18.7.10

La tergiversación, las tergiversiones y los chorizos vr. 2.0


Wem der große Wurf gelungen,
Eines Freundes Freund zu sein,
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer´s nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund!
(*)

Oda a la libertad (**), Friedrich von Schiller


uan ya vi que tenía visita del pueblo, de Sevilla, como cada verano. Pero esta mañana las “evidencias” eran indudables y sino fíjense en las muestras de embutidos que cuelgan del aparato de aire acondicionado. La verdad es que tienen muy buena pinta, sí, pero también me ha venido a la cabeza el doble by-pass que le practicaron a Juan el año 2003 o 2004. Me acuerdo perfectamente porque se acababa de meter en el piso una perra, Trufa, y la dejó sola tres largos meses. El pobre animal , de apenas  siete lloraba  y sollozaba desconsoladamente todas las noches, en el patio. Unas más, otras menos. Un hombre le llevaba comida cuando caía el sol y le ponía agua en el bebedero, pero no se estaba con la perra, no jugaba con ella,  y la dejaba en un desconsuelo todavía mayor que a mí me dejaba en otro desconsuelo que se me mezclaba  allí  para quien lo quiera creer con la Novena sinfonía de Beethoven que escucho ahora y con el desasosiego de las oposiciones para las que me estaba preparando entonces. Cuando la realidad le da a una la razón es mucho peor que cuando no. ¿O sí? Bueno, ese no es el tema.



El tema es que a Juan no le convienen nada los chorizos ni las morcillas ni nada de todo lo que cuelga en la ventana de su salita. Cuando estaba con la cubana y la cubana aún no se había sacado los suegros de encima (que siempre habían salido a las 8 en punto de la mañana para barrer ella y para apañar los canarios él, como los jardineros de un reloj de cuco, ordenadamente), cuando estaba la cubana, ya lo había visto alguna vez como un buda  -por la panza- en la bicicleta estática mirando la tele y empinando el codo para acercarse al gollete una esplendorosa cerveza pilsen. No puedo probarlo, pero doy fe. Se ponía a pedalear mirando la TV y bebiendo cerveza. Estaba y está obesísimo, gordo como un timbal, y no creo que eso le convenga con el corazón como lo tiene. Pero según y como a lo mejor es que prefiere vivir así, a su albedrío. También hay quien se tira por una montaña empinadísima abajo sobre un plástico que no es más grande que una tapa de wáter, y luego hay que ir a recuperar el cuerpo maltrecho con un helicóptero y unos ganchos que sólo mirarlos dan miedo.
Precisamente sobre esto del albedrío o, por decirlo en una palabra más moderna, la voluntad, ha corrido mucha tinta y mucho Power-Point. La semana pasada recibí uno de esos que ya he dicho aquí que  me gustan tanto y hasta lo he subido a internet para compartirlo con ustedes:

El mito de Eco tergiversado ad maiorem gloriam Powerpointi

No me dirán si no da rabia. ¿Y por qué habrán puesto tantas veces “Padre”, con mayúsculas? Cada vez me gusta más Beethoven, y miren que parece imposible. Cada vez más. La audición que escucho, en Catalunya Música 101.5 MhH, ofrece una audición paralela a la Cuarta sinfonía de Mahler, por sus calcos. Siempre hay que ir al original. No es que diga que Mahler “copió” a Beethoven, pero está claro que no se puede defender una confluencia. Me gusta cuando a Beethoven se le “sube la masa” en la orquesta, pero cuando hay esos solos maravillosos que solo vuelves a encontrar otra vez en los rusos de la Rusia, entonces se me caen los palos del sombrajo.

En este blog el mito de Eco, como íbamos diciendo, asociado al de Narciso, es muy querido. Ya le dedicamos su post y su todo. Ya va siendo bastante injusto y pésimo que el mito de Eco haya quedado eclipsado narcisísticamente por el de Narciso, pero que se haya tergiversado su “verdadero” significado -partiendo de la base de que los mitos tienen muchos significados- es ya un infundio y el colmo del despropósito.  Eco solo puede hablar repitiendo  las últimas palabras de los demás por un castigo de Juno, a la que la ninfa había pretendido distraer mientras Júpiter estaba en lo de siempre, perseguir a otras ninfas.  Cuando el padre-Padre dice “ESTÁS LLENO DE ÉXITOS” merecería que le respondieran “imbécil”. Todo lo más que se le puede atribuír a Eco es que dijera algo así como “itos”, “itos”.


De todas las tergiversaciones, la tergiversicina y las tergiversiones que he visto en vida mía de Eco esta es con mucho la peor.  Me pasa un poco como recuerdan en "Poemas del río Wang" que le pasó al personaje que interpretaba Javier Bardem (Santa) en “Los lunes al sol” (Fernando León de Aranoa, 2002), que se cabrea cuando lee la fábula de “La cigarra y la hormiga” a un niño, porque él está en el paro y como es natural no le hace ninguna gracia que le den lecciones sobre las virtudes del ahorro y la laboriosidad. ¿Qué habrá sido de los desempleados de Astano, por cierto? Ay, mira, ahora, sincrónicamente o ucrónicamente me contesta en mi transistorcito un villancico del Juan del Encina: “Todos los bienes del mundo, pasan presto en su memoria, salvo la fama y la gloria”. Yo es que además me cabreo con Bardem (no con Santa), al verlo tan subido en su fama y haciendo que cualquier papel que haga no me resulte creíble, que me revuelva la sangre su fariseísmo. Desde que a la mafia y las mafias les dio por blanquear una parte de su dinero en el cine, las cosas han ido de mal en peor y ahora se debe blanquear el dinero del cine en las mafias. Pero ahí se van a mezclar los  ríos caudales,  los otros medianos e más chicos, que allegados son iguales. El megaquilombo.
*
A veces, los sábados, me compro “La Vanguardia”. La leo después de comer. Sigo casi semana a semana las “Intempestivas sabatinas”, en cuyo lenguaje observo que cada vez nos parecemos más el columnista (Gregorio Morán) y yo. La de ayer (“Un cierto rubor ajeno”)  empieza en el segundo compás con el apelativo “hijo de la gran puta” reservado por su altisonancia para las ocasiones, no raras, en que en este país se queda corto el apelativo “cabrón”.  Last but not least, “canalla” está en el tercer vértice del campo semántico dedicado a los indecentes. Espero no pecar de sexista cuando reservo la palabra “arrastrada” y “rastrera” para las zorras de tres al cuarto de mi mismo género femenino. Términos que están a la misma altura que “canalla” (para los hombres), mientras que “cabrón” tiene su equivalente en “zorra” y “hijo de la gran puta” está solo en su cima léxica. Alone. Una vez situado semánticamente el tema, ya podemos pasar al detalle.

Normalmente las columnas de Morán están fundamentadas en un trabajo de documentación que no sé si lo hace él solo por sus medios o por los medios modélicos de que siempre gozó “La Vanguardia”, que nunca confió ni a la suerte ni a la improvisación su archivo. Este rigor y su punto de vista lúcido e independiente hacen que muchas personas lo sigamos con interés y admiración. Incluso es posible leer sus sabatinas reproducidas íntegramente en algunos blogs  y esto casi inmediatamente, porque “La Vanguardia” no los libera a la lectura gratuita digital hasta que han pasado creo que 30 días.  En “Un cierto rubor ajeno” se hace un análisis sobre la manifestación del pasado 10 de junio en Barcelona y veo que estamos totalmente de acuerdo en 2 puntos: que era una convocatoria por iniciativa institucional tras un referéndum mínimamente representativo y que en realidad no ha sido secundado por una reacción consecuente. He colgado el artículo entero para que puedan disfrutarlo si quieren.

