei Ming.

Cerco un centro di gravità permanente
che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose sulla gente
Avrei bisogno di...

Per le strade di Pechino erano giorni di maggio
tra noi si scherzava a raccogliere ortiche
Non sopporto i cori russi, la musica finto rock la new wave italiana, il free
jazz punk inglese.
Neanche la nera africana.

Franco Battiato, "Centro di gravità permanente
(enlace a la traducción)

e resultó sorprendente que ayer miércoles, en un programa radiofónico matinal donde se hablaban de "chuches", todo el mundo se acordara de los chicles Bazoka pero por ejemplo no se acordara de los chicles Nina o los Cheiw. Que la memoria sea tan impredecible como la imaginación lo demuestra que una de las mujeres que participaron telefónicamente recordara haber "sucado" [mojado] pega dolça en sidral. La pega dolça, aunque la señora desconocía su nombre en español, es una especie de sucedáneo de la regaliz. Si en algún momento inmemorial se hizo con Glycyrrhiza glabra, después apenas tenía siquiera un ligero gusto o aroma y actualmente es una especie de goma elástica dulce presentada en palitos que nada tienen que ver con las raíces que se ofrecen tal cual en algunas tiendas de golosinas. Yo no he estado en Oriente Medio ni en Asia (aparte de en Turquía), pero me han hablado de que se puede ver a gente usando con fruición el miswak de arak, la raíz de la Salvadora persica, que se usa para cepillarse los dientes. 
El sidral Bragulat que enlazo debe ser el de sus últimos años, porque durante mucho tiempo lo había solo de naranja o de limón, aunque después se sirvió en potecitos de plástico donde era factible al menos para un niño introducir la lengua y adormecerla con la reacción efervescente de aquel preparado. Yo no he probado los Peta-Zetas, y no sé si como la señora que dije alguien lo ha tomado "sucando" una varita de sucedáneo de regaliz. Mascar un chicle Bazoka entrañaba una cierta dificultad. En su presentación cilíndrica presentaba dos surcos y eso permitía cortarlos como si fueran chorizo y así poder acometer su mascado con un cierto éxito, porque introducirse un chicle Bazoka en la boca era una experiencia muy próxima a la muerte por asfixia e inmovilización de la boca. La consistencia del Bazoka sufría un proceso que empezaba en la suela de zapatos , con la dureza de los tendones de un caballo, y acababa en un gurruño mucho más consistente pero ya sin sabor alguno. Un gurruño de Bazoka podía romper una luna con muchísima más contundencia que aquellas bolas japonesas saltarinas que luego aparecieron en el escenario infantil.
*
En los años ochenta la actriz cómica Mary Santpere hizo una campaña en las Ramblas en la que con una rasqueta desenganchaba los chicles que había allí enganchados por cientos, en especial los de la Rambla de Santa Mónica, donde ahora tiene un monumento, que en su momento recibió el apelativo bien ganado de "monumento de la discordia". No he encontrado a bote pronto en internet ninguna noticia sobre esta campaña, pero por serendipia he sabido que nació camino de Barcelona y murió camino de Madrid en avión y dormida. Una buena muerte. Lo que no sabía es que su esposo había desaparecido en "circunstancias extrañas", el año 1987, cinco años antes: "El esposo de Mary Santpere se arroja al mar durante una travesía de Barcelona a Mallorca", caso que fue tratado de acuerdo con el modo y manera de aquellos años, donde aún quedaba algo de tacto a favor de los sentimientos de los personajes públicos y privados: "Francesc Pigrau, de 74 años, esposo de la actriz y humorista Mary Santpere, se arrojó en la madrugada de ayer al mar cuando viajaba hacia Mallorca a bordo del buque canguro Ciudad de Badajoz. Fuentes de la compañía Trasmediterránea, propietaria del barco, apuntaron la posibilidad de que Pigrau hubiera decidido suicidarse, ya que dejó una carta manuscrita, cuyo contenido eludieron revelar, dirigida al capitán." No dirán que no es decoroso.


"The Gold Rush" (Charles Chaplin, 1925)

