12.10.11

Post 713: los pilares de la tierra

El agua pa bautizar
en mi pueblo no bendicen
el agua pa bautizar
porque la cogen del Ebro
después que besa el Pilar
Nobleza baturra


o seré yo ni nadie que tenga corazón quien le quite valor al verso más famoso de Gabriel Celaya ("La poesía es un arma cargada de futuro") que a mí me recuerda mucho a la canción de John Lennon "Happiness is a warm gun" pero que en realidad creo que alega el poder diferido de la poesía, su valor germinativo, y -si me permiten la ayuda de un tercer poeta, Aragon-, apela también a su valor premonitorio "En el fuego de lo que fue arde lo que será". Seguimos con el "antes y después" que empezó esta semana y vuelvo la cabeza hacia una representación que no sé si hoy recordarán muchas personas, de Els Joglars. La producción estuvo en las tablas entre 1985 y principios de 1987 y se llamó "Los virtuosos de Fontainebleau".
La imagen que hoy incorporo al álbum no se encuentra superficialmente en el buscador de imágenes de Google, hay que hacer algo de minería aunque no de pico y pala. Y eso porque ya en su momento levantó olas de indignación y reprobación ver a la Virgen del Pilar con un gran bigote, como patrona que es de la Guardia Civil, no solo en los escenarios sino incluso en la televisión. No se recuerda tanto la imagen del guardia civil con mantilla o la de la propia virgen tocando la pandereta, pero cualquiera de las dos fue tan impactante y tan celtíbera que me costará creer que encontremos tanta carga simbólica ni histórica en lo que nos queda de fiesta. Aunque Eduardo Haro Tecglen no fue santo de mi devoción, como sí lo es San José, pero que hay que reconocer que escribía muy bien, hizo una crítica razonada en "El País" por aquellas fechas:

"Los virtuosos de Fontainebleau comienza con una leve ironía, y termina en una zarabanda bufa de superrealismo ibérico. Se remeda en la obra un acto cultural: la Generalitat se ha traído un grupo de músicos de cámara franceses para irnos incorporando a Europa, y la pequeña torpeza del funcionario que lo presenta y la pedantería de los músicos abren la caricatura. Casi sin exagerar algunos rasgos bastante reales" ("De la ironía a la fiesta")
Representación de "Los virtuosos de Fontainebleau" (Els Joglars, dir.:Albert Boadella, 1986)
Ni les cuento la que se "armó" en España con esta producción de Albert Boadella, que por cierto aún estaba empadronado en Cataluña. Hubo rezo de rosarios de desagravio en Zaragoza ante las puertas del teatro donde se representó. El asunto se fue a mezclar con lo de "OTAN de entrada no" y el atlantista Felipe González fue recibido con uno de nuestros más estruendosos e hispánicos abucheos y salves a su madre. El grupo tiene en su página web un recuento de las reacciones. Y es que el teatro de verdad, cuando es un espectáculo de arte total con buenos actores, repito, "con buenos actores", que cada día introduce sus morcillas y se actualiza según vaya lo de afuera y no lo de "después", el teatro sí que da miedo. De hecho es lo primero que se prohíbe cuando van mal dadas, lo último que se levanta cuando se pretende dar un respiro, lo primero que se somete a subvenciones y a todo tipo de censuras y presiones.
Siento no estar totalmente de acuerdo con otra escritora difunta, Montserrat Roig, cuya crítica decía: 

"La justicia se va al teatro"
Aunque es verdad que ha habido ataques soeces y verdaderamente blasfemos, "Los virtuosos de Fontainebleau" era una delicia incluso para los que somos fervientes marianos. Por ejemplo, ya me referí aquí a la basura onanista de J.A.M. Montoya, su caca de "Sanctorum" de 1997, con unas imágenes que más que nada insultan el buen gusto y a la inteligencia. Esos escogorcios repugnantes pertenecen a lo que yo me atrevo a llamar "blasfemia erotizante", que no tienen nada que ver con el genio del idioma y nuestra  auténtica celtiberia hecha polvo, con aquella vieja que en León explicó Llamazares que defendió las campanas de Fuencebadón en la Maragatería: "María recibió a la expedición (integrada por dos curas, seis obreros y cuatro guardias civiles) armada con un palo y subida en el tejado de la iglesia, decidida a defender las campanas con su vida. En vano intentaron convencerla para que se bajara y les dejara llevarse unas campanas que, al fin y al cabo, legalmente no son suyas. Mientras les arrojaba piedras, María decía que las necesitaba, entre otras cosas, para avisar a la gente de los pueblos cercanos si un día se declaraba un incendio en el suyo, puesto que ni teléfono tiene para sustituirlas. Y cuando un cura le dijo que para eso no le servían, puesto que las campanas no tienen ya badajo, la enrabietada María le contestó que, si hacía falta, lo tocaba con el suyo (el del cura)." Como decimos en Fisterra (A Coruña), "Ai qué textos!".

Yo comprendo que haya gente que se erotice con las imágenes sagradas y hasta condenando la pederastia (por alambicado que parezca), de la misma manera que hay gente a quien le ponen las escenas lésbicas o la mera mención a la palabra "margarina" les inspira ideas lúbricas. Otra cosa es convertir eso en un modus vivendi y en algo que resista la más mínima comparación con una obra de arte total y no totalitaria, "Los virtuosos de Fontainebleau". Por eso me alegré un montón cuando el Centro Jurídico Tomás Moro le ganó al infeliz Javier Krahe el juicio que le interpuso por la basura de vídeo "Cómo cocinar un cristo". En realidad esa bromita era de 1978, pero se emitió en Canal+ el año 2004, cosa que ya indica por lo menos que estamos ante un autor de escasísimas ideas y éstas además a su vez magras. La denuncia se planteó como ofensa a los sentimientos religiosos y, como les digo, se ganó limpiamente. El cantautor tuvo que pagar una fianza de 192.000 neuros y la productora 144.000. Me parece que desde que se hizo pública la sentencia poco más han hecho Krahe y el Plus. Els Joglars sigue en las tablas y Dios quiera que siga muchos años.

Foto: Bayeu
El Post 713 está amparado por la Santísima Virgen del Pilar y por una licencia SafeCreative1110120279022.

Post scriptum: http://www.lavanguardia.com/musica/20120608/54308915398/krahe-absuelto-sentimientos-religiosos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario