2.9.11

Brugmansia

La brugmansia no abunda en Barcelona. Había y supongo que aún hay un arbusto en el jardín del edificio histórico de la Universidad de Barcelona. Una compañera de Lengua Gallega I, ibicenca, me comentó un día que su madre las preparaba en Sant Antoni. Hacía tortitas creo. La brugmansia o trompetera es una de las plantitas rituales amerindias potente y enteramente tóxica y temida por sus efectos imprevisibles, que pueden ser incluso por contacto. Se suele equiparar uno de sus principios, la escopolamina o burundanga chamánica, con la datura o estramonio, que estos días da que hablar. 

Una brugmansia se puede ver, aunque cada vez menos, estos días en las paradas de autobús, adornando la cabeza un la modelo de un anuncio cuyo producto no recuerdo. Como si fuera una hada. Pero, como digo, su belleza oculta un peligro atroz y su peligro atroz oculta también una belleza misteriosa. ¿Hay belleza que no sea misteriosa?
*
Mera fotografía amparada por una licencia SafeCreative +1109029976903
*

2 comentarios:

  1. Contesto: no hay belleza que no sea misteriosa ni efímera. De ésta última se libra la tallada en mármol.

    ResponderEliminar
  2. ...y si descontamos todas las narices que han sucumbido como sucumbieron los brazos de la Venus de Gnido. Muy bien esa precisión sobre el carácter efímero de la belleza, estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar