27.4.08

La voz debajo


"Parla, canta, sorridi al tuo bambino, fin da quando viene al mondo:
la tua voce lo accarezza, lo conforta, lo circonda.
Ripeti per lui filastrocche e parole. Aspetta, con calma, che lui ti risponda.
Con libri illustrati spalancagli un mondo:
viaggia con lui, tra parole e colori, trasforma il suo mondo in piccole storie:
fagli capire, con gesti e parole, la tenerezza dell'essere insieme.
Parla, canta, sorridi al tuo bambino. Leggigli i libri che ama di più.
Le storie che ascolta lo portano in volo, gli danno parole che non conosceva,
gli mettono in fuga i mostri più cupi, rispondono quiete a mille perché.
Leggi ogni giorno una storia al tuo bambino.
Digli così quanto bene gli vuoi, fagli un regalo che dura per sempre".
Rita Valentino Merletti (
Nati per leggere)


ste fin de semana he estado en un taller intensivo de tai chi en Sans, en la calle Papín. En un momento dado la monitora nos hizo describir los movimientos que intervenían repetitivamente en el ejercicio que nos mostraba con su propio cuerpo. Había un desplazamiento fluido del peso de un pie al otro, estando uno un poco más atrasado que el opuesto y a cuarenta y cinco grados. Había un movimiento de las manos complejo de ser descrito con palabras e incluso con dibujos: primero se estiraban los brazos frente los hombros, como empujando, después se recogían las manos sobre el lado del pie atrasado y con las palmas mirando al suelo con el dorso de la muñeca de una mano apoyada sobre la muñeca de la otra mano. La idea del vaivén y de las fuerzas opuestas está claro también en el baile de las sevillanas.
La monitora, Madalena, de Lisboa, nos hizo ver todos los elementos que participaban como un crisol en el movimiento. Incluso la sonrisa, que es lo más difícil de mantener. Y no nos estamos refiriendo a la sonrisa de máscara y mecánica. Madalena nos invitó a hacer ese mismo ejercicio pero cada cual debía fijar su atención sobre todo en dos elementos de todos los que se habían enumerado. Elegí la sonrisa, pero como si la sonrisa fuera algo que se pudiera extender a todo el cuerpo; y la mirada, de gata, elemento del cual se habían olvidado y que es más difícil aún de conquistar que la sonrisa. Y en eso estoy.
Hace unos cuantos años que practico tai chi aunque discontinuamente. Cada vez que he regresado a este potente arte marcial vuelvo a descubrir la alquimia interna y la meditación en movimiento, pero también paso unas cuantas semanas en que cuando hago la tabla tengo un mareo del copón o bien me relajo tanto que no puedo hablar durante un ratito y se me taponan los oídos. El cuerpo es extraño. Ya con el yoga se me tiene parado el corazón si hacía nidra (sueño consciente). Pero cuando regreso al tai chi siempre me paso unas semanas en que después de cada tabla o estoy mareada como un pato mareado o bien no puedo hablar si no es con esfuerzo. Ya sé yo que hay muchos escépticos respecto a los beneficios del tai chi y del yoga. Incluso hay escépticos del tai chi en el yoga y del yoga en el tai chi. No tenemos remedio. He podido comprobar sin embargo lo bueno que es el tai chi en enfermos severos y desahuciados por la medicina de la Seguridad Social. Bueno para el cuerpo y para la mente. De hecho yo creo que no haber llevado el cuerpo y la mente al potencial que le es propio, es algo así como una minusvalía, como un violín que nunca ha sido tocado. Para mí el yoga como el tai chi me abrió a una dimensión que nada tiene que ver con el esoterismo, que fue como aprender a leer y poder entender o no lo que había en un sinfín de libros. Como en todo, el taichi que me gusta más es el más sobrio, sin manierismos, esquemático, suave y silencioso.

Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451

2 | Superposiciones

Hivernacle, Sans (Barcelona), 27 de abril de 2008

Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451

19.4.08

La señora Petrarca






egún la normativa del Nomenclátor los nombres de las calles de Barcelona se deciden por una "comisión que estudia las propuestas de nombre de las vías públicas de la Ciudad. La preside el concejal de Cultura y la componen representantes de varios sectores municipales: de Vía Pública, de Cartografía, de Urbanismo, de Población, de Relaciones Institucionales y Deportes, de Patrimonio y del Programa Municipal para las Mujeres, que promueve la presencia de la mujer en los nombres de las calles de Barcelona. La Ponencia recibe las propuestas de nombre, las estudia y consulta a los distritos municipales sobre los posibles emplazamientos. Cuando se ha llegado a un acuerdo, la Ponencia eleva la propuesta al alcalde, quien, en su caso, aprueba definitivamente la nueva denominación. [...] Entre varias normas de menor importancia, hay que destacar la siguiente: para poder dedicar una calle a un personaje deben haber transcurrido cinco años, como mínimo, desde su fallecimiento. La única excepción a esta norma es que en vida se le hubiera otorgado la Medalla de Oro de la Ciudad."




