24.6.14

El Escorial de los mares

"Yo, que observo cuanto veo, he tenido siempre la costumbre de asociar, hasta un extremo exagerado, ideas con imágenes, cosas con personas, aunque pertenezcan a las más inasociables categorías. Viendo más tarde las catedrales llamadas góticas de nuestra Castilla y de Flandes, y observando con qué imponente majestad se destaca su compleja y sutil fábrica entre las construcciones del gusto moderno, levantadas por la utilidad, tales como bancos, hospitales y cuarteles, no he podido menos de traer a la memoria las distintas clases de naves que he visto en mi larga vida,  y he comparado las antiguas con las catedrales góticas. Sus formas, que se prolongan hacia arriba; el predominio de las líneas verticales sobre las horizontales; cierto inexplicable idealismo, algo de histórico y religioso a la vez, mezclado con la complicación de líneas y el juego de colores que combina a su capricho el sol, han determinado esta asociación extravagante, que yo me explico por la huella del romanticismo que dejan en el espíritu las impresiones de la niñez.
El Santísima Trinidad era un navío de cuatro puentes. Los mayores del mundo eran de tres. Aquel coloso, construido en La Habana con las más ricas maderas de Cuba en 1769, contaba treinta seis años de honrosos servicios. Tenía 220 pies (61 metros) de eslora, es decir, de popa a proa; 58 pies de manga (ancho) y 28 de puntal (altura desde la quilla a la cubierta), dimensiones extraordinarias que entonces no tenía ningún buque del mundo. Sus poderosas cuadernas, que eran un verdadero bosque, sustentaban cuatro pisos. En sus costados, que eran fuertísimas murallas de madera, se habían abierto al construirlo 116 troneras: cuando se le reformó, agrandándolo, en 1796, se le abrieron 130 y, artillado de nuevo, en 1805, tenía sobre sus costados, cuando yo le vi, 140 bocas de fuego, entre cañones y carronadas. El interior era maravilloso por la distribución de los diversos compartimientos, ya fuesen puentes para la artillería, sollados para la tripulación, pañoles para depósitos de víveres, cámaras para los jefes, cocinas, enfermería y demás servicios. Me quedé absorto recorriendo las galerías y demás escondrijos de aquel Escorial de los mares. Las cámaras situadas a popa eran un pequeño palacio por dentro y por fuera un especie de fantástico alcázar; los balconajes, los pabellones de las esquinas de popa, semejantes a las linternas de un castillo ojival, eran como grandes jaulas abiertas al mar, y desde donde la vista podía recorrer las tres cuartas partes del horizonte.
Nada más grandioso que la arboladura, aquellos mástiles gigantescos, lanzados hacia el cielo como un reto a la tempestad. Parecía que el viento no había de tener fuerzas para impulsar sus enormes gavias. La vista se mareaba y se perdía contemplando la inmensa madeja que formaban en lo arboladura los obenques, estays, brazas, burdas, amantillos y drizas que servían para sostener y mover el velamen."

Benito Pérez Galdos, Trafalgar (Episodios Nacionales, Serie Primera), cap. 9.




19.6.14

Plumas blancas de cisne

"Esta sección que pertenece al Escuadrón de Escolta Real, utiliza el uniforme igual al descrito en el Real Decreto de creación del citado escuadrón en 1875, con las variaciones introducidas para el reinado de D. Juan Carlos I. Montan caballos de pura raza española de capa castaña. Los coraceros desfilaron por vez primera, rodeando el automóvil de S.M. el Rey, en Zaragoza, en 1987, con motivo del desfile de la Fuerzas Armadas celebrado dicho año en la capital aragonesa. 
Descripción: El uniforme está compuesto sobre guerrera de color azul turquí, de una fila de botones en plata con escudo de la Casa, cuello con galón flordelisado en plata, hombreras caponas de color plata con escamas y corona real en su ancho; coraza acerada, la coraza de corbata roja, lleva en su peto un sol rafagado en dorado y sobre él tres flores de lis y la cifra “JCI”, se ciñe por cinturón de cuero blanco de dos tirantes sobre bulón de color dorado de cadeneta. Guantes y manoplas blancas de cuero. Calzón blanco de algodón y bota alta acharolada con guardapolvo. Para tiempo frío, usan capotes de caballería de color blanco, con vuelta y embozo encarnado. Los oficiales y tropa visten idénticos uniformes, diferenciándose tan sólo, aparte de las estrellas de las divisas, en el reborde de las manoplas: rojo para la tropa y de hilo de plata para los oficiales. Se cubren con casco acerado en punta con llorón de plumas blancas de cisne, con carrilleras de escamas doradas, en el frontal en dorado la cifra real (JCI), coronada y sustentada por dos leones. Como armamento utilizan una réplica del sable de la Escolta Real de S.M. Alfonso XIII, espada recta con guarnición de acero con 4 gavilanes, en el centro de la empuñadura la cifra Real "JCI" con corona real encima."  (Uniforme de coraceros de la Guardia Real)

