31.8.14

Cocowash y jugo de lirio

Ya estoy lista pa´cerrar la gafa
Ya estoy lista para el cocowash
Quiero que me pongas un viper
Un celular y casa en Coyoacán
Y es que yo solamente quiero ser tu perra
"Quiero ser tu perra" (Las ultrasónicas)

¡Tengo sed; mas de un vino que en la tierra
No se sabe beber! ¡No he padecido
Bastante aún, para romper el muro
Que me aparta ¡oh dolor! de mi viñedo!
¡Tomad vosotros, catadores ruines
De vinillos humanos, esos vasos
Donde el jugo de lirio a grandes sorbos
Sin compasión y sin temor se bebe!
¡Tomad! ¡Yo soy honrado, y tengo miedo!
José Martí, "Amor de ciudad grande"

iempre me ha resultado conmovedor y en su grado máximo ver como un perro que está siendo maltratado por su amo no se revuelve ni siquiera para protegerse de los azotes. A veces claramente vemos que el perro está siendo enseñado o castigado, pero con la misma claridad vemos en otras ocasiones que un perro está siendo víctima de la crueldad de su dueño. Esto mismo, aunque si quieren de otra manera, ocurre con los niños. E incluso con los adultos, si nos ponemos a pensar. Es la cara fea de la lealtad. 
Recuerdo o creo recordar que hace mucho tiempo el ilustre Juan Poz, el autor del Diario de un artista desencajado, me dejó un comentario en otro post mío en el que aparecía la lealtad y la llamó fidelidad. Lo que recuerdo o creo recordar es que para Poz la lealtad no tenía mucho mérito. La fidelidad y la lealtad son cuestiones diferentes, como lo son la ingenuidad y la inocencia, por ese orden que dejó ahí por toda explicación. Ciertamente, la fidelidad es más para pusilánimes, donde la lealtad a veces está cargada de valor y como si dijéramos es más proactiva. En cualquier caso es penoso que a veces claramente deberíamos darnos cuenta de que alguien no nos quiere de verdad y en vez de eso, como perros, no usamos la cabeza y no pensamos que lo mejor es no concederle nuestro afecto ni nada que se le parezca. Cuanto más desigual sea una relación me temo que más enrarecida estará la capacidad de desengancharse. Por un lado está la dominación, que a veces solo se advierte desde muy lejos, sobre todo la machista, que apenas advertimos porque está ahí latente y patente de toda la vida. Por otro lado está el apego insano. Y ya ven que no son temas para un domingo ni para un lunes.
Más para un domingo es el tema complementario, el que presidiría el leitmotiv de las personas que a lo largo de su vida no obtienen el reconocimiento debido sea por su torpeza social, sea por su timidez, sea porque más vale caer en gracia que ser gracioso. Hay casos lacerantes, como el de Vincent Van Gogh, por decir un pintor consabido, y una infinidad de escritores, a lo que por una sola vez habría que añadir "y escritoras". En el campo científico también hay algún caso, como el de Ignác Fülöp Semmelweiss. En la época en que empezó a trabajar este médico húngaro, la década de 1840, había mucha mortalidad infantil por fiebre puerperal. Semmelweiss observó que a las salas con más infección concurrían estudiantes (que habían estado haciendo disecciones) y llegó a la conclusión de que las tasas de mortalidad habieran sido más bajas simplemente si los médicos y los estudiantes se hubieran lavado las manos. La teoría de Semmelweiss no fue reconocida hasta que Pasteur logró desarrollar la suya de los gérmenes o teoria germinal de las enfermedades infecciosas. Cualquier ignorante aldeana en vida de mi tatarabuela sabía, por cierto, que cada vez que se movía el caldo había que hervirlo (pasteurización).
Se diría que cuando Semmelweiss escribió su carta abierta a los tocólogos, una especie de invectiva bastante destemplada, ya había perdido la razón o, mejor dicho, el juicio. La razón se le dio póstumamente y en la Historia de la Medicina se describe como uno de los casos más tristes, que no si servirá de ejemplo de la obcecación dogmática.
Mientras esto escribo me pregunto cuantos casos no habrán inversos, esto es, de personas encumbradas que se fueron de este mundo creyendo estar en la razón. Y también me pregunto si en el colmo de la mala suerte los que no cayeron en gracia además amaron como solo aman los perros y como quien bebe jugo de lirios. 


(c)SafeCreative *1408311856702

28.8.14

Abuelas coraje

o diría que el Colegio Nuestra Señora de los Rosales es donde cursan su formación escolar la Infanta Sofía y la Princesa Leonor, porque además parece que es allí donde también se educó Felipe VI "El Preparado". Pero más que nada lo que me tiene intrigada es que tanto el año 2012 como el año 2013 se celebraron bailes escoceses y pueden ver una galería de fotos para mí insólita. Creo que las muchachas llevan para esos eventos la falda de cuadros escoceses propia del uniforme, pero está claro que los muchachos usan unas faldas -más largas que las de las chicas- que podrían ser propias para el caso. No sé si tienen pensado volverlo a hacer este año, pero me asombra que se realice esa actividad. Visto el cuadro de participantes, todo parecen nombres de alumnos españoles. No sé, de verdad, no llego a todo.
Esto de los uniformes, ya que sacamos el tema, es todo un mundo, para el que no alcanza ni un post ni dos ni tres. A mí de cría me gustaba mucho el de las niñas del Jesús María, con unos cuadros muy parecidos a los Gales, pero que entre que no recuerdo bien y que iban cambiando, tampoco sé determinar con detalle. El uniforme de las Dominicas, que por otra parte me caían muy mal, no me gustaba nada. Era azul marino y ese color nunca me gustó mucho para vestir, a no ser que hablemos de un azul casi negro como el que vistió Carlos de Inglaterra para el entierro de Lady Di. El tema de mi aversión a las Dominicas, y el de todas las amigas de mi tropa callejera, lo tuve que dejar de lado cuando mi hermano se casó con una de ellas. Mi cuñada por cierto carece de todas las triquiñuelas y malas inclinaciones que observé en sus congéneres. O por lo menos es así como yo lo veo. Naturalmente, siguiendo con el Jesús María, yo no iba a cambiarme de centro -un colegio privado sin orientación religiosa ni ideológica alguna más que la de cobrarnos- porque el uniforme fuera bonito. Nosotros llevábamos bata: azul celeste de cuadritos y cuello redondo las niñas y azul marino mil rayas con cuello de pico y cinturón los niños.
El uniforme de 1973 de las niñas del Jesús María "Claudina-Thévenet" (cerca del Parque de la Guineuta) tenía una falda en tablas un poquito por encima de la rodilla. Para entendernos, ni como las niñas ni como los niños del baile escocés, sino justo a medio camino, de acuerdo con el largo canónico establecido por las monjas. En la foto de hoy se ven unas hebillas forradas primorosas, como ya no las hace más que Burberry's y poco más. Nada que ver esas batitas que llevan ahora no ya los de las guarderías con ese fruncido ignominioso en el cuello por todo acabado. Son unas batitas que hasta yo podría coser. No tienen ninguna gracia, más que las que le pueda poner el niño que la vista.
Al lado de mi intriga ante el programa de festejos del Colegio Nuestra Señora de los Rosales, tengo una infinidad de lo que yo llamo "líneas de investigación". Algunas de ellas están en reposo, esperando que algo arroje luz sobre lo que me llamó la atención en un momento dado y aún no he podido aclarar. Por ejemplo, durante toda mi vida he oído que muchas abuelas le dicen a su nietecillo: “Llama a la yaya: «♫ya-♪yá»”. Imaginen una señora mayor con un pequeño ojiplático en el regazo. Entonces la buena mujer, sea quien sea, siempre empleando un tono cantarín, espeta: “Llama a la yaya: «♫ya-♪yá»”. Aguardan con una pausa atenta pero nada. Pues bien, NUNCA -y cuando digo "nunca" es nunca- los niños contestan ni «♫ya-♪yá» ni «ya-ya» ni «yaya». Todo lo más una vez oí claramente que un pequeño decía «a-nee-ne». Una mera carambola, claro, o una jitanjáfora. Pero lo sorprendente, lo que es objeto de mi investigación es porqué ellas insisten. Pasan los años, los lustros, y las abuelas siguen intentándolo. A mi me parece increíble.