Extraigo además aquí los fragmentos que subscribiría “fil per randa” (***), para no dejar ninguna duda de mi adhesión:
“La manifestación del pasado sábado, independientemente de lo que podía ser la voluntad íntima de cada manifestante, era una manifestación oficial. Un aplec sin sardanas, al que contribuyeron los voceros institucionales, la propaganda oficial. Incluso hubo quien se quejó de que los futbolistas catalanes de la selección española no hubieran sido debidamente presionados para que se declararan catalanistas afectos [...]
Esa unanimidad patriótica sólo la concede el poder, la casta, el oficialismo. No manden más gente a la universidad de Laval, ni al Quebec, ni al País Vasco. Buenos Aires es el destino ideal. La clase política se ha vuelto peronista sin saberlo, y como peronismos hubo muchos y aún quedan más, podemos estar contentos; podemos ser al mismo tiempo del poder y de la oposición, institucionalistas e independentistas, esquerranos y mundialistas, populistas y radicales… Los fondos públicos bien repartidos dan para mucho [...]
Después de la manifestación del sábado pasado, donde hubo quien “desfiló reivindicando lo que somos y lo que queremos ser”, ¿saben ustedes lo primero que hizo esa clase política que se jactó del éxito de la convocatoria que marcaba “un antes y un después”? Lo primero que hicieron es echarse atrás en la firma de un acuerdo por el que se podían convocar referéndums. Es precioso, no me digan que no. Convocan una manifestación por el derecho a decidir, por la dignidad del pueblo soberano, y lo primero que hacen al día siguiente es desdecirse.”

Como nota aclaratoria para los que no tienen la mala suerte de vivir en este país, habrá que ampliar el último párrafo del artículo de Gregorio Morán añadiendo que Fèlix Millet es el indigno vástago de una familia patria, coma,  que ha robado a espuertas no solo de la institución que dirigía (el Palau de la Música Catalana) sino a su propio consuegro. No robó a las preciosas musas del proscenio que tanto amamos porque mira… Le cobró 40.000 euros por la boda de su hija al suegro, y en realidad los había sisado de la caja del Palau o de cualquiera de sus otros negocios, entre los que hay financiación ilegal de partidos y de este Òmnium Cultural que llevó el peso de parte del guión de los festejos de la manifestación del sábado pasado. Macià Alavedra fue conseller de Interior muuuuchos años y su detención –junto con la de Prenafeta- fue de escarnio, con demasiadas cámaras, y cuando ahora no deja de ser un anciano al cual ver esposado (innecesariamente) y con una bolsita de basura negra con sus pertenencias –le necéssaire, no todo lo que robó- daba más pena que otra cosa. “Luigi” el transversal es un socialista que se compinchó con otros políticos de su ámbito municipal pero de otro signo para hacer recalificaciones inmobiliarias en su beneficio. Oficio no tienen más que el de la política, pero beneficio… La corrupción los cría y ellos se juntan, pero esto de la transversalidad no deja de ser  algo bastante original al menos por estos pagos. Por lo que, acabando ya de una vez,  el último párrafo de Morán hace referencia al hecho de que Cataluña, aunque siga “recreando” un enemigo imaginario (España) ella misma es su peor enemigo.

