31.8.13

Algas de agua dulce

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308315671564 - Clicar para aumentar

Las habilidades mundiales

"El valor de la obra de los escritores lo concede
 en exclusiva la sociedad a través del consenso"
Javier Goma Lanzon [sic]


"Un país habrá llegado al máximo de su civismo cuando en él
 se puedan celebrar los partidos de fútbol sin árbitros"
José Luis Coll

or variar hoy abrimos el post con dos citas y no con una. La segunda es para compensarles por la primera, que es indigerible. Siempre he pensado que las comillas, los paréntesis y los guiones eran insuficientes para acotar o destacar una frase o inciso torpe. Este ejemplo, el de la cita que empleo para abrir el post, es el paradigma de esos casos en que haría falta algo más. Hace años me quedé corta en mi análisis de la extracción social de los escritores, que entonces eran en su gran mayoría universitarios, o al menos los considerados consagrados. En un error de base no tuve visión para adivinar que como el marqueting estaba calando en toda la sociedad, no había que perdonar el mundo de la edición. Otra cosa, y muy penosa por cierto, es tener que aguantar que los MBL (Master in Business and Literature) pasados por el IESE o postgrados de Badson u otras escuelas de negocios, empañen con su lenguaje competitivo y condrictio el quehacer literario. Y así encontramos la palabra consenso inopinadamente en la cabecera de un artículo en la prensa global y en su suplemente literario, como si Horacio no hubiera existido nunca. Y me refiero a Quinto Horacio Flaco, no a un fichaje futbolístico paulistano.
Las habilidades sociales de los poderosos y su séquito de aduladores funcionan por el mismo tipo de fricción (Asinus asinum fricat) o presión... o parecidas, por las que funciona cualquier negocio en este mundo a veces tan bonito y otras tan cruel. El mundo literario no solo no está libre de todo esto sino que se nos quiere hacer creer que es eso. Y no lo es. Pero extrapolando, que algo queda,  las "habilidades sociales" se pueden considerar a un nivel más amplio hasta alcanzar precisamente el mundo entero, los confines de la Tierra.
La candidatura de Madrid ("fiable, segura, austera") para las Olimpiadas  del año 2020 no es cualquier cosa. Lo que va de que Madrid sea nominada el próximo 7 de septiembre sede olímpica a que no lo sea es mucho. Todos los que vivimos en Barcelona sabemos cuanto cambió la ciudad con la elección. Se revalorizaron automáticamente casi todos los pisos, en cuantito Pasqual Maragall acabó de dar saltitos, cosa  de una cuarta parte el kilo o el metro cuadrado. También se abrió la veda a un género de negocios que en resumen clasificaremos como indecorosos por no meternos en camisas de once varas o XXL.  En un anterior post adelantaba que hablaría (sí, "hablaría") de Enrique III de Inglaterra. Y es que fue este rey, quien al conceder al pequeño municipio de Scarborough el privilegio de realizar una feria entre la Asunción y San Miguel (15 de agosto-29 de septiembre), favoreció este pequeño lugar costero de Yorkshire y quien sabe si no fue gracias a todo ello por lo que tuvimos una canción tan bonita como lo es "Scarborough Fair". Este rey también promovió muchos negocios con la Liga Hanseática, que ahora desde aquí abajo nos suena a algo esotérico, pero que fue una fuerza marítima y gremial báltica que enriqueció a muchos comerciantes de varias naciones. Cuando yo pude visitar Lübeck (Lubeca en español) el verano de 2011, me quedé de pasta de boniato y con piel de gallina y ojiplática porque aún había evidencias de aquella prosperidad y la guerra mundial no había arrasado sus edificios medievales como sí ocurrió en otros lugares de Alemania. Después, por varios motivos, el menor de los cuales no fueron las disensiones por los intereses de cada hansa o, por lejos que parezca, el descubrimiento de América, Lübeck perdió su vigor. Ahora el puerto más importante de Alemania es el de Hamburgo.
*
A veces me acuerdo de Lübeck cuando observo, ya con una cierta crispación y cansancio, algunos razonamientos lógicos que nos brindan un día sí y el otro también las filas y cadenas de independentistas:

En realidad, por lo que he leído yo en Sermos Galiza el titular no sería que "Una familia rechaza un trabajo en Galicia para que su hijo no tenga que aprender el gallego" sino que "Una familia depone un trabajo en Galicia porque a su hijo no se le garantiza la enseñanza del castellano". Por si no fuera suficientemente sesgado el titular pueden acudir a los comentarios, en donde se tacha al matrimonio de "fascistas españolistas", cuando en realidad a poco pensemos es simplemente gente sensata que piensa de qué le servirá a su hijo la lengua gallega fuera del territorio de Galicia. El comentario (de la cuenta de Facebook) es otra muestra de esas faltas a la lógica que aquí nos gusta recoger, porque en Alemania me figuro que la Constitución les garantiza a sus ciudadanos que reciban una enseñanza que vele por la cohesión del Estado y que responda a la lengua propia y oficial de sus habitantes. Es decir que por una parte se supone que en Galicia los niños tienen el derecho y el deber de aprender castellano y en Alemania no; y, por otra, el alemán es una lengua que -siempre según la Wikipedia- hablan cosa de 180 millones de personas. Podría añadir una tercera cuestión que nunca quiero relegar: el alemán es una lengua asentada, mientras que el gallego está a merced de sus políticos lingüistas o sus lingüistas políticos. Hace unos 10 años, si mal no recuerdo, lo preceptivo era decir "gracias". Luego se decidió que no, que lo preceptivo era decir "grazas". En general, sin entrar en más detalles, lo que yo estudié en la Facultad el año 1990 más bien me resultaría contraproducente si ahora quisiera retomar mi competencia gramatical en gallego. Sin descartar que habrán variantes dialectales del alemán, como las hay en todas las lenguas europeas oficiales representadas en la UE, es indudable que los alemanes tienen una lengua que responde más o menos a la realidad.
Comparaciones como las que hoy he intentado acercar mínimamente son el pan nuestro de cada día y el dánosle hoy en Barcelona. Por transversalizar el tema, los modelos de los separatistas catalanistas han venido siendo Israel, los indios norteamericanos, Quebec y Escocia y hasta Paquistán, sin entrar en detalles, según soplaran las noticias en las décadas que llevo vividas e interesara invocar una imaginario u otros. Les aseguro que es un tema del que yo ya no quiero hablar a no ser con personas con las que es fácil entenderse en cualquier caso. Advierto además corrientes de irracionalidad, insultos y una burricie de la que no tenía idea hasta que el rencor y el adoctrinamiento escolar se han manifestado con toda su fuerza. Es muy triste. Lo que necesitamos es que Cataluña vuelva a ser  industriosa y creativa. La miseria solo trae miseria.
Pero no es del derecho a decidir ni de nada de lo que lo rodea de lo que quiero hablar. Ya dije y repito que me parece más que legítimo el anhelo de ser independiente y libre. Yo lo soy todo cuanto puedo. No, lo que yo hoy traía aquí es la cuestión de las "habilidades mundiales" que permiten que el poder se vaya trasladando de unos puntos del mundo a otros, de acuerdo con alianzas más o menos visibles o tácitas. Ustedes ya han visto lo que ocurre en los bufetes o bufés libres cuando aparentemente hay comida para todos, pues ¿qué no pasará cuándo no la hay?