Colegio Jesús María "Claudina Thévenet" de Barcelona (1973). Fuente: L'Abans. Detalle de una foto mayor
Escolares cubanos (Martí noticias)
(c)SafeCreative *1408281843269

En la gloria

l año en que yo nací el dibujante Charles M. Schulz presentó un personaje nuevo. Se llamó Frieda: "Frieda está muy orgullosa de tener "Pelo rizado natural". Tiende a sacar el tema de su pelo en todas las conversaciones, que parece molestar a todo el mundo que la escucha. De hecho, Frieda cree que las otras chicas están celosas de su "Pelo rizado natural" y se decepciona mucho cuando alguna chica dice lo contrario. Frieda también cree que la gente espera mucho más de ella porque tiene "pelo rizado natural" (Wiki Peanuts). "I have naturally curly hair" decía constantemente en medio de cualquier viñeta, se lo pregunten o no y aunque sus interlocutores sean siempre los mismos. Esto, aunque no lo parezca, así, mal explicado, tiene su gracia, puesto que la frase aparece cuando uno menos se los espera. Y es exactamente lo que me ocurre con un amigo mío, con el que nos vemos muy poco, pero que -cuando menos me lo espero- me saca un tema que no puede dar mucho de sí y que está agotado, pero que nos devuelve a una vieja... ¿cómo lo diría?... ¿complicidad?
Durante este año se han sucedido notas informativas, necrológicas y homenajes a Montserrat Sebastià Salat, que murió el 5 de febrero pasado. No pude asistir al sepelio, que se celebró en Sant Gervasi, aunque debo admitir que haciendo un gran esfuerzo hubiera podido estar allí junto con una gran cantidad de personas que ya no podíamos hacer otra cosa que mostrar así nuestro afecto. Ir al Tanatorio de Sant Gervasi es una excursión y es más fácil ir, qué sé yo, a Granollers.
La certeza de que iba a ser una despedida muy concurrida me decidió a eludir mi asistencia, pero no he dejado de recordarla. En uno de los homenajes que se le han hecho, el más destacado, el que le hicieron en el centro donde impartió sus clases de Automatización de Bibliotecas durante más de 30 años, María Elvira Silleras explicó su experiencia primero como alumna y después como compañera de trabajo en la Facultat de Documentació. Yo conocí a Montse en mi primer año de carrera, porque hice un trabajito de Terminología científica y me tuve que acercar a la biblioteca de los Ingenieros Agrónomos en la Escola Industrial, donde ella era la bibliotecaria. Dos años después, cuando ya era profesora, me dio clases de Automatización de bibliotecas y puedo corroborar, como lo ha hecho todo el mundo por otra parte, su simpatía, lo mucho que vibraba con los temas que nos han venido a sorprender en los últimos años, su buen criterio y la claridad con la que sabía transmitir sus pensamientos.
Probablemente de no haberse muerto no estaría hablando de ella, de Montse, es cierto. Pero debo aclarar que es precisamente sobre su "traspaso" (como dijo la Societat Catalana de Tecnologia), a pesar de que la palabra me evoca manejos financieros y demás, sobre lo que quisiera escribir hoy ésta página del Álbum. Casualmente, o no, la última vez que la vi fue en junio de 2007 en el velatorio de José Pedro Delgado, el marido de María Elvira Silleras, la antedicha profesora que lo es de Archivística. Anteriormente me la había encontrado en el Auditori, en los conciertos de la Orquestra Simfònica de Barcelona, a los que yo había acudido años atrás. Y siempre que la veía --aunque yo no estaba al caso del personaje de Frieda-- le decía, como estableciendo un rito que ella y yo conocíamos: "¿Aquests rínxols són naturals?" ("¿Los rizos son naturales?"). Lo eran. Como su risa.
El año 1993 sufrí un percance quirúrgico grave y fue una de las pocas personas que se interesó por mí, cosa que siempre le he agradecido aunque no he tenido ocasión de comentárselo. Que otras personas más cercanas, a las que me une una cierta intimidad, se hubieran molestado en visitarme durante mi convalescencia, me parecía hasta normal. Estos detalles nunca se olvidan. Así que la corriente de simpatía que siempre había habido entre nosotras desde aquel día se alteró (por decirlo así) con el añadido de haber sabido de que era de esas personas con las que se pueden contar cuando las cosas no van bien. Y que tenía una especial sensibilidad para los enfermos.
Por esa razón, porque yo sabía en carne propia que tenía comprensión para los enfermos, en cuanto supe de su larga enfermedad, sentí una enorme preocupación por cómo se podía sentir ella ante el trance del dolor, las molestias, etc. Pero ayer, cuando visioné el vídeo que antes ya he enlazado, sentí una enorme alegría y tranquilidad al saber cómo habían sido sus últimos días. María habla de su fe y de que la podía entender porque ella también tenía fe. A lo que lo único que yo puedo añadir es que yo puedo entender a las dos, a Montse y a María, porque yo también tengo fe
Es difícil expresar el sentimiento de consuelo y tranquilidad, de contento, que experimenté ayer en cuanto supe por la intervención hablada de María que Montse se iba en paz. Y no solo por ella, sino también por mí misma al así tener la certeza de que la volveré a ver ni que sea en el Paraíso. Bueno, esto del Paraíso, en mi caso más que una cuestión de fe es optimismo. También es difícil transferir esta certeza a quien no la tiene y a quienes tienen todo tipo de reservas e incluso de prejuicios contra la fe cristiana. No hace mucho leía con el mayor interés un escrito de Luisa Cuerda sobre hinduismo, y en concreto sobre el concepto de Ishvara. Aunque para mí el rigor y el vigor intelectual de Luisa están fuera de toda duda, echo de menos sus... ¿filípicas? para El Mundo y su buen mal humor en el campo de la ficción. A pesar de que en un determinado momento me interesé por los principales textos del hinduismo, después me he despreocupado bastante a la vista de que al fin y al cabo estamos manejando traducciones de traducciones. También porque todo cuanto necesito ya lo encuentro en mi propia religión, aunque siempre en un plano bastante más devocional y menos teológico de lo que una quisiera. En la Introducción al cristianismo de Ratzinger he reparado las carencias de haber leído solo a los místicos.
Es decir, sé que me faltan fundamentos, que me muevo en la oscuridad y que solo me guían atisbos de pálpitos de nociones. No he estudiado seriamente el tema en el que se está ocupando ahora Luisa con tanta honestidad y de una forma metódica, sistemática, solvente. Pero tampoco me atrae esa forma de conocimiento, tan parecido a lo que sería estudiar leyes. Al enorme panteón de dioses hindús se puede oponer un santoral que no sé si llegará a los 3000 del subcontinente asiático, pero que por ahí andará. Que el cristianismo católico sea una religión "exclusiva, excluyente y altamente normativa" es con toda probabilidad algo que caracterizará a cualquier religión con culto reglado y con libro revelado, pero me parece un mal menor, especialmente cuando el reproche viene a reforzar una comparación, a realzar lo pretendidamente opuesto. Es decir, me intentaré explicar un poco mejor, me resulta poco hinduísta decir que el catolicismo es exclusivo, excluyente y altamente normativo ¿Acaso no se puede explicar algo por sí mismo? Está claro que las patatas no son tomates, no son crustáceos, son tubérculos. Obviamente, por lo demás, el hinduismo es un modelo de inclusión que nos podemos cuestionar.
Me gustaría saber qué pensaría de todo ello la Beata Teresa de Calcuta o Sor Emmanuel Maillard, que también estuvo una buena temporada en la India antes de su profesión. Tal vez que no hay que meterse en lo que no nos toca. Todo lo cual queda dicho como demostración de mi ignorancia.
Así que, una vez más, todos contentos. De ahí la frase, "aquí paz y después gloria".