(c)SafeCreative *1410232384080

22.10.14

Ocho apellidos

alicia en época prerromana tenía por elemento básico las castañas, con una hegemonía solo comparable a la que luego tuvo la patata. Permítanme sin embargo que -por una vez que empleo con sinécdoque "Galicia"- explique que lo hago simplemente por usar una G capital. Galicia existe en la medida en que es una unidad administrativa y en que, junto con otros topónimos que sitúan territorios queridos, me permite asomarme con el máximo cuidado a todo un conjunto de vidas pasadas y presentes y futuras sin recurrir a usar las latitudes terráqueas. No necesito situarme ni en la razón de las fronteras ni en las fronteras de la razón para establecer claramente la línea que une Galicia a Asturias o a León o a Portugal, aunque su trazado es claramente geográfico y fluvial, no tanto lingüístico.
Cuando aún sabía menos historia que ahora, que ya es decir, yo sabía que habíamos llegado a Galicia (por tierra) porque el aire era más suave y porque entrábamos por sotos plagados de castaños y se nos atravesaban carros de bueyes y porque las casas nada tenían que ver con las que habíamos dejado atrás al atravesar los campos de Castilla y su cielo. Una vez, en el Estrella de Galicia, saqué mi pobre cabeza por la ventana para estar más cerca de las sensaciones que me despertaba el tren a su paso por los cañones del Sil. A una mujer más joven que yo se le prendieron en el pelo algunas libélulas, para su horror y para mi delicia. He acometido temas correosos, ingratos, desagradables para mi metabolismo, perturbadores para todos, comprometidos, pero nunca he sentido tanto los tropiezos de escribir como ante la región de mi procedencia. Me sobrecoge. Y por eso he tratado aquí alguna vez de algún pequeño, muy pequeño, tema gallego. Y si esa pauta en realidad es la que me guía en mi quehacer en todo el blog, se hace más imperativa cuando se trata de la tierra de mis ocho apellidos gallegos
Si la sinécdoque del paisaje me parece un sinsentido la mayor parte de las veces ("Turull (CiU) avisa de que Cataluña "ha iniciado un camino sin retorno" para decidir su futuro") ya no les digo lo que me parece la tontería de los ocho apellidos. Especialmente con la "libertad" (por decir algo) sexual que había especialmente en Galicia y especialmente en las clases bajas. La represión sexual siempre ha sido una forma de mantener las propiedades bien administradas, no digamos las rurales. Así que me figuro que la pobreza permitía romper las barreras de todo tipo, tanto desde fuera de la pobreza como desde dentro.
El celtismo que introdujo el marido de Rosalía de Castro en el panorama cultural del Rexurdimento se ha aguantado ante todo pronóstico y aún es una fuente de inspiración y, por supuesto, de las ideas nacionalistas. Yo acostumbro a decir que pertenezco a una de las numerosas líneas bastardas de los Andrade de Betanzos y que aunque nací en Barcelona fui asistida por 17 galaicas vírgenes (*). Las administradoras de la  Clínica en la que me nacieron luego ha sido objeto de investigaciones por la desaparición de niños y es que entre los deberes u objetivos de las Siervas de la Pasión estaba y está bautizar a los niños y también "atender de forma integral a las futuras madres y a las que ya lo son, sometidas a situaciones personales o sociales especialmente difíciles". Al parecer mi madre superó la prueba de su probidad limpiamente, aunque es de suponer que el hecho de que hubiera tantas novicias gallegas en la clínica algo haría.
Los apellidos, el RH, el ADN, la facultad de poder entonar bien o de darle el punto a la masa, la forma de relacionarse con el dinero, con las preguntas, sentir la saudade, la morriña o la retranca -dicho sea todo en perfecto desorden- no acreditan para adquirir o perder la condición de gallego.
Yo no debo de servir para gallega porque me llegaron a molestar un poquito las declaraciones de ayer de Pedro Almodóvar. O para ser más exacta, un par de comas: "«Si yo hubiera sido un hombre analfabeto, gallego, ... voy y espero al señor Blesa o al señor Rato y le corto el gañote»". A la gran parte de los gallegos que yo conozco esas palabras no le dicen gran cosa. Y espero que no llegue a producirse un clima como el que en la ciudad donde nací a veces respiro. Lo espero y lo deseo.
*
Ayer me regalaron una botella de Cariñena Torrelongares Reserva 2009. Yo tenía previsto cenar un puré de col y patatas y algo de fruta, pero sobre la marcha me compré un cuarto de manchego viejo y una tortilla de patatas ya cocinada, para probar el vino y bien maridado. Luego me preparé unas peras Conferencia de Lérida y -ya puesta- las sumergí bajo una capa de nata a chorro y les espolvoreé canela. Ayer no era noche para castañas, pero es lo que me faltaba. Un día de estos, en una segunda aproximación, me referiré al Torrelongares, que bien lo merece.
Variedad de castaña "Ventura". Fuente: Josefa Fernández López (Variedades para os soutos novos)

(*) "Mi madre tuve a bien nacerme en la Clínica de la Virgen de Lourdes, que estaba regentada por las Siervas de la Pasión. A mí este nombre siempre me ha causado un poco de guasa, habida cuenta de que además de estar en el barrio de Gracia antes había sido un hotel, el Hotel Odeón. Según la Graciapèdia, de donde extraigo estos datos, la clínica se tuvo que cerrar el año 2003. Y creo haber leído que se convirtió en un geriátrico, pero no sé si esta noticia es una confusión con la residencia que está en la calle Vilafranca, también en Gracia, a unos 10 minutos. En el número 212 de Torrent de l'Olla ahora lo que hay es la Residencia Erasmus, donde lo menos que se asegura es que Gracia es a Barcelona lo que el Soho a Nueva York (!). No pinta mal: "La Residència Erasmus Gràcia ofrece una amplia gama de servicios: desayuno, Internet gratuito, parking de bicicletas y de coche, máquinas de vending, lavandora, secadora y plancha, solarium y consigna de equipajes."
Como los becados -que no pecados- de Orgasmus, digo Erasmus, son dignos descendientes de los goliardos iríamos así de broma en broma si no fuera porque creo que sobre esta clínica cae la sospecha de que en ella pudieron haber desaparecido bebés. Cuando dependía de la parroquia de Sant Joan de Gràcia. A mi madre si la dejan le gusta explicar que el año de mi advenimiento habían ingresado 17 novicias gallegas para profesar entre las Siervas de la Pasión, por lo que con gran alborozo al enterarse del parto de otra gallega acudieron a hacernos los parabienes (una adoración en toda la regla) y a llevar a la parida chocolate y demás. Yo, por mi parte, gusto de transformar el cuento y verlo como mi presentación a las 17 vestales llegadas de una tierra en la que no abrí los ojos, básicamente porque nací en Barcelona y porque ya venía con un ojo abierto desde ni se sabe. Ese ojo a veces se me abre cuando duermo y causa una impresión imperecedera, no la menor que la que causara un cíclope o nuestro Tonenili de ayer" (El triple embudo)

