19.10.11

14-9=5

"Se cuenta que todos los días, en el momento
 de disponerse a dormir, Saint-Pol-Roux
 hacía colocar en la puerta de su mansión
 de Camaret un cartel en el que se leía:
 EL POETA TRABAJA".
André  Breton, Manifiesto surrealista

uele ocurrir que a algunas personas nos guste hacer precisamente aquello para lo que no estamos en especial dotadas o, tout court, dotadas. Es mi caso. Pudiéndome haber dedicado a las Matemáticas, me incliné siempre más por el dibujo, así, con minúsculas. Y ahora que voy despejando un buen montón de incógnitas de la vida mía he corrido a pertrecharme de varios manuales de dibujo botánico, que es a lo que en principio tengo intención de dedicarme los próximos años. Tanta ha sido mi precipitación o mi ímpetu que uno de ellos lo he comprado por duplicado. Es lo que tiene la compra por internet. Y sé de una compañera de trabajo que compró un día en vez de 3 packs de yogures 300 yogures o no sé si eran 3000. No me importa tener dos ejemplares del mismo libro, pero lo de que me hubieran llegado a mi casa 300 o 3000 yogures no dirán que sea llevadero.
Pienso, si todo va bien, compaginar el estudio del dibujo botánico con el qi gong, también conocido como chi kung, mientras no nos acabemos de poner de acuerdo sobre la transcripción del chino. Y poco más. Aunque debo admitir que lo que más me divierte de este mundo, además de estar con mis amigos o con mi familia, es escribir y en realidad paso todo el tiempo del mundo escribiendo, nunca se me ocurriría exponer el dinero de un editor a mis labores. "En especial" si tiene hijos que mantener. Por lo demás, hice dos libros por encargo pero uno de ellos fue con gente de escaso oficio y acabé bastante escarmentada.
Escucho en la radio que a un señor que violaba a su hija desde sus 13 años y que registraba en vídeo sus malas acciones le han caído 14 años de prisión. A la señora que convirtió en una antorcha a "El pincelito", el violador de su hija, después de que éste le preguntara por la calle "¿Qué tal su hija"?, le cayeron 9. Catorce menos 9 dan 5 años ¿Lo ven? ¿Para qué sirven las Matemáticas? Para nada. Pues bien, esa es la lógica que abunda hoy día, como si no hubiera otra. "La procesada sufría "un trastorno adaptativo" con síntomas de ansiedad y depresión, al tiempo que desconocía que A.C.V. disfrutaba de permisos carcelarios". 
No quisiera acudir a esa interrupción para dar a entender mis buenos sentimientos o probar que estoy en este mundo, en el que no me propongo dejar rastro alguno. Simplemente apelo a las superposiciones de la realidad, algo de lo que he querido representar en la fotografía de hoy. La foto está tomada en la puerta principal del Palau Nacional de Montjuïc (o Museu d'Art de Catalunya), en el lugar donde es posible apreciar una de las más bellas panorámicas de Barcelona. La foto está tomada sin embargo de espaldas a esa panorámica, con el Tibidabo en el centro y en la skyline de Collserola. También es una imagen bonita la que se puede capturar no "en el otro lado del espejo", como Alicia, sino "desde el otro lado del cristal".
Me pone un poco nerviosa, eso sí, como decía Anne Igartiburu, que me impongan un punto de vista y que me lo disfracen de opinión, de movimiento o de lo que sea. Estamos en época de manifiestos, como la que hubo en el período de las entreguerras, esa etapa que marcó por cierto la decadencia o la degeneración de Europa. Aunque para mí la radio o la prensa no deja de ser otro velo más de la realidad, una superposición, una pista, una "capa" (para emplear la jerga de Photoshop), no por ello dejo de atender de tanto en vez lo que por allí alienta. Y de esa manera fue como me enteré del librito de Hessel (¡Indignaos!), que no he leído, del de Baltasar Garzón et al. (Reacciona), del manifiesto personal de Anna Maria Moix, que si leeré, y ahora de una especie de movimiento literario que se hace llamar Nuevo Drama y que también se expresa por manifiestos. Perdonen si no puedo precisar con certeza si se trata de un movimiento, si es literario y si lo que ha ventilado es una manifiesto. Más bien parece una campaña de Facebook (Literatura 2.0.) o un asociación de escritores noveles que apelando al fin de la Generación Nocilla se buscan un lugar en el mundo de la edición o de la cultura o de la prensa.
No estoy nada al corriente de lo que se escribe y lo que se publica contemporáneamente. Y como he tenido la mala suerte de conocer a algún escritor o escritora que hubiera sido capaz de matar a su madre con tal de que le publiquen otro libro, vivo bastante de espaldas (pero no como en la foto) a todo los fenómenos posteriores a Ramón María del Valle Inclán. Por dar un nombre. Por otra parte me doy cuenta una vez más de que hay muchos escritores que se forjan una especie de colchón social y que incluso -digásmolo al revés- es una pena que mucha gente que lo tiene no escriba, porque si cada "amigo" le aporta 10 "lectores", ya tiene para rentabilizar la sufrida función financiera o no del editor. He querido informarme un mínimo sobre cual es la aportación del Nuevo Drama, pero se me caía de las manos y además me espera el opúsculo de Séneca titulado Ciencias Naturales. Séneca me resulta más nuevo que cualquier modernidad o postmodernidad. Y no veo que eso sea un problema. Precisamente ya en Roma se decía Asinus asinum fricat ("el asno rasca a otro asno"), para referirse a las cadenas de halagos y parabienes.
No pierdo de vista unas palabras que leí sobre Jean Renoir o que reproducen sus propias palabras cuando recordaba sus principios en el cine, cuando tuvo que vender unos cuantos cuadros de su padre, que supongo que son los que por eso están ahora en Estados Unidos. Decía poco más o menos que se había dado cuenta de que no debía trabajar solo. Los francotiradores son solo útiles en un momento dado, después hay que liquidarlos, se diría. No pierdo de vista esas palabras, las de Renoir, sobre todo no porque las dijo uno de los cineastas más grandes que ha habido sino porque noté que las había dicho desde una certeza vivencial profunda y no desde la teoría o la boutade. Se había equivocado y rectificó su carrera desde la certidumbre que da el haber tenido un error o un descuido.
Mi actitud hacia el dibujo botánico y hacia el qi gong es la de quien quiere aprender pero también espero disfrutar aprendiendo, desde el primer día. Dum spiro, spero. Mientras hay vida hay esperanza.
El título alternativo de hoy sería 14-X=5, que vendría siendo lo que el original pero pasado por una campaña publicitaria o un manifiesto. Otro título alternativo: "El lapicito".