Montserrat Sebastià Salat (1957-2014)

(c)SafeCreative *1408281839958

25.8.14

Un día cualquiera


El otro día vi en una de las secciones antiguas del Cementerio de San Andrés (Barcelona) la inscripción cuya imagen guardé aquí. Corresponde al nicho de Tomàs Vives Riera, que fue asesinado el 5 de abril de 1920. El día siguiente apareció una esquela en "La Vanguardia" (Fig. 1), que se la debió poner la empresa para la que había trabajado el difunto, Fabra y Coats. Ese día era un lunes y podría ser que hubiera sido de Pascua, por lo tanto festivo, si como creo que ya lo era por aquel entonces como lo es ahora en Cataluña. El martes siguiente apareció una reseña sobre el sepelio. Aunque la reseña no dice nada ni ese día ni el anterior ni el siguiente sobre las circunstancias del asesinato, encuentro en internet una lista no corta de víctimas en que aparece Vives como dirigente del Sindicat Lliure: "Sindicalista i simpatitzant del regionalisme de dretes, dirigent del dretà “Sindicat Lliure” fou el primer sindicalista assassinat per enfrontaments ideològics, el 1920". El mismo documento afirma:

"Durant els anys 1920 i 1923 el sindicat arribà a tenir més de 200.000 afiliats a Catalunya, i disposava de delegacions a Valéncia, Aragó i Euskal Herria. La seva força era imparable, la seva defensa dels interessos dels treballadors catalans davant la intransigència de la patronal indiscutible, la seva vigorositat i lideratge en molts conflictes era irrefutable, i especialment el seu prestigi.

Aixó ocasionà un atac frontal dels anarquistes, la major part dels seus diritgents uns professionals de l´hampa i del terror (els àcrates tenien el seu quarter general al "Bar la Tranquilidad" aon els professionals de la por i la pistola "star" dirigien les seves venjances i crims -destacant en Layret i un setciències conegut com "El Pajarito" de nom Lluis Companys)" (Isidre Miquel i Viñals, Sindicat lliure, el sindicat dels obrers catalans).
No veo la necesidad de traducir la cita (lo puedo hacer a demanda) y avanzo. Recapitulando: para "La Vanguardia" de 1920 Vives era un trabajador de Fabra y Coats y estaba asociaciado a la Agrupació Excursionista del Centre Popular Catalanista, pero del Sindicat Lliure no se dice nada. El mismo día aparece una reseña de un atraco con uso de la fuerza, de un dentista que había ido a una sucursal del Banco Hispanoamericano a por 6.000 pesetas. Y el cronista del suceso se emplea en todo lujo de detalles, puesto que hasta explica que el ladrón al darse a la fuga se metió en un bar, preguntó por el W.C. y allí se pegó un tiro en la boca.
Aunque hay que leer la prensa, la de 1920 como la de 2014, con ecuanimidad, sobre todo cuando no la hay en los diarios, no dejan de ser llamativas las omisiones. Que el Grupo Godó siempre ha estado con los que ganan lo ha admitido públicamente su última egregia cabeza visible no hace mucho, por lo tanto que yo lo diga solo sirve para subrayar algo que no es ninguna novedad ni pretende abrir los ojos a nada. Las omisiones de LV son campanudas. Sigo tirando de hemeroteca y en el mismo ejemplar del caso del dentista atracado y de la esquela del sindicalista asesinado encuentro una notita sobre la pluma Ideal Waterman que es todo un monumento a los usos y costumbres de los felices (?) veinte a la vez que un ejemplo de coba, halago y pelotilla hasta límites estratosféricos. Un poco más de "jabón" y nos morimos empalagados.
Aunque nos produzca una cierta hilaridad el estilo de todo ello hay que tomar la oportuna distancia y hacerse cargo de los casi 100 años que nos separan y de que en el fondo encontraríamos hoy también omisiones clamorosas, espacios pelotilleros y crónicas incomprensiblemente prolijas sobre hechos que se agotan en sí mismos por carecer de todo interés. Del estilo también se podría hablar mucho. 
Para acabar, vamos a ver: 6.000 pesetas de 1920 son una barbaridad. Y es que, siguiendo con la hemeroteca, he buscado el ABC de aquel 7 de abril de 2014 y he visto que la pensión completa en el Hotel Ritz (el mejor hotel en Barcelona por aquellas fechas) salía por 40 ptas. ¿Para qué querría el dentista las 6.000 pesetas? Pueden ver la noticia entre la primera columna y la segunda columna de la página 10 de "La Vanguardia" del día 7 de abril de 1920. El odontólogo se llamaba Juan de la Muela y Ballesteros y el lenguaje de la crónica tiene mucho jugo. No es lo peor aquello de que el atracador lo "intimó" con un revólver, puesto que al fin y al cabo a lo mejor sí que lo intimó... ¡Pero hay tantas cosas que nos quedaremos sin saber! Y, insisto, de 1920 a 2014 no va tanto.

Fig. 1. Esquela de "La Vanguardia" (6 de abril de 1920)

Recorte de "La Vanguardia" (7 ade abril de 1920)


Fig. 2. Recortes consecutivos de "La Vanguardia" (7 de abril de 1920)

Fig. 3. Publicidad de "La Vanguardia" (7 de abril de 1920)
(c)SafeCreative *1408251820931

24.8.14

Memes y memos


na vez más tengo que salir en defensa del agua, como si el agua tuviera que ser defendida. Tenemos en este pequeño blog varias entradas sobre el agua, que aquí nunca se ha considerado un tema menor como lo sería por ejemplo el pollo a la pepitoria o hasta el trending topic más rematadamente viral, como la cacareada boda de Clooney. No voy a ser yo  quien explique las virtudes del agua ni lo necesaria que es, ni lo bonita que es en cualquiera de sus formas, incluso cuando se hiela en forma de carámbanos o para formar un mero cubito para refrescar una bebida. No seré yo. 
Pero sin embargo sí que tengo que ser yo quien proteste airadamente contra la campaña #icebucketchallenge o Ice Bucket Challenge por la que pretendidos genios del marqueting o del famoseo más narcisista han lanzado el reto de a ver quienes -del mundo de la farándula o el fútbol, etc.- son capaces de echarse por encima un cubo de agua helada y a continuación hacer un donativo para que se investigue sobre la ELA (esclerosis lateral amiotrófica). Los "creativos" que se dedican a imaginar estas campañas lo mismo idean un #icebucketchallenge que un apagón mundial para promover el ahorro (?) de energía. La hora del planeta es una campaña publicitaria muy buena pero lo que persigue no es exactamente lo que dice perseguir. Pero sin meternos en enrevesadas perversiones del sistema, que se parapeta en campañas de apariencia medioambientalista, vayamos a lo que es evidente sin más reflexiones que las patentes. Sí, los "creativos" de la hora del planeta y de la cubitera son los mismos. O parecidos. Son gente cuya creatividad cursa en hacer cadenas humanas, sardinadas, lo que sea, con tal de que se gane gregariamente la atención borreguil del mayor número posible de simpatizantes bobos. 
Como es natural, todo cuanto se haga por vencer una enfermedad tan terrible como la ELA me parecerá más que bien, pero por favor no gasten agua ni nada que sea ireemplazable. No desperdiciemos agua tontamente. Que nos subirán la factura. Los famosos, por favor, si quieren hacer algo youtúbico y molón, que hagan cualquier otra cosa que no perjudique ni el caudal de los recursos naturales ni a nadie.