Ésta página municipal también proporciona una base de datos con la historia del nombre de las calles. Así he sabido que la mía se llamó "Sant Jacint" y que el nombre actual se aprobó en junio de 1980. Probablemente, aunque no se dice, el nombre lo adquirió porque duplicaba la calle de Sant Jacint de Ciutat Vella (antes Barrio Gótico), que existe desde antes de 1865. Y es que todos los pueblos que se agregaron a Barcelona como barrios (Horta, Gràcia, Sans, Sant Gervasi, etc.) aportaron nombres ya existentes. De una de las calles más estrechas de Barcelona, el carrer de les Mosques (moscas), se dice: "Calle muy antigua, puesto que ya existía con el mismo nombre en el año 1441, seguramente dado por los vecinos debido a la acumulación de basura y moscas por su proximidad con el mercado." El nomenclator también aporta en cada registro los nombres que precedieron el nombre actual. Aún me acuerdo de que una tía abuela materna llamaba calle Cortes a la actual Gran Via de les Corts Catalanes. La base de datos informa de todos los nombres: "Av. de José Antonio Primo de Rivera, 07/03/1939; Av. de las Cortes Catalanas, 04/02/1931; Cortes, antes de 1900; Lletra N (Plan Cerdà); Núm. 11 (Plan Cerdà)". La retahíla me hace deducir que si mi tía abuela en los años sesenta se refería a la Gran Vía (que es como en realidad la conoce todo el mundo) como calle Cortes, por su primer nombre, es porque seguramente era el nombre que prevaleció incluso después de la guerra. 
*
·
El índice alfabético nos descubre que la primera calle es la calle llamada A, que está en la Zona Franca, zona que se caracteriza por las grandes naves industriales y por poseer calles dedicadas al acero (Hacer), al fuego (Foc), a los motores (Motors), al cobalto (Cobalt) y hasta al plomo (Plom). De alguna manera este canto al progreso industrial es una especie de réplica moderna de las calles nombradas por los gremios que perduran en el casco antiguo (Escudellers, Obradors, Argenteria, Mirallers, Assaonadors, etc). El último enclave del nomenclátor, siguiendo el desorden analfabético, no es la calle Z –que también existe- sino la plaza dedicada a Zurbarán, que va a continuación de la calle Zuloaga.

En un post anterior reparaba en la reflexión de U.E. Paoli sobre cómo había que orientarse en las calles de la Roma antigua:
"Ugo Enrico Paoli en su Urbs: la vida en la Roma antigua nos recuerda que en nuestra época el "tren que utilizamos tiene un número; y un número el vagón, el asiento, el ferroviario, el revisor, el libro de registro, el billete de ferrocarril, la taquilla en la que lo hemos adquirido, el papel-moneda con el que hemos pagado. En la estación tomamos un taxi, que tiene un número, conducido por un chófer, que tiene también un él un número [...]" Toda ésta prolija explicación sirve para hacernos ver la dificultad que suponía encontrar una casa en las grandes ciudades antiguas como Roma. Las pocas calles que tenían nombre en la capital del imperio no estaban numeradas y las señas se daban por aproximación: en la Vía Sacra, bajo la Velia, donde está el templo de Vica Porta."
·
Reparar en como están organizados los nombres de las calles, al menos en Barcelona –no sé yo en otras localidades de España- permite ver una cierta "lógica" o, mejor dicho, una asociación de ideas. Por ejemplo, la Ronda de la Guineueta (zorrita) está cerca de las calles Gasela (gacela), Isard (rebeco), Castor y Esquirol Volador (ardilla voladora). El nombre está modificado, según mi opinión, porque ya hay un carrer de l’Esquirol en Ciutat Vella. Siguiendo ese misma lógica por encima de la Gran Via de les Corts Catalanes está la calle del Consejo de Ciento y por encima de ésta el de la Diputación. Luego, siempre en dirección montaña, puesto que en Barcelona nos regimos por la dirección mar o montaña, están las calles Aragón, Valencia, Mallorca, Provenza, Rosellón y Córcega. Y más arriba, aún en el Ensanche planeado por Cerdà están París, Londres y Buenos Aires. La calle Dante está cerca de la calle Petrarca y la calle Soweto está cerca de la calle Gernika. En Montbau hay toda una serie de calles dedicadas a la Danza, la Canción, la Mímica y hasta a las Musas, pero extrañamente es mucho más ancha y larga la calle dedicada a la Poesía que la dedicada a la Música y a la Pintura.
·
Algo que siempre me ha llamado la atención es que hubiera tres calles dedicadas a la estenografía: Taquígraf Serra, Taquígraf Garriga y Taquígraf Martí. Creo que de una manera bastante excepcional, si quitamos los santos, la calle Pintor Casas, el Escultor Ordóñez y alguna más que ahora no me viene a la cabeza, estas calles incluyen el nombre del oficio.
·
Cuando yo era más pequeña había un descampado al que sólo íbamos los niños. Ahora me parece que los niños no tienen un lugar que sea suyo de verdad. Se llamaba "la bòvila". Este nombre esconde para mí un sinfín de significados y hasta hace poco no supe que ese nombre en realidad tenía que ver con el hecho de que allí habría habido una fábrica de tejas. En el año 1992 hicieron sobre nuestro escondite una plaza dedicada a Olof Palme, el icono de la socialdemocracia europea, el amigo de Felipe González Márquez asesinado el año 1986. El año en que se inauguró ya se había dado a conocer, aunque por encima, el escándalo de los burdeles suecos. En fin, supongo que no es deseable irle cambiando el nombre a las calles. ¿Qué más da?
·
Este post de hoy en realidad arranca de que descubrí esta mañana en mi feedjit (el cacharrito para observar el tráfico del blog) que me habían encontrado buscando literalmente "la señora petrarca que da nombre a una calle de horta". A ver: la calle de Horta está dedicada a Francesco Petrarca, el poeta, pero no voy a ser yo quien dude de que haya una señora Petrarca (como la hubo), que no fue Laura, la antepasada del Marqués de Sade. Por cierto, en Barcelona tenemos una calle para la Beatrice (Carrer de Beatriu) de Dante pero no tenemos una calle para Laura ni para Sade. No es justo. En cuanto pueda voy a enviar sin falta una sugerencia al Nomenclátor del Ayuntamiento. Recientemente se ha reparado la ausencia inexplicable de una calle dedicada a Aristóteles (habiendo como había calles para Platón, Copérnico, Galileo, Euclides, Pitágoras, Sèneca, Descartes, etc.), pero se ha hecho en un pasaje más corto que un día sin pan que va a dar a la plaza, "eso sí" (como diría Anne Igartiburu) de Álvaro Cunqueiro. Vaiche boa. 


Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451  
 

18.4.08

La ciencia, la cocherencia, la corehencia y la nana de Plutón

“Hasta hoy no había parado en valorar las sensaciones que me embargan cuando veo algunas imágenes fotográficas de templos misteriosos de la India o del sudoeste asiático o los precolombinos o de cualquier otro lugar exótico. Me parecen construcciones oscuras, o intrigantes, o enigmáticas, o crípticas, pero siempre, siempre delirantes” (En el caos

El post de Cerillo, me ha hecho pensar por asociación de ideas en la réplica monumental de las termas de Caracalla en la Penn Station de Nueva York. Dieciséis siglos después. O cuando advertí a la entrada del serrallo del palacio de Topkapi en Estambul un "delirante" parecido con la entrada del convento de las Dueñas en Salamanca. Pienso en el friso del Partenón, originalmente pintado con los colores del parchís, reproducido en tantos grabados con los colores de las ruinas descarnadas y mostrado en su matemática pureza. Pienso en el friso del Partenón reclamado al British Museum por Melina Mercouri y sus ojos grises. Pienso en el obelisco que Napoleón llevó a París desde un imperio más antiguo. Pienso en los claustros románicos, the cloisters, llevados a América a golpe de dólares.
Pienso en el trajín formidable de piedras y sillares. El sonido de los derrumbes alejados, el sonido de las catástrofes y de nuestras incoherencias (?) debe de zumbar en el éter como las notas de un delicado harmonium mobile o un canon que acuna las esferas.
*

Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451  

Donde dije digo

Rosetón de Josep Mª Jujol en la Sala Hipóstila del Parc Güell de Gaudí (Barcelona)
*
Creo que una de las mejores novelas que se han escrito es Madame Bovary, a pesar de que era casi tan tonta como Lady Diana Spencer, que ya era. Lo malo de esta clase de tontas no es que sean tontas sino que le crean verdaderos problemas al resto de los personajes y de sus maridos, amantes y amigos. Por lo tanto, para mí, el disfrute de la rotunda perfección y le mot juste de la novela de Flaubert se ven contrariados por el desagrado que me proporcionan el porfiado descontento de Emma y sus ridículas fantasías.

En el Dictionnaire international des termes littéraires hallamos la definición del bovarismo en relación con la psicopatología. En realidad el término fue acuñado por Jules de Gaultier para referirse a las personas que se tienen por otras (mejores) a quienes en realidad son. Son individuos que se creen estar en una situación superior a su condición real. El descontento de Emma no es inconformismo, de la misma manera que tenemos que distinguir bien la distancia que va de una queja a una protesta. Hemos de ser precisos y no confundir inconformismo y bovarismo.

También, hace bastantes años, leí otra acepción de bovarismo que designaba a las personas que van iniciando actividades o aficiones o estudios y luego las abandonan. Para entendernos diríamos hoy: emprender el estudio de un idioma extranjero, apuntarse a natación, hacer una hora de ikebana o budismo zen, o lo que sea que esté de moda. Parece que el término ha caído en desuso, y sin embargo –si vamos más allá de las formas y de las apariencias- veríamos que el trastorno está en pleno vigor sea para designar un error en la autopercepción sea para designar la inconstancia y la superficialidad.

Retomo el post sobre las merdeufs y Corinne Maier. Ya había en una comedia de Moratín, no recuerdo ahora si en La comedia nueva o en El sí de las niñas, una escena en que una mujer afirmaba que la instrucción estaba reñida con la maternidad. El titular de la entrevista a Corinne Maier el viernes era: "Hay que elegir: o tienes un porvenir o tienes hijos". Estoy en bastante desacuerdo con los dos enunciados, aunque aceptaría que pueden ser planteamientos verdaderos en muchos casos concretos y en determinadas circunstancias.

Lo que me acerca a la portavoz de Women Child-Free es que lo que dice es un revulsivo contra la moderna mitificación o la mística de la paternidad y la maternidad natural o por adopción. Por otra parte, servidora y mucha gente estamos hasta las narices de que la maternidad o la paternidad sean un mérito o una excusa –por ejemplo para no estudiar o para no cuidar a los viejos de la familia- o una prueba de madurez o de solvencia. La Semana Grande de la Amniocentesis por la que pasan las embarazadas añosas, o la Primera Ecografía, tienen un gran parecido con las historias de la mili y otros trances iniciáticos. Todo ese entusiasmo sería comprensible si después no se viera empañado por costumbres como por ejemplo la de apostar al niño con un carro vacío cerca de la caja del supermercado (para ir llenando y luego tener ventaja en la cola). "No hay nada tan lindo como la familia unida" (la canción de Gabi, Fofo, Miliqui y Miliquito), no tendría que haber inspirado esas estrategias de abuso y derribo. Evidentemente, como le decía anteayer a V. G., no puedes reprender a un niño ante su padre ni a un padre ante su hijo. Además de que no está bien, sería inútil y contraproducente. Otro día trataremos el tema de la llegada del autobús escolar después de 4 días de esquí de montaña.

Sin querer agotar el tema, añadiría que no veo ninguna mortificación en ser una merdeuf o una maruja siempre y cuando una lo quiera ser. Nunca he entendido el desprestigio del trabajo doméstico, que incluye tanto la limpieza como la administración, la cocina, la enfermería, la costura, la educación y la enseñanza. El mundo del trabajo remunerado y ¿cualificado? tampoco es como para tirar cohetes. Servidora trabaja por dinero (no mucho, la verdad) y de paso me relaciono con gente con la que seguramente nunca me habría relacionado, cosa que no está ni bien ni mal. Está. Yo no soy de las que se quejan; yo protesto (una sola vez) y cumplo con lo que se supone que es mi función. No con todo, claro, porque las empresas ya se ocupan de darnos más trabajo del que podríamos hacer.

El año 2004, cuando Corinne Maier publicó en español su libro contra el trabajo Buenos días, pereza, hablaba de que iba a escribir otro sobre los intelectuales franceses. La variedad de los temas que acomete esta autora no es bobarismo o oportunismo, creo. A veces sospechamos de la especialización ya que incluso la postura más proba pierde crédito cuando se sostiene férreamente y no se abre a otras posibilidades y a otros diálogos. Yo es que no sirvo ni para feminista ni para machista.
Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451  

12.4.08

Tai chi


 

Alquímia interna

El segle IX Li Tao Tzu va recopilar una seqüència de 37 moviments anomenats “els primers moviments del cel”. Cap a l’any 1200 el monjo taoista Chang San-Feng va escriure un dels tres clàssics del Tai chi, que ells anomenà Tai chi chuan.La tradició monàstica va utilitzar l’alquímia interna com a mitjà per a transformar l’interior del cos i agmentar la salut i la longevitat.

Els altres dos clàssics del Tai chi són el tractat de Wong Chung-Yua (cap a l’any 1600) i el de Wu Yu-Hsiang (1812-1880).

Segons els teòrics del Tai chi, el significat del chi seria “energia intrínseca”, “energia interna” o “energia origina, eterna i essencial”. La manera en què el chi o el qi s’expressa s’anomena Tai chi (“allò últim i suprem”).

Integració, connexió i harmonia

Els conceptes d’integració, connexió i harmonia, estan representats en els breus textos dels savis del Tai chi.

Segons Chang San-Feng, tot el cos ha de moure’s com si fós una unitat, dels peus a les cames i la cintura, coordinat amb el propi chi: “L’energia interna, el chi, arrela als peus, es transfereix a través de les cames i es controla en la cintura per a traslladar-se a l’esquena fins als braços i les puntes dels dits”. La força comença als peus.

El Tai chi està molt connectat amb la natura, que és una font de salut. El tractat del mestre Wu Yu-Hsiang diu: “Quan es resta immòbil s’ha d’estar com una muntanya. Quan s’està en moviment ens hem de moure com l’aigua del riu”.