_________
(c) SafeCreative #1410222381433

Puño y letra

"Desde muy joven, allá en mi ciudad levítica, yo había admirado la literatura de Cela, afilada y hermosa como un puñal, relampagueante de tinieblas, pero también de una ensimismada piedad por sus criaturas, a veces criminales, a veces deformes, a veces idiotas, pero siempre rezumantes de humanidad. Cela dejaba la pluma sobre el escritorio como quien deja un escalpelo y se levantaba dificultosamente del asiento, donde quedaba el molde de sus posaderas; y se quejaba:
-¡Hay que joderse! ¡Mira que me he hecho viejo!"
Juan Manuel de Prada, Cela, un escritor bárbaro, "ABC" (20 de octubre de 2014)
a firma Levenger, tiene sede en Belmont (Massachussets) y una colección de materiales de escritorio llamativa, especialmente para los que padecemos una manía severa por todas los instrumentos, fungibles y elementos auxiliares para la escritura y la organización de sus productos. A pesar de la globalización aún es posible encontrar productos en Levenger con un inconfundible aire de Nueva Inglaterra, y en Jackson's de Londres encontramos unos estuches para pinceles tan prácticos como bien acabados y sin embargo no muy caros.  No seré yo quien se gaste 40$ en ver qué efecto final tiene la tinta "Cardinal", precisamente por el riesgo de que no me convenza su color o porque su textura no me acabe de satisfacer. La tinta azul que ofrecen en catálogo es un azul ultramarino brillante y a mí me gusta el azul negro (donde el negro recuerda al gris de Payne). Al final, sin embargo, aunque uso bolígrafo y pluma cuando me tengo que dirigir a alguien, por una cortesía que no sé si siempre es entendida, mi instrumento de escritura preferido es el lápiz, sin preferencias. El esfuerzo que le supone a mi pobre tunel carpiano escribir con pluma o bolígrafo, por bien calibrados que estén, no sé si vale la pena.
Para dibujar son muy buenos en toda su serie los Faber-Castell, pero también uso Ticonderoga y un portaminas de Caran d'Ache y otro de Rotring y cualquier lapicero que se deje afilar repetidamente del número 2B. 
Para los lápices de color, aunque la serie acuarelable de Faber-Castell es inmejorable, siento predilección por la paleta de la serie también acuarelable de Caran d'Ache y tengo una caja de Derwent que solo uso para hacer pruebas y trazos secundarios o rellenos. Hace poco tuve que comprar una plumilla Brause de 2 mm y es óptima para la escritura gótica. Aunque hay estilográficas cuyas plumillas son capaces de imitar el trazo de estas otras plumillas de carga manual, los calígrafos usan los instrumentos tradicionales y a mí me parece bien. Puedo incluso generalizar y decir que cuanto diga y haga un calígrafo me parece bien.
Yo abogo porque los aprendices aprendamos con materiales e instrumentos lo más primitivos o genuinos posibles. En mi opinión es mejor aprender a tocar la guitarra con un instrumento que sea de gama media, porque usar un instrumento que prácticamente lo dé todo hecho nos impedirá en cierta manera perseguir la excelencia de una manera más desnuda y sin desviaciones. Un buen papel y una buena tinta hacen mucho, pero la pelea se dirime con los elementos de tal manera que es de esa lucha de donde debe de salir la habilidad para que todo se convierta en algo expresivo. Si nos ejercitamos con un instrumento muy templado y de buena calidad obtendremos mejores resultados, pero nos habremos perdido en lo exterior. Dejaría los buenos instrumentos y los buenos materiales para los que son ya virtuosos, los cuales seguramente se apañarían con cualquier cosa.
La prueba de que dejé de ser joves hace tiempo es que empiezo a pensar cosas como que a los cocineros, a los tapiceros, a los carpinteros, les vendría bien conocer cómo se harían las mismas cosas que hacemos ahora pero hace solo 100 años. Tal vez una pequeña parte de ellos aún sepa hacerlas así, como se hacían hace 100 años, aunque también sepa hacerlas con todos los recursos y la tecnología actual. Pero estoy convencida de que en el fundamento de cada oficio hay unos conocimientos y destrezas imperecederas, que es lo que debe distinguir supongo a un buen profesional del que no lo es.
De la misma manera que un buen profesional de cualquier ramo se distingue porque sabe apreciar el trabajo de otro profesional, es también para mí seguro que un buen profesional neófito sabrá apreciar el estilo de un buen profesional experimentado, o viceversa.
Inmersos entre el papanatismo cultural, por el cual todo cuanto suena a inglés es superior, y una adoración por las dinámicas consumistas, por las cuales todo cuanto es novedoso es atractivo, estamos a merced de cualquier campaña comercial y de las modas.
*
Hace unos días me compre un mop de pelo de ardilla para acuarela. El mío no es de Jackson's, sino Raphael, pero viene siendo al menos en apariencia lo mismo. Este pincel tiene la virtud de capturar gran cantidad de agua y de soltarla gradualmente en una superficie extensa, cosa que lo hace ideal para cubrir una buena extensión de color. Por ejemplo un cielo. Lo cubre tan bien que apenas hay que corregir algo el sobrante que queda en la parte inferior, embebiéndolo muy someramente. En cuanto lo probé me di cuenta de que un proceso que con otros pinceles me había costado Dios y ayuda, se resolvía de la forma más sencilla. Pero necesito que esas cuestiones se conviertan en algo muy secundario, que prevalezca -como dije- la expresión.
 *
Una vez mostraron en la TV cómo escribía Cela y se podía ver que escribía con la mano derecha y tomando el bolígrafo o la pluma de una forma muy peculiar, se diría que difícil. Produce dolor solo mirarlo. Me he hinchado de ver algunos vídeos de Andrés Segovia tocando la guitarra y la impresión que me dan siempre sus manos sobre las cuerdas es difícilmente explicable. Además, es tan diferente lo que tiene que hacer la mano derecha sobre las cuerdas y la mano izquierda sobre los trastes, que casi podríamos decir que son extremidades que por muy coordinadas que vayan precisan condiciones algo diferentes. Las manos de Segovia no se puede decir que sean fuertes, ni blandas, ni que hagan un particular esfuerzo de precisión (aunque lo hacen). Lo que intento decir es más elocuente cuando vemos cómo tocaba Paco de Lucía. Como el flamenco está llenísimo de notas, la mano tiene que ir más rápida y, si se me permite la comparación, las de Paco de Lucía recuerdan al nervio de un caballo a la carrera. Intento imaginarme y adoptar la posición de la mano de Cela sobre la hoja en blanco y me cuesta representarme su pluma como un escalpelo, aunque seguro que su escritura no fue ligera, sino uniforme, firme, como de quien labra o cincela.
*
Cada persona desgastamos los teclados de los ordenadores de una manera distinta. Yo por ejemplo desgasto mucho la tecla espaciadora, que pulso -como canónicamente tiene que ser según las técnicas mecanográficas clásicas- con los pulgares. Hay gente que desgasta hasta borrar las letras las teclas que corresponden a los dedos índice. Especialmente las personas que se dejan crecer las uñas y las pulen en pico. He visto ante el mismo teclado a personas que apenas dejaban oír su paso por las teclas donde otras martilleaban casi que con furia o como si estuvieran en las máquinas del gimnasio. Pero luego esos rasgos como de estilo o de carácter, apenas se pueden percibir más que en la forma de desenvolverse sintácticamente, que también.