"Underwater swimmer" (Maria Filoupolou)

Última hora: http://bit.ly/1p7dRx8 Un herido en estado crítico porque le dejaron caer encima 1500 litros de agua desde un hidroavión, siguiendo la estela de la estúpida campaña #icebucketchallenge

La susceptibilidad

Trini - ¿Y cómo fuiste a la Antártida? ¿Volando?
Genaro - Menos guasa.
Trini - Uf, qué susceptible.

(c) SafeCreative *1408241814612

22.8.14

Post 1086: La transmogrificación

s bien sabido lo mucho que les gustan a los niños las cajas de cartón, también conocidas como cajas americanas o cajas de solapas. Hace poco una conocida mía me enseño unas fotografías de su hijo, que ahora tiene 2 años y pico, divertiéndose sobremanera con una caja de cartón. No se si se acordarán de que precisamente hace un año, el ABC recurría a este asunto de las cajas pero para referirse a las del canastillo que el gobierno finlandés entrega desde 1930 a las madres cuando tienen un hijo, las cuales son usadas como cuna, especialmente cuando está demostrado que la mortalidad puerperal finlandesa es una de las más bajas del mundo. No sé si se ha establecido una relación causa-efecto entre la supervivencia infantil y las cunas de cartón. También se ofrecen en muchos tanatorios servicios en que el féretro es biodegradable en vez de ser biodesagradable y de madera. En cualquier caso me temo que es un mero relleno de catálogo, que en realidad nunca se encuentra en existencias y la gente tiene que seguir encajando a sus difuntos en ataudes que degradan el medio ambiente pero que permiten que la ceremonia sea más solemne que la que ofrecerían según que recipientes más ecológicos
Pero el tema de hoy no era ni la degradación del medio ambiente ni la del Oriente Medio, por supuesto, sino más bien el maravilloso mundo de las cajas. Las cajas son fundamentalmente objetos que nos permiten transportar mercancías o almacenarlas y hacerlo con unas condiciones que permiten la discreción, su control, la seguridad, la higiene, el que se puedan apilar, estibar (que no es moco de pavo) y hasta camuflar si es el caso. Hoy en día que todos tenemos incluso más cosas de las que necesitamos, el negocio de las cajas está asegurado, porque solo metiendo las cosas en cajas mantenemos una cierta sensación de orden. 
Sin embargo también, como contrapartida, parece que una vez algo está metido en su caja es casi como si no estuviera o adquiriera otro estado. No sería propiamente como el del famoso transmogrificador del dibujante Bill Watterson. El transmogrificador de la historieta de Calvin y Hobbes es una caja de cartón que se usa boca a bajo. Se le pega una flecha al lado y se le escriben una lista de opciones para ser transformado. Se gira la flecha hacia la opción deseada y se aprieta un botón. Entonces el trasmogrificador reorganiza la composición química del sujeto que hemos puesto dentro de la caja y lo transforma en la forma deseada a la vez que se produce el sonido "¡zap!".  Calvin tiene previsto que alguien quiera transmogrificarse en algo de lo que no esté previsto y deja un espacio en blanco en la lista de opciones para esa posibilidad.
Ahora los magos salen por la televisión y echan las cartas y le dicen a la gente si va a encontrar un trabajo o si su pareja volverá o no su lado, pero hubo un tiempo en que los magos tenían el poder de transformar en sapo o en una sartén al más pintado. De aquellos tiempos trata "Merlín el Encantador" (Wolfgang Reitherman, 1963), de la factoría Disney, que en Hispanoamérica se llamó "La espada y la piedra". Y el duelo de magia entre Merlín y Madame Mim, en que se van convirtiendo a sí mismos en diversos animales yo creo que dio origen a otras muchas escenas de la ficción, aunque mucho más sofisticadas. Cuando Madame Mim se encuentra convertida en un dragón morado, Merlín se convierte entonces en un microbio muy infeccioso y acaba con ella. Sin embargo no nos es dada la capacidad de transformarnos como Madame Mim (magia negra) ni como Merlín (magia blanca). Y lo del transmogrificador... no sé, no sé.
Las opciones que están a nuestro alcance son la cirugía plástica, el vestuario o ser abducidos por una secta alienante. Hay mujeres que quieren ser madres y para ser madres tienen hijos, esa es otra opción de transmogrificación, Las transmogrificaciones que se producen por redefinición de nuestro lugar en el mundo sea por enriquecimiento, empobrecimiento, emparejamiento, desemparejamiento o impostura, son otra posibilidad. Tal vez por eso es por lo que Arquímedes, el búho de Merlín, dirá que en lo único en lo que nunca desearía convertirse es en un ser humano.
Bill Watterson (*)
_____
(*) "A veces piento que la señal más cierta que que existe vida inteligente en algún otro sitio es que nadie se interesó en contactar con nosotros"

(c)SafeCreative *1408221808679

19.8.14

El 19 de julio de 1808

En una pequeña loma, y como a dos tiros de fusil de aquel sitio, brillaba inmóvil e imponente una cosa que desde el primer momento atrajo nuestras miradas, infundiéndonos cierto recelo. Era un escuadrón de coraceros, la mejor caballería del ejército de Dupont. Todos los jinetes contemplamos el resplandor de las bruñidas corazas, en cuyos petos el sol naciente producía plateados reflejos; y después de mirar aquello sin decir nada, nos miramos unos a otros, como si nos contáramos. Ni una voz se oía en nuestras filas: a todos se nos había cambiado el color, y temblábamos aunque cada cual hiciera esfuerzos por disimularlo. El único rumor que turbaba el profundo silencio de nuestro regimiento, donde hasta los caballos parecían contener el aliento y explorar el campo con atónitos ojos, era un ligero y casi imperceptible son metálico producido por las estrellas de las espuelas. Aquel temblor de piernas es un accidente que la caballería observa siempre en el comienzo de todas las batallas."

Benito Pérez Galdós, Bailén, (Episodios Nacionales) Cap. XVI

Ayer escuchaba la grabación de una ponencia de Cristina Matud Calvo en los Jueves Enfermeros Valdecilla, sobre sistemas de información. Trabajé en el equipo de Cristina entre los años 1998 y 2005, cuando dejé el Hospital de Bellvitge para seguir trabajando en el Hospital Vall d'Hebron. Cuando yo empecé a trabajar con ella yo ya había aprendido mucho del mundo de la información científica y académica, por lo que encontrarme con una persona que sabe tanto de documentación clínica fue algo muy bueno para mí humanamente y también para completar mi visión, defectuosa, o incompleta, del sitio en el que estábamos trabajando. Como suele ocurrir, simplemente por el hecho de estar a su lado ya adquirías conocimientos, cosa que así planteada puede resultar un poco esotérica, pero que no lo es porque más bien habría que hablar de una fe casi supersticiosa e inmerecida en el conocimiento verbal. Y oral, con lo que de anal tiene.
En la ponencia, Cristina Matud nos recuerda aquello de que a veces los resultados muestran un 3% de enfermos que se nos han llagado en vez de mostrar un 97% de enfermos que no se nos han llagado. Esto es así en todos los terrenos. Cuando abrimos un diario tenemos prácticamente todas las páginas con una demostración de un desequilibrio detrás de otro. Obviamente Cristina exageraba, humorísticamente, para que la idea se destacara concienzudamente en todo su significado. La noticia en Iraq es que están masacrando cristianos, no que no estén masacrando musulmanes. Y quiero hacer constar que no lo digo con mala intención ni con segundas. Y que así va todo.