El concepte de fluïdesa o d’harmonia que proporcionen el Tai chi es manifesta en un dels preceptes del tractat del mestre Wong Chung-Yua: “Quan es practica el Tai chi s’ha de mantenir una postura equilibrada com una balança. Quan ens movem, els moviments seran desimbolts com una roda que gira”.

 Beneficis del Tai chi

Des del punt de vista oriental, el Tai chi millora la salut perquè incrementa la circulació del qi. Segons la medicina xinesa tradicional, la malaltia és l’efecte de què la circulació del qi pels seus meridians està impedida o bloquejada.

Els aproximats 108 moviments o seqüències de la taula del Tai chi, com passa amb els exercicis del Chi-Kung, estan ideats per desbloquejar els meridians energètics.

Els beneficis del Tai chi es deixen notar amb més o menys intensitat segons el que s’hagi aprofondit en la tècnica i en la pràctica.

Els principiants poden notar que l’art actua sobre els grans grups musculars de cames, braços i esquena. Amb la pràctica habitual s’aconsegueix estirar  i alinear l’esquena respecte de les espatlles i la pelvis. Els moviments de la taula de Tai chi proporcionen flexibilitat i força en la columna vertebral, corregint de forma natural postures nocives. A més a més, s’estimulen i queden alliberats els nervis que es ramifiquen al llar de la columna.

Amb el temps, les propietats del Tai chi es fan notar en els òrgans interns, començant per la zona abdominal. Fa millorar les funcions de digestió i eliminació. Al mateix temps, augmenta la circulació sanguínia i el transport de l’oxígen, afavorint un ritme cardíac aeròbic.

Tot i que es tracta d’un exercici suau (es pot practicar inclús en edats molt avançades), afavoreix una bona condició física, repara el cansament i fa als qui el practiquen més resistents, més pacients i més ferms.

Els moviments lents i fluïds, amples, exigeixen de manera natural una respiració profunda i relaxada, concentració, i coordinació o integració dels moviments.

(Marta-R. Domínguez Senra, Mª Teresa Pous. Guia de medicines alternatives. Barcelona: Ed. Mina, 2006)

Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451  

10.4.08

El medio ambientazo

"Tengo en el pecho una jaula,
en la jaula dentro un pájaro,
el pájaro lleva dentro del pecho
un niño cantando
en una jaula
lo que yo canto."
Amancio Prada
·
e hago eco de la polémica en Francia sobre el repelente "Beethoven". Pobre Beethoven. Es un ahuyentador por ultrasonidos contra los adolescentes y los jóvenes. El corresponsal de "La Vanguardia" del memorable viernes pasado comenta: "emite un molesto zumbido a una frecuencia tan alta –entre 17,5 y 18,5 Khz- que sólo el oído de los jóvenes hasta 25 o 30 años, puede percibirlo [...] El controvertido emisor -creado por la firma británica de alarmas Compound Security Systems- tiene un tamaño reducido (doce centímetros de lado) y un aspecto anodino. Pensado para ser colocado a una altura de tres metros -en una pared o en un árbol, al pie de un edificio o en el hall- barre de indeseables la zona hasta una distancia de veinte metros. Su precio unitario es de 905 euros, aunque hay rebaja si se compran varios a la vez ".
Sé de la eficacia de los ultrasonidos. Tengo un aparatito contra las hormigas en mi cocina. En cuanto lo enchufé la colonia mermó. Las pocas hormigas que quedaron están esmirriadas y trazan una fila tortuosa y muy errática. Alguna vez les dejo antes de irme a trabajar unas migas de pan o un cerco de leche, como quien hace un sondeo demoscópico. Creo que los ultrasonidos sólo afectan a las hormigas y que no me cortan la mahonesa o no se acoplan con el frigorífico. Pero nunca se sabe.
He pasado por dos experiencias directas sobre la naturaleza material del sonido. Una con el canto de un jilguero en el ancho patio a donde da mi casa. Estaba yo aún en la cama de mañana y el canto me dio una noción exacta del espacio que ocupaba. Era una sensación mucho más clara y tangible que la que proporciona cerrar los ojos en la playa y oír las voces reverberar cerca del agua como en el duetto de Lakmé. Por aquellos días había estado escuchando el Ave Verum y la Gran Misa de Mozart una y otra vez. En especial el Kyrie cantado por Arleen Auger, una maravilla. Es música que te reorganiza el cuerpo como un caleidoscopio giróvago. El comentarista italiano de la grabación de Leonard Bernstein de 1990, Paolo Gallarati, nos recuerda:
"In seguito, durante la malattia di Costanza, Mozart aveva fatto voto di comporre una Messa che, una volta ultimata, i due sposi portarano con loro a Salisburgo quando vi si recarono per la prima volta nell’agosto 1783: fu proprio nella città del musicista che il lavoro venne eseguito, forse con parti aggiunte tratte da precedenti composizioni mozartiane, il 26 ottobre nella chiesa di San Pietro. Costanza cantò la parte del primo soprano."
En aquel otro agosto, el que yo viví, me pareció desmedido que una obra tan colosal y tan vibrante procediera de una promesa, del amor mundano. Ahora lo veo de otra manera. Creo que lo veo como lo vería el jilguero. El de mi patio y el que oyó cantar La Niña de la Puebla, quien a su vez cantó en el bautizo de Francisco, que fue compañero de trabajo entre los años 1990 y 1993 hasta que se jubiló. Todo cuadra.
La segunda experiencia material del sonido fue en una clase de guitarra. Mi profesor y yo estábamos afinando sendas guitarras. Noté que cuando él tañía el Re al aire vibraba mi cuarta cuerda. Y mi profesor me aclaró que era "por simpatía". Por simpatía... Entonces, por eso –por la simpatía- es por lo que los cohetes, a semejanza de las guitarras, están concebidos para resistir materialmente el enorme estruendo que produce un despegue, para que los tornillos no se desenrosquen por el ruido de los motores y para que las ondas acústicas no rasguen las junturas hasta casi la desintegración. Según el enlace "cohetes" que he enredado en mi texto, todas las piezas de un transbordador, con más de un millón de componentes, "vibran para producir una cacofonía de frecuencias que van desde las ondas subsónicas que sólo un elefante puede oír, hasta gemidos de alta frecuencia semejantes a las uñas que raspan una pizarra".