"Felix, Gladys and Rover" (Elliott Erwitt, 1974)

Post registrado en SafeCreative *1308315671397

Liquidambar styraciflua

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308315668861 - Clicar para aumentar

26.8.13

Setenta veces siete

"No escribas bajo el imperio de la emoción. 
Déjala morir, y evócala luego. 
Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue,
 has llegado en arte a la mitad del camino"

Horacio Quiroga, Decálogo del perfecto cuentista

La memoria de pez y la memoria descuidada son tan sorprendentes como la incapacidad para olvidar y, adelantando temas, el rencor.  El hecho de que el perdón sea una cuestión central en el cristianismo ha permitido que algunas personas en vez de destacarlo lo banalicen. Es muy frecuente, al menos en mi entorno, cuando no se pueden tocar otros temas de índole política, que se recurra en la mesa al tema de que el católico es fácilmente dispensado de toda culpa con su solo arrepentimiento. No estoy en condiciones de defender la doctrina real, a no ser descendiendo a la misma ligereza con la que están difundiendo sus anecdotistas/cuentistas una teoría del perdón tan trillada. Quisiera pero no puedo y lo siento.

Otra idea espuria que voy a descartar del panorama de este post es la confusión entre el perdón divino y el perdón humano. He conocido personas, incluso religiosas, que descansan sus errores pidiendo continuamente perdón, de la misma manera que hemos trivializado la palabra "gracias", que usándola por cortesía meramente lingüística e inerte, a veces como puro tic, en situaciones que son triviales, donde podríamos decir: "Es usted muy amable". Tal vez esos fraseos nos vienen del lenguaje cortesano y de su afectación. No veo yo en los libros de castellano antiguo ese intercambio de parabienes tan desmesurado como repetitivo. Aunque es cierto que tenemos en la región muchos desatinados, y entre ellos se habló estos días de Norbert Bilbeny, el cual defiende (a cuenta del erario público, por cierto) que tanto Cristóbal Colón como Miguel de Cervantes Saavedra como Santa Teresa de Jesús eran de Cataluña y de lengua catalana. Las investigaciones de este filólogo no sé en qué se basan, pero sí sé que tanto las obras de Cervantes como las de Teresa Cepeda son una especie de diapasón del castellano hablado en el siglo XV y principios del XVI. Y esta servidora vuelve a menudo a ellos para no perder el buen régimen verbal, el uso de las preposiciones correctas y recuperar giros que aún están vivos pero que van siendo depuestos por otros menos genuinos. 

No soy rencorosa, cosa que admito porque no tiene ningún mérito ni tampoco daña a nadie más que a mí misma, que ya es. Pero pesan sobre mi espalda como las de sobre todo el mundo muchas... ¿"injusticias"? y algunas no es que no las pueda perdonar, es que no las puedo olvidar. Tal vez porque a pesar del tiempo pasado aún espero una compensación, algo. Y, dicho a la manera de Santa Teresa de Jesús, ¡cuántos pesares no tendrán tantas almas como hay en este mundo, para mayor gloria de Nuestro Señor! Cuánto dolor. Siguiendo el consejo de Horacio Quiroga, relataré de la forma más sucinta posible una de mis grandes penas, que es la menor.
El año 2006 o así a las 10 de la noche el presidente de la comunidad de propietarios de la escalera de mis padres entonces llamó a su puerta. Mi madré la abrió aunque hacía rato que estaba ya en su cama. El vecino, después de una junta a la que no pudo ir mi madre, le dijo que si mi padre volvía a orinar en la escalera que juntarían firmas para echarlos de la finca. Mi madre le dijo algo así como que no era tan fácil echar a nadie de su casa y aunque se volvió a su cama no pegó ojo en toda la noche. Naturalmente no es cierto que mi padre hubiera orinado en la escalera y aunque lo hubiera sido estaba más que dispensado por padecer una dolencia neurológica degenerativa que todos conocemos como enfermedad de Alzheimer. Todos. Pero es que no era cierto. Alguien había levantado esa falsedad y había cundido. A partir de aquel día casi no pegamos ojo. Mi padre por psicosis, mi madre para velarlo y yo porque estaba en un sinvivir. El Señor en su infinita sabiduría quiso que nos lo ingresaran en una clínica unos 10 días después, para modificarle la medicación, y así pudimos descansar todos. Y en pocos días, el 13 de enero de 2007 mi padre dio el alma a quien se la dio después de una providencial broncoaspiración mínima y un edema pulmonar consecutivo. No sufrió más que la falta de libertad, que en nosotros, los Domínguez, es incompatible con la existencia. Desde entonces ha sido raro el día que no he ido a visitar a mi madre. Unos 6 o 7 días después de haber fallecido mi padre al salir descubrí un gran charco de pipí cerca del ascensor. Volví sobre mis pasos y le dije a mi madre: "Hay un charco de pipí al lado del ascensor, si tú no vas a decírselo al presidente, iré yo y me conozco". Fue mi madre y lo hizo muy bien, como todo lo que hace. Le dijo: "Hay un charco de pipí al lado del ascensor y mi marido no ha sido porque lo enterramos el día 15". El bravucón quedó demudado, sin palabras, ningún vecino sabía que mi padre se había muerto hasta ese momento.
Hay alguien, persona o perro, que sigue meando en la escalera (y no son unas gotitas), pero quien permitió que en su día la culpa se la llevara mi padre y que le dieran a mi madre un susto mayúsculo fue una persona humana. La tropelía del presidente de la escalera es el efecto típico del sietemachos milhombres metido en un carguito representativo ("Si quieres saber como es Fulanito dale un carguito"), y de eso me acuerdo pero lo disculpo por su exceso de celo y autoridad. Lo que no puedo entender es 1) que nadie-nadie hablara en su favor siquiera para concederle el beneficio de la duda y 2) que alguien-nadie permita que un viejo enfermo pague por sus culpas, cuando total quien mea considera que puede hacer lo que le da la real gana. Sea quien sea, está en contra de las normas, o ni siquiera eso, y por lo tanto no va a mover un dedo en nada que las refuerce, va a la suya y hace su voluntad sin mirar más que en su provecho inmediato. ¿Serán esos vecinos que tienen dos perros enormes, los que deben 1.530 € a la comunidad entre cuotas y derramas? El de ese señor que no trabaja pero que tiene un coche nuevo muy bonito y su mujer un horario muy raro. No, no es el marido, el marido lo echó y se quedó ella con el piso, los dos hijos, todo. La alternativa, ¿lo ven?, es la maledicencia.
¿Importa quién fue el meón o la meona? Tampoco es que mi padre se enterara y entra dentro de lo razonable creer que no le hubiera importado. A nosotras sí, a cada una a su manera, claro. Y lo perdono siete veces y setenta veces siete, pero no olvido ese dolor. Si perdonar es no guardarles rencor, están perdonados. Si perdonar es querer olvidar y olvidar, perdonar entonces no es fácil, porque la herida lo recuerda.