Estuve el otro día en una de las escasas librerías que quedan en Barcelona gracias, como diría un librero de mi barrio, a "interbrut" (por antítesis en catalán a "internet" y porque donde net sería "limpio", brut es "sucio"). Era el sábado de la Virgen de Agosto y había muchas tiendas del centro histórico cerradas, incluso las que no estaban de vacaciones, porque habían elegido hacer el puente o fiesta. Nuestra librería de la calle Elisabets estaba heroicamente abierta y había algunas personas en la planta baja, que es la de la Ficción, el Cine, Cocina e incluso la Poesía. En la planta superior, de Historia y Antropología había solo un tipo que se mantuvo todo el rato que yo estuve arrimado a un expositor y asomado a un libro abierto. En el tercer espacio, el más elevado, el de los libros de Filosofía, solo estaban los libros de Filosofía. La verdad es que había uno que yo hubiera puesto en autoayuda. Pero creo que La Central no tiene libros de autoayuda, palabra que por cierto cada vez trasmite mejor su intrínseca absurdidad. Sería difícil encontrar, al hilo del párrafo anterior, libros que hablaran de los enfermos que no se nos llagan pero simplemente porque "La Central" no tiene libros de Enfermería. Tampoco tendrán sin embargo libros sobre cómo no se plancha. No se plancha así, no se plancha asá. 

Y sin embargo sabemos que las personas que se dedican a la enseñanza tienen que recurrir a hacer afirmaciones y hasta se diría que a dar ideas sobre lo que no es correcto. Saben ellos desde su experiencia que es la mejor manera para acabar con un problema. Cuando las madres dicen "Los niños no se tocan la nariz" no nos están haciendo una reflexión sobre la realidad por la que se constata que las criaturas jamás se llevan sus dedos a la nariz, sino que dictan una orden sobre lo que no se tiene que hacer precisamente porque han constatado que se hace y no se debería hacer. La frase opuesta, "Los niños se tocan la nariz", no tiene el menor interés porque no aporta información nueva. 

Nuestro pequeño mundo se podría explicar en dos tardes siguiendo esos modelos de razonamientos. Así como hay por ahí inventos que demuestran la intensísima actividad cerebral de los músicos cuando ejecutan una pieza -que no sea, para entendernos, la canción del verano- podríamos explicar la no menos intensísima actividad cerebral de los
discutidores a través de 5 o seis interruptores sintácticos que les permiten no pensar pero sí desarrollar planteamientos verbales de alto contenido emocional. A veces se diría que algún que otro discutidor es una especie de percusionista -siguiendo con el símil musical- que golpea varias veces sobre la misma idea como remachándola o bien entrando en una especie de bucle extático (variaciones sobre un mismo tema). 

Difícil es encontrar el equilibrio entre lo que es y lo que debería ser, entre lo que pensamos y lo que decimos, entre aquel 3% y el 97% respectivo. Y lo que se aprecia mucho es la expresividad. Hace mucho tiempo conocí una pobre chica eurobudista buenista que defendía con todos sus chakras y buena parte de su kundalini que la literatura era ficción. Por ejemplo esos cuentecillos de Jorge Bucay. Sin fábula para ella no había literatura. Es una opinión respetabilísima, claro está. Y extendida. Pero también lo es la mía, por la cual la literatura es algo así como ese fragmento de Bailén, donde antes del fragor de la batalla hay un espacio para el sonido de las espuelas y el miedo que representan en su estado puro. Ese detalle entre dos escenas narrativas vale más o por lo menos vale tanto como todas las tesis doctorales que se han hecho sobre el modo subjuntivo. Y si la literatura fuera otra cosa para mí no tendría el menor interés.

Charles M. Schulz


Bill Watterson


(c)SafeCreative *1408191785659

15.8.14

La patada de un conejo

"If it was with my dying breath, I would caution anyone against
 attempting the feat... I would sooner walk up
 to the mouth of a cannon, knowing it was going
 to blow me to pieces than make
 another trip over the Fall."
Annie Edson Taylor

Cuando supe que Núria de Gispert era tataranieta de Dorotea de Chopitea por un momento creí estar ante una patraña internáutica. La tatarabuela de la presidenta del Parlament de Catalunya tiene un proceso de beatificación pendiente y recibe el trato de venerable en la Iglesia Católica y verdaderamente vivió entre los años 1816 y 1891. Creo que la venerable no tiene calle pero sé que da nombre a un jardín de Sarrià, cerca de Vil·la Amèlia. 
En mi pobre cabeza ese nombre tiene un aire a los personajes de Cela, apenas esbozados pero inmensos y algo tremendos. Pero, como bien sabemos, la realidad nos ofrece una cantera de personajes tremendos inagotable. La filántropa y pía Dorotea de Chopitea también me recordaba, salvando las distancias, a la cubana enana, Espiridiona Cenda. "Espiridiona" será por San Espiridión de Tremitunte, muy milagroso. En la novela de Antonio Orlando Rodríguez, Chiquita, parece ser que aparece, entre infinidad de personajes, Annie Edson Taylor, que fue la primera persona en saltar por las cataratas del Niágara en un barril. En 1901, cuando tenía 63 años. El año 1911 lo intentó un inglés, Bobby Leach, que se pasó luego seis meses hospitalizado a consecuencia de las lesiones. Curiosamente, Bobby Leach, en uno de los tours vodevilescos en que siguió sacándole tajada a su aventura, en Nueva Zelanda, resbaló con una piel de naranja o de plátano con la mala fortuna de que la herida se infectó, le ocasionó una gangrena y a los dos meses falleció. Lo que demuestra que se puede uno morir de la patada de un conejo.
Bobby Leach provenía del mundo del circo. En sus apariciones públicas después de su proeza se mostraba el recipiente en el que se había expuesto a la fuerza de las aguas, cosa que Annie Edson Taylor no pudo hacer:
"Taylor ganó algo de dinero dando entrevistas donde contaba su experiencia más nunca pudo concretar un gran fortuna [sic: 15 de agosto de 2014] la cual gastó, en gran parte, pagando detectives privados que localizaran a su representante, Fran M. Russel, quien escapó con su barril." (Annie Edson Taylor, Wikipedia)
La preparación del barril y cómo se hizo una prueba con un gato doméstico el día anterior vienen explicados en la Wikipedia, por lo que me voy a centrar en la frase que dijo a la prensa después de su aventura, la que abre el post: "Aunque fuera con mi último aliento advertiría a todo el mundo de no intentar tal hazaña... antes me pondría ante la boca de un cañón a sabiendas de que me iba a volar en pedazos antes que hacer otro viaje por las cataratas".
A.E. Taylor descansa en paz en el cementerio de Niagara Falls junto a Carlisle D. Graham y Matthew Webb. Webb, que fue el primer hombre en cruzar el Canal de la Mancha a nado, pereció en el intento de surcar las cataratas. Pensemos que además de los nadadores y de los saltadores de barril han habido también funambulistas. La página de NPC, de la ribera canadiense, distingue entre stunters y tightrope walkers y advierte que solo se permiten aventuras cada 20 años, lo justo para mantener calculadoramente el interés de uno de los lugares más visitados y turísticos del mundo.
*
Últimamente no me gustan mucho los símiles. Digamos que todo me parece tan singular e inopinado por un lado y por otro tan consabido, que prefiero dejar que la elocuencia de los hechos remate el caso. Y sin embargo no puedo substraerme de establecer un cierto paralelismo entre los funambulistas y stunters y nuestro president Mas, ya conocido por esa denominación tan gráfica de "cadáver político". Los stunters y los funambulistas difícilmente ponen en riesgo otra vida que la suya. Ayer Joana Ortega se rectificó o desdijo de sus anteriores declaraciones sobre la consulta y dijo "l'únic pla de l'executiu català és votar el 9-N". Que solo hay un plan, sin alternativa, y que el ejecutivo catalán solo piense en ese plan -las dos cosas- es obvio. Aparentemente no hay ningún otro tema que no sea el llamado "procés". Las declaraciones de Artur Mas públicas son frecuentes pero no tienen nada que ver con los 23 puntos famosos que llevó a Madrid recientemente. Siempre son sobre el procés.
La obstinación con la que se refiere constantemente a la "voluntat d'un poble"  lejos de ser un modelo de tesón y de firmeza, es un ejemplo de onanista estupidez del delfín de Jordi Pujol Soley. Es evidente que no tiene salida.
Annie Edson Taylor tras el salto de las cataratas del Niágara (1901) y en estado de  conmoción
Annie Edson Taylor