Por lo tanto, me pregunto, pregunto, el ahuyentador o repelente "Beethoven" ¿podría ser menos selectivo de lo que parece? Es decir, parece que además de molestar a las ya de por sí atormentadas orejas de los adolescentes emepetrestizados, posiblemente también alterarán o conmoverán aquello con lo que sintonicen. Pienso que lo mismo que el Re tañido en una guitarra provoca la simpatía de otro Re, igual la nota del canto de un mirlo negro puede resonar en la medula de una gata preñada o en mi sangre o en una alarma antirrobos.

Está bastante claro que el repelente "Beethoven" contra el botellón nos refleja una sociedad disociada y desquiciada. Por otra parte, con esos cacharritos van a pagar "justos por pecadores". ¿O es que en los barrios-quartiers franceses en los que se están instalando los emisores no hay jóvenes residentes que duermen a altas horas de la noche? Ante una medida tan antisocial, tan poco dialogante, ante un cacharro más estigmatizador, me atrevo a proponer una alternativa más económica. En vez de "Beethoven" se pueden colocar unos altavoces con algo horrísono. Cuando algún indeseable de mi vecindario hace un ruido innecesario además de molesto, pongo la música a tope, lo más alta posible. Sea la hora que sea. Una emisora pachanguera o retumbadora y deprimente. Por un lado, el vecino se da por enterado y por otro lado mi ruido le impide disfrutar del suyo, cosa que le hace de alguna manera comprender la situación, en qué lugar acaba su libertad y empieza la mía. Además, si el método se desarrolla en un bloque de pisos, nadie puede identificar el origen de la reacción. Solo pueden sospecharlo, y eso fastidia más. Mucho.
Recuerdo que la cosmogonía hindú establece el origen del mundo en la sílaba mística aum. De las vibraciones del aum nació el éter, el espacio del sonido silencioso. Del éter nació el aire y a continuación el fuego, después el agua y por último la tierra. No sé en que punto de la creación apareció la humanidad con su ahuyentador Beethoven y el medio ambientazo.

Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451  
 

4.4.08

Mucho, poco o nada

A mí es que los tests psicológicos en general me recuerdan a las ouijas o wijas. Como se diga. Las wijas proporcionan sobre todo una experiencia de lo inexplicable y las respuestas que se pueden obtener son también inexplicables. De todo el panorama de oráculos y de GPS espirituales que conozco, me inclinaría en todo caso por el Tarot y el I Ching. Excepto por el test proyectivo, que siempre que he tenido ocasión de probar ha demostrado su potencia, los tests no me convencen. Sobre todo no me convencen los tests de respuesta múltiple pero cerrada, en los que es obligado elegir una opción entre cuatro o tres que suelen ser variaciones de grado.

Me imagino que los tests ayudan a sus analistas a extraer unas conclusiones tangibles y sistematizables. Como dos y dos son cuatro,y cuatro y dos son seis, pues seis y dos son ocho, y ocho dieciséis. Todo controlado.