 Tinta de Levenger

Circa notebook de páginas "removibles"


________


Otras lecturas en el mismo blog: La escritura, Puntos sobre las jotas, etc.

(c)SafeCreative *1410222377023

20.10.14

"Mi casa es mi castillo"


uién iba a mí a decirme que CiU fue el partido que hizo la enmienda a la Ley del Consumo que permitió que "Las llamadas comerciales quedarán prohibidas entre las nueve de la noche y las nueve de la mañana los días laborables y a cualquier hora los fines de semana y festivos. Sin ninguna excepción"? Pues fue así (*). Lo cual me permite por una sola vez admitir que hay algo de esa coalición que me ha parecido más que correcto. Está claro que alguna cosa podemos hacer todos bien. 
Había recibido en casa alguna vez alguna llamada telefónica comercial incluso a las 10 de la noche y a la hora de la comida algún sábado, por lo que la enmienda me pareció del todo acertada y espero que si a alguien le quedan ganas de incumplir la ley, que caiga sobre él todo su peso y las sanciones que estén previstas caso a caso. La verdad es que no atiendo el teléfono fijo, por otra parte.
Hace unos años además de las llamadas telefónicas comerciales también acudían a mi puerta un sinnúmero de vendedores "puerta a puerta" varios y también predicadores. Creo que tenía en ello mucho que ver que mi vecina le abría la puerta a todo el mundo, en un gesto de caridad que la honraba. Y no es que no tuviera nada que hacer, que sí, porque cosía y para casas de alta costura. Pero Nati se compadecía de esas personas que tenían que ofrecer sus productos o sus servicios y les abría la puerta principal, con lo que luego ese acto les franqueaba el acceso a todos los timbres de los domicilios inviolables. Pero está claro que la inviolabilidad de los domicilios no nos protege de este género de visitas ni de otras. Y estoy pensando en la campaña de la Assemblea Nacional de Catalunya para promover el "Procés"). Pero también, lo que es peor, en esos timadores que se hacen pasar por una compañía de gas para desvalijar la casa de alguna incauta ancianita o para colarle un seguro que cobran en el acto. "¡Era tan educado, tan bien vestido!".
Por ese respeto casi supersticioso al extraño que llama a nuestra puerta y que en muchos relatos de toda la cuentística universal pueden ser seres sobrenaturales transfigurados (angélicos o demoníacos), por lo que sea, a nadie se le ocurre disuadir esas visitas con letreros ahuyentadores. Todo lo más que veremos son letreros donde se puede leer "No queremos publicidad", cosa que también nos encoje una miaja el corazón por cuanto imaginamos claramente un hombre con su carrito de buzoneo desalentado ante un cartel tan desalmado e inequívoco.
La cuestión es, como en todo, su intensidad. Si nos llaman a la puerta cada día, el tema se convierte en intolerable. En cualquier caso, ante la duda, yo prefiero no atender nunca las visitas inesperadas, por mi propia seguridad y también porque si el vendedor o la vendedora es lo que se dice agresivo, probablemente me sentiré molesta.
En los hospitales, además de tener que atender preguntas que no nos corresponden, como la que comentaba ayer, atraemos gentes de todo tipo. Desde suicidas, violadores y carteristas -perdón por la mezcolanza- hasta representantes de la industria farmacéutica, voluntarios y todo un cinturón de personas que rodean los accesos de los recintos para ofrecernos estampitas milagrosas, ser donantes de órganos, colaborar con ongs, comprar lotería de la próxima Facultad, donar una pequeña cantidad de dinero para la investigación de alguna que otra enfermedad, etcétera. Ya dentro del recinto de un hospital nos podemos encontrar con que nos pidan sangre o que apadrinemos un niño. Esto dicho así, todo a la vez, o casi, no me lo estoy inventando. Yo lo he vivido. Y permitan que les confiese que ponerse unas oscuras gafas de sol y hacer como que estás oyendo música a través de unos auriculares es inútil. Y pasar cada día también. Porque aunque algunos repiten no me reconocen. Para que me reconocieran tendría que hacer algo que no olvidaran y eso no entra dentro de mis planes.



______
"Es una enmienda introducida a propuesta de CiU en la reforma de la Ley de Consumo, aprobada este miércoles en el Congreso, en un nuevo intento de poner coto a la práctica desmedida del spam telefónico, que genera constantes reclamaciones pese a que ya la ley de competencia desleal establece expresamente que las empresas no podrán hacer ofertas por correo, teléfono o fax sin el consentimiento del consumidor. Según los últimos datos de la Agencia Española de Protección de Datos, entre 2010 y 2012 las denuncias o actuaciones de oficio tramitadas se dispararon un 145%, de 91 a 241." (Prohibidas las llamadas comerciales por la noche y los fines de semana, "El País", 11 de octubre de 2013)

(c)SafeCreative *1410202369215

19.10.14

Los tontos públicos

-Ese perro parece un gato.
-Es que es un gato.
-Pues ese gato parece un perro.