Post registrado en (c) SafeCreative *1408151766841

14.8.14

Un niño con zapatos nuevos

e veo en la obligación de advertir que el contenido de este post puede herir la sensibilidad de algunas personas. Y es que hay quienes no sufren la vista de la sangre, una mención a un procedimiento quirúrgico o incluso el olor que dicen que tienen los hospitales. En el caso más que peregrino de que alguien así llegara a este blog, queda avisado de que excepcionalmente voy a referirme a una operación cuyos detalles pueden resultarle desagradables.
La fotografía de hoy -para ir rompiendo el hielo- es antigua, de 1946, y es la imagen de un niño de seis años que acaba de recibir de la Cruz Roja unos zapatos nuevos. Como me decía el otro día B.G. de su nieto, se ríe "con todo el cuerpo". Este niño me lo recordó otro al que le acaban de hacer unas orejas porque es micrótico de nacimiento, vulgo "desorejado". También nació sordo, pero le pusieron un implante coclear y oye a la par que habla claramente. En un reportaje de la BBC pueden ver el vídeo donde el cirujano plástico le explica al niño lo que le va a hacer y lo hace en términos sencillos. La operación fue en dos tiempos: primero le extranjeron trozos de cartílago de seis de sus costillas y a continuación a partir de este material le cosieron y moldearon unas orejas que le pusieron en una especie de bolsillos de piel que mediante una succión ulterior adquirieron la forma de la base cartilaginosa, como pueden apreciar en una fotografía del mismo reportaje. Al parecer esta intervención del London's Great Ormond Street Hospital se verá muy mejorada pronto en cuanto se aplique la tecnología de las células madre para la creación de tejidos y por lo tanto no haga falta extirpar las costillas o no tanto.
No me resultó tan llamativo el implante, succión incluída, para que las orejas adquirieran relieve y la forma característica de los pliegues, como el hecho de que tuvieran una forma tan lograda. Ya hace un tiempo que aquí en el post titulado "De piedra" incluía un clip de las orejas en el arte puesto que había reparado en que en la escultura hay ejemplos muy logrados y pulquérrimos al lado de otros que más bien podrían ilustrar casos clínicos de orejas en coliflor o de luchador. Les aseguro que hay casos clamorosos donde unos rasgos finísimos de mármol enamorado están rematados con un par de pabellones que parecen  dos bodoques o dos gurruños amazacotados y burdos. Lo mismo que digo para la escultura creo que se puede mantener para la pintura.
Para mí por lo tanto lo más llamativo fue que además el cirujano plástico, Neil Bulstrode, tomara como modelo y "plantilla" (stencil) las orejas de la madre del niño. No sé si a ustedes todo lo demás les resulta tan normal como a mí, que he leído montones de informes de reconstrucciones mamarias, faciales, etcétera. Es que en el vídeo además no se explica cómo llegamos del stencil de la oreja de la madre al moldeo de los cartílagos. No veo yo que sea una cosa tan fácil a no ser que se pudiera hacer con un AutoCAD o algo que se le parezca. Si hay esculturas con orejas horrendas, ¿qué nos hace pensar que es fácil conseguir unas orejas bien torneadas?
A pesar de que el cirujano plástico le explicara al niño el invento como algo sencillo, sabemos pues que no lo es. Esa sencillez es en parte modestia y sprezzatura pero también tiene una voluntad terapéutica. Otra cosa es que a veces los médicos tienen que salvarse de posibles contratiempos y ponernos en una cierta preocupación, pero está claro que su actitud tiene que situarse entre la responsabilidad, la atención, la consideración, la modestia y la claridad. 
Algunos científicos suelen ignorar -en los dos sentidos de la palabra ignorar- las medicinas tradicionales de China y la India. Aunque la medicina de China no contempla la cirugía y los traumatismos abiertos son o eran resueltos mediante entablillados y emplastos, la medicina ayurvédica india tiene una parte quirúrgica importante. Ya a principios de siglo pasado los ingleses conocieron las técnicas ancestrales para la rinoplastia. Y yo diría que no es moco de pavo que el Súsruta-samjitá (siglo III-IV d. C.), texto atribuido a Súsruta, queda documentado que se hacían injertos pediculados, esto es injertos cutáneos en que una parte permanece unida al área donante para asegurar su riego sanguíneo, mientras que el resto es trasladado a la zona receptora. De hecho la reconstrucción de nariz mediante un injerto pediculado procedente de la piel del hueso frontal en inglés se conoce como "indian flap".
Pero en un mundo hiperconectado no hemos conseguido alcanzar una buena comunicación no ya entre las gentes que hablan diferentes lenguas, sino incluso entre los que hablamos la misma lengua aunque sea mal.
El niño de los zapatos nuevos se llama Werfel.
"New Shoes" de Gerald Waller  (Viena, 1946)
(c) SafeCreative *1408141752854

11.8.14

Biblia y calefón

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...
Enrique Santos Discépolo, "Cambalache".