En mi mocedad formaba parte del aprendizaje habitual saber contestar convenientemente los tests de selección de personal. Perdón, recursos humanos. Una de las preguntas clave se reconocía enseguida, pero sólo si una estaba advertida y a pesar de adquirir múltiples formas. Lo que pretendía esa astuta y cruel prueba de fuego era comprobar una parte del equilibrio psíquico del candidato. Precisamente su capacidad para rendir y rendirse. En esa pregunta p.e. se le proponía al candidato contar de toda una hoja los cuadraditos pequeñitos que en vez de tener el ángulo superior derecho anguloso lo tuvieran romo. Cuando el candidato se había mirado unos 30 y veía que aún le quedaban 600 o más, si estaba en su sano juicio o simplemente era cabal desistía. Si no, seguía adelante y era descartado. Por supuesto. En realidad solo era posible resolver lo que el enunciado exigía si el candidato no estaba en su sano juicio.
Hay en internet un test de eneatipos gestáltico y prestigioso que no se deja reproducir y al que hay que responder "mucho", "poco" o "nada". Voy a reproducirlo en parte (al límite de la ley, con sólo las preguntas impares y hasta la 91 en vez de hasta la 153) y voy a contestar como verdaderamente lo contestaría, con respuestas abiertas y hasta que me canse. Creo que las preguntas no insultan la inteligencia, que ya es mucho. Están bien. Sin embargo, como están al servicio de trazar el perfil supersticioso del analizado, de encasillarlo para situarlo en unos de los nueve arquetipos eneagráficos, me inspiran más que desconfianza. Son en parte las que siguen:
·
1          
Me distraigo con facilidad y me disperso demasiado; suelo pensar que algo mejor está sucediendo en otra parte.
Ya dijo Pessoa: "El río Tajo no es más bello que el río que pasa por mi aldea porque el río Tajo no pasa por mi aldea". Es posible que lo mejor esté sucediendo en otra parte, pero a lo mejor voy yo y se transforma o empeora o deja de ser lo que era o no puede ser lo que yo pensaba. La dispersión es una forma de concentración, es cuestión de enfoque. Con gafas oigo peor.
En este mundo, por otra parte, tenemos que estar muchas veces como se está en la cocina, haciendo varias cosas a la vez.
3
Cuando tengo la razón, tiendo a defender mis posturas de forma racional, rígida y a veces un poco intolerante o dogmática.
No me empecino en defender mis posturas y no me encastillo en ninguna idea. Tampoco necesito que me de nadie la razón –a no ser cuando no la tengo- pero me gusta retomar las ideas de mi interlocutor y entronizar la mejor. Acostumbro a visualizar las discusiones como un monstruo de varias cabezas que salen de un mismo cuerpo.
5          
Me choca hablar con alguien que no parezca emocionalmente implicado.
Me es indiferente.
7
Para mí son de vital importancia las relaciones y los vínculos que puedas establecer con lo demás seres humanos.
Bueno
9
A lo largo de mi vida, reconozco que me ha caracterizado un permanente estado de alerta, que me mantiene atento para evitar que me tomen desprevenido.
Hay pocas cosas que me importen verdaderamente. Reservo mi atención para lo que me importa y encima soy optimista.
11      
Soy muy exigente y perfeccionista y siempre detecto fallos o errores, por pequeños que sean.
Mi trabajo y el de la gente con la que tengo que relacionarme por mi trabajo depende mucho de saber percibir los detalles mínimos.
13
Puedo dejar mis sentimientos a un lado, en una "sala de espera", mientras finalizo un proyecto o tarea.
Por supuesto, lo primero es lo primero. Los sentimientos son una palanca para ser mejores personas e intentar ser útiles, nunca pueden ser una excusa o un impedimento.
15
Aprecio la originalidad, el buen gusto y una estética que se salga de los cánones establecidos.
Aprecio la autenticidad, el gustito y la belleza inmortal.
17
Suelo proteger a las personas que considero realmente más vulnerables y débiles, pero no así a quien se deja pisotear por gusto.
¡Ay por Dios, qué tontería! "¿Pisotear?" Todos tenemos que ayudarnos si hay ocasión y si el sacrificio es útil. Delante de mí no permito ningún atropello o desmán. Ahí prefiero pasarme que no llegar.
19      
Fácilmente me doy cuenta de la fortaleza de las personas, además de sus puntos débiles y su talón de Aquiles.
Francamente, me la repampinfla. Allá cada cual.
21
Suelo ser capaz de ver las "distintas verdades" involucradas en un conflicto y mediar entre ellas. Cada parte me parece válida y digna de ser tomada en cuenta.
Ya lo he dicho, lo de la discusión como un monstruo de múltiples cabezas y un solo cuerpo. No nos podemos separar. Es imposible.
23      
Cuando tengo algún compromiso -social o profesional- me gusta saber por anticipado quiénes van a asistir, los motivos o temas a tratar en la reunión y prefiero dilatar la confirmación de mi asistencia.
No me gustan los compromisos, pero si decido participar prescindo de todas las circunstancias que lo rodean y ocupo mi lugar ni más ni menos.
25
Con cierta frecuencia mis amigos me recuerdan lo exigente que soy conmigo mismo.
Mis amigos nunca harían una cosa así.
27      
Encuentro excitantes y me llenan de vitalidad y energía los proyectos nuevos y las ideas innovadoras.
No. Pero me afectan los prejuicios.
28
Soy muy fácil de complacer y normalmente creo que lo que tengo es suficiente.
No pido nada. Virgencita déjame como estoy. Valoro mucho el poder dormir y comer en paz y sin sobresaltos.
31      
Disfruto estando en acción en el campo de batalla, sorteando todo tipo de obstáculos o desafíos que me pongan enfrente.
Ay qué risa. Sí, como Juana de Arco. Mi vida no es tan importante ni valiosa.
33
A pesar de ser aceptado por un grupo, es difícil sentir que realmente pertenezco a él.
Prftt
35
Cuando hay que tomar decisiones rápidas actúo en forma brillante y eficaz.
¡Qué remedio! Como dicen las folklóricas, "sólo se vive una vez".
37
Los demás me ven como alguien tolerante, afable y nada complicado, con quien suelen sentirse a gusto.
A veces sí, a veces no. Según quien sí, según quien no.
39      
De vez en cuando me juego la vida o tomo riesgos sólo por el placer de hacerlo y de sentir la sangre corriendo por mis venas.
No, ya es bastante emocionante como está.
41
Estoy orgulloso de esforzarme por corregir mis errores y ser cada día un poco mejor persona.
¿Con referencia a quién? ¿A mí, una gota de agua en el océano de las gotas de agua? ¿Orgullo?
43      
No acepto las grandes teorías ni respeto a los grandes gurúes, confío más en la experiencia del día a día.
Por favor.
45
Siento el anhelo y la añoranza de algo inalcanzable.
Yo soy mi buena suerte, como dijo Walt Whitman, pedazo de poeta.
47
Siento rabia y frustración por no alcanzar el grado de calidad o nivel de perfección deseado.
Ver respuesta 41.
49      
Sé mantenerme con muy poco, resguardando aquello que pueda servirme a futuro, en especial datos e información relevante.
Hala, ¡propuesta híbrida donde las haya! Tiene dos partes. Sí a la primera y no a la segunda.
51
No me gustan demasiado las conversaciones íntimas porque podrían develar aspectos no tan destacables de mi personalidad.
53      
El poder es algo que me atrae mucho; soy fuerte y sé mantener mi posición y manejarme en entornos hostiles.
55
En la vida es muy necesario contar con algo o alguien más fuerte que uno mismo en el cual podamos apoyarnos y obtener ayuda.
57      
Suelo darle muchas vueltas a las cosas, pero esto no siempre consigue evitarme la incertidumbre que normalmente me acompaña.
59
A veces me siento esclavo de la imagen que proyecto, obligado a preservar la apariencia de que en todo me va muy bien.
61      
Me considero un gran observador -objetivo y profundo-, capaz de percibir cosas que los demás no ven o ignoran.
63
A veces me resulta muy difícil diferenciar mis verdaderos sentimientos de la imagen que proyecto a los demás. 
65      
Los demás dicen que me encuentran un tanto trágico o encerrado en mi mundo; pero me parece que ellos no comprenden la profundidad de lo que realmente siento.
67
Puedo agotarme mentalmente por completo si no consigo estar un tiempo a solas.
69
Generalmente, ajustarme a las normas que la sociedad exige me impide mostrar quién realmente soy.
71      
Me gusta estar al mando de las situaciones para no someterme al control de los demás.