Detalle de fotografía procedente de ABC

13.6.14

Ignominia

— El espionaje inglés admitió haber usado 250.000 palomas mensajeras entre 1939 y 1945.
Corruptio optimi pessima (La corrupción de los mejores es lo peor)
*
(c) SafeCreative 1406131226354 - Clicar sobre el libro de Galdós para aumentar.

10.6.14

Love is in the air (2). cuaderno de campo y playa


-QE ASI, AVESTRUSA, PANDE VAI?
-QUE TIMPORTA CULIAU. 
[Diálogo según la variante posible para Córdoba, Argentina]

-CHE, AVESTRUSA, TE KERUSA LA MERLUSA? 
-SHO VO, AVESTRUSS? SO JODIDO GUACHIN, EH? 
[Diálogo según la variante porteña callejera, lunfarda]

Traducciones de: Marité Domínguez y Amelia Rodríguez

*
Van saliendo los dibujillos del grupo de raras aves (un pájaro dodo, una avestruz, una ñandú, un kiwi, un pingüino, un casuario, un pavo real y una gallina, además de un canario).
Al principio del proyecto la dificultad era trazar los rasgos de cada personaje, no ya su forma sobre el papel como lo que yo llamaría el carácter. Pero todos fueron surgiendo sin gran dificultad y de forma definida, fluida, clara. La siguiente dificultad fue agruparlos y hacerlo proporcionadamente, de acuerdo con las envergaduras o alzadas de cada ejemplar. No podía hacer la gallina más grande que el avestruz, para entendernos. Pero eso no es nada, ya que es tan fácil encontrar los datos por ahí, comparado con el hecho de que no hay ninguna ocasión que la naturaleza pueda ofrecer para que se reúnan especies tan diversas por sus costumbres y sus latitudes. El pingüino emperador habita en la Antártida, mientras que el kiwi se encuentra sobre todo en Nueva Zelanda y hace una vida nocturna. Y sin embargo, como imagino que pasó con las fábulas de Esopo, La Fontaine y Samaniego prevalece la historia sobre lo que sería propiamente la ecología.
Tampoco hace falta decir que ya sé que a excepción de algunas especies los pájaros no hablan ni mucho menos. Todo lo más son capaces de reproducir palabras o sonidos del ambiente por mimetismo. Hablaban también los animales, creo recordar, en el Calila e Dimna, en el Panchatranta, en Las Mil y Una Noches, y ya en nuestra época en todas las series de dibujos animados y de ficción que hemos podido disfrutar en el cine y en la TV. Incluso -me acuerdo por ejemplo de Porky o del Pato Donald, que ayer cumplió 80 años- hay personajes que tienen un acento personal, una forma característica de hablar o de enfarfullarse. ¿Quién no recuerda la adorable imitación de Dory del balleno, en "Buscando a Nemo" (2003), la película de Píxar?
A pesar de mi silencio literario (o pseudoliterario), no me es posible dejar de usar completamente el lenguaje, aunque tenga una función que bien se podría obviar. Podría dejar los dibujos pelados de todo signo que no fuera el lenguaje propiamente visual, de formas y colores, sin ningún problema. Pero decidí que algún pie de imagen se podía poner. E incluso traducirlo a algunos idiomas que están a mi alcance a través de conocidos y amigos. Estas traducciones ya las he ido incorporando y creo que no ha hecho falta indicar que no hay una asociación de un tema o de un personaje a un solo idioma o a varios idiomas. Las traducciones las he concebido como contribuciones de personas de mi entorno que están dispuestas a colaborar cuando se les pide que traduzcan una frase no muy larga y esto dos o tres veces al año, no mucho más. Podría haber recurrido al Google Translator y a otros mecanismos, o implicar a terceras personas. Ninguna de ambas opciones me gusta porque siempre he optado por las llamadas "fuentes primarias" o directas.