Parece increíble que hayan ojos que repararan en el "Laura Pausini" de Isabel Pantoja, durante una actuación en la que lleva un vestido azul muy bonito hasta los pies. Y bien podría ser que lo que mostrara en uno de los giros en todo caso fuera la pieza de refuerzo que llevan las medias mismamente donde se juntan las piernas. Hay un vídeo de RTVE y me es imposible determinar si el "Laura Pausini" está en el minuto 2:48 o en el 2:49, porque es muy rápido. Porque todo es muy rápido es por lo que pienso que no hay por parte de la tonadillera intencionalidad, mientras que es la lentitud lo que delata la intencionalidad del Laura Pausini verdadero. Pero estamos en el terreno de las apoteosis (*), digo de las hipótesis.
Yo no he leído ni Mujercísimas ni Chulas y famosas, de Terenci Moix, y apenas recuerdo Garras de astracán, pero lo que sí recuerdo es que me pareció reconocer a Isabel Pantoja entre los personajes. Y que la lectura de la novela me resultó deliciosa. Si no era ella se le parecía mucho. No sabe una a que atenerse, con tanta ironía y tanto marketing. Porque no me digan que no es una perla de la mercadotecnia el artículo de Fernando Trias de Bes (**) "Jo perdono Pujol", donde en realidad lo que se desliza es que lo perdona si todo lo que ha hecho es cuanto confesó el pasado día de Santiago. Aunque el artículo también podría contextualizarse en el alud de consideraciones favorables que se le han hecho en estas tierras a Jordi Pujol Soley.
Isabel Pantoja es mucho más interesante, a mi pobre entender, que Penélope Cruz, a quien -hasta donde yo sé- se refirió solo una vez Paco Umbral: "Entonces me doy cuenta de que soy yo el que estoy pasado y no ellos, que están de plena actualidad, como Penélope Cruz, y son para mí una sucesión de desconocidos. Y lo mismo me pasa con los premios, no reconozco los nombres de muchos de los premiados." Pene Cruz ha dirigido un anuncio que da la impresión de estar hecho de plástico, como ella misma, tal vez a causa de la tensión erótica. Umbral, que nos dejó unas páginas de los usos y costumbres de un Madrid del que no sé si quedará algo, tampoco sé qué hubiera pensado o dicho del anuncio.
De manera que, por recapitular, conviven en este cambalache siglo XXI, varias formas de ganarse la vida que nos hablan de las dificultades de los candeleros. Y los candelabros. Además de las cuestiones generacionales, que no son mínimas, hay muchos otros factores. A ver, básicamente tendríamos además los que hablan y los que dan que hablar. Hay un sector primario, como en la Agricultura, que es el que trabaja, y luego hay los que como Monegal o Arús se dedican a criticonear lo que hacen los otros, com mayor o menor calidad. Es el sector secundario y hasta terciario. Esta pureza de los medios, desde la más prístina o auténtica a la más mezclada en la batidora, se reproduce en todas las esferas de la actividad humana. Siempre habrá, si se me permite, "parásitos".
Lo de Isabel Pantoja es todo un fenómeno, porque ya fue singularísima su viudedad. Tantos toreros no se han muerto en una enfermería de una plaza, y más desde que lo hizo "Paquirri". su muerte, tan desgraciada, sirvió para que cambiara " la legislación de espectáculos taurinos obligando a las plazas (en todas sus categorías) a disponer de unidades sanitarias UVI's móviles, y a las plazas de 1.ª y 2.ª categorías a disponer de quirófanos convenientemente equipados ya que, hasta entonces, más bien lo que se hacía en ellos era administrar unas primeras curas teniendo que contar más con la pericia médica que con medios adecuados" (Wikipedia). Que la niña que adoptó el año 1996, Chabelita, esté ahora relacionada con un pariente del torero José Ortega Cano, tampoco es que sea muy corriente. La vida de la cantaora se parece cada vez más a una de aquellas novelas bizantinas en que no faltaba un naufragio y un cautiverio, salían caballos y todo resultaba terriblemente convulso y lleno de colorido.
Hace años, en este mismo blog o en su predecesor, *A la flor del berro, yo decía que de tener que elegir entre pasar las vacaciones con una de las dos infantas (Elena o Cristina, no Leonor -que ya no es infanta- o Sofía), que tenía muy claro con quien las haría. Si ahora tuviera que elegir entre la Pantoja y la Cruz, me iba a resultar más difícil. Pero no por lo reñida que estarían mis preferencias, que no lo están, sino porque cada vez valoro más la tranquilidad.
*
Desde esa tranquilidad les recomiendo una lectura del artículo de Albert Sánchez Piñol sobre la "Historia criminal del azúcar", tan ameno como interesante. No digo yo que lo puedan leer los niños, pero sí que es un buen ejemplo de como se puede hablar de lo que han hecho nuestros congéneres sin empeorar las cosas, que ya de por sí son terribles.
Enrique Santos Discépolo (1901-1951)

(c)SafeCreative *1408111738697
____

(*) "Estoy que no salgo de mi apoteosis" (Norma Duval).
(**) Publicado en el diario Ara para sus suscriptores, alguien amablemente lo ha reproducido en Twitter en su integridad gratis et amore.

10.8.14

Ping et al.

(c) SafeCreative *1408101732414

En el Zoo de Budapest

El mes pasado pude conocer el zoo de Budapest, que es también su Jardín Botánico, y conocer su ejemplar de casuario. Pude retratarlo aunque no muy bien y además hice un par de fotos del monumento al dodo y de un típico signo de carretera austral advirtiendo de la existencia de casuarios.

Monumento al dodo (1). Zoo de Budapest. (c)SafeCreative 1408101732438
Monumento al dodo (2). Zoo de Budapest. (c)SafeCreative 1408101732421
Letrero de carretera. Zoo de Budapest
Casuario del Zoo de Budapest

5.8.14

Ni qué niño muerto

"Poco después, su mirada se posó en una cajita de
cristal que había debajo de la mesa.
La abrió y encontró dentro un diminuto
pastelillo, en que se leía la
palabra «CÓMEME», deliciosamente escrita con
grosella. «Bueno, me lo comeré», se dijo Alicia, «y si me
hace crecer, podré coger la llave, y, si me hace toda-
vía más pequeña, podré deslizarme por debajo de la
puerta."
L. Carroll, Alicia en el País de las Maravillas, cap. 1.



 
ace siglos que meriendo galletas, cuando meriendo. Mis preferidas son las galletas María Fontaneda. Cual no sería mi sorpresa hoy al ver que cambiaron el relieve característico que rezaba "La buena MARÍA Fontaneda" y ahora, aunque se ha mantenido la cenefa de grecas exterior se lee: "Cada día María para todos". Y la palabra María aparece dentro de la silueta de una hoja. Parece que con la moda de las galletas decoradas abundan todo tipo de extravagancias que la verdad es que no conseguin ni sorprenderme ni interesarme. El grabado de la nueva María parece toda una declaración de principios, más hoy en que hay tanta hambre en el mundo y tanto niño muerto. No está mal, pero una hubiera preferido que se mantuviera lo de toda la vida, incluso solo "María", a secas.
Sobre el origen de la expresión "ni qué niño muerto" leo:
"Para hallar su origen hemos de echar hacia atrás varios siglos y encontraremos que se trata de la transformación de una expresión en la que, por aquel entonces, no se mencionaba a ningún ‘niño muerto’ sino a un ‘niño envuelto’ siendo un término utilizado para referirse a los bebés que morían a las pocas horas de nacer.
La expresión/interjección ‘ni qué niño envuelto’ (que como tal ya figura en el ‘Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes y sus correspondientes en las tres lenguas francesa, latina é italiana’ de Esteban Terreros y Pando publicado el 1 de enero de 1787 y donde podemos encontrar que su significado ya era: ‘frase despreciativa, que se dice rechazando alguna cosa’) proviene de la discusión que se mantuvo siglos atrás sobre la conveniencia de incluir (o no) en el censo de población a los niños fallecidos antes de haber sido bautizados. Según el credo no se podía catalogar como ciudadano con derechos a aquellos que no estaban bautizados, por lo que a un niño que naciese y muriese (niño envuelto) antes de haber podido recibir el sacramento del bautizo no se le podía considerar persona.
Esas discusiones en las que se mantuvo el tira y afloja de si incluir o no a los pequeños, llevó a que surgieran múltiples disputas en las que, dentro del contexto, se utilizase la expresión ‘ni qué niño envuelto’ que con el transcurrir de los años se transformó en la interjección ‘ni qué niño muerto’" (¿De dónde proviene la macabra expresión ‘ni qué niño muerto’?)
La explicación, con ser satisfactoria, aún nos produce mayor zozobra que la que nos producía la expresión en sí misma. En los tiempos nuestros la discusión sobre la condición de persona se ha trasladado al embrión porque atañe a los abortos, otro tema que no es para tratar durante la merienda, claro está. Pero lo de Gaza está consiguiendo empeorar lo que no podía parecer empeorable.
Me quejaba hoy (es un decir) de que en estos tiempos nuestros todo parece desvanecerse rápidamente y el tiempo cae marcando un paso imposible de seguir si no es con mansedumbre e incondicionalmente. El decorado de mi entorno se ha derrumbado o desvelado y los días se han tragado los años y los años a los días como si no fueran nada, bagatelas. La perspectiva que he obtenido de la vida de los que me rodean (es un decir) no es ni una suma, ni una resta, ni una lección. Todo adquiere la consistencia que tendrían nuestras pisadas en la arena, las sombras, un reflejo de sol que se deshace sobre las olas de la niñez, las adivinanzas, el grito en el patio. En mi hospital, con una plantilla de unas 7.000 personas -sin que entremos a valorar quienes tienen esa condición a quienes no- pasan contingentes de jóvenes que trabajan 4, 5 años y después se tienen que ir. Son como tropas o contingentes. "Todos somos contingentes".  Esa especie de desarraigo y aquel del que habló Simone Weil, esas como puertas rotatorias de reemplazos, no tendrían porqué hacernos más inhumanos de lo que ya somos a veces.
Y no acabo de entender o justificar este quehacer mío -la palabra en el tiempo- como un intento de retener en las manos agua, hacer señales de humo, tan débiles, encontrar las migas de pan que no se comieron los pájaros para intentar reconstruir el trazo de un camino.