73
Reúno y acumulo información pero sólo en contadas ocasiones me siento preparado para pasar a la acción. Soy un gran teórico con muchas reservas al momento de enfrentarse a la realidad.
75
Muchas veces en medio de una confrontación sale a relucir la verdad, por eso en ocasiones es necesario apretar ciertas tuercas para que se muestren los verdaderos intereses.
77
Prefiero no alterar el curso de las cosas dando mi opinión, en su lugar prefiero amoldarme al pensamiento general de las personas que me rodean.
79
Las decisiones difíciles o los cambios importantes pueden llegar a nublarme o incluso paralizarme.
81
En una conversación animada generalmente soy un observador y oyente callado; suelo reservar mi participación a las cuestiones significativas.
83
No me gusta mirar demasiado en mi interior, cuando lo hago suelo encontrarme con una sensación de vacío y dolor que me hace refugiarme externamente en el placer para evitarlos.
85
Constantemente estoy haciendo planes divertidos y excitantes para que el futuro resulte incluso mucho mejor que el presente.
87
Soy muy independiente y poseo la energía suficiente para llevar a cabo proyectos llenos de intensidad.
89
Soy una persona de 'Todo o Nada', no me interesa guardar las apariencias ni caerle simpático a la gente.
91
Soy muy dramático y temperamental; parece como si estar alegre por mucho tiempo no congeniara con mi estilo de vida.
93
Sé lo que se siente experimentar una profunda soledad, a pesar de estar rodeado de muchas personas.
95
Soy una persona de sólidos principios y con mucha frecuencia tiendo a evaluar los hechos o las personas en términos de "bien" o "mal".
97
La gente suele acercarse a mí en busca de un confidente que les aporte comprensión, compañía o una palabra de aliento.
99
Me esfuerzo mucho por parecer sencillo, natural y espontáneo.
[...]
Contestar un test como lo he hecho es algo que hacía tiempo que tenía ganas de hacer.
* 


Post registrado en SafeCreative: A la flor del berro (1) #1105179237451