Dos páginas después o dos páginas antes de “La Vanguardia” de ayer, en el mismo número, también en cara par, aparece una perlita de la tergiversación.  Es de Xavier Sala Martín y se titula “Españosaurios”. Ya el título nos alerta a los que estamos avezados a este tipo de trabajillos sobre lo que viene a continuación, porque apela a los “monstruos”  o cocos del nacionalismo español (un grupo minoritario y muy pintoresco de las Españas)  para situar el más que viejo y gastado tema de las frustraciones del nacionalismo catalán.  El “anticatalanismo” al que se refiere Sala, al que siempre se recurre hasta el hartazgo -y más ahora, a unos 4 meses de las elecciones catalanas- podría empezar a hacerse realidad a golpe de tanta tergiversación y tergiversión, claro. Pero esto no fue siempre así, y no tiene por qué ser así, a no ser que vayan a buscar anécdotas y clavos ardiendo.
Precisamente la noche del jueves oí en la radio una entrevista a Joan-Lluis Bozzo, donde se quejaba de que el teatro catalán (Els Joglars, Els Comediants, y Dagoll Dagom, su propia compañía) habían disfrutado de muy buena acogida (el respeto que invoca Sala) en Madrid en los principios de la transición, pero que ahora no. Lo que no decía es que el trato no era recíproco, que aquí hay un Teatre Nacional de Catalunya que por cierto dirigió un tiempo Josep Maria Flotats hasta que se le inflaron las narices de tanta manipulación política del oligarca Tartufo. Porque no le dejaban hacer teatro clásico (español, francés, inglés), y con el teatro clásico catalán no se llena el programa de una sola temporada, a no ser que se adopte un criterio muy amplio. Flotats se formó en la Comédie Française, es genial como actor, espléndido. Se fue a Madrid y estrena cuanto quiere. De eso Bozzo no dijo nada. De Albert Boadella, que también se ha tenido que marchar a Madrid, tampoco. Bozzo, después de mucho quejarse y a pesar de que tampoco dijo nada  -y van tres- de que Antonio Gala está vetado en Barcelona (por haber protestado por las dificultades que le ponían para estrenar a él, el único dramaturgo vivo y coleando que tenemos en España, prácticamente-) fue a dar  incauto, simple y adocenado a algo básico. Dijo, literalmente, que todo lo que se hacía aquí era subvencionado. Pues claro, entonces ya está, ¿no? Clarísimo, porque ¿quién da las subvenciones? ¿Qué quiere? ¿Que le subvencionen aquí y en Madrid y que en Madrid subvencionen también lo que hacen los de Madrid en Barcelona? No podía dar crédito a mis pobres orejas, de verdad. Como nos pasaba el otro día con los jugadores holandeses del Mundial, que después de dar la patada se quejaban al hijo de la Gran Bretaña del árbitro.

Quisiera ser como Morán una columnista (que no quintacolumnista, no me tergiversen)  y poder documentar bien lo que ahí arriba expongo antes de que caiga en el olvido o sea expurgado por esta gente tan iletrada como soberbia y descomunal que nos gobierna y pastelea los fondos públicos. No desdeñemos la posibilidad de que eso, que yo me documente, ocurra. Lo que nunca quisiera ser es una columnista  subvencionada a sueldo de los políticos, que escribiera al dictado, y de eso cada vez tenemos más. Sí, Bozzo, tot està subvencionat. Quin fàstic!

Oh, qué día, ahora me ponen el primer movimiento del concierto para piano #1 de Brahms. Me van a matar. Ah, Bozzo e tutti quanti, el que m’agrada de Catalunya són coses com “La Vanguardia”, un diari fundat l’any 1881, per enorgullir-se, un diari capaç d’encabir dos articles, com els que jo he comentat, el mateix dia i no tornar-se boja. I això que està l’Enric Juliana ben a prop per empastifar-ho. Va home va, ja n’hi ha prou, de fer teatre.
Más teatro pero del bueno, y más morcillas.
_________________________
(*) “A quien el azar ha dado | la verdadera amistad, | quien consorte dulce halla, | ha sin par felicidad. | En la redondez terrena | suya un alma invocar! | A quien no le fuera dado | sumiríase en pesar!” (Traducción de la Wikipedia)
(**) La censura le cambió el nombre a la “Oda de la libertad” por la “Oda a la alegría”.
(***) Fil per randa (“hilo a hilo, encaje por encaje”), fig. minuciosamente.


Post registrado en SafeCreative - A la flor del berro (5) #1105179237406

No hay comentarios:

Publicar un comentario