l hilo del post anterior decido titular el actual "Los tontos públicos", pero podría llamarse "Los tontos públicos". Hay tantos tontos que no nos los acabaremos ni hoy ni nunca. 
Corre un chiste por los hospitales que poco más o menos dice: "¿Cual es la diferencia entre Dios y un cardiólogo? -Que Dios no lo sabe".  Pues lo característico del tonto es que no lo sabe o que se cree listo. Pero me imbuyo de la actitud de Hannah Arendt, tal y como la percibí en la entrevista que comentaba ayer
La semana pasada un tonto útil buscaba información sobre peatones accidentados por la circulación de ciclistas. Y no se le había ocurrido nada mejor que ir a los hospitales y preguntar. No sé verdaderamente si se dirigía a la Conserjería que hay en la entrada de todos nuestros hospitales o si iba a las oficinas de atención al usuario o a los servicios de Documentación Clínica. Sé que en un hospital le dieron un número de accidentados y en otro hospital no le dieron la información. Le comenté que tanto una respuesta como otra no eran correctas, pero el tonto no estaba dispuesto a admitir que yo supiera sobre este tema y se obcecó con que quería esa información sí o sí. 
En la "Carta de Drets i Deures dels ciutadans en relació a la salut i l'atenció sanitària" (2002), muy prolijo y vertebrado, no se contempla la posibilidad de que el ciudadano reciba información que no sea sobre su propia salud y sobre los servicios sanitarios, Sí tienen los hospitales la obligación de proporcionar a su superior jerárquico toda la información asistencial y el llamado CMBD (Conjunt mínim bàsic de dades) que ahora para salir al paso diremos únicamente que informa de los casos atendidos (diagnósticos y procedimientos). El código que se aplica a los episodios de accidente de bicicleta de pedales es alfanumérico y va del E826.0/E826.9. Los códigos alfanuméricos del CMBD corresponden a la CLASIFICACION SUPLEMENTARIA DE CAUSAS EXTERNAS DE LESIONES E INTOXICACIONES (perdón por las mayúsculas). Generalmente los códigos de la CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) suelen ser numéricos y traducen enfermedades o condiciones y procedimientos quirúrgicos y diagnósticos. Así que el asunto de la bicicleta es adicional y tengo mis dudas de que pueda ser aplicado siempre. Y esto es porque por mucho que el accidentado diga que fue golpeado por una bicicleta (se entiende que llevada por un ciclista) ni el médico que lo atendió e hizo el informe ni el codificador darán fe de que fue así. A no ser que haya un atestado por medio o hayan pruebas fehacientes y contrastables de que fue tal y como el lesionado asegura.
Se comprende que cuando alguien padece lesiones y acude a Urgencias, luego pueda usar el informe clínico para hacer una denuncia, especialmente cuando el agresor lo abandonó a su suerte o hizo un daño voluntario. Pero ese informe relatará los daños observados y su gravedad, no dará por supuesto o verdadero el relato de la víctima. ¿O es que hace falta que les explique los líos que hay por divorcios, mútuas, aseguradoras, etcétera? Creo que no hace falta, que todo el mundo sabe de algún caso de falsas denuncias y de los intereses que pueden ocultar.
Los sanitarios tienen la obligación o el deber de dejar constancia de sus observaciones clínicas y un código E826 solo se aplicaría cuando se tiene la total seguridad de que la causa externa de la lesión fue por colisión con un ciclista. Naturalmente, si el ciclista se da a la fuga siempre puede haber un testigo, pero en todo caso una afirmación que diera por buena tal causa externa se reflejaría en estilo indirecto. No sé si me explico: "El paciente informa de que recibió un golpe por una bicicleta que circulaba a su paso", etcétera.
Nuestro tonto se empecinaba en que tenía que obtener los datos de accidentados de los hospitales. Yo le remetía al CMBD, incluso no ya al de CatSalut sino al que recoge de todas las comunidades autónomas el Ministerio correspondiente. Nada. Inútil. Y el pobre hombre en vez de aceptar mi posible conocimiento del tema se crecía por momentos y se encastillaba en su empecinamiento.
De hecho, podría extraer como conclusión que a veces el ciudadano exige a las instituciones públicas una información que no siempre se puede ofrecer más que a través del organismo correspondiente. Hay personas que consideran que "público" significa que es un espacio en el que podemos hacer lo que nos da la gana como ciudadanos. En una plaza pública podemos hacer lo que queramos, razón por la cual en algunos lugares se nos indica "pasaje privado" o "reservado el derecho de admisión" y demás.
Hace muchos años, cuando yo solo empezaba a saber en donde me había metido, me vino un grupo de adolescentes a la biblioteca -que era solo para el personal del Hospital- para que les dieran información sobre no recuerdo qué enfermedades. Les expliqué lo mejor que pude que aquellos libros que allí teníamos eran libros pensados para médicos y enfermeros, que no eran adecuados para el público general. Con el tiempo se ha preparado muchísima información para el público general y no solo desde las asociaciones de enfermos o desde los educadores sanitarios. Pero es que además ahora cualquiera accede en internet a un gran volumen de información sobre cualquier dolencia y su tratamiento, tema que a veces preocupa a los médicos porque puede tener un efecto pernicioso o perturbador en el paciente. Como las informaciones que son aptas para el público general ya están acreditadas y bien caracterizadas, lo que hay que saber distinguir es las que no.
A nadie -tal vez a nuestro tonto público particular- se le ocurrirá acercarse a una oficina bancaria y exigir que le informen de cuántos préstamos se han concedido para comprar coches. Tal vez un trabajador espontáneamente lo puede y lo quiere comentar, pero no hay ninguna obligación. Y además esa puede ser una información sensible que puede llegar a ser especulativa o tendenciosa y , en cualquier caso, un buen profesional, siempre la manejaría con mucho cuidado.
La página web del Instituto Nacional de Estadística es pública y aunque es compleja puede usarse notablemente bien por cualquier persona acostumbrada a manejar lectores de DVD, Twitter y vídeos de Cuní. También son públicos los datos de la Dirección General de Tráfico y del CatSalut, aunque se difundan con un año o hasta dos de tardanza. El personal de los hospitales ni en general ni en particular tiene obligación de dar informaciones del CMBD, a no ser a su superior jerárquico. Y no es una cuestión de autoritarismos.
+
El personal del hospital que dio la información de su número de accidentados por E826.0/E826.9 a un ciudadano no creo que accediera a los datos de su propio Hospital, dado que no todo el mundo puede compilar esa información (los perfiles de acceso están estratificados) y los que pueden compilarla ya saben que no pueden darla a cualquiera. El personal del hospital que le negó esa información a un ciudadano también lo hizo mal porque tendría que haberlo redirigido a las fuentes comentadas.
*
Estos posts así no me gustan nada pero hay que hacerlos para que quede constancia y para que cualquiera pueda acudir a ellos sin ser experto o del ramo.