La disponibilidad de las personas a las que les he pedido su colaboración me ha impresionado aunque no me ha sorprendido. A excepción de una sola persona que finalmente no podrá participar en este pobre blog, todas las demás me han demostrado su apoyo incondicional sin poner dificultades de aquellas que damos en pensar que son más temperamentales que de otro género.
Me hacía mucha ilusión incorporar algún fraseo de la Argentina pero impremeditadamente no conté con la gran riqueza lingüística de este enorme país, y la dificultad que presenta que por ejemplo la ñandú, sin traicionar su origen patagónico, pudiera ser entendida por esta otra parte del mundo, aunque estemos acostumbrados a nuestras propias variantes dialectales, sociales, etcétera. Y es que de la misma manera que he llegado al punto de hacer coincidir a un pavo real y a una ñandú en un jardín donde hay la estatua de un dodo y un ficus propio de Australia, también me tengo que ceñir a un ñandés o idioma de los ñandús, que se parezca a lo que nos imaginamos en Europa que es la forma de hablar de un psiquiatra o un futbolista porteños, sin entrar en lunfardos ni en mapuches ni en más profundidades.
Las versiones que me han ofrecido Marité Domínguez y Amelia Rodríguez para el diálogo de "Love is in the air" me interesan sobremanera y son buen ejemplo de la riqueza cultural argentina, pero me equivoqué al pensar que podía domesticarse al punto de que yo pudiera incorporar un estándar comprensible para todo el mundo y asimilable a una condición más universal.
Estas y otras cuestiones no pueden detener el proyecto, sino que son indicios del camino a seguir y de ellos doy fe en estas notas como de cuaderno de campo o de cuaderno de playa. Ya se verá en qué queda todo.
Otro tema que también  me ha sobrevenido últimamente es la de la posibilidad de añadir más colorido a las escenas pero nunca a costa de añadir más pájaros -quien mucho abarca poco aprieta- sino con la condición de incorporar otros elementos paisajísticos o de escenografía pura y dura. 

El dibujo está protegido por una licencia SafeCreative 1406081197476

8.6.14

Love is in the air (1)


Amor omnia vincit ("El amor todo lo puede")
   ¿Estudias o trabajas?
   Es complicado.
*
— Do you work or are you a student?
— It's complicated.

(c) SafeCreative 1406081197476

***


El canto del pavo real

No me quejo, no murmuro, diosa, sin motivo -decía el pavo real a Juno-. El canto que me has dado, desagrada a la Naturaleza toda; en cambio, el ruiseñor, insignificante pajarillo, lanza dulces y vibrantes sonidos; él por sí solo es el encanto de la primavera. 
Irritada Juno, respondió al instante: 
¡Pájaro envidioso, debes callarte! ¿Puedes envidiar la voz del ruiseñor? Alrededor del cuello luces un arco iris de cien tonos de seda, y desplegando ante nuestros ojos una cola que parece la vitrina de un joyero, presumes orgulloso. ¿Cuál otra ave bajo el cielo, como tú, está hecha para agradar? Ningún animal tiene todas las virtudes: dimos a unos la fuerza y el tamaño; el halcón es veloz, y el águila valiente; el curevo tiene sus garras, y la corneja advierte las desgracias futuras. Todos viven contentos con su suerte. ¡Cesa ya tus lamentos, o, para castigarte, te quitaré las plumas!
Jean de la Fontaine, EL PAVO REAL QUEJÁNDOSE A JUNO, Fábulas.
Hoy la base de datos de Xeno-canto ("Sharing bird sounds from around the world") registraba unos 172.000 registros de más de 900 especies. He observado que para poderlos disfrutar hay que registrarse, cuestión para la que apenas hay que dar un correo electrónico y poco más. Del pavo real o pavo de la India (Pavus cristatus) hay 15 grabaciones de India y Nepal casi todas. A mí me recuerda la bocina de un payaso aunque por su forma también podría recordar a aquellas cajas de juguete que cuando se inclinan emiten el sonido del mugido de una vaca. Pero esto ya es hablar por hablar.

