14.1.15

La rosas damascenas

Este mes es de mucho sufrimiento para quienes no soportamos bien los olores desabridos. Esto es porque se han regalado en fechas navideñas litros y litros de productos cosméticos perfumados, la mayoría de los cuales huelen más o menos por el estilo pero que nos inducen a valorar como distintos sus envases y presentación.
Mi adoración por Chanel 5 no la ha marchitado o corrompido la campaña que le hizo un año Brad Pitt, individuo que no es santo de mi devoción (como ya se ha dejado caer alguna que otra vez en este blog). A mí unas gotas de Chanel 5 me arreglan un día por pésimo que pueda ser. Hace un par de años tuve que reponer mis dos botellas de Chanel 5 y Lagavulin (Scotch de 16 años), porque coincidió calamitosamente que se me consumieran mis existencias de los dos únicos lujos que me permitía. Como ya no me puedo permitir los dos, tuve que decidirme entre el perfume y el güisqui y ganó el perfume. Tal vez si Barcelona fuera una ciudad más fría, me hubiera decantado por el güisqui, ya que es mano de santo para los dolores articulares que se presentan por debajo de los 8 grados centígrados, especialmente en mis atormentados hombros. Lagavulin es como el Aceite 3 en 1 pero por vía oral, tiene la propiedad de invadir los lugares más recónditos de la fisiología y tiene un aroma incomparable que solo superaba hasta ahora el Chanel 5. También me permito afirmar que en caso de indigestión es aún mejor que la Coca-Cola para recomponer la dispepsia y una mala náusea. Es por lo demás un buen cordial y no deja el fondo del estómago como una goma chuchurrida, cosa que suele ocurrir con algunos vinos de la tierra.
Y digo "hasta ahora" porque hace poco descubrí otro perfume inigualable, Rose Noir de Byredo, concebido por el perfumista Ben Gorham, que al parecer es de origen indio pero que nació en Estocolmo. Créanme que eso para mí no tiene la menor importancia ya que está todo tan mundializado o globalizado o como se diga, que ya me es igual. 
La carta de presentación de Rose Noir reza: 
"THE CLASSIC SYMBOL OF LOVE AND DEVOTION IS UPDATED IN ROSE NOIR. A TRADITIONAL OLFACTORY ROSE, THE DAMASCENE, IS MADE POTENT AND CONTEMPORARY ONCE AGAIN BY DARKENING ITS CHARACTER. ROSE NOIR BECOMES A DECADENT, DIRTY ROSE WITH AN INTENSE AND ANIMALIC QUALITY.TOP: GRAPEFRUIT, FREESIA
HEART: ROSE DAMASCENA"
Y me llama la atención lo de la rosa damascena (de Damasco), cuando resulta que el aceite esencial de rosas de Alquimia  (408,45 € una botellita que debe de ser de 10 mL) está preparado con rosas damascenas de Bulgaria, que al parecer son las mejores. Me hago cargo de que a lo mejor para preparar ese destilado se precisarán una barbaridad de rosas, además de un proceso delicado y no fácil. Se le atribuye a Avicena el agua de rosas y bien seguro que el olor de las rosas, en general, es incomparable hasta para los sentidos más abotargados. 
El buen olor es como la suerte. La buena suerte no sé si existe, pero la mala suerte sí. No hay olor malo, el mal olor no es olor es un fastidio o una perversidad, pero no un olor. Y hay olores que consiguen restaurar nuestra salud, nuestro parentesco con la naturaleza y hasta la alegría de vivir. Así como estoy segura de que unas gotas de Chanel 5 te arreglan el día, la primera vez que olí Rose Noir de Ben Gorham me dije que aquello te arreglaba un mes entero. Lo de "dirty rose" y "animalic quality" no sé decirles si es propiamente lo que mejor transmite las propiedades de su aroma. Les puedo asegurar que no es aquel olor empalagoso que se asocia a las rosas artificiosas y a las cincuentonas cursis empolvadas.
Hace tiempo que me aficioné a visitar la Rosaleda de Pedralbes, entre abril y mayo y después en tiempo de escaramujos, en otoño. He hecho allí miles de fotografías. Las rosas olorosas de portentosos obtentores, están apartadas pero en un lugar central a la entrada del jardín. Son cada una en su género de una condición admirable y lo único que podemos lamentar es que una vez que hemos olido unas pocas ya no es posible obtener más placer ya que el olfato se acaba saturando. Es difícil referirse a las "notas" que se perciben claramente pero que cuesta verbalizar sin recurrir a sinestesias de poco interés como "lianas", "tierra" o "corro de la patata" o "sombras" y "crudo". 


Post registrado en SafeCreative *1501142999577