 
 Mera fotografía de Marta Domínguez Senra - SafeCreative *1308265647602

Post registrado en SafeCreative *1308265647879

Nenúfares

Merafotografía registrada en SafeCreative *1308265647398 - Clicar para aumentar


25.8.13

Al revés te lo digo

I don't know. Mesa day startin pretty okee-day with a brisky
 morning munchy, then BOOM! Gettin very scared
 and grabbin that Jedi and POW! Mesa here!
 Mesa gettin' very very scared!
Jar Jar Binks

"Miratge, mirall, miracle" (*)
Mª Mercè Marçal



eo: "Las seis cosas que no hay que hacer si quieres que tu hijo crezca feliz". Es otro mal titular. O tal vez no. Porque googleizando la expresión veo que es productiva excepto con el número ocho, que el pobre debe resultar cacofónico o le debe fallar algo. Me parece que esa frase que he copiado es de un coacher. El otro día vimos la expresión "corresponsal psicológico" en un texto argentino sobre el pasado siglo y encontraríamos cientos de oficios que han caído en desuso. Yo creo que los franceses le siguen llamando plombier a los fontaneros, a pesar de que las tuberías ya no son de plomo, sino de PVC. Aquí ahora los que te arreglan las tuberías, etcétera, son conocidos como "instaladores". 
Entrando de lleno en el tema diríamos que lo interesante tal vez no sería saber qué seis cosas no hay que hacer si queremos que nuestros hijos crezcan felices. Habrá quien podría añadir sesenta y seis cosas. La frase o la estructura de la argumentación se asemeja un poco a aquellos consejos del tipo "qué es lo que no hay que hacer en una primera cita", donde se obvia que si no sabemos que es lo que hay que hacer nos conviene saber qué es lo que sería irreversiblemente erróneo hacer. Otra cuestión es lo desazonador que es tal planteamiento porque plantea una cierta tensión y porque parece que si solo cometes un error de los seis, siete, nueve o diez posibles, ya se perdió todo. En el caso de los hijos, dos cosas mal hechas es peor que una, son acumulativas. Bien sabido es que podemos hacerlo todo mal, ni que sea por azar o por caos.
Está claro que la expresión acude a un recurso mnemotécnico "memotécnico" para enumerar y pasar lista a cualquier proceso. Powerpoint marketinero puro y duro. Lo que no tengo tan claro es que funcione la negación, en especial cuando hay dos negaciones: "Nunca debemos decirle que no le queremos". De hecho, por lo poco que una sabe de Psicología y disciplinas afines, siempre hay que reforzar en positivo y afirmando, creando afirmaciones que vayan imponiendo su razón y vayan calando en nuestra mente hasta que se integren en nuestros razonamientos como si se imbricaran.
El Dammaphada es un texto del canon pali budista y se presenta en forma de dísticos, el primero p.e. gira sobre una frase en la que se dice lo que no hay que hacer y en el segundo una frase parecida nos revela lo que sí hay que hacer. Se conocen como versos gemelos y tienen un propósito didáctico, de permitir su memorización y de marcar las diferencias que hay entre un versículo y el siguiente, como pares de opuestos. Los 10 mandamientos incluyen frases afirmativas y negativas, aunque en el texto canónico revelado no sé si esto se resuelve tal cual, porque son nulos mis conocimientos del hebreo más allá del alefato. La alternancia de frases negativas y positivas le confiere una cierta autoridad demiúrgica. Los manuales de las lavadoras y las cámaras fotográficas tienden a agrupar lo que no hay que hacer al final de sus instrucciones y a veces admito que es lo primero que yo leo.
Tal vez si los hipnotizadores dieran órdenes como "Nunca debemos decirle que no le queremos" algunas personas (como yo sin ir más lejos) nos veríamos abocadas al mismo desconcierto de cuando Windows nos pregunta si estamos seguros de eliminar un archivo "¿Sí o no?" Tampoco es que sea tan difícil la pregunta, pero para los individuos que estamos mal lateralizados por ser zurdos contrariados o por lo que sea, es una labor más trabajosa de lo normal saber qué es girar a la derecha, elegir entre empujar y tirar, entre sí o no e infinidad de dilemas que se presentan en la vida diaria desde que uno se levanta, sea con el pie izquierdo o con el derecho. 
Si yo me dejara ir hablaría como Jar Jar Binks a no dudarlo. Esa costumbre suya de añadir el sufijo -sa a todos los pronombres (me-sa, you-sa, we-sa) me recuerda cuando en la escuela hablábamos con la pe, cosa que solo la vi en las niñas y nunca en los niños y que no sé si demuestra nuestra cacareada superioridad lingüística femenina o que simplemente los niños no descendían a esos juegos sin dificultad épica. Aunque las frases se hacían interminables (inpiterpemipinapablespe) la verdad es que con la costumbre se adquiría mucha velocidad, sobre todo para hablar, que para entender era otra cosa.
*
Lo que más me gusta de todo cuanto estoy repasando es a no dudarlo la figura a la que recurre una canción muy famosa, "Scarborough Fair". De esta canción se podrían decir tantas cosas que me resisto a añadir nada y les remito a la Wikipedia y también al Auricular digital. Simon & Garfunkel le quitaron el posible protagonismo que pudiera haber tenido en la difusión de esta canción a Martin Carthy. Prefiero referirme a ella como a una canción medieval de autor desconocido y admito todas las versiones, las celtistas arpadas o la de Sarah Brightman, tan new aged. También me gusta la recreación de Bob Dylan (Girl from the North Country) y la de Luar na Lubre (Romeiro ao lonxe), la cual refuerza la idea de que las hierbas que son el motivo que va cruzando la canción ("perejil, salvia, romero y tomillo") son "herbas de namorar". Después de haber cantado mil veces esta preciosa canción he llegado a la misma conclusión, son plantitas amigas en la farmacopea de una mujer joven. La ruda faltaría. Antiguamente se colocaba un pedacito de un tallo de perejil por el ano de los niños que se estreñían, pero también tenía el perejil otros usos más allá del carminativo que Dios me libre de divulgar aquí.
La canción gira en torno al diálogo de dos amantes y a que  se piden pruebas de amor de una dificultad máxima, imposibles, como un acre de tierra en la orilla del mar o tejer una camisa de lino sin costuras. Naturalmente esas pruebas de amor inalcanzables lo que pretenden es dar la medida inabarcable del sentimiento.
*
En la andadura de este blog eliminé dos posts, uno sin querer y otro queriendo: el que eliminé sin querer fue uno sobre las casas romana y japonesa y el que eliminé queriendo es uno que se tituló "True love" (amor verdadero), que solo incrustaba una fotografía de aquellos esqueletos abrazados del yacimiento de Mantua. La eliminé porque el tráfico que suscitaba esta entrada era superior al decoro de este pobre blog. Y porque hay mucho amor falso que se llama "verdadero". "Scarborough Fair" es sobre el mercado de la época de Enrique III de Inglaterra, de quien tal vez trataremos de aquella manera en el próximo post.  Recurre a una especie de paradoja, muy expresiva para un tema como es el amor, la suprema mentira. 
*
A mí las paradojas me recuerdan la foto aquella de Elliott Erwitt ("Lost persons area"), que recogimos en el post 743. La foto no es de personas perdidas, es de personas que esperan a personas perdidas: "Más bien parece que han perdido a alguien, para ser exactos, alquien que ni siquiera se ha dado cuenta aún de que se ha perdido sin perderlas. Los brazos cruzados y las caras un tanto desencajadas de las mujeres que están sentadas sobre el banco se diría incluso que revelan un cierto enfado o cuando menos fastidio. La del bebé en el regazo parece que se lo toma con más filosofía griega. Pero, no se engañen, lo mismo cuando aparezca el perdido from lost to the river, le echa un sarta de denuestos, acusaciones, reproches, vituperios, recriminaciones, sapos y culebras."

Elliott Erwitt (Hungría, 1964)


Post registrado en SafeCreative *1308305663838
____
(*) "Espejismo, espejo, milagro".