Autorretrato
El post "14-9=5" está programado (su composición es de las 8:45 a.m.) y está protegido por una licencia SafeCreative #1110190330616

6 comentarios:

  1. Estudié ingeniería industrial por aquello del qué será de mí cuando sea mayor y pasados algunos años sospecho que me equivoqué. La vida y la profesión no me ha tratado mal pero mi verdadera pasión, hacia las que una mínima habilidad tengo que son el dibujo y la fotografía, no he logrado satisfacerlo ni por empeño ni por tiempo, el poco que me queda tras leer, devorar música y entretenerme "escribiendo" en este entorno (aunque no en la literatura 2.0 que es el FB -perfecta definición-). El mes pasado empecé con mi hija, obviamente con distintos profesores, en una academia de dibujo que me entretiene además de generar una bonita complicidad con ella, y al hilo diré, que si cualquier semejante osara hacerle un daño sustancial, reconozco que lo mataría por 14 veces sin esperar ningún año, como si se me hubiera atascado el dedo comprando yogures online. Supongo que es poco cristiano o algo irracional manifestarlo, pero ya puestos a manifiestos, así es aunque prefiriera que no lo fuera.
    Saludos, ánimo con el lapicito. Reconforta mucho.

    ResponderEliminar
  2. De todo lo que me dices lo único que no entiendo es lo de "obviamente con distintos profesores".

    Tu hija está más segura que un yogur en mi nevera, que los tengo que acabar utilizando para hacerme mascarillas. El pincelito fue rociado con gasolina y pasó unos días muy malos en la Fe de Valencia hasta que murió a consecuencia de las quemaduras, pero no pasó tantos ni tan malos días como los que pasó la víctima y su madre que estaban tan tranquilas y les cambió la vida en un solo día. En estos casos lo mejor es olvidar y rezar, rezar y olvidar.

    La ingeniería industrial y cualquier oficio siempre viene muy bien.

    Seguid bien.

    ResponderEliminar
  3. Aclaro, las clases son distintas, yo participo de la enseñanza técnica, copiando la "realidad" y con limitada creatividad; mi hija con 6 años practica pura espontaneidad, aunque el resultado de su pintura no se parezca nada al modelo, pero mola.

    ResponderEliminar
  4. Yo me he buscado una escuela de métodos académicos porque solo quiero desarrollar la técnica. Calculo que a eso de los 70 años estaré en condiciones de ser admitida en algún cursillo de la British Society of Botanical Drawing. Y entonces dibujaré una gran coliflor o un cactus piedra o un clavel. No nos precipitemos, ya se verá.

    ResponderEliminar
  5. Una gran coliflor luce mucho más.
    Espero verlos.
    :)

    ResponderEliminar
  6. Estos ingleses me harán dibujar muchos narcisos y correhuelas antes de llegar a meterle el lapiz a hortalizas y verduras. Espero que podamos tener ambos una vida muy larga para verlo todo. Todo eso.

    ResponderEliminar