Joaquín Rodríguez Gran ("Dodot")

(c)SafeCreative *1410192361282

Los tontos útiles

"Intelectual es el que se dedica al estudio y la reflexión crítica sobre la realidad, y comunica sus ideas con la pretensión de influir en ella, alcanzando cierto estatus de autoridad ante la opinión pública. Proveniente del mundo de la cultura, como creador o mediador, interviene en el mundo de la política al defender propuestas o denunciar injusticias concretas, además de producir o extender ideologías y defender unos u otros valores." (Wikipedia)

La expresión "tontos útiles" también está en la Wikipedia pero tal y como aparece hoy (*) es cuando menos incompleto. El artículo en inglés está más documentado y desarrollado, y por lo menos nos sitúa en el origen del término, que no es otro que la Unión Soviética. En el plano de la anécdota me gustaría remarcar otro entrecomillado: "Despite often being attributed to Vladimir Lenin, in 1987, Grant Harris, senior reference librarian at the Library of Congress, declared that "We have not been able to identify this phrase among [Lenin's] published works" (**). Aunque está claro que aunque en la Biblioteca del Congreso no les hubiera sido posible identificar la frase en ninguno de los trabajos publicados por Lenin, podría muy bien proceder de uno de sus discursos no publicados. 
El Urban dictionary da, como es habitual, una definición muy exacta de lo que es un "useful idiot": "Term invented in Soviet Russia to describe people who blindly supported the likes of Lenin and Stalin while they committed atrocity after atrocity. " 
En los últimos tiempos el término se ha visto contaminado por otros "sectores" ajenos al comunismo y a la política, pero en cualquier caso lo que interesa retener es la idea de que el tonto útil coopera ingenuamente con un régimen o, más difusamente, con una corriente de opinión. Incluso podríamos recuperar el término para referirnos a quienes les siguen la corriente (manteniendo la metáfora acuática) a sus opositores cuando constantemente persiguen sus pasos. Pondré un ejemplo: Hay personas que se irritan con las columnas y las intervenciones en la TV de Pilar Rahola pero que la leen y la escuchan con una indesmayable atención, al mismo tiempo que difunden sus mensajes ni que sea para vituperarla, etcétera. Hace tiempo que vengo observando este fenómeno, que en muchos casos va paralelo a un vacío de otro tipo de lecturas -como podría ser la Historia medieval de Aragón o una gramática del arameo-, el cual todo lo más que se ve alterado es por alguna desviación hacia lecturas de textos contra Pilar Rahola o la corriente de opinión en la que ella nada. 
Los que aquí vivimos, en Cataluña, sabemos que una de las dos nos va a helar el corazón, la de quienes "creen" a pies juntillas todo cuanto procede del programa de Josep Cuní en 8TV y quienes lo ven para luego reproducir sus momentos estelares en las redes sociales. A mi entender convertir este programa en la principal fuente de "información" es tan garrafal como convertirlo en la principal fuente de "crítica". Acaba siendo todo lo mismo. No sé si me explico. Especialmente cuando, como digo, no hay otras fuentes de información ni otras... ¿inquietudes?
Los "intelectuales", originados por el caso Dreyffus (1894-1906), tal y como los define la Wikipedia, por su influencia sobre la sociedad, han cedido terreno a quienes son capaces de manejar un "trending topic" entre un gran número de "followers", cosa en la que para nada interviene el conocimiento profundo de asunto alguno. Los tuitstar son personas capaces de marcar tendencias. Si le tuviera que explicar la dinámica a un ornitólogo le diría, mira, es como cuando una gaviota grazna y a continuación todas las demás gaviotas responden graznando exactamente el mismo graznido como en eco. Aunque Twitter ha atraído a los amantes de la aforística, es otra cosa.
Todo esto de los intelectuales orgánicos, los tontos útiles y los tuitstar no es tan claro ni sencillo como pudiera parecer. El otro día oí a lo más parecido a un intelectual influyente que hablaba exactamente igual que como hablaría cualquiera de los hijos que ha traído a este mundo Isabel Preysler. En concreto, el parecido de su dicción con la de Tamara Falcó era abrumador. Ni Alberto Ruiz-Gallardón.


____
(*) "Tonto útil es una expresión política generada en los escritos de Carlos Marx y describe a personas que al luchar por un ideal pueden transformarse en instrumentos de otros grupos políticos. Se refiere a personas que colaboran involuntariamente con los intereses creados de terceros.
Puede ser empleado para designar a personas que colaboran con cambios, reformas o revoluciones lideradas por otros o por personas que mantienen un sistema que no les beneficia."
(**) A pesar de que a menudo ha sido atribúido a Vladimir Lenin, en 1987, Grant Harris, bibliotecario referencista senior de la Biblioteca del Congreso, declaró que no les "había sido posible identificar la frase en ninguno de los trabajos publicados de Lenin".

(c)SafeCreative *1410192361206

18.10.14

La solución final

“Pero la cuestión es que su lenguaje llegó a ser burocrático porque Eichmann era verdaderamente incapaz de expresar una sola frase que no fuera una frase hecha. (¿Fueron estos clichés lo que los psiquiatras consideraron tan «normal» y «ejemplar»? ¿Son estas las «ideas positivas» que un sacerdote desea para aquellos cuyas almas atiende? La mejor oportunidad para que Eichmann demostrara este lado positivo de su carácter, en Jerusalén, llegó cuando el joven oficial de policía encargado de su bienestar mental y psicológico le entregó Lolita para que se distrajera leyendo. Al cabo de dos días, Eichmann lo devolvió visiblemente indignado, diciendo: «Es un libro malsano por completo».) Sin duda, los jueces tenían razón cuando por último manifestaron al acusado que todo lo que había dicho eran «palabras hueras», pero se equivocaban al creer que la vacuidad estaba amañada, y que el acusado encubría otros pensamientos que, aun cuando horribles, no eran vacuos. Esta suposición parece refutada por la sorprendente contumacia con que Eichmann, a pesar de su memoria deficiente, repetía palabra por palabra las mismas frases hechas y los mismos clichés de su invención (cuando lograba construir una frase propia, la repetía hasta convertirla en un cliché) cada vez que refería algún incidente o acontecimiento importante para él. Tanto al escribir sus memorias en Argentina o en Jerusalén, como al hablar con el policía que le interrogó o con el tribunal, siempre dijo lo mismo, expresado con las mismas palabras. Cuanto más se le escuchaba, más evidente era que su incapacidad para hablar iba estrechamente unida a su incapacidad para pensar, particularmente, para pensar desde el punto de vista de otra persona. No era posible establecer comunicación con él, no porque mintiera, sino porque estaba rodeado por la más segura de las protecciones contra las palabras y la presencia de otros, y por ende contra la realidad como tal”.
Hannah Arendt. Eichmann en Jerusalén: un estudio sobre la banalidad del mal.