(c)SafeCreative 1408051711798

4.8.14

Problemas epistemológicos

"Sir Humphrey: Unfortunately, although the answer was indeed clear, simple, and straightforward, there is some difficulty in justifiably assigning to it the fourth of the epithets you applied to the statement, inasmuch as the precise correlation between the information you communicated and the facts, insofar as they can be determined and demonstrated, is such as to cause epistemological problems, of sufficient magnitude as to lay upon the logical and semantic resources of the English language a heavier burden than they can reasonably be expected to bear.
Hacker: Epistemological — what are you talking about?
Sir Humphrey: You told a lie.
Hacker: A lie?
Sir Humphrey: A lie.
Hacker: What do you mean, a lie?
Sir Humphrey: I mean you… lied. Yes, I know this is a difficult concept to get across to a politician. You… ah yes, you did not tell the truth."
"Yes, Prime Minister" (The tangled web)

En los años de "Sí, Primer Ministro" estaba de moda la Epistemología, aunque cuando rascabas pasaba un poco como en los años 90 con el tantra y más recientemente con el oxímoron. Como el "Yo sigo" de Joe Rígoli, una vez que cada uno de los latiguillos se ha pronunciado 58.743 veces pasa al hartazgo y cae en desuso. Obsérvese sin embargo la broma nos sirve para ver que el humor inglés señala con precisión la diferencia que hay entre mentir y no decir la verdad.
Hubo un tiempo en que me miraba el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya y el Boletín Oficial del Estado. El domingo estuve visionando vídeos de Pujol para ver su maestría en el segundo arte, el de no decir la verdad. Partía yo de la base de que mentir lo que se dice mentir nunca mintió. Hay un vídeo de 145 minutos en Youtube que reproduce el debate de "La clave" de 16 de marzo de 1984, sobre Cataluña. Ya José Luis Balbín lo presenta como una "sucesión de monólogos". Participaron Jordi Pujol Soley, Raimon Obiols (PSC-PSOE), Antoni Gutiérrez Díaz (PSUC), Fabià Estapé, Rafael Arias Salgado (ex-Ministro de Administración Territorial), Eduard Bueno (AP-PDP-UL) y Heribert Barrera (ERC). El año 1984 Jordi Pujol era President del Govern de la Generalitat y Heribert Barrera del Parlament. Creo, no estoy segura, que la película que centró el debate es "La piel quemada" (Josep Maria Forn, 1967). Forn estaba emparentado cinematográficamente hablando no con la Escuela de Barcelona (Nouvelle Vague) sino con el neorrealismo. Los problemas que tuvo con la censura fueron más por las escenas eróticas de Luis Valero (el albañil) y Silvia Solar (la belga) que por nada más, e incluso en la "sucesión de monólogos" se señala que se respetaron los diálogos en catalán, cosa que no es sorprendente a pesar de que hay quien sigue hablando de aquellos años como de los años de represión de catalán. El programa se emitió a dos meses de las elecciones al Parlament y con un índice de paro del 20% según Gutiérrez y del 35% según Balbín.
En el minuto 15:05 Antoni Gutiérrez introduce un elemento que por aquel entonces empezaba a esbozarse: "A veces también aparecen elementos de posiciones políticas que intentan monopolizar Cataluña". Hay que esperar al minuto 47:20 para que se retome este hilo y lo hace Raimon Obiols: "Se ha llegado a unos equipos humanos cuya composición sociológica, cultural, lingüística, no reflejan en absoluto lo que es la realidad actual contemporánea de la Cataluña de los años ochenta, del año 1984". Y Obiols continúa: "Hay que hacer un gran esfuerzo, que no sería el esfuerzo de cupos, porque ese sería un gran absurdo, sino un esfuerzo de generosidad, un esfuerzo de los partidos a través de la composición de los partidos, a través de la tarea de gobierno, de la tarea institucional, de construir unos grupos humanos que reflejen exactamente lo que es Cataluña hoy y no una visión sesgada". Le interrumpe Barrera diciendo: "Estos son los cupos, estos son los cupos". Sigue Obiols: "Sería ridículo. Es una manera de caricaturizar completamente el pensamiento y por lo tanto de formularlo groseramente. Se trata simplemente de que en los partidos haya gente que represente exactamente lo que es Cataluña y no una parte, no una fracción, y se trata después de una cosa que me parece tanto o más importante y se ha hecho ya alusión a esto aquí . Se trata de comprender lo que es Cataluña, Cataluña como idea y como realidad, y no tratar de imponer una propia visión personal o partidista a todos los temas en relación con lo que es Cataluña. Cataluña es una historia, es una realidad nacional, pero Cataluña es también una realidad viva y contemporánea que son sus seis millones de ciudadanos y ciudadanas, seis millones de hombres y mujeres que tienen todos la propiedad indivisible de Cataluña. Y nadie puede decir "yo soy más propietario de esta idea, de esta realidad de Cataluña que usted", nadie tiene esta posibilidad completa ni este derecho y nadie puede tampoco decir "si usted quiere participar de esta propiedad tiene que amoldarse a la idea de Cataluña que me hago yo".
Pero la mayor parte de la sucesión de monólogos se la llevaron los temas económicos y lo que Obiols esbozaba, y de hecho Barrera reconocía, no se había manifestado -más que para pieles muy sensibles- hasta el punto en que está hoy en día, en que incluso es difícil no ya distinguir epistemológicamente lo que es verdad de lo que es mentira sino que lo difícil es distinguir la realidad y la ficción.

Estuve mirando el mismo día otro vídeo que es claramente un  fake. Todo  el mundo sabe que odio los fakes con todo mi corazón. El vídeo muestra cómo comer sushi y está en japonés pero los subtítulos están en español, que es lo que yo entiendo y ahí es en donde se detectan los disparates. Aunque hay que decir que resulta más que raro que el preparador de sushis use la toallita templada con la que ha limpiado la tabla de cortado para sucesivamente limpiarse la cara y luego un cuchillo con el que obviamente seguirá trabajando. Es altamente improbable que un cocinero japonés haga tal cosa y mucho menos para mostrar cómo comer sushi.
Se dirá que el fake canónico sirve para regodearse en la propia ignorancia, reírse un poco de todos y jugar, como con los timos en general, con la complicidad de los otros. Y que la forma de ocultar la verdad de los políticos también es una forma de favorecer a alguien. O a una parte de la sociedad, por pequeña que sea esa parte.
El hecho de que Bueno acabara en la cárcel por delitos fiscales, Barrera fuera en sus últimos años bien identificado como un xenófobo declarado y de que Jordi Pujol Soley haya confesado recientemente su fraude colosal, el grano del vídeo descolorido, el purito de Estapé, su sonido pésimo, hacen que la grabación parezca un "cuento contado por un idiota".
El sábado escuché en la cafetería de "El Corte Inglés" en la mesa del lado: "És una cortina de fum del Rajoy". Y yo pensaba: "¿Cortina de humo? Ostras, pero si solo lo que ha trincado el hijo mayor es tanto como la deuda de Argentina."
Jordi Pujol tenía engañada a su hermana, al parecer. Eso me hizo recordar a F. Millet:  Le cobró 40.000 euros por la boda de su hija al suegro, y en realidad los había sisado de la caja del Palau o de cualquiera de sus otros negocios sucios. De hecho me he llegado a preguntar más de una vez si el matrimonio Pujol-Ferrusola no tuvo tantos hijos para tener el dinero más estratégicamente repartido. No sé si me explico.


(c)SafeCreative *1408041705295