9.7.14

Tópicos ópticos

Una vez más volvieron a programar en TV "Space Cowboys" (Clint Eastwood, 2000). No recordaba ya la escena final con "Fly me to the moon" por Frank Sinatra. Se muestra el cuerpo de Hawkins (Tommy Lee Jones) y los fotogramas dan a entender que sobrevivió al alunizaje lo suficiente como para cumplir su sueño de caminar por la Luna y observar a la Tierra desde allí. La visera de su casco refleja la Tierra y en mi opinión la imagen de la tierra desde la luna podría ser elegida como una de las imágenes icónicas del siglo XX. Creo que en la intención de Clint Eastwood, que nunca da puntada sin hilo, estaba la de hacer tanto un homenaje a esa bellísima fotografía como la de recordar un photobomb famoso, el que ilustra hoy el Álbum. En la foto vemos a Edwin Eugene Aldrin Jr. reflejado en la visera del casco de Neil Armstrong. La foto fue tomada el 20 de julio de 1969.
Hace un año tuvimos aquí un recuerdo para Vivian Maier, fotógrafa de quien nos quedaron muchos autorretratos en los que la vemos gracias a un reflejo en un cristal o un espejo, siempre formando parte de la fotografía, cosa que la aleja del mero selfie o autorretrato sin más. Esta inclusión o la manera de integrarse en la imagen reflejada nos habla de una cierta timidez pero sobre todo matiza el narcisismo que revisten otros selfies, especialmente los que han dado de sí las cámaras digitales, que más bien emparentaríamos con el fotomatón de siempre y eso por decir algo.
En el post 620 sobre el terrier de “El retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa” (Jan Van Eyck, 1434). En la pintura hay un espejo convexo con la miniatura de la escena representada desde su ángulo. Mi escasa agudeza visual me impide distinguir si el terrier que en la pintura queda ante el matrimonio Arnolfini se puede ver en la miniatura, donde marido y mujer quedan de espaldas. Lo que importaba era traer aquí el tema de que en la pintura ya hacía tiempo que interesaban las sombras pero también los reflejos. Un libro de David Hockney sobre el espejo en la pintura nos reveló datos a este respecto:
"El conocimiento secreto (Destino) revela el uso de instrumentos ópticos (espejos y lentes, los dos elementos básicos de la cámara moderna) en las obras de artistas como Vermeer, Caravaggio, Leonardo, Velázquez, Rembrandt, Van Eyck, Holbein o Hals. Una práctica mantenida en secreto entre los miembros del gremio, entre otras cosas, por las posibilidades de ser perseguidas por la Inquisición, y que fue el detonante de cambios radicales en la pintura." (Cuando el espejo cambió la pintura, "El País", 4 de noviembre de 2001)
Creo que el gusto por las ilusiones ópticas (la típica foto en que parece que la torre Eiffel nos cabe en una mano) y otros juegos de paralaje, también es muy socorrido entre los aficionados a la fotografía. Precisamente ayer fue noticia un avión que evitó chocar con otro en la pista de El Prat, pero al parecer la imagen que fue difundida conducía a engaño a causa de una perspectiva que acercaba ilusamente los dos aviones que podían haber colisionado.
No sé si "photobomb" es un término que resulta familiar, por lo menos en mi entorno. Se podría decir que el photobombing  consiste en arruinar una foto. Lo mismo que tenemos la pulsión de autorretratarnos, hay quien tiene la pulsión de chafar un retrato haciendo una mueca, una monería, etc., por lo general entrometiéndose. Una búsqueda simple en Google obtiene infinidad de resultados, entre los cuales distingo algunos que son deliberados y otros que no. Los segundos son los que más gustan, me temo.


(c) SafeCreative *1407091431727