24.8.13

Post 1031: La peor enfermedad


"The biggest disease this day and age
is that of people feeling unloved" (*)
Princesa Diana de Gales



demás de las vidas paralelas al estilo de Plutarco y de las vidas cruzadas al de Raymond Carver, que Bob Altman llevó al cine el año 1993, hay probablemente otras fórmulas biográficas, que sobre el plano podrían representarse como puntos que guardan un parecido razonable pero que nunca se encuentran. Tengo en mente alguna película o novela donde la cuestión de que nunca puedan coincidir dos personajes se convierte en un leitmotiv. El otro día leí un mal titular sobre una buena noticia: "Una botella lanzada al mar recorre 300 metros en 50 años". Que la botella con un mensaje se encontrara a 300 metros de donde la echó Dennis Komsa el 16 de agosto de 1963 a mí por lo menos no me garantiza que solo recorriera 300 metros. Porque además de que la botella estuvo algún tiempo en el mar (tal vez los 50 años) y por lo tanto habría que contar en millas, ¿quién nos asegura que no fue a la merced de varias mareas dando tumbos hasta que finalmente volvió a tierra? Mi dos abuelos eran marineros y decían que el mar todo lo devuelve, no se queda nada. Naturalmente sabían que en el fondo del mar y no tan en el fondo hay pecios que se quedan anclados hasta nadie sabe cuando o que van a la deriva, como aquellos "buques suicidantes" a los que se refirió Horacio Quiroga en uno de sus Cuentos de amor, de locura y de muerte (**). No sé si el título es disyuntivo, pero el cuento "Los buques suicidantes" yo diría que es solo de locura.

No he leído casi nada de Horacio Quiroga, además de ese cuento de 1917, su Decálogo para los cuentistas y otro cuento de 1924 titulado "Una noche de edén". Ya empecé ayer en "El parque Chacabuco" a comentar algo consabido, que Horacio Quiroga, Leopoldo Lugones y Alfonsina Storni se conocieron y que los tres se quitaron la vida, se suicidaron. Quiroga se quitó la vida al serle diagnosticado un cáncer de próstata intratable y Storni se quitó la suya el año siguiente poco más o menos cuando vio que su cáncer de mama no tenía buen pronóstico (***). Tengo memoria de un eco de Leopoldo Lugones por haber leído algo de él en Jorge Luis Borges, algo que ya no recuerdo por estar muy alejado en el tiempo. Leo ahora que ingirió una mezcla de cianuro y güisqui. La muerte de Horacio Quiroga fue atroz como toda su vida. Una y otra voy a intentar resumirlas en lo posible precisamente desde el punto de vista de la gran cantidad de calamidades y desgracias que le pasaron o pasó.

Me gustó el relato de Jacinta Escudos, escritora salvadoreña, que retoma la antología narrativa de Quiroga y que muy acertadamente se titula a su vez "Una vida de amor, locura y muerte: Horacio Quiroga" y a él les remito para los datos y más información:
"En 1937, en el sótano del Hospital de Clínicas de Buenos Aires, había un paciente llamado Vicente Batistessa. Estaba internado en esa parte del hospital por su aspecto físico: tenía horribles deformaciones, causadas quizás por una elefantiasis, una neurofibromatosis o el Síndrome de Proteus. Apenas era visitado por el médico que lo atendía y por alguna enfermera.
Un día, un paciente alto, delgado, barbado y de ojos verdes, bajó al sótano por curiosidad y encontró a Batistessa. Le habló. El deforme, acostumbrado a ser visto con temor o en el mejor de los casos, a ser ignorado, apenas tuvo valor de contestarle. Poco a poco se dio cuenta que el paciente barbado era sincero y amable y ambos se hicieron amigos. El barbado exigió que Batistessa fuera sacado del sótano y trasladado a su habitación, que ambos compartirían.
Cuando ya Batistessa, profundamente agradecido por ser tratado como un ser humano normal, se encontraba en la habitación que compartiría con su amigo, el barbado le contó la historia de su vida."
Para compensar en parte todo lo que les intentaré resumir les diré que Horacio Quiroga tenía unos bellos ojos verdes y su aspecto era muy atractivo.  Tal vez los estragos que podían haberle causado los disgustos en su cuerpo no dejaron tantas huellas debido a su afición al ciclismo, a la selva y seguramente a su temperamento natural. Pero yo no sé de muchas biografías tan acribilladas de fatalidades y sucesos luctuosos. Para empezar, a su padre, cuando Horacio Quiroga todavía no andaba, se le disparó la escopeta: "Cuando era apenas un bebé de brazos estuvo presente cuando su padre, Prudencio Quiroga, murió al disparársele accidentalmente la escopeta, que llevaba en una posición incorrecta, al descender de una lancha. Su madre, Juana Pastora Corteza, asustada por el disparo y la visión del marido herido, dejó caer al bebé, que se golpeó contra las tablas del muelle y casi cae al agua". El padrastro se suicidó. Cuando tenía 23 años se le murieron dos hermanos de fiebre tifoidea. Al año siguiente se le disparó un arma cuyo funcionamiento pretendía explicarle a un amigo que se había batido en duelo y lo mató de manera fulminante. Su primera esposa, Ana Mª Cires, se suicidó con un "sublimado", un lento veneno que "la tendría en agonía durante 8 días hasta finalmente morir". Por cierto en internet hay un lío del copón porque muchas fotos con Ana Mª Palacio se etiquetan como de Ana Mª Cires e incluso con el nombre de su segunda esposa (que no tercera), Mª Elena Bravo, cuestión que algún wikipedista evita dirimir con pies de foto vagos. En fin: leo también que "luego de la muerte del escritor se suicidarían su hija Eglé en 1939 y su hijo Darío en 1954. Más tarde también lo haría Pitoca a los 60 años en 1988".

No sabe una qué pensar. Es conocido como "efecto Werther" (por la ola de suicidios que provocó la novelita de Goethe en Europa) el contagio de los suicidios, y de hecho las autoridades de nuestro país al menos siempre velan primorosamente para que los datos por estos acaecimientos se protejan con el mayor silencio y secreto, no tanto para no añadir más pesar a los que quedamos vivos sino porque existe la evidencia de que puede tener un efecto Werther difundirlos. Pero más allá del efecto Werther yo diría desde mi escaso conocimiento del mundo que el número de desgracias de Horacio Quiroga es estadísticamente significativo pero inexplicable. A no ser que pensemos que una desgracia trae otra y que siempre llueve sobre mojado, de manera que así legitimamos la estigmatización social de los que están hundidos en una vida invivible, su aislamiento.

Hace 15 años va a hacer que fallecieron Lady Di y la Madre Teresa, vidas cruzadas (porque paralelas no creo). La Madre Teresa cuando era preguntada sobre su hospital de enfermos terminales decía que mientras uno se siente amado vale la pena vivir.

Epílogo
Es curioso, y no sé tiene un nombre, como sí lo tiene el efecto Werther, pero todos los muertos se vuelven buenos y el síndrome del joven aprendiz de pintor existe. Tal vez el nombre no sea el otro que el que le da Joaquín Sabina al final del vídeo, "Envidia, mucha envidia".

El torpe maletilla que hasta ayer afirmaba,
Que con las banderillas nadie me aventajaba,
Ahora que corto orejas y aplauden los del siete
Ya no dice que cito tan bien como Antoñete.
La propia Caballé que me negó sus favores,
La diva que pasaba tanto de cantautores
Llamó para decirme: “Estoy en deuda contigo,
Mola más tu Madrid que el Aranjuez de Rodrigo.

"El joven aprendiz de pintor" (Joaquín Sabina)
_____
(*) La más grande enfermedad que existe hoy en día es la de quienes no se sienten queridos.
(**) Versión descargable de Cuentos de amor, de locura y de muerte en formato pdf.
(***) La existencia de estudios sobre escritores suicidas proclama que es un oficio en donde abundaron unas vidas invivibles. Noto a faltar (es un decir, por supuesto) en la lista de la Wikipedia a Yukio Mishima, fallecido por seppuku.