Ilustración de Gustave Doré para "Le paon se plaignant à Junon"

6.6.14

What a difference a day made


- ¿Estudias o trabajas?
- Ama de casa
*
- Estudies o treballes?
- Mestressa de casa

(c) SafeCreative 1406061188173 - Clicar el penacho del pavo para aumentar la imagen




2.6.14

La lana del lobo es la mejor

"In America," began
the lecturer, "everyone must have
a degree. The French do not think that
all can have it, they don't say everyone
must go to college." We
incline to feel
that although it may be unnecessary

to know fIfteen languages,
one degree is not too much. With us, a
school-like the singing tree of which
the leaves were mouths singing in concert-
is both a tree of knowledge
and of liberty-,
seen in the unanimity of college

mottoes. Lux et veritas,
Christo et ecclesiae, Sapiet
felici. It may be that we
have not knowledge, just opinions, that we
are undergraduates,
not students; we know
we have been told with smiles, by expatriates

of whom we had asked "When will
your experiment be finished?" "Science
is never finished." Secluded
from domestic strife, Jack Bookworm led a
college life, says Goldsmith;
and here also as
in France or Oxford, study is beset with

dangers-with bookworms, mildews,
and complaisancies. But someone in New
England has known enough to say
that the student is patience personified,
a variety
of hero, "patient
of neglect and of reproach"-who can "hold by

himself." You can't beat hens
to make them lay. Wolf's wool is the best of wool,
but it cannot be sheared because
the wolf will not comply. With knowledge as
with the wolf's surliness,
the student studies
voluntarily, refusing to be less

than individual. He
"gives his opinion and then rests on it";
he renders service when there is
no reward, and is too reclusive for
some things to seem to touch
him, not because he
has no feeling but because he has so much.

The student, Marianne Moore


W.H. Auden y Marianne Moore

(Traducción de Olivia de Miguel: "En América, empezó | el conferenciante, "todos deben tener un | título. Los franceses no creen que | todos puedan tenerlo, no dicen que todo el mundo | deba ir a la universidad." | Nos inclinamos a pensar | que, aunque pueda ser innecesario conocer quince lenguas, | un título no es demasiado. Para nosotros, una | escuela -como el árbol cantor cuyas | hojas eran bocas cantando a coro- | es tanto árbol de libertad | como de conocimiento, | patente en la unanimidad
de los lemas universitarios, lux et veritas, | Christo et ecclesiae, spaiet | felici. Puede ser que nosotros | no tengamos conocimiento, sino solo opiniones, | que seamos alumnos, | no estudiosos; sabemos | que a nuestra pregunta:
"¿Cuándo terminaréis vuestro experimento?", | un expatriado ha respondido con una sonrisa: "La ciencia | no termina nunca." Apartado | de la lucha doméstica, Jack Bookworm llevó | -dice Goldsmith- una vida universitaria; | y aquí también el estudio está rodeado, | como en Oxford o Francia,
de peligros: polilla, moho | y beneplácitos. Pero alguien en Nueva | Inglaterra sabe lo bastante como para decir | que el estudioso es la paciencia personificada, | una variedad | de héroe, "paciente | de abandono y censura", que "se sostiene
a sí mismo". No se puede pegar a la gallina | para obligarle a poner. La lana del lobo es la mejor, | pero no puede esquilarse porque | el lobo no se somete. Con el conocimiento, como | con la hosquedad del lobo, | el estudioso estudia | voluntariamente, negándose a ser menos
que un individuo, | "Da su opinión y la mantiene"; | presta servicio cuando no hay | recompensa, y es demasiado solitario para | dar la impresión de que hay cosas que | le afectan, no porque no tenga | sentimientos, sino porque tiene demasiados.)