A pesar de que Hannah Arendt sigue siendo mencionada como una filósofa ella se presentaba a sí misma – y estoy pensando en la entrevista que le hizo Günter Gauss el año 1964- como teórica política. Cuesta darle a ese apelativo a la altura que lo llevó ella a la vista de una frase con la que se abrió hoy una asamblea de Podemos: “a cada una y a cada uno de la gente que nos está escuchando”. Pero si dijo que era teórica política soy partidaria de mantenérselo tal cual. El libro sobre el juicio contra el burócrata nazi Adolf Eichmann es un modelo de teoría política. Obviamente se deja ver que Hannah Arendt había estudiado Filosofía, de la misma manera que también había estudiado Griego. Su libro maneja, analiza y presenta de la forma más conveniente sus informaciones para dilucidar la verdad o la comprensión de la realidad. Como si no desdeñara ningún elemento pero al mismo tiempo supiera categorizarlos en vez de ofrecernos una amalgama infumable y preconcebida.
Con el párrafo que abre el post nos situamos muy bien, a mi parecer, sobre la personalidad de Adolf Eichmann, cuya mediocridad para ir más allá de su desempeño habitual, queda más que bien explicada por su limitada competencia lingüística. Era capaz de hablar en la medida en la que era capaz de repetir una serie de frases que tenía aprendidas. No es que tuviera una buena preparación para que su castillo de razones fuera inexpugnable, es que simplemente era incapaz de pensar. Como la inteligencia de Hannah Arendt ha sido señalada en otras ocasiones y por cada una y cada uno de la gente que han escrito sobre su obra y su vida, puedo ser excusada de mencionarla y puedo ir directamente a plantearnos si Hannah Arendt consideraba a Eichmann un discapacitado o si simplemente lo consideraba un hombre con limitaciones para el pensamiento especulativo.
En el Álbum hemos sacado contadas veces el tema del nazismo y hasta del stalinismo y en todo caso siempre ha sido para referirme a algún episodio concreto y no a su generalidad como cuando escribí sobre la vida de Zweig, la masacre de Katyń, Goebbels, Enrique Marcos/Enric Marco, el Holomodor, etc. Ni siquiera me he referido nunca a la ley de Godwin y es precisamente porque he evitado recurrir a algo que creo que también la pensadora judía evitó siempre, el cliché. Mucho cuidado con los clichés.
Como habrán adivinado, las críticas que obtuvo Hannah Arendt de todas partes, como en fuego cruzado, incluso desde el sionismo, no siempre fueron corregidas por una lectura honesta de su libro o por la atención sincera a sus propuestas.
*
Estos días, por ejemplo, estuve padeciendo los clichés de un curso a distancia de mi trabajo, sobre la cacareada Inteligencia emocional que ha hecho triunfar a tanta y tanto gente. Era –ya se lo pueden figurar- inevitable que apareciera la socorrida pirámide de Maslow por la cual todos debemos tener nuestras necesidades fisiológicas cubiertas para poder aspirar a ver resueltos otros niveles de satisfacción.
Página 149 del curso a distancia "Inteligencia emocional"
En la base de la pirámide de Maslow tenemos las necesidades más básicas y en la cúspide se encuentra la autorrealización. Sin todo ese colchón de bienestar físico y de seguridad que hay en la base es difícil obtener un reconocimiento social, el amor de la pareja, la autoestima y, por último, la autorrealización, la cual consiste en desarrollar al máximo el potencial de cada uno (y, lo han adivinado, de cada una). Quiero sin embargo llevarles a ver la perversión que tenemos a la derecha de la figura, donde se nos preguntaba a los alumnos: “¿Crees que los habitantes de los países subdesarrollados se plantean como prioridad absoluta la necesidad de autorrealización?”. Y las posibles respuestas eran “Sí” o “No”, cosa que también hay que remarcar. La respuesta correcta era “No”, pero matiza el curso: “Probablemente no, aún quedan otras necesidades más básicas que cubrir”.
La indignación que me produjo esta página me llevó a pasar muy por encima por el resto de los contenidos, pasar rápidamente el test y aún más rápidamente darle "carpetazo". Una amiga que, entre muchos otros, tiene estudios de Psicóloga me comenta que "esas dinámicas y esos cursos se hacen para ganar dinero y/o hacer curriculum, sin dar mucha importancia al respeto que merecen personas reales en situaciones reales. Suelen ser un refrito de dinámicas estadounidenses que a su vez han engullido y mal digerido textos taoístas o budistas. Esa es la razón por la que estas pautas que nos plantean siempre sobreentienden entornos que (yo diría que) están dentro de la normalidad: Intentan vender una fórmula para una situación para la que no hay fórmula, pero que es suficientemente sensible y que afecta a suficiente número de personas como para que muchos estén necesitados de solución. Es como los alimentos que "curan" el cáncer o los productos que lo causan. Hay cierta verdad (en todo la hay), pero ni es toda la verdad ni es la única verdad. Somos muchos y hay que ganarse la vida. Y hay quien lo hace así.
Lo malo es que estos cursos norteamericanos invaden nuestras empresas e imponen modelos o fórmulas que a veces el personal adopta miméticamente –como Adolf Eichmann había adoptado una serie de frases y las repetía y las repetía- y, claro está, superficialmente. De hecho la Programación Neurolingüística se basa en una noción positivada de estas observaciones. Y la empresa descansa en las virtudes de que la costumbre haga carácter. El sistema de clichés de la llamada inteligencia emocional se blinda contra la inteligencia intelectual con un sinfín de esquemas como el de Maslow en los que se opone la mente que preconizan a la analítica, de viva competencia lingüística y (lo que es peor) irreductible.
Si en Burkina Faso o en Haití no les queda la más mínima posibilidad de autorrealización entonces a mí en bloque y de la forma más absoluta la pirámide de Maslow no me sirve.

