17.7.12

Justos pecadores

"Soy quien te ayudó a comprar esa vivienda que tanta ilusión
te hacía. Acudiste a mí para que te ayudara
en tus cálculos. Pensamos juntos en la mejor manera de hacer
 frente a tan importante paso. También soy la persona a la que fuiste a
solicitar ese préstamo para poder iniciar tu
negocio. Estaba disponible por la mañanas y para ti,
muchas tardes. Yo soy de carne y hueso como tú, tengo
mis días buenos y mis días malos.
Mi familia es lo más importante y por eso todos
  los días me levanto temprano y voy a abrir
la sucursal bancaria. Voy a trabajar, solo a trabajar
y a hacer las cosas lo mejor que sé. Ha pasado muchísimo 
dinero por mis manos (efectivo, cheques, transferencias) y en 30 años que 
llevo trabajando no ha habido ni un segundo
en que pensara que ese dinero era mío. Porque sé que es tuyo
 y te lo has ganado con mucho
esfuerzo. La vida da muchas vueltas y hoy todos
hablan de mí. No soy el culpable de esta
situación o, mejor dicho, quizá no sea el único culpable.
Todos deberíamos aprender de nuestros errores.
Recuerda  que no soy banquero.
Soy un simple bancario.
J.G.J. Valencia".

sta carta ha merecido el premio de una estilográfica Delphos Ebano la semana pasada, en el magazine del ABC. La reproduzco íntegramente y nunca con tanto gusto he alineado la cita a la derecha como tengo por costumbre, porque así lo asimilamos a la rima libre  y a un tono muy sentido y vibrante con girones de sobrecogimiento y artillería de suspiros. Me darían ganas de poner la sintonía del anuncio de La Caixa ("From me to you" en la versión de Sound Garden), esa imitación del de John Lewis. Y sin embargo quiero creer que J.G.J. es honrado u honrada. No concibo que alguien que no lo sea escriba esa carta de la semana. Pero todos conocemos empleados bancarios que no abren la oficina a su hora, y que no son de carne y de hueso, porque de otra manera no hubieran convencido a nadie para que adquiriera unas participaciones preferentes con vencimiento dentro de 8000 y pico años. Admitamos si quieren que en el asunto de las participaciones preferentes se ha dado una situación como la de aquellos timos de que el que lleva la iniciativa se gana la confianza de alguien codicioso que además se cree muy astuto y hacer el negocio del siglo. Pero quien más quien menos todo el mundo piensa que los que subscribieron ingenuamente esas bazas no garantizadas y al 7% según tengo entendido, lo hacían porque confiaban en el personal de las oficinas de cajas o bancos en los que tenían sus ahorros desde hace muchos años.  Quien más quien menos todo el mundo sabe que se trataba de ahorradores, no de inversores. 
En el caso de "La Caixa", una de las entidades que ofrecía estos productos infames, es muy llamativo que en los últimos meses ha procedido a hacer traslados de directores de sucursales. El de la calle tal se va a la plaza tal y cual y el de la plaza tal y cual a la avenida pascual, ilustrando la famosa frase de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, cambiando todo para que todo siga igual. Esa estrategia es tan diáfana como la de la sordera contumaz de los cajeros cuando quieres cancelar una cuenta corriente y moliente, aunque solo tenga 5 €. En Barcelona les montaron una cacerolada ante el edificio de la Diagonal, aunque la cosa empezó con el fiasco de las preferentes, se unieron oportunistamente los indignados y al final la cosa se transformó en una protesta de los desahucios, que son otras guerras
Aline Griffith, Condesa viuda de Romanones, no hace nada nos dio su punto de vista sobre la polémica del safari del Rey en Botsuana: "El Rey va de caza para coincidir con los que invierten en España". Y puede ser. El atracador llamado "El Solitario" se mostró como un Curro Jiménez moderno. ¿Quién lo dudaría? El ex-conseller Jordi Ausàs (Esquerra Republicana de Catalunya) ha sido imputado de un delito de contrabando en un negocio de más de 300.000 euros. Aunque su partido le ha dado de baja temporalmente también es verdad que ha justificado su delito como respuesta ilícita al "expolio fiscal" [sic] a que está sometida la comunidad autónoma. El Partido Popular a su vez ha censurado el exabrupto de Andrea Fabra el otro día en el Congreso de los Diputados, del que ella en primera instancia se disculpó (?) diciendo que no iba dirigido a los parados sino a la bancada socialista. No me digan si no es un cacao.
Al final hay que perdonarlos a todos o como dicen que se dijo durante la cruzada albigense contra la herejía cátara: "Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos". 

Theobroma cacao (Fotografía: Rolando Pérez)

Post registrado en SafeCreative *1207171983487

No hay comentarios:

Publicar un comentario