Post registrado en SafeCreative +1308245640265

23.8.13

El Parque Chacabuco

"No pienses en tus amigos al escribir,
ni en la impresión que hará tu historia.
Cuenta como si el relato no tuviera interés 
más que para el pequeño ambiente de tus personajes, 
de los que pudiste haber sido uno. 
No de otro modo se obtiene la vida del cuento"

Horacio Quiroga, Decálogo del perfecto cuentista



álgame Dios que no funciona ahora el DRAE digital y me dejé el móvil en casa con la aplicación correspondiente. Pero yo diría que cuentista en español lo mismo sirve para referirse al que escribe cuentos que al que es un cantamañanas. Estas palabras polisémicas. como evidencia, que lo mismo quiere decir "obviedad" que "prueba" e indicio más que razonable, suelen descartarse últimamente en el lenguaje hablado, tal vez por inhibición ante tantos maestros Ciruela como hay, siempre dispuestos a poner los puntos sobre las íes, los puntos sobre las comas, los puntos finales y todo tipo de puntos. Ya adelantamos en julio que el académico José Manuel Blecua, advierte de que la vigésimo tercera edición del Diccionario tendrá 60.000 modificaciones respecto a la edición previa, sea por la eliminación de entradas obsoletas como por la incorporación de americanismos, tecnicismos o la renovación de descripciones. Esos cambios representan -en un cuerpo de 90.000 entradas- dos terceras partes de su contenido. Los aficionados a la Filología parda tendrán trabajo. Y yo, que ya expliqué que he desistido de estudiar otras lenguas peninsulares debido a la presión normativa y sus caprichos, me veo callada hasta el final de mis días. O tal vez metida aquí en el blog, mi locus amoenus.

Aprovechando que hemos sacado el tema del blog les anuncio que de una manera ni mucho menos perentoria recupero el espacio de los comentarios para quien quiera dejar alguno. En principio no sufrirán más moderación que la de tener que hacerse desde una cuenta de Google. Y si estimo que hay en alguno rencorcillos, un insulto no ya a la administradora del invento sino a terceros, incitación a la violencia y demás, lo elimaré sin contemplar ninguna otra posibilidad.

Dicho esto podemos pasar al cuerpo del asunto, que hoy es el de las personas que son baqueteadas por la vida y pasan por mil y una pruebas, perturbaciones, trastornos, enfermedades y truculencias varias, a veces como si discurrieran bajo un signo fatal que desde el primer día las condenara a todo tipo de avatares o a un destino trágico. Me pregunto si habrá destinos cómicos, pero eso ya es para otro día. Lo que es cierto es que si naces en Siria estás más predispuesto al gas sarín que en el Canadá. Y que el nacer predestinadamente en un país paupérrimo señala un camino lleno de privaciones y calamidades, de la misma manera que hoy tenemos que lamentar la muerte de Álvaro Bultó practicando wingfly pero no tenemos que sorprendernos, o el tiroteo de Sanchinarro no extrañó a los que ya se lo temían.

Ilustro hoy el álbum con un maravilloso trabajo de la primera tipografía alemana, del siglo XV, que se imprimió en Roma el año del Señor de 1470. La fotografía no es muy buena pero permite apreciar la excelencia de los tipos, la claridad y la lisibilidad de la página, su bastante buena conservación. Desde mis conocimientos básicos de incunables yo diría que el epígrafe dorado así como la letra capital ornamentada y la orla que culmina la hoja son miniaturas hechas a mano, lo demás es fruto de la estampa en tipografía. Es un ejemplar de las Vidas paralelas de Plutarco (siglo I) y me sirve para intentar darle forma a las sensaciones que me han sugerido las lecturas de algunos apuntes biográficos de las vidas de Alfonsina Storni (Sala Capriasca, Suiza, 1892 - Mar del Plata, Buenos Aires, 1938) y Horacio Quiroga (Salto, Uruguay, 1878 - Buenos Aires, 1937). Tal vez más que de vidas paralelas habría que hablar de vidas cruzadas, puesto que el escritor uruguayo y la escritora argentina llegaron a tratarse. Y para no darle vueltas a la perdiz les adelanto que él se quitó la vida al serle diagnosticado un cáncer de próstata intratable y ella se quitó la suya el año siguiente poco más o menos cuando vio que su cáncer de mama no tenía buen pronóstico.

El episodio del suicidio de Alfonsina Storni está recogido muy estilizadamente en la canción que hizo famosa Mercedes Sosa, "Alfonsina y el mar", una preciosa zamba que tal vez es uno de los responsos más bonitos que hemos escuchado. Pensar que sólo conocemos en España una ínfima parte del patrimonio musical argentino y peruano me desespera. Pero sigamos adelante mientras nuestra propia muerte no nos sorprenda, es un decir, al final de un camino que esperemos que sea largo y lleno de venturas.

El artículo de la Wikipedia salta a la vista o al menos a mí me lo parece que lo escribiría Josefina Delgado, tan cuidado y prolijo que merecería haber estado en la Enciclopedia Espasa histórica, la de 116 tomos. Jotdown pertenece a otra dimensión, de la misma manera que la Virgen del Pilar nunca pudo haberse encontrado con Santiago (por mucho que digan) y que el oso Yogui no coincidió jamás con Charlie Brown o con el Topo Giggio. Los volúmenes de la Espasa, gruesos como los vasos de las meriendas, eran contundentes y encerraban un saber que en su tamaño a lo mejor era inferior al de internet, pero que producía la sensación de ser inagotable, prodigioso, mirífico. El artículo de la bicicleta era simplemente maravilloso. Yo no entendía casi nada de lo que leía, como si fuera escrito por un economista y en arameo o griego jónico, pero eso también tenía su gracia.

El artículo sobre Alfonsina Storni es una delicia, a pesar del contraste que supone este calificativo con la manera en que discurrió la vida nada fácil de la poeta. Para darles una pequeña muestra de los párrafos en los que más he reparado, reproduzco algunos. El primero que les ofrezco es una de las muchas muestras del detalle con que se refieren algunos datos, los de un archivo parroquial:
"Fue bautizada en la parroquia de Tesserete, lugar en el que actualmente se puede leer en el margen del acta de bautismo una inscripción realizada por el sacerdote Osvaldo Crivelli que dice Grande poetessa morta al mar della Plata."
"En abril de 1921 ingresó como docente en la Escuela para Niños Débiles del Parque Chacabuco, una institución creada por Hipólito Yrigoyen para contrarrestar los efectos de la pobreza, albergando a niños mal alimentados o raquíticos. Se los trataba con el programa de sol y ejercitación física. Alfonsina no se sentía a gusto en este empleo porque decía que las autoridades no eran comprensivas con ella."
Acaso alguien dirá que "Escuela para Niños Débiles del Parque Chacabuco" no tiene nada de especial, pero a mí me parece muy sugerente e invoca cantidades de nociones que no sabemos de donde sacamos y que nos sirven para ir situando algunos temas como podemos. Desde Europa, donde Chacabuco suena a Pernambuco, donde está la famosa playa de Recife, el apelativo de "Niños Débiles" nos compensa sobradamente de tantos eufemismos y tecnicismos con los que sublimamos ahora el auxilio social, el Cottolengo y las clínicas de bien morir. Pero siguiendo con Josefina Delgado y Alfonsina Storni, ahora viene el párrafo donde se nos explica el tiempo después de haber dado a luz de soltera un niño, que nos remonta a personajes propios de  Dickens, Dostoievski y Los Miserables:
"Descansó unos meses y en 1913 consiguió trabajo de cajera en una farmacia y posteriormente en la tienda A la ciudad de México. Realizó algunas colaboraciones en la revista Caras y Caretas, se supone mediante recomendación. La remuneración era de veinticinco pesos. Además, leía todos los avisos que ofrecían empleos hasta que encontró una solicitud de «corresponsal psicológico» (*) que contara con redacción propia. La empresa solicitante se llamaba Freixas Hermanos, y se dedicaba a la importación de aceite. Se presentó a la entrevista laboral siendo la única mujer entre cien varones postulados debiendo insistir firmemente para que le permitieran ser evaluada. El examen consistió en la redacción de una carta comercial y dos avisos publicitarios, uno de yerba mate y otro de aceite de la firma. Al cabo de unos días le notificaron que era la elegida. Por ser mujer, su sueldo fue de doscientos pesos cuando al anterior empleado le pagaban cuatrocientos. En Caras y Caretas se relacionó con José Enrique Rodó, Amado Nervo, José Ingenieros y Manuel Baldomero Ugarte; fue con los dos últimos con quienes su amistad fue más profunda. Con este empleo, su situación económica mejoró, por lo que pudo realizar viajes frecuentes a Montevideo, donde conoció a la poetisa uruguaya Juana de Ibarbourou y al que sería su gran amigo, el escritor también uruguayo Horacio Quiroga."
Aparte de la delicia, como digo, de brindarnos toda una retahíla de datos que si no nos hicieran llorar nos harían reír, vemos como este artículo de la Wikipedia nos permite ir haciéndonos una idea muy definida de las situaciones en las que se vio la Storni y de su carácter, labrado en parte por las dificultades pero que ya apuntaba maneras en su tierna infancia. Que le pagasen 200 pesos por desempeñar el mismo trabajo por el que su predecesor masculino había cobrado 400 nos cubre de una sombría indignación y de desconsuelo, nos da la medida exacta de la huella que esas afrentas dejaron en tantos seres que ni siguiera tienen un lugar no ya en el Jotdown sino incluso en la Wikipedia.

En otro rinconcito del artículo hay una mención a que Alfonsina decía que su nombre significaba "dispuesta a todo". Por "Alfonso", sería, el nombre de su padre. Pero su nombre parece el anagrama del nombre de su padre, Alfonso, y de su madre, Paulina, de Pablo (paulo), poco, pequeño.


Incunable del tipógrafo Ulrich Han de las Vidas paralelas de Plutarco 
(Vitae illustrium virorum. Roma, 1470)

*
¿Nunca habéis inquirido
Por qué, mundo tras mundo,
Por el cielo profundo
Van pasando sin ruido?

Ellos, los que traspiran
Las cosas absolutas,
Por sus azules rutas
Siempre callados giran.

Sólo el hombre, pequeño,
Cuyo humano latido
En la tierra, es un sueño,
¡Sólo el hombre hace ruido!

Fuente: Cervantes Virtual
*

(*) Se agradecerá si hay algún lector que nos pueda aclarar qué es un "corresponsal psicológico" o si puede haber un error dactilográfico en la frase, que calco del artículo citado.

Post registrado en SafeCreative *1308235637282

Cereus hildmannianus f. monstrosa

 Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308235634830 - Clicar para aumentar

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308235634823 - Clicar para aumentar

 Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308235634816 - Clicar para aumentar

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308235634809 - Clicar para aumentar

 Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308235634793 - Clicar para aumentar

22.8.13

Bonsái - Acebuche

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308225627408 - Clicar para aumentar

Bonsái - Abeto de Alberta

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308225627422 - Clicar para aumentar

Bonsái - Ginkgo biloba

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308225627415 - Clicar para aumentar

Bonsái - Carpe

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308225627392 - Clicar para aumentar

Bonsái - Yedra

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308225627361 - Clicar para aumentar

21.8.13

Los pequeños saltamontes

A Rosa Vélez

— Maestro, ¿qué es la verdad?
— ¿La verdad?
— Tú dices que nuestro aprendizaje es sólo la búsqueda de la verdad.
— Sí.
— Aunque la verdad del Tao no puede conocerse ni tocarse...
— Ni definirse...
— Entonces ¿cómo sabré yo que la he encontrado? ¿Cómo sabemos que existe?
— Un día de verano ¿no notas el claro del sol sobre tu piel?
— Sí.
— Y ¿acaso tienes necesidad de mirar el sol para saber que está brillando?
— No. Además no podría: me deslumbraría si lo miro más de un segundo...
— Bien. Y ¿no es mejor contentarse con el calor del sol que ser cegado por su luz? Lo que buscamos no puede ser contemplado. Si buscas demasiado la verdad también ella puede cegarte.
— Pues ¿cómo encontraré la verdad?
— Ten paciencia y ella te encontrará.
(Un fragmento de la serie "Kung fu")

reo que no me enganché a la serie "Kung fu" porque para cuando la echaron en la TV yo ya tenía superado en cierta manera el tema de las artes marciales con Bruce Lee. "Karate a muerte en Bangkok" (Wei Lo y Wu Jiaxiang, 1971) recuerdo que fue mi punto álgido y luego decayó casi abruptamente mi interés por el tema, de manera que cuando emitieron "Kung fu", pienso que a finales de los setenta, o tal vez luego, apenas vi algún trozo de algún episodio. Lo justo para ver a David Carradine con su bolsito cruzando el lejano Oeste, porque no olvidemos que ante todo la serie era un Western aunque no canónico. También recuerdo vagamente sus diálogos, como flashbacks, con el Maestro Po, que debió de formar al Pequeño Saltamontes en China. Todo esto para que luego digan que "Xena, la Princesa Guerrera" es una serie extraña y con unos anacronismos que lejos de hacerla infumable resultan hasta atractivos. Y sin embargo, a pesar de que "Kung fu" me llegó tarde, yo diría que fue la primera oportunidad de conocer, si se me permite plantearlo así, un monje shaolín. De hecho entre Kwai Chang Caine y Huang/Juan Carlos Aguilar, el pobre, no sé de ningún otro monje shaolín.
Aunque conozco el taoísmo y por leer me he leído algunos vedas y el Majábharata, clásicos de diversas filosofías milenarias y hasta empecé el Popol vuh y el Libro de los muertos, siempre he pensado que era mejor quedarse con lo que tenemos más a mano y que no ha pasado por penosas traducciones vertidas desde el alemán o el inglés malamente hasta resultar irreconocibles para sus propios autores. No encontré ahí nada que no estuviera en San Juan de la Cruz o en Jesús de Nazaret.
Estos días a todo el que me quiere oír le explico que estoy pensando que antes de ir a la India, la Madre India, como le llamó tan acertadamente Roberto Rossellini, creo que iré a Singapur. Para acabar de hacer inextricable el tema les explicaré que hoy se lo comenté a un argentino que trabaja en mi mismo hospital. Y le dije: "Es que pienso que si voy de repente a la India el choque será muy fuerte, que yendo a Singapur primero, como allí hay una gran comunidad china y otra gran comunidad india, algún barrio árabe, pero todo es bastante occidental,..." Mi interlocutor argentino, con quien tan pocos pero tan buenos ratos paso, me contestó: "Para eso mejor vas a Sudaquia". Era una broma, claro está. También me ha contado lo de la ceremonia en Wagah o Wahga, cada atardecer. Wagah es la única vía existente entre Amritsar en la India y Lahore en Paquistán. Es la única vía entre India y Paquistán, después de que el Reino Unido estableciera allí una frontera y la Radcliffe line. Cada atardecer, desde 1959, miembros de un cuerpo militar indio y miembros de un cuerpo militar paquistaní celebran una curiosa ceremonia para bajar las banderas respectivas, que vendría siendo como un cambio de guardia si no fuera porque hay una cierta tensión (perfectamente y marcialmente coreografiada) y asiste público que jalea a sus soldados respectivos.  
Ver los vídeos de Youtube desde el lado de Lahore (Paquistán) o desde el lado de Amristar (India) cambia mucho. Del lado de la India mujeres con saris y mucho colorido; del lado de Paquistán, todo negro. Los soldados de ambas naciones llevan penachos y se encaran como gallos de pelea verdaderamente, pero milimétricamente, preparados para ofrecer una especie de desfile desafiante que seguramente exorciza como ritual un enfrentamiento cruento y llevado a la guerra. Lo de arriar las banderas es lo de menos. Tal vez esa parade es algo que organizaron o instigaron los británicos, que no olvidemos que fueron los inventores del fútbol y otros entretenimientos donde priman los buenos modos. 
Inevitablemente me acordé de nuestra verja, la de Gibraltar, otro anacronismo como Kung fu en el Lejano Oeste, un paraíso fiscal donde cada yanito tiene 3 o 4 negocios y fuma 7 o 70 cajetillas de tabaco rubio cada día. Lejos de ser un culebrón veraniego como tantos otros hemos tenido, que ya ni canción del verano hay, el tema tiene su interés y una notable escenografía. Cameron obviamente sobreactúa como una marquesa venida a menos o una folklórica venida a más, y la lástima es que por culpa del asunto este año dejó de hacer vacaciones en Mallorca para pasarlas en Escocia, con ese clima tan desagradable y una gastronomía horrible. Porque en nuestra cornisa cantábrica y atlántica aún tenemos días que no están nada mal, aunque sean temperamentales como lo son los coruñeses, pero al menos siempre se puede uno tomar unas tapitas o comer a cuerpo de rey (más que de reina) y ser -que es de lo que se trata- feliz.
No sé si el episodio de los bloques de cemento y hierro cabría en mi post La razón de las fronteras o en su complementario, Las fronteras de la razón, pero (volviendo al principio o a la mitad) para mí cobraría sentido que los marineros gaditanos hicieran algo parecido a la parade de Amristar y Lahore. Sabrán ustedes que mucho antes de que existieran Londres, París, y ya no digamos Roma, ya existía Cádiz. Gadir es la ciudad más antigua de Europa. Se nos llevaban los romanos a las bailarinas gaditanas, las más famosas ¿Alguien lo dudaría a la vista de que nacieron monstruos en Cádiz como la Chipionera, la Lola de Jerez y de España, o Camarón de la Isla? Pues seguro que se podría hacer alguna cosilla con tanto arte como les sobra.


Post registrado en SafeCreative *1308215621379

Nogal con alas

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1206041752673 - Clicar para aumentar

18.8.13

La colección de bonsáis del JBB

Presentación registrada en SafeCreative *1308185607915

Más información: Álbum del tiempo

La Agenda del Museu de Ciències Naturals (¿2010 o 2011?):
“La col·lecció de bonsai del Jardí Botànic té el seu origen en el llegat que la família de Pere Duran i Farell va deixar al Jardí. Aquest enginyer, empresari i decidit impulsor del Jardí va ser també un reconegut mestre en el món dels bonsais. Des que va iniciar-se en aquest art a principis dels anys vuitanta i fins a l'any de la seva mort, el 1999, va desenvolupar i reunir una notable col·lecció d'uns 108 bonsais d'espècies mediterrànies.
El Jardí Botànic de Barcelona ha conservat, ampliat i desenvolupat aquesta col·lecció a través d'adquisicions, altres donacions o recuperacions i actualment compta amb 210 exemplars. S'ha habilitat un espai en els vivers del Jardí on a partir d'ara es podran veure exposats 36 bonsais que variaran segons les estacions i les necessitats de cada exemplar. Alguns arbres s'exposen amb plantes d'accent (plantes de jardineria que es disposen al seu costat) que complementen i realcen la bellesa de l'arbre i a més, imiten la manera de com es mostren tradicionalment al Japó.
Aquesta col·lecció rep periòdicament la visita d'un mestre japonès que assessora, marca pautes i aporta el seu toc magistral en la modelació dels arbres. I és que el Jardí Botànic treballa amb l'objectiu de convertir aquest conjunt de bonsais en una col·lecció de referència internacional d'espècies mediterrànies. Qualsevol época és apropiada per visitar l'exposició ja que totes les estacions permeten disfrutar d'aquest art importat del Japó i adaptat al clima mediterrani.”

La belleza y la verdad

A Pilar Álvarez-Castellanos

"FELICHE - Todo muy bonito pero yo vivo en una ciudad pequeña donde tengo que hacer esfuerzos para no verles a ella y a él juntos; no tengo medios económicos para salir de aquí y ella fué la que se largó con su ex-marido. Cuando inicié la relación hace ya diez años (estuvimos saliendo nueve) ya hacía 15 que no estaba con su ex y lo único que sé es que estoy muy dolido porque... si no pensaba cortar con él ¿porque entonces inicio una relación conmigo? Tardé tiempo en darme cuenta de lo que sucedía; ya procuró ella ocultarlo. Si se hubiese marchado con otro hombre lo hubiese entendido pero meterme en su vida y luego volver a iniciar una relación con su ex mientras salía conmigo... que queréis que os diga.
Este tipo de actuación (y no otra), en concreto, debería estar tipificada como delito punible. Si inicias una relación con otra persona y no cortas tu relación con tu ex hasta el punto que vuelves con él dejando tirado a tu pareja tras muchos años; esto repito debería ser considerado un delito.
Han sido nueve años perdidos; tirados a la basura y, lo que es peor, por ahí andan los dos tortolines como dos niños. Maldita sea la gracias.
No me hace falta ningún libro para este rollo".
e gustó mucho la autenticidad de Feliche. Encontré esas palabras como comentario a una crónica del diario ABC sobre el mal de amores, donde se daban una serie de consejos teóricos útiles para pasar el trance, como por ejemplo borrar la cuenta de Facebook y otras medidas no menos drásticas. Me sirve para introducir mi tema de hoy porque a mi parecer la verdad precisa de mucha autenticidad. Por contraste pero en segundo término incluyo una de las respuestas que recibió el comentario, que me azuzó a entrar al trapo y echarle un capote a Feliche, porque me pareció un estupidez -siguiendo con el símil taurino- de cabo a rabo. Y eso que no incluyo el que apela a su "hombría", palabro que me permitió deducir (supongo que erróneamente) que la tal Bguayre es del cono sur ya que aquí en España no está muy bien considerada y es casi un tabú a no ser en algún bar donde la parroquia hace un uso clásico del término y en pétit comité.
Por razones que no vienen al caso Feliche me inspira la mayor simpatía, más allá de porque se expresa claramente y con autenticidad. Su situación ataca cualquier línea de flotación por baja o alta que uno la hubiera tenido, puesto que que a una persona otra la engañe con su propio marido ya es ponerse en lo peor. La mejor solución, la que desarrollaría cualquier guionista es o un accidente fatal en las próximas fiestas del pueblo de al lado, o que les toque la lotería y se vayan bien lejos. El desenlace dependería en parte de la audiencia, no lo dudemos. Así que a lo mejor podrían dejarnos caer al final del episodio un accidente y según la reacción de la audiencia los rematarían o no. Lo mismo para una larga enfermedad o cualquier otra opción para el script.
Obviamente a Feliche no le dije nada de todo eso, cuando todo lo más que es capaz de ver en la cuestión es que llegue a considerarse un delito. La tonta del cono sur creo que no leyó bien -o vamos a decir que entendió otra cosa diferente a la que yo- y considera "pasajero" un lance de 9 años tras 15 de separación del marido. O mi competencia lingüística no da para más o "pasajero" es un término más ligero que lo que la situación que nos plantea el desengañado nos pinta. Antes de ponerse a dar consejos hay que escuchar bien. Lo del "conejillo de indias" es inmundo, podría habérnoslo ahorrado. Por favor, la sinceridad tampoco no es exactamente verdadera.

En este mundo ya dijeron los griegos que te podías pasar media vida pensando en eros y otra media en thánatos (la muerte), o algo parecido. No hay mucho más en lo que pensar, al menos con esa fuerza y, si me lo permiten, claridad. Pero hay otras escuelas de pensamiento que hablan de una especie de dicotomía entre la belleza y la verdad. No porque la belleza y la verdad se opongan, no. Las dos son dos búsquedas. Buscar la verdad es una labor loable, sobre todo si se hace con -otra vez- autenticidad, pero algunas personas nos hemos dado cuenta de que cuando hemos llegado a encontrar algo de lo que no tenemos ninguna duda que es verdad no lo podemos demostrar. Y parafraseando a Oscar Wilde, para quien las cosas realmente interesantes o importantes (no recuerdo) no podían ser aprendidas o no podían ser enseñadas, yo diría que la mayor parte de las verdades interesantes e importantes que yo he conocido, arduamente o no, no son intransferibles. A los buscadores de la belleza no es que les/nos vaya mucho mejor, pero al menos no tenemos tantos disgustos. Y la belleza es algo muy verdadero. Yo que soy aficionada a leer autobiografías sé que en algunas que no merecerían esa etiqueta, se puede detectar ya en la primera frase y tal vez en ninguna más una mentira. Y a partir de ahí se desenrolla o desarrolla todo lo demás. Vidas basadas en una mentira. Como he leído muchas pero que muchas autobiografías puedo apreciar como un sexador de pollos, a la primera frase, cuando hay un arranque falaz. Pero, ¿a quién le interesa? Es algo que cada cual debe descubrir por sí mismo y tal vez se queda ahí.
*
Hoy estuve en el Jardí Botànic de Barcelona, que a pesar de haberse inaugurado tras las Olimpiadas (en 1999) y ser a mi pobre entender digno de ser visitado, recibe también a mi pobre entender pocas visitas. Y las que recibe son en su mayor parte de turistas principalmente extranjeros. Hay que decir que está en el Parque de Montjuïc, al que no es fácil llegar sin coche. Que además está en la parte más elevada y alejada, pasado el Palau de Sant Jordi y tocando el Cementiri de Montjuïc. El planteamiento del Jardín es muy atractivo, porque las líneas maestras son las de vertebrar una colección de plantas originarias de todos los continentes que comparten el mismo clima que tenemos en Barcelona. Son plantas procedentes de áreas homólogas de Australia, las Islas Canarias, Sudáfrica, Norte de África, Chile y California. Es decir, en un momento dado nos podemos acercar al área de Queensland (Australia) y ver todo tipo de especies, algunas de ellas nunca vistas aquí, y apreciarlas a lo largo del año. Pues, como les digo, recibe poquísimas visitas. A mí me parece incomprensible que haya personas que pasen calor y calamidades para ver las vomitonas de las Festes de Gràcia, donde se entroniza el plástico, el papel maché y el poliuretano como si aquello fuera un parvulario descomunal o aquella isla de residuos que parece que se está formando en el Pacífico. Incomprensible.
Este verano pude ver en el Real Jardín Botánico de Madrid la colección de bonsáis que perteneció a Felipe González ("Por Madrid") y aunque los ejemplares son valiosos, hay que decir que la que tenemos en Barcelona es por ahora mucho mayor y creo que mucho mejor.
La Agenda del Museu de Ciències Naturals nos indicó creo que el año 2010:
“La col·lecció de bonsai del Jardí Botànic té el seu origen en el llegat que la família de Pere Duran i Farell va deixar al Jardí. Aquest enginyer, empresari i decidit impulsor del Jardí va ser també un reconegut mestre en el món dels bonsais. Des que va iniciar-se en aquest art a principis dels anys vuitanta i fins a l'any de la seva mort, el 1999, va desenvolupar i reunir una notable col·lecció d'uns 108 bonsais d'espècies mediterrànies.
El Jardí Botànic de Barcelona ha conservat, ampliat i desenvolupat aquesta col·lecció a través d'adquisicions, altres donacions o recuperacions i actualment compta amb 210 exemplars. S'ha habilitat un espai en els vivers del Jardí on a partir d'ara es podran veure exposats 36 bonsais que variaran segons les estacions i les necessitats de cada exemplar. Alguns arbres s'exposen amb plantes d'accent (plantes de jardineria que es disposen al seu costat) que complementen i realcen la bellesa de l'arbre i a més, imiten la manera de com es mostren tradicionalment al Japó.
Aquesta col·lecció rep periòdicament la visita d'un mestre japonès que assessora, marca pautes i aporta el seu toc magistral en la modelació dels arbres. I és que el Jardí Botànic treballa amb l'objectiu de convertir aquest conjunt de bonsais en una col·lecció de referència internacional d'espècies mediterrànies. Qualsevol época és apropiada per visitar l'exposició ja que totes les estacions permeten disfrutar d'aquest art importat del Japó i adaptat al clima mediterrani.”
Pienso que no hace falta traducir el texto del catalán al español, que se puede seguir bien. Todo lo más que habría que añadir es que Pere Duran i Farell era el presidente y el fundador de Gas Natural, ahora Gas Natural Fenosa, y que su colección es verdaderamente bellísima. Mis fotografías no le hacen justicia a la exposición de los 36 bonsáis que están expuestos al público ni de los que están en la "trastienda", no menos cuidados y que son cada uno en su género una maravilla. La galería de Styrous en Flickr (2011) pienso que es mucho mejor que la que yo ofrezco. Como algunos de los ejemplares son de hoja caduca, se ha añadido un incentivo a que visite más asiduamente todo el Jardín, donde siempre encontré belleza, verdad y un estímulo para seguir amándolas.



______

(*) "BGUAYRE - Nunca tuvo intención de separarse de su marido. Necesitaba oxígeno, una aventura que la hiciera relajarse, y fantasear con ella cuando volviera con el ex. Tú fuiste un conejillo de indias, la "victima", el que pasaba por ahí. No te engañes, tenía todo previsto. La solución es 1 - recordarla con cariño a pesar de todo, sin celos infantiles, y respetándole a el también. Lo que te dio no fue mentira, aunque fuera pasajero. 2- Hacer como dice el artículo y dejar que se vaya difuminando su recuerdo, a base de no cultivar su contacto (nunca la olvidaras del todo, afortunadamente, porque la mente guarda cosas y ella sabe por qué) y 3- Es el momento de tener tú otra relación. Te han dejado pero eso significa tambien que te han dado libertad, te han abierto las puertas. Así que en vez de una gran relación en tu vida ahora puedes tener dos. Eso es madurez. Y no la culpes. Según algunos psicólogos de la rama bionergetica, la monogamia perpetua es antinatural, y el cuerpo a veces logra zafarse brevemente de la encerrona cultural en que lo metemos. Y en esto, com en tantas cosas, las mujeres dan mil vueltas a los hombres".


Post registrado en SafeCreative *1308185607816
La presentación de imágenes está registrade en SafeCreative *1308185607915

La Cospedal

Mera fotografía registrada en SafeCreative *1308185606888 - Clicar para aumentar