Hannah Arendt

(c)SafeCreative *1410182359794

El ojo derecho del caballero de la mano en el pecho

Lluís Amiguet -¿Lloró usted el día que murió Chanquete?
Oriol Junqueras - No lo recuerdo.
La Entrevista, "La Vanguardia" (12 de noviembre de 2012)

La famosa mirada de Oriol Junqueras, que ayer nos sorprendió por su labilidad durante una entrevista con Mònica Terribas (435.000 € anuales), es probablemente congénita. No parece por un traumatismo, aunque he de preguntarle a algún oftalmólogo si esa dismorfia entre párpados pudo deberse a alguna infección  mal curada. Lo que produce desconcierto es que no sabemos cual de los ojos es, por así decirlo, "el bueno". Parece que el ojo "bueno" es el izquierdo. El que ayer estuvo a punto de dejarnos una pequeña lágrima y que acabó de sumirnos a muchos en la preocupación de estar siendo gobernados por políticos emocionalmente inestables. Que todos tenemos sentimientos es como debe ser, que se expresen también, que se mantengan más allá del decoro y argumentalmente no.

A veces he oído decir de los "racionalistas" que no tenían sentimientos, cuando sí que los pueden tener. Otra cosa es que los "sentimentalistas" tengan una única razón y escasas ideas, por no decir que en muchas ocasiones son incapaces de desarrollar un solo pensamiento propio.

Este año han aparecido infinidad de libros sobre El Greco. Muchos años tuve yo puesto en mi casa en un atril un libro de El Prado abierto por la página donde se reproduce el cuadro que incorporo hoy y sobre el que se ha escrito también largo y tendido. Remito a la explicación de David Davies en la Enciclopedia del Museo del Prado para centrar el asunto de cómo la figura del caballero representa todos los valores áureos y varoniles que regían en la época del pintor. Dudo que la gorguera  vuelva a la moda, le doy más posibilidades al puño. La barba sí que volvió hace unos meses y creo que de su difusión habría que achacarle mucha culpa a los futbolistas más influyentes de la escena mediática.  La barba de Guardiola es una barba, como todo en su imagen, que ya se ve que está entre lo clásico y lo cool, término que no sé si se ha incorporado al DRAE o no, pero que me importa un pito. No podemos estar al albur de lo que se decida como en Consejo de Ministros, aunque sea por expertos y en comisión. La barba de Ramos es más contundente, sin llegar a ser como la de James Doyce, y así como la de Guardiola se sitúa entre lo clásico y lo cool, la de Ramos se sitúa entre lo poblada que se ve y que lo está en una justa medida dictada por la moda. "Desde que el modelo sueco Cristian Göran (en España le conocimos por el anuncio de Trivago), George Clooney y Brad Pitt decidieron no afeitarse, la barba se hizo con más adeptos" leo en internet. La barba hipster se luce con coleta o bien con un pelo cortado con notable precisión milimétrica que muestra la parte superior  con el pelo más largo que en los laterales y el cogote, prácticamente rapado. Incluso ha vuelto el tupé. 
Los cuidados o la atención que requiere una barba muy recortada, un tupé o el peinado de Jordi Cruz me resultan inverosímiles por no decir intolerables.  Y no solo me refiero al tiempo perdido o recobrado en esa labor sino a la energía confiada al autoacicalamiento  lechuguino. Los hombres que pasan más tiempo que yo en el aseo me inspiran un cierto desdén, o ni siquiera eso. Aunque tal vez el desdén es lo que advertimos en su narcisismo y por lo tanto lo que está en juego en verdad.
Sin negar el atractivo del modelo sueco Cristian Göran, a veces tenemos la sensación de que detrás de todo ese conjunto de estilismos y de su propia belleza, no hay mucho más. Muchas mujeres y hombres dirán, ¿y qué?, ¿qué importará? Pero a mí, tras la primera impresión, sí que me importa qué hay detrás de todo ello. Por no decir nada de los mimetismos. Se ve enseguida cuando alguien adopta una moda miméticamente y cuando se la incorpora al propio estilo. Y esa es otra de las particularidades del retrato de El Greco, en el cual se ha querido ver a Cervantes. Y bien pudiera serlo, en su fisonomía y en sus valores erasmistas. No se limita a reproducir las costumbres masculinas de la época en colores, prendas, peinado, de manera que veamos a un caballero disfrazado o un disfraz de caballero. La ausencia de una identidad bien marcada, que encontré en todos los retratos de los grandes maestros flamencos que ahora recuerdo, donde el ropaje es como un uniforme y el rostro apenas trasluce la posición económica en efigie y la edad, el estado y el género, es otro tema. 
Hoy es uno de esos días en que desearía que el fondo del Álbum fuera negro, porque estoy segura de que aún destacaría más el poder de esta pintura que hoy traje. El contraste entre el ojo derecho del caballero, más vívido, y el ojo izquierdo, más pasivo, lejos de producirnos incomodidad o hablarnos de una falta de habilidad pictórica, nos transmiten más fuerza expresiva y nos anclan en ese punto y en ese momento. 
*
Chanquete se murió en uno de los episodios de "Verano azul" que se emitieron entre 1981 y 1982 y  recuerdo que no lloré y lo recuerdo porque en casa lloraron todos, hasta los que pillaron el episodio casi al final (porque estaban haciendo la siesta). Lloró hasta mi padre, que solo lloraba con una gaita. Pero a veces va según le coge a uno el cuerpo. Y no puedo sentir ni una gota de compasión por las lágrimas secas ni los gipíos de Oriol Junqueras porque sé que, en coherencia con sus ideas, si llega al poder tendrá a sueldo o subvencionados a una infinidad de manumitidos, y de hecho ya ahora los tiene.

"El caballero de la mano en el pecho" (El Greco, 1578-1580)

(c)SafeCreative *1410182358025