1.6.14

Paco (Pavo cristatus)

Ya se cayó el arbolito
donde durmió el pavo real
ahora dormirá en el suelo
como cualquier animal
*
"Schon ist das Bäumchen gefallen,
 unter welchem der Pfau schlief.
Nun wird er auf dem Boden schlafen
 wie jedes andere Tier"
Paco es simple y llanamente un retrosexual, no un metrosexual.

(c) SafeCreative 1406011158683 - Clicar sobre el ojo para aumentar la imagen

Boceto del pavo real

I Saw a Peacock, with a fiery tail,
I saw a Blazing Comet, drop down hail,
I saw a Cloud, with Ivy circled round,
I saw a sturdy Oak, creep on the ground,
I saw a Pismire, swallow up a Whale,
I saw a raging Sea, brim full of Ale,
I saw a Venice Glass, Sixteen foot deep,
I saw a well, full of mens tears that weep,
I saw their eyes, all in a flame of fire,
I saw a House, as big as the Moon and higher,
I saw the Sun, even in the midst of night,
I saw the man, that saw this wondrous sight.

Anónimo inglés del siglo XVII
*
Vi un pavo real con la cola en llamas
vi un cometa ardiendo que echaba ramas
vi una nube envuelta en hiedra
vi un roble que reptaba sobre la tierra
vi una hormiga tragarse una ballena
vi el mar rebosante de cerveza
vi una hermosa copa de tres metros de altura
vi un pozo lleno de lágrimas de tristura
vi los ojos rojos de un fuego rugiente
vi una casa más grande que el sol poniente
vi la luna salir a mediodía
vi al hombre que vio toda esta maravilla.
(Traducción también anónima [?] de internet)

(c) SafeCreative 1406011156061

¿Pavo o pollo?


El anuncio de Fiat de los pavos no está suficientemente valorado. Es buenísimo. Al clásico dilema entre el huevo y la gallina o el de elegir entre pechuga y muslo, añade el de "Mamá yo que seré, ¿pavo o pollo?"

Escena 1
Gallina – Hola, señor pollo.
Gallo – Hola, señora po… Maricarmen ¿Qué estás comiendo? Ay, alpiste, qué bueno. ¿A ti te caen bien los pavos? A mí me caen regular tirando a mal.

Escena 2
Pato 1 – Mira los pavos ¡Pringaos! ¡Paaavos! Aaaaa-a-a-a-ahhhh
Pavo 1 – Ya está bien de meterse con los pavos, que porque Fiat haya sacado una promoción que por 50 pavos o los que quieras te llevas un grande punto, ¡no te tienes que meter con nosotros!
Pato - ¿Se le va la olla o qué? ¿Qué está diciendo el pavo este?
Pavo 2 – Vámonos de aquí.
Pavo 1 – Que no hace falta que os vayáis, que no pasa nada ¡Desertores! Sois unos pavos desertores.

Escena 3
Niño – Ay, qué bien, que me como todos los huevos.
Pato 2 – Un pasito “paralante”, María, una pasito para atrás . ¿Yo que seré, pavo o pollo? ¡¡¡Mama!!! Oye, tened cuidado que se van todos los pavos.

Escena 4
Gallina – Huy huy ay ay ay que se van todos los pavos.
Pavos -  ¡No a la promoción!
Pavo 2 - ¡¿Cómo dice?!
Pavos – ¡No a la promoción!
Pavo 2 – Everybody now.
Pavos - ¡No a la promoción!
Pavo 2 – Muy bien.
Pavo 3 – Oye qué susto, muchacho, qué manera de correr todo el día. Menos mal que estamos ya aquí in the forest y estamos a salvo de la promoción.
Pavo 4 – Sí, pero mucho “no a la promoción” pero la promoción mola un montón.