22.8.15

Pan y perro

Quien da pan a perro ajeno, pierde el pan y pierde el perro.
(Una de las cuatro verdades del barquero)



Juego vanamente con la palabra gentil por lo menos en dos de sus sentidos, en el de "no cristiano" y en el de "amable". El año 2009 añadí un post que se tituló Hostiles o gentiles, también sobre el mismo tema que traigo hoy, que es el de la hostilidad de algunos ateos hacia la liturgia y los festejos religiosos populares, como por ejemplo las procesiones de Semana Santa o la verbena de la Paloma del otro día.
Naturalmente uso el término ateo para referirme también a las personas que no creen en Dios aunque están bautizados e incluso hayan hecho la Primera Comunión y por lo tanto se les pueda contar entre los católicos. No es la cuestión de número la que me preocupa en este momento. La cuestión que me preocupa es la de que yo no pueda practicar tranquilamente mi fe. Hay entre los ateos, agnósticos y escépticos quien no se mete en nuestras cosas. Los hay que se meten todo lo más en la financiación de la Iglesia o en sus negocios y es raro encontrar entre éstos gente bien informada o con buenas intenciones. Los hay que se meten con los festejos y desconocen que las cofradías que sacan las procesiones a las calles no tienen nada que ver -o muy poco- con todo el aparato, de manera que solo consiguen demostrar ignorancia y desprecio. Las oficinas de tarot que se han abierto en algunos barrios últimamente, que ostentan por ejemplo a Santa Marta Dominadora en su escaparate, tampoco tienen nada que ver ni con el cristianismo ni con la Iglesia oficial, que por otra parte condena la adivinación y ya no digamos la brujería o la santería.
Pienso que el único contacto que tienen los gentiles hostiles con la liturgia es en las bodas y en los entierros y poco más. En la boda de mi primo pequeño decidí solemnemente no acudir nunca más a ninguna ceremonia de matrimonio ni por lo religioso ni por lo civil ni por la Asociación Española de Submarinismo, por decir algo. Fue una fiesta muy bonita, inolvidable, y por eso la elegí como mi última boda. Cualquiera ha podido ver en las bodas religiosas un jaleo considerable y que no se guardaran las formas debidas en lo que es un templo consagrado. La diferencia entre la salida de una fiesta de cumpleaños en un baby park  y la espera de la novia en un casamiento en una iglesia no es una cuestión de matiz, tampoco es solo de vestuario. Si nos centramos en los parecidos diremos que los niños no chillan tanto en los locales de fiestas infantiles.
En los sepelios lo de los chillidos y carreritas es más que raro, pero se nota una cierta hostilidad por parte de los ateos cuando la ceremonia es religiosa. Por lo menos en las ceremonias católicas, porque yo no estuve nunca en una ceremonia fúnebre ni judía ni musulmana. Absolutamente todos los tanatorios de Barcelona ofrecen un servicio multiconfesional o hasta "civil" (*), esto es sin responso o con un acto de homenaje y algo de música y discursos muy sentidos de sus allegados. Como las familias son per se bastante variadas, en general se sigue la voluntad expresa del difunto. En el caso de que el difunto optara por un acto civil, no hay mucho que comentar. Y si ha elegido un disco de Víctor Manuel o de Verdi para su traspaso, es algo que más allá de la anécdota, no importa a nadie si no se alarga.
Cuando la ceremonia del sepelio es religiosa, oficiada por un sacerdote con su aspersor de agua bendita y su alba y su casulla, ahí ya podemos contar con los gentiles hostiles. Si pienso que por consideración deberían levantarse al mismo tiempo que los fieles cuando la lectura del Evangelio o el rezo del Padrenuestro, no veo que tengan que persignarse ni seguir las respuestas canónicas, ni decir "amén". Pero adonde quería llegar es aquí: tampoco entiendo que ofrezcan un semblante de clara agresividad o dureza o de displicencia ante las palabras del sacerdote. Y menos aún entiendo que el sacerdote, como se ha dado en algún caso, se vea justificando su presencia allí, cuando en definitiva ha sido requerido. Es como esa gente que va al médico y lo pone en duda al instante. O parecido.
Con todo lo dicho señalo un absurdo que si no llega a servir de martirio sí que es un tormento. No veo más solución que hacer dos ceremonias (cosa aún más absurda y más cara) o bien que los laicos hostiles tengan a bien considerar el trance con mayor tolerancia y gentileza.

*
Aunque dicen que abandonar los barcos en alta mar está prohibido, nada se dijo de las bitácoras. El Álbum del tiempo es un derrelicto.

Fotografía de Vivian Maier, 1953

____
(*) "La familia puede escoger entre una ceremonia religiosa o laica. Nuestros oratorios son multiconfesionales y por lo tanto, están preparados para poder celebrar ceremonias de todas las creencias religiosas. La personalización del acto es importante a la hora de despedirse del ser querido, por eso le ofrecemos la ornamentación floral natural, música en directo, la proyección de imágenes y fotografías del difunto, la grabación de la ceremonia y con el apoyo de nuestros oficiales de protocolo, se organiza la participación de miembros de la familia y amigos" (Serveis Funeraris de Barcelona)

(c) Post registrado en SafeCreative *1508194910987


Este post se escribió el 19 de